Falsificaron al “Hombre de Hierro”


La actividad, que en español clásico atiende por el sinónimo de “estraperlo”, es más vieja que la ruda, por lo que la conducta humana denominada contrabando se inscribe en el marco del derecho penal económico de todos los países del continente. Siendo así, se considera que comete contrabando aquel que ejerce acciones u omisiones, mediante una conducta tramposa o engañosa, con el objeto de lograr que una determinada mercadería eluda el control del servicio aduanero evadiendo los aranceles, es decir evadiendo los impuestos… Ya que termina por quitar dinero para los políticos poder robar más.

Mismo así, sabiendo que estaba corriendo el riesgo que esta profesión sujeta, un hombre se aventuró en ella al intentar traficar “94 iPhones” de última generación, pero la suerte lo abandonó cuando las autoridades chinas lo detuvieron en el momento que los aparatitos estaban siendo contrabandeados, ya que él los llevaba presos a su cuerpo.

Conforme lo registra el “Diario del Pueblo”, el traficante, procedente de Hong Kong, fue detenido en Shenzen, el gran puerto chino situado enfrente a la ex colonia británica. Sin embargo, al atender la orden de desnudarse, su apariencia lo dejó parecido con el superhéroe “Hombre de hierro” (falsificado al mejor estilo paraguayo), hecho que la semana pasada terminó por rendirle innúmeras bromas en las redes sociales.

Su intención de contrabandear estaba basada en que los productos tecnológicos son más baratos en Hong Kong en comparación con los de China continental debido a la existencia de un régimen de impuestos diferente… Al igual como sucede en nuestro continente, lo que termina por alimentar un gran tráfico de contrabando.

Dejando de lado estos delincuentes pareceres y concentrándonos en las picardías que la actividad exige, resulta que este hombre había suspendido los teléfonos en las piernas y en el tronco gracias a una cinta adhesiva y al uso de un filme plástico, según muestran las fotos divulgadas por los medios de comunicación del país de la gente de ojos oblicuos…

Pero de acuerdo con la información dada por un portavoz no identificado al “Diario del Pueblo”, la travesura fue descubierta cuando el defraudador pasó por el pórtico de seguridad, “ya que se activó un fuerte señal sonoro”.

Cuando las imágenes fueron divulgadas por la prensa, la ironía de los internautas chinos no demoro en exteriorizarse, y entre otros comentarios jocosos, está el de uno que menciona: “No puedo evitar pensar que este hombre intentó imitar al Hombre de hierro”… Bueno, parece que incluso había preguntas de aquellos que querían saber si él llevaba el cargador de batería escondido en algún orificio decúbito-posterior corporal.

Mientras algunos dicen “sí” en cuanto otros obstinados dicen “no”, pienso que al enterarnos de tan espasmódica revelaciones, uno puede constatar estupefacto que al final, además de tan perfumistas verdades habituales, nada ha mudado en el cosmos. ¡Exuberante!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

Argollas así de Grandes Como Caiques


Ya lo he registrado hace unos meses atrás, pero en vista de la recaída y la porfía existente en algunos bípedes para repetir ciertos hechos, recalco que “la reincidencia” es la reiteración de una misma culpa o defecto y, visto como concepto de derecho penal, es un agravante de la responsabilidad criminal que pueden llevar al porfiado a la prisión.

Los estudiosos afirman que para que ocurran las recaídas existe una serie de factores personales, familiares y sociales que están relacionadas con la reincidencia en el delito, las cuales se pueden agrupar fácilmente en tres grandes bloques y cuantas más se presenten mayor será el riesgo.

En los reincidentes influyen los valores y estilo de vida delictivos en la familia, problemas de alcoholismo, ludopatía, discordia conyugal entre los padres, pautas educativas inexistentes, contradictorias, ambiguas y caprichosas; criterios normativos autoritarios, rígidos, cambiantes; escasos recursos culturales (analfabetos, estudios sin finalizar, falta de cualificación profesional), locus de control externo en la atribución de la causalidad, egocentrismo, baja autoestima, agresividad, hostilidad hacia las víctimas y presencia de elementos psicopáticos (ausencia de sintonía emocional con los otros, impulsividad), entre otros varios que más parece un rosario.

Hago hincapié en esto, porque acabé de enterar que la policía de Tokio encarceló nuevamente, hace un par de días, a una artista japonesa por exhibir esculturas modeladas en su vagina y distribuir informaciones digitales -y no vaginales- que sirven para cualquiera que no sea “varón” construir un caique amarillo que ella misma proyectó inspirado en la esquife de sus órganos genitales.

Sólo que esta vez, conforme lo informó la policía, el efusivo propietario de la tienda de artículos eróticos donde Megumi Igarashi, de 42 años, que usa el pseudónimo Rokudenashiko, mostró al público sus trabajos también fue preso bajo acusaciones de obscenidad.

Un portavoz del Departamento de Policía Metropolitana nipona que no quiso identificarse, dijo que: “Ellos exhibieron diversos artículos obscenos en una vitrina para que las personas que viniesen a la tienda pudiesen verlas”… “Este es un hecho nuevo”, acrecentó el campanólogo vocero.

Antes, por si no lo recuerdan, Igarashi había pasado un corto periodo presa a inicios del corriente año por causa de un delito semejante. No en tanto, ahora su prisión y su detención terminaron por desencadenar un debate sobre los derechos de las mujeres y los límites de la expresión artística en Japón… Mismo que las obras de arte que ellas expongan sean escatológicas.

Por su vez, la policía de Tokio reiteró las razones dadas para la prisión anterior: la distribución de datos en “3D” de su vagina escaneada, que era la base digital de su proyecto de caique… Lo que lleva a cualquiera imaginar cuál era el tamaño de la susodicha cavidad.

Por supuesto, como toda mudez siempre acaba siendo castigada, ahora ella puede pegar hasta dos años de prisión y tener que pagar una multa de más de 25 mil dólares… Tiempo suficiente para que en la cárcel la artista piense como elaborar el proyecto de un lindo transatlántico.

Ante tales reincidencias muchos se limitarán a gruñir improperios, pero ratifico de que nada les vale, pues esa acción puede tornar el inofensivo verbo en un instrumento letal, sobre todo a los oídos de los amantes de las artes, quienes no tendrán más remedio que, frente a esa actitud filosófica, aguardar que los ruidos cesen y la Realidad se torne menos connivente con la sensatez que se alastra… ¡Ahora de barco!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: