Pequeños Deseos


18 - pequeños deseos

A veces me parecías niña, a veces divino ángel y a su vez demonio, fragancia de flor antes de marchitar, pero siempre, siempre, una gran mujer. A veces te creía fruta o pan de miel, jazmín en flor o rosa desabrochada… Otras veces, en días de lluvia, quizás todo a la vez.

Oh, mujer alada de mis desvelos y letargos, estopín de mil delirios y emociones, miscelánea de milagro y mar, melancolía y maravilla a la vez, espuma de mar que muere letárgica en la arena, alma dura como un junco de bañado que el viento adverso sacude y dobla pero nunca quiebra, pero siempre siempre mía.

Ruego que me enseñes a jugar como tú, que ilusionas, pero no te ilusionas; que enamoras, pero no te enamoras; que rompes corazones pero nadie logra corromper el tuyo. Enséñame el amor, que ya bastante herida está mi alma como para soportar otra caída más…

Mi problema no son los sueños, me gusta soñarte. Mi problema son los amaneceres, el despertar y no tenerte, el abrazar la nada… Ese es ciertamente mi problema, soñar contigo y despertar si ti.

Hoy, por no tenerte a mi lado, tengo los días hechos de pequeños deseos, de vaporosas nostalgias, de perpetuas ilusiones, repletos de silenciosos recuerdos y melancólicos desconsuelos.

Lo único que mi mente turbada alcanza a imaginar ahora, es vivir un tiempo sin tiempo, desvestido de edades, miedos, desconfianzas, conceptos y expectativas.

Un indescifrable tiempo donde apenas solamente ser sea posible; y así, como las Juanas y las Marías, yo no pierda la extraña manía de tener fe en la vida.

Viviendo Entre Brujos y Vampiros


Deslumbramiento sería la palabra sino fuera tan poca, pero atiende por “brujería” el grupo de creencias, conocimientos prácticos y actividades atribuidas a ciertas personas llamadas de “brujas” -donde algunos también incluyen hasta propia la suegra-, aunque existe también la forma masculina, “brujos”, no obstante estos sean menos frecuentes, por lo que todos ellos están supuestamente dotadas de ciertas habilidades mágicas que emplean no necesariamente para causar daño, lo que no se aplica si se refiere a políticos.

En todo caso, por si al agorero leyente se le ocurre ejecutar dicha actividad, hágalo nomás, pues expertos en el tema afirman que no hay que tener miedo, porque es sabido que el que no arriesga un huevo no gana un pollo.

Independiente de quien se anime o no, la brujería data desde los tiempos de la antigua Mesopotamia y Egipto. Así lo demuestra la Biblia como también otros antiguos escritos como el Código de Hammurabi (2000 a.C.).

Sin embargo, no todos los brujos y brujas siguen las mismas prácticas, aunque muchas de estas eran muy comunes entre estos en la era cristiana. Por ejemplo, el brujo/a hace un pacto con el demonio, adjura a Cristo y los Sacramentos, tienen ritos diabólicos en los que hacen una parodia de la Santa Misa o de los oficios de la Iglesia y adoran al Príncipe de las Tinieblas y participan en aquelarres (reuniones de brujos donde hacen sus maledicencias). Por tanto, la brujería está relacionada con el satanismo… Más o menos igual que en la política.

Con todo, es sabido que la ignorancia lleva al descrédito, o al crédito extremo, y eso se aplica en el caso de por lo menos 12 niños que murieron de rabia después de ser atacados por murciélagos en el interior de Perú desde mediados del año pasado y el corriente mes. Pese a tamaño problema, dicho inconveniente sólo fue descubierto en febrero último, una vez que los moradores de la región acreditaban que las muertes eran obra de brujería.

Estos trágicos casos ocurrieron más específicamente en la región de Loreto, la Amazonia peruana, distante a más de 1 mil km de la capital Lima. Los mencionados niños, que tenían entre 8 y 15 años de edad, murieron entre setiembre del año pasado y febrero de este ano.

De acuerdo con las oportunistas autoridades, el surto de rabia llegó a colocar las comunidades indígenas en riesgo. “Los niños que murieron eran de la etnia Achuar. Todos ellos fueron mordidos por murciélagos hematófagos chupadores de sangre”… Un tipo de quiróptero que actúan casi igual a los políticos de todo el mundo.

Como sea y fuere, según informa la prensa local, las muertes ocurrieron porque la comunidad sospechaba que estas estaban ligadas a la brujería. Caso los niños hubiesen sido encaminados de inmediato a hospitales de la región, probablemente ellos habrían sobrevivido, de acuerdo con lo mencionado por las autoridades sanitarias del gobierno peruano.

Aníbal Velásquez, el ministro de Salud de Perú, dijo que el gobierno ya decretara estado de emergencia en la región hasta que el surto de rabia logre ser contenido. Las autoridades comenzaron una campaña de vacunación contra la enfermedad trasmitida por los murciélagos a comienzo de febrero con la intención de inmunizar todas las comunidades indígenas.

Muertes injustas, ya que los pueblerinos de Loreto no sabían que los brujos no creen en el diablo según lo conoce la revelación cristiana, aunque no por eso dejan de recurrir a él, ya que la brujería implica por lo menos una búsqueda de la intervención de espíritus. Mismo así, quien abre la puerta a los malos espíritus queda involucrado con ellos, puesto que la brujería envuelve la creencia en una realidad invisible a la que el practicante queda atado… Ya el otro, el político o el vampiro, lo que busca es chuparnos la sangre… ¡Santo Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Otro Sínodo que Avanza Poco


Ya nos enteramos que hace poco más de tres semanas, el padre polonés Krzysztof Charamsa tuvo sus cinco minutos de fama y al instante acabó suspendido por el Vaticano luego de admitir que era gay asumido -léase, de acuerdo con los cánones católicos, un suplicante de los cariños del demonio.

Sin pelos en la lengua, esta satanizada alma acusó a la Iglesia Católica de “sembrar el odio” contra los homosexuales y obligarlos a vivir con “satanás”. Por lo menos fue lo que Krzysztof expresó en una carta que él dirigiera a papa Francisco, la misma que la agencia “AFP” tuviera acceso la semana pasada.

“Ustedes, con su Iglesia, consiguieron hacer de nuestras vidas de homosexuales un infierno”, afirmara este elocuente padre en esa epístola datada el día 3 de octubre, dos días antes de iniciarse el sínodo de obispos católicos para discutir los desafíos de la familia.

Ese mismo día, Charamsa, funcionario del Vaticano durante varios años y teólogo de 43 años, declaró públicamente su homosexualidad y presentó a la prensa su compañero de juegos nocturnos, con quien vive actualmente en Barcelona, España. Demás está decir que su revelación originó su suspensión inmediata de parte de la Iglesia Católica de Polonia, cuanto más la del Vaticano.

“Si la salvación que la Iglesia ofrece no respeta la naturaleza de los homosexuales, yo desprecio esa salvación”, mencionó Krzysztof en su proterva carta.

En realidad, su propósito de su pronunciamiento es ayudar a los homosexuales a: “despertar esta Iglesia adormecida, hipócrita, petrificada en sus doctrinas deshumanas, sin piedad o caridad (…) Una Iglesia que apenas sabe perseguir y destruir las vidas de millones de gais que son personas espirituales de carne y hueso”… Mismo que el hueso sea duro y la carne flaca.

“La iglesia nos transformó en leprosos excluidos, como si los hombres pudiesen escoger su propia orientación sexual: heterosexual o homosexual”, llegó a registrar en su inicuo mensaje.

“Yo mismo, un hombre de sotana de orientación homosexual, no puedo continuar apoyando el odio homofóbico de la Iglesia, la exclusión, marginalización y estigmatización de las personas que gustan de mí”, continuó declarando iracundo ex prelado.

Además, Charamsa exhorta a que el Vaticano “pare de sembrar el odio contra aquellos que quieren vivir en paz y amor” -y los que fuman esa hierba del averno también- y pide a todos los cardenales, obispos y padres gais a “tener coraje de abandonar esta Iglesia insensible, injusta y violenta”.

Mismo que su confesión se destinase a influenciar la agenda del Sínodo de la familia que fuera convocado por el Papa para actualizar la doctrina de la entidad, la cuestión de la homosexualidad fue discutida muy brevemente y menos aún quedó registrado en el documento final aprobado el domingo último. Apenas un parágrafo de un total de 94, reitera que la iglesia “respeta” los homosexuales y condena cualquier “discriminación injusta”… Lo que parece políticamente perfecto.

De cualquier modo, todo indica que esa pléyade de sotana prefiere los periplos del Renacimiento, cuando la estupidez quedaba restricta a pocos feudos, al mismo tiempo que sudorosos clérigos viajaban en la mayonesa en busca de lo Humano para diferenciarse de lo humano… ¡Peripatético!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Al Demo lo Tienen Entre Cadenas


¿El desespero puede ser capaz de llevar a una madre a querer hacer de todo? Mencionado así, se supone que las respuestas pueden ser múltiples dependiendo siempre del lado cóncavo o convexo del contenido. Con todo, en el caso de una familia peruana que vive en la pequeña ciudad de Tarapoto, parecería que sí. O por lo menos es lo que cuenta el periódico “Mirror”.

Explorando mí ya conocido lado nigromante, por acaso entreveo a esa mujer, y ya me parce que la estoy viendo detenida en la entrada de la iglesia, ciertamente impacientada en su interior de ama de casa con el inesperado regalo de Dios, y por eso ella no deja de ir donde la convoca el luto y el deber, pero tal vez cuando llegue, no llore tanto cuanto lo había pensado. La tarde ya oscurece lentamente, comienzan a aparecer luces mortecinas dentro de las casas vecinas a la iglesia, pero el crepúsculo todavía ha de durar el tiempo necesario para que ella pueda rezar sin susto de los fuegos fatuos o de las almas en pena su padrenuestro y su avemaría, que en paz se quede y en paz descanse… Amén.

Fuera esta filosófica y devota suposición mía, la verdad es que en la referida ciudad circula con bastante embobamiento la noticia de que Deisith Tapulima inmovilizó a su hijo en la iglesia del pueblo. El motivo de tal maniobra sería porque el jovenzuelo de 12 años estaba poseído por el demonio y necesitaba de ayuda… Y tal vez tomar un baño de inmersión en agua bendita.

En todo caso, según alega ésta desesperada madre, esta excepcional historia no es nueva. A bien verdad, desde hace dos años que su hijo, conforme sus propias palabras, “se comporta como un animal que mal consigue hablar, así como muchas veces huye de casa”. Por lo que esa conducta desequilibrada la ha llevado a acreditar que el problema del niño es más bien espiritual que otra cosa… Salvo que ande fumando a escondidas la “hierba de satanás”.

Prescindiendo de tan altiva reflexión de mi parte, lo que sí es verdad, es que Dany, el muchacho en cuestión, permanece encadenado desde hace días en la iglesia a la espera de que alguien lo exorcice y aleje de él esos ímpetus demoníacos y virulentos. Ya que según explica la madre, las cadenas sirven para que su hijo no huya, pues en su última fuga fueron necesarios cinco hombres para contenerlo.

Es de conjeturar que la tal desendemonia sería una solución plausible, pero el atendimiento de los religiosos, sin embargo, no ha logrado mudar mucho la situación del joven. Como él ha continuado comportándose de la misma manera, permanece encadenado en el mismo lugar para que los monjes rezasen por él tres veces al día.

Vecinos y otras chusmas residentes en la misma localidad, afirman que los sacerdotes dogmatizan que no saben cuándo ellos soltarán al muchacho de las cadenas. Eso, porque, según estos religiosos, el jovenzuelo aún no se comporta normalmente e inclusive ya quebró candados y cadenas con una fuerza sorprendente para alguien de su tamaño.

Ahora bien, corriendo el pensamiento simultáneamente en todas las direcciones, como antes se dejó bien explicado, y avanzando al mismo tiempo con los sentimientos, no deberá sorprendernos que el desespero de la madre por tanto rezar y no ser escuchada en el cielo, sea causa de que no se modere de un instante al otro el disgusto que la hizo salir de casa para visitar la actual morada de su hijo y allí percatarse de la ineptitud de los monjes… ¡Sacrosanto tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

¡Apague la Luz! La Penumbra Hace Mal


Hasta el presente día nunca he dejado de preguntarme cuál sería la razón que, tal cual una diabólica seducción insondable, nos conduce casi de ojos cerrados hacia ciertas ocurrencias. No sé, pero tampoco tengo inconveniente en creer que cada uno tiene su propio ángel custodio; si bien que, al mismo tiempo, juzgo que tenemos un demonio familiar yuxtapuesto.

Fundo tal empeño en que no quisiera, por nada del mundo, considerarme un ser excepcional, pues yo sé que tengo uno… Quiero decir de esos demonios, que, aunque jamás lo vi, por supuesto, igual me guio por la evidencia que las mismas circunstancias me proporcionan.

No hay duda de que ese ente siniestro existe, y, como es maligno, me lleva a escribir esta clase de cosas… ¿Qué cosas son éstas?, preguntarán muchos. Pues nada: esas noticias bisoñas que dos por tres salen en los periódicos y revistas del orbe.

Le parecerá al lector que falto con la verdad en lo que digo, pero bastaría para saciar su disimulo cuando se entere de vez lo que menciona un reciente estudio que fue publicado por el “Instituto de Investigación del Cáncer” de Londres, ya que según ellos, el hecho de dormir en una habitación con mucha luz puede llegar a incrementar el riesgo de obesidad en las mujeres, lo que también significaría un “factor de riesgo” para el cáncer de mama… Además, de acuerdo con la voluble opinión mi vecino, de ser un elemento más que compone la irritabilidad y neurastenia de ellas por las mañanas.

Pues agregaré que para llegar a tan sabia conclusión, los científicos analizaron los hábitos de un amplio grupo de mujeres de cuarenta años en adelante, con la sana intención de identificar las causas del cáncer de mama… Lo que de por sí es loable.

Por tanto, el referido trabajo ha sido financiado por la organización británica de lucha contra el cáncer de mama “Breakthrough Breast Cancer” y se ha publicado en la revista estadounidense “American Journal of Epidemology”; y así, los doctos detectaron que 113.000 mujeres que dormían con una alta exposición a la luz, terminaron por sufrir un aumento de su índice de masa corporal y de su talla de cintura, si bien hay que aclarar que ellos no pudieron determinar la causa de esta relación.

Tan deletéreo hallazgo fe el que llevó al investigador Anthony Swedlow, a afirmar: “La asociación que hemos visto entre la exposición a la luz durante la noche y la obesidad, es muy intrigante… No podemos decir todavía cuál es la razón de esta relación, pero los resultados dejan abierta una futura investigación muy interesante”… Quizás la de descubrir si las dentaduras postizas tienen alguna relación directa con esta balumba corporal de ellas.

En todo caso, según el mencionado estudio, todo lleva a creer que el metabolismo de las féminas está afectado por “ritmos cíclicos del cuerpo” vinculados a los hábitos de dormir, caminar y exponerse a la luz… Y a lo mejor, por ventura, a la falta del pecaminoso ejercicio a dos en la horizontal.

Claro que eso último no ha sido señalado, pero por su parte, la doctora Emily McFadden, coautora del estudio, llegó a apuntar que la relación entre dormir con mucha luz y ser obeso, se apoya en investigaciones anteriores sobre el impacto de la luz en el metabolismo, aunque insistió en decir que “es necesaria la realización” de nuevos estudios… Principalmente, sobre esa maldita falta de voluntad de ellas que siempre surge acompañada de un montón de disculpas efímeras.

Por ende, uno de los investigadores de esa asociación, afirmó que “es demasiado pronto para sugerir que dormir en la oscuridad ayuda a prevenir la obesidad, ya que ésta representa un factor de riesgo para el cáncer de mama, pero la relación es realmente interesante”…

Evidente que todas estas declaraciones nos deja con la impresión de que ellos no gastarán tiempo y dinero para confirmar lo que todo el mundo ya sabe: ¡Independiente de pasar la noche con la luz prendida o apagada, el hecho de dormir sin ropa puede dejar a la mujer embarazada!… ¿No es fantástico?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Existe el Amor Ratonero


A los eruditos en la (in)comprensión de la enmarañada telaraña que forma la mente humana, unidos a los sicalípticos entendedores de los asuntos del amor, les gusta afirmar que cuando no nos une el amor, sino el espanto, nada termina por salir bien… Lo que no deja de ser una verdad ululante.

Tarde o temprano, o viceversa, tanto da, las semillas del espanto se vuelven en nuestra contra y, aunque hayamos logrado aniquilar, suprimir o perjudicar seriamente a nuestros más odiados enemigos -y hasta parientes-, las cosas que queríamos conseguir terminan por dejar un sabor amargo…, que no siempre es en la boca.

A veces odiamos tanto a una persona que no nos ha hecho daño alguno, que pasamos a simpatizar irreflexivamente con gentes a la que no conocemos y que en muchas oportunidades ni siquiera comparten nuestras ideologías de vida y nuestras pautas morales, pero que tienen con nosotros un común denominador: el odio a esas personas que también han dañado la vida y los intereses de nuestros supuestos “nuevos amigos”.

Sin darnos cuenta, a partir de esa situación generamos un clima de “alianza contra el mal” que, al no estar fundada en coincidencias profundas ni en causas de fondo sino en sucesos fortuitos y en casualidades superficiales, trae como consecuencia la ruptura de pactos creados que hace que nos quememos las manos que pusimos en el fuego por defenderlos… Eso pasa en la vida cotidiana cuando se nos da por hacer causa común de algún asunto.

Tal vez por causa de las influencias malignas del demonio protervo, una mujer norteamericana terminó por abrir mano de un casamiento que mal o bien ya duraba más de 11 años, debido a su loca pasión por sus bichos de estimación. En todo caso, el amor de Chantal Banks es algo fuera de lo común, ya que es destinado a animales nada normales de tener dentro de casa: son nada menos que 19 ratas.

Ante el fascino de un lector hipnotizado, agrego que al participar en un programa de televisión de la emisora “TLC”, ésta mujer llegó a decir que no conseguía vivir más sin sus pequeños amigos.

“Yo amo ratas más de lo que amo personas. Mis roedores no me juzgan. Ellos me aman por lo que yo soy. Cuando lloro, ellos lamen mis lágrimas, y cuando estoy con hambre yo les doy de comer a ellos también”, llegó a afirmar Chantal durante el programa televisivo “My Crazy Obsession” (Mi Loca Obsesión, en inglés)… Aunque se contuvo de mencionar como procedía en las noches de luna llena, cuando la temperatura abdominal reclama por otras cosas más interesantes.

Empero, según sus declaraciones, la energúmena pasión de esta norteamericana por los roedores comenzó a los 16 años… Cuando se le antojó tener una cosa peluda entre las manos. Pero mismo después de casarse, la manía de Chantal se agravó, al punto de llevar al marido Chester a desistir de la unión matrimonial que ya duraba 11 años… Y todo a causa de que el susodicho entendía que ya eran muchas cosas peludas para ella sostener entre dos manos y dividir las sábanas.

En todo caso, después que su mujer pasó a adoptar más roedores, el hombre se recusó a ayudarla y decidió salir de casa. Sin embargo, el hijo de la pareja, Kevin, quien fue criado al lado de los roedores, dice que no se importuna con la presencia de los animales en su vida, acrecentando una frase rimbombante: “Literalmente, mis hermanos son unas ratas”, concluyó lacónico.

Mi amigo, disculpe, pero entienda de una vez por todas, que la rutina ni siempre es perfumada como nos hace creer el olfato de las credulidades… ¡Una lástima!

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: