Una Vibración que Vuela


Es fácil suponer que existen diferentes tipos de protestos, pero juzgo que por más terrible que estos trasciendan, muchas veces resultan un mal necesario. De ahí que un protesto, manifestación o marcha significa la exhibición pública de la opinión de un grupo activista -tanto sean ellos de carácter económico, político o social-, mediante una congregación en las calles o donde se les ocurra realizarlo, por lo que a menudo ocurren en un lugar o una fecha simbólica y asociados con la opinión que se discute.

Por ende, el propósito de una manifestación es mostrar que una parte significativa de la población está a favor o en contra de una determinada política, persona, ley, etcétera, y su éxito suele ser considerado mayor cuanta más gente participa del mismo. Con todo, vemos que en algunos protestos o manifestaciones producen disturbios y violencia contra objetos materiales de uso público, establecimientos, peatones o la policía, o incluso contra los mismos manifestantes, lo que resulta inadmisible para la paz y la convivencia social. Generalmente, otros mecanismos de protesta como las huelgas -especialmente las huelgas generales- van acompañados de manifestaciones.

Ilustrando lo que digo con base en la historia, África, con sus constantes guerras civiles, ha dejado decenas de ejemplos de fracaso, donde el pueblo salió a la calle simplemente para cambiar un dictador por otro. Otra muestra es Irán en 1979 cuando los pueblerinos trocaron una monarquía autocrática por una teocracia, ya sea para mejor o peor. Por tanto, si en algún momento el objetivo de esa gente fue alcanzar la libertad, pienso que eso ciertamente no fue alcanzado.

Sin embargo, para citar algunas revoluciones bien sucedidas, podemos comenzar por la India de Gandhi, que a través de la desobediencia civil y protestos pacíficos ayudó a tirar de vez a los ingleses de las tierras de oriente. No obstante, el mejor ejemplo es sin duda las marchas contra la segregación negra en los Estados Unidos (lideradas, entre otros por Martin Luther King y Malcon X) y los movimientos Gays en California. Es que ambos movimientos reforzaron de alguna manera la democracia de los EUA y revirtieron leyes pre conceptuosas, aunque después de vencida esta etapa ese tipo de protesto migra para protestos de concientización, como lo es la “Parada Gay” de São Paulo. Con todo, actualmente vemos, mismo que tímidamente, la marcha a favor de la mariguana tomando forma, siempre en busca de libertad para los usuarios de esa yerba.

Pero como la palabra hoy día es “innovación”, no hace muchos días que un político neozelandés fue albo de un protesto diferente por parte de una militante contraria a sus procedimientos gubernativos.

Resulta que mientras el ministro Steven Joyce concedía una entrevista a los vehículos de prensa, de repente vio venir en su dirección un objeto por demás folclórico. No se trataba de huevos o tomates y sí de “un pene volador”.

Lo que en verdad aconteció, fue que en cierto momento una mujer dribló a los agentes de seguridad para lograr tirar un vibrador en el rostro de Joyce, que fue pego de sorpresa mientras conversaba con los periodistas… Y que por suerte en ese instante estaba de boca cerrada.

“¡Eso es por usted estuprar nuestra soberanía!”, le gritó la exaltada manifestante en la ocasión, momento en que la susodicha llegó a ser detenida, pero que no responderá judicialmente a nada porque en realidad su acto no se encuadra en crimen alguno.

Cohibido y obligado a responder, Joyce explicó que no se sintió incomodado con la actitud de la mujer, aunque admitió que fuera inusitada… Quizás pensando en llevarse el artilugio a casa para darle otros usos e beneficios.

El referido ministro, que ya fue responsable por los gabinetes de Ciencia e Innovación, Comunicaciones e Información Tecnológica y Transporte -lo que ciertamente muestra que calentó silla en todas las autarquías-, actualmente está a cargo del ministerio de Educación Superior, Profesionalización y Empleo.

De acuerdo con los vehículos de prensa locales, el protesto, por su vez, fue contra la “Asociación Transpacífica”, un representativo acuerdo económico y comercial reciente que envuelve otros 12 países, como la vecina Australia, los Estados Unidos, Chile, Japón, Canadá, Perú y la propia Nueva Zelandia.

Una vez analizado el tema de manera enfática, hiperbólica y persuasiva con que ciertos acontecimientos y conceptos son utilizados hoy día para subvertir el sistema imperante, se nota que algunos pretenden transformar un banal paisaje de lavabos en una enloquecedora visión de Troya, lugar donde se sabe que el sexo galopaba por las sutilezas de Homero, para quien la visión de Helena significaba la simple invasión de Argólida bajo una retumbante tesón de argolla, en Miterreno, o hasta quien sabe Termópilas, lugar en que la coherencia de los hechos de Heródoto se aproximaban mucho de aquella que vemos hoy en este país del Pacífico… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Hoy Vivimos Gracias a Él


Con la aquiescencia de toda la humanidad, existe el consenso de que si en la década de los ´80 el mundo hubiese llegado al ápice de la Guerra Fría y presenciase un confronto nuclear, probablemente los individuos de este planeta habrían llegado a su fin existencial… Y evidente que yo no estaría escribiendo esto ni el curioso leyente enterándose de competentes figuraciones que aguzan la mente humana.

Como sea, buscando prevenirse de tan catastrófico desenlace, la cuestión siempre ha sido tratada de manera bien delicada… Algo así como pisando huevos, ya sean norteamericanos como soviéticos.

Eso se debe a que si la entonces ex Unión Soviética no dio inicio al mayor y más potente confronto bélico contra los Estados Unidos, fue tan sólo porque un hombre resultó responsable directo por ello. Las efemérides que florean su historia resulta poco conocida, pero no se puede negar tienen una implicación crucial para que la humanidad exista, por lo menos de la forma que conocemos… Aunque llena de fanáticos arriando bombas a diestra y siniestra.

Me refiero a Stanislav Petrov, ya que si el carismático leyente aún está vivo y consigue leer esto que escribo -con o sin lentes-, entonces debe reconocer que don Petrov tiene mucha importancia en su vida.

Retrocediendo tres décadas en la historia, corría el año de 1983 cuando él era coronel del ejército soviético y también responsable por el comando del “Centro de Alerta Precoz de la Inteligencia” rusa. O sea, era él quien coordinaba la defensa aeroespacial soviética.

La cuestión era de vital importancia, ya que Petrov era quien decidía si los soviéticos estaban o no en la mira de un ataque nuclear por parte de los Estados Unidos. Un trabajo complicado, pero ejercido de manera simple: tenía que analizar datos de satélites y, delante de un alerta de ataque, informar a un superior que daría inicio al disparo masivo de misiles nucleares.

Resulta que poco después de la medianoche del día 26 de setiembre del mencionado año, los sistemas de alarma dispararon en las estepas rusas. Era la señal de que la Unión Soviética estaba bajo un inminente ataque de misil nuclear, como lo indicaba el panel que Petrov observaba. Sin embargo, él halló la situación extraña y evitó que se realizara un disparo de contraataque. Con lo que evitó también el comienzo de una guerra nuclear.

La decisión de Petrov, que contrariaba las órdenes de sus superiores, se dio por instinto, aunque también por sabiduría. Él presumió que los Estados Unidos no poseían aún un sistema antimisiles que impidiese un contraataque soviético… Y no serían locos para querer darse un tiro en el pie. Lo que estaba realmente cierto: la alarma disparara por cuenta de una falla grave y rarísima del sistema.

Mismo sin que el ataque aconteciese, Petrov luego fue duramente reprendido por sus superiores, y resultó víctima de diversos tipos de sanciones. Sin embargo, con el colapso soviético, a comienzos de la década de 1990, él fue condecorado como héroe.

Al hablar sobre ese día, él siempre recuerda: “Por suerte que era yo quien estaba de turno esa noche”… Y no tomara ni un solo buchito de vodka.

Con todo, una vez que alcanzara los pináculos de la Nada, suponemos a partir de aquel día Stanislav pasó a reflexionar analogías sobre la abstención real que, tan absurda como cretina, lo lleva a concluir que nuestras amenidades continúan exóticas, así como las investidas contra la orfandad del orbe, y lo que parece ser más dramático, siempre teniendo en cuenta lo ilusorio de la democracia… ¡Válgame Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Atlántida Tenía el Oro del Moro


Incalculables han dedicado gran parte de su vida a buscar oro, y mismo que sólo hayan encontrado el del moro, lo han realizado en los lechos de los ríos, en las cavernas, al ras del suelo, y hasta en las bóvedas de algunos bancos. Excepto los imbéciles de los nazis, quienes también lo hacían entre las dentaduras de sus mártires judíos.

Sin embargo, y conforme lo indica una de las grandes leyendas de la humanidad, también lo han hecho en la isla de Atlántida. Y sobre este mismo escollo, hoy se sabe que él puede estar más cerca de nosotros de lo que nunca imaginamos.

En verdad, eso se debe a raíz del resultado obtenido por un grupo de buceadores, los que han encontrado recientemente una enorme cantidad de “oricalco”, un tipo de metal muy valioso que llegó a ser citado por Platón -el puntilloso discípulo de Sócrates- en “Crítias”. En dicha obra, -al igual que muchos de nosotros-, decepcionado con la democracia ateniense y también corriendo riesgo de ser perseguido por haber sido discípulo del ya nombrado, Platón necesitó gastar la suela de sus zapatillas y viajar por diferentes lugares en busca de nuevos conocimientos, hasta que se le dio por afirmar que la extracción del mineral de oricalco era realizada apenas en Atlántida.

Como sea, parece que la gran cantidad del oricalco encontrada por estos buzos estaba dentro de un navío que fue hallado en el fondo del mar en las proximidades de Sicilia, al sur de Italia. Sobre el naufragio, los especialistas estiman que tendría ocurrido hace 2600 años, por cuenta de una tempestad.

Y aunque muchos escépticos no acrediten en estos escafandristas, resulta que en dicha embarcación fueron encontrados nada menos que 39 bloques de oricalco. No obstante este tipo de material sea considerado un poco menos precioso que el oro.

Pues bien, según la vetusta leyenda, el oricalco era extraído en Atlántida y usado en gran cantidad en esa misma isla. Por lo que los industriosos hacedores de historia -que siempre existieron desde la época del ñau- cuentan que ese lugar contaba con un templo para Poseidón, el dios de los mares, y que este tenía todo su interior recubierto por esa piedra preciosa.

Exceptuando estas originalidades inventivas de antaño, actualmente, algunos especialistas en el asunto afirman que el oricalco no es más que una liga de bronce que era obtenida a través de la reacción del mineral de zinc con carbón, cobre y metal. Pero de cualquier forma, ahora el equipo responsable por el descubrimiento busca escavar un poco más el lugar del naufragio, y espera más hallazgos para lograr completar el quiebra cabeza sobre las historias de la Antigüedad.

Siendo así, ya no importando lo que se encuentre un día en los mares de Sicilia, me doy cuenta una vez que reviso la segura maleabilidad de los hechos, todo esto puede parecer chocante para los neófitos. No obstante, en un mundo tan absolutamente cuadrado, como podría hurtarme la satisfacción de exhibir otras formas que, por su propia y mágica sinuosidad imaginativa, no se contrapongan a los cuadriláteros síntomas de la estupidez actual… ¿Me diga cómo?

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

¡Por Favor! Cuiden a la Nena


Bajo el nombre de Francisco, el Papa ha resultado ser un pontífice políticamente activo que se ha involucrado públicamente en esfuerzos para destrabar los conflictos de Palestina e Israel, Siria y Venezuela, aunque aparentemente ha adoptado un perfil bajo en lo que hace por su Argentina natal. Es que contrariamente a lo que muchos esperaban cuando fue designado Papa en marzo del 2013, Francisco no se ha enfrentado a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, con quien tenía una tensa -sino hostil- relación durante los años en que fue arzobispo de Buenos Aires.

Basta recordar que cuando Francisco fue elegido Papa, el gobierno argentino reaccionó fríamente a la noticia y tardó dos días en festejarla, en cuanto el resto de la región celebraba la elección del primer Papa latinoamericano. En ese momento, se especuló que Francisco se convertiría en una piedra en el zapato del gobierno argentino, así como el papa polaco Juan Pablo II lo había sido con el gobierno comunista de Polonia en la década de 1980.

Sin embargo, todo indica que Francisco ha desarrollado lo que parece ser una relación muy cordial con la Sra. Fernández. Se ha reunido tres veces con ella, se han intercambiado regalos, incluyendo -además de las epistolares estampitas de siempre- un par de escarpines de bebé que Francisco le regaló a Fernández cuando nació su primer nieto… Tejido vaya uno a saber por quién.

En Argentina, donde -además de Maradona y Perón- Francisco ya es una de las figuras más admiradas de la historia, los analistas políticos señalan que el sumo pontífice le está dedicando mucho más tiempo a Fernández de Kirchner que a cualquier otro líder mundial… Si no, veamos: cuando Fernández de Kirchner visitó el Vaticano el 17 de marzo, el Papa le concedió dos horas y media de su tiempo. Comparativamente, cuando el presidente de Estados Unidos Barack Obama visitó el Vaticano el 27 de marzo, la audiencia entre ambos líderes duró 55 minutos, y la audiencia del Papa con la reina de Inglaterra en abril duró apenas 20 minutos. Además, el Papa ha recibido docenas de grupos argentinos… Incluyendo a los jugadores de San Lorenzo, su cuadrito de corazón.

No en tanto, y según varias personas que han hablado con el Papa, Francisco está pidiendo lo mismo a todos sus visitantes argentinos: “Cuiden a Cristina”. Es un pedido de ayuda para que la presidenta argentina -cuya popularidad se ha desmoronado en los dos últimos años- pueda terminar su mandato tal como está previsto en diciembre del 2015. Es que en un país que ha tenido terribles experiencias con los golpes militares y salidas forzosas de presidentes electos, parecería que Francisco quiere garantizar que la democracia no sufra otro golpe. Por lo menos eso dicen los entendidos.

Según señaló Carlos Pagni, un respetado analista político del diario “La Nación”, su comentario incluye: “Tengo al menos 10 amigos que han recibido llamados telefónicos del Papa en las horas más insólitas, porque Francisco quiere charlar con ellos, porque extraña la Argentina, y a todos ellos les dice lo mismo: Cuiden a Cristina”.

Pero cuando uno pregunta qué otra cosa hay detrás de la buena relación de Francisco con Fernández -quien ni lo recibía cuando el Papa era arzobispo de Buenos Aires-, fuentes que jugaron un rol en el acercamiento de ambos líderes afirman que los dos se han apoyado mutuamente desde el día en que Francisco fue elegido.

Cuando Francisco fue electo, la prensa mundial se hizo eco de las alegaciones del periodista argentino Horacio Verbitsky -muy cercano a los Kirchner- según las cuales Francisco no había denunciado las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar argentina de 1976-1983.

“Ese fue un problema serio para el Papa durante los primeros días después de su elección”, dijo un ex funcionario argentino que desempeñó un rol clave en acercar a la presidenta argentina con Francisco. “Algunos de nosotros empezamos a buscar quién podía desmentir lo que estaba diciendo Verbitsky, y convencimos a Alicia Oliveira, una respetada activista de derechos humanos, de que hiciera una defensa del Papa”.

Oliveira era, también, una muy cercana amiga del Papa en Argentina. Días más tarde, cuando Fernández fue al Vaticano, llevó con ella a Oliveira. “Oliveira ayudó a romper el hielo entre los dos, y así fue como se inició la relación entre ambos”, dijo el ex funcionario. Mi opinión: Tal vez el Papa no haga declaraciones públicas sobre Argentina, pero está practicando una diplomacia silenciosa muy activa en su país.

En todo caso, su mensaje de “Cuiden a Cristina” se debe, entre otras cosas, a que cree en la democracia, a que ambos se han ayudado políticamente, y a que posiblemente compartan opiniones sobre temas que son centrales para Francisco, como el aborto.

Pero creo que hay otra razón tanto o más importante: el Papa quiere que Argentina esté en paz, porque difícilmente lograría credibilidad como mediador en conflictos más complejos como el de Medio Oriente si ni siquiera pudiera mantener la armonía social en su propio país, donde probablemente tiene más autoridad moral que en ningún otro lado… Sin embargo, pienso que sean cuales fueren sus razones, da la impresión de que su diplomacia privada está funcionando en Argentina.

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Vale Evocar un Clásico del Cine


Al explorar los avatares de un clásico del cinematográfico, me es posible afirmar que “Roma ciudad abierta” no es una pieza de museo. Por tanto, despojada de toda retórica ingeniosa que se quiera utilizar, -uno de los males que envejece al arte-, esta película clásica aún nos sigue emocionando en la actualidad, seguramente porque es cierto aquello que dijo en cierto momento el gran director Eric Rhomer: “Toda la genialidad de Rossellini radica en su falta de imaginación”.

En todo caso, François Truffaut, otro grande entre los grandes, aclaró el concepto: Falta de imaginación en el sentido de que “no le gustaban las invenciones, los artificios, no le gustaban los flash-back, no le gustaba nada de lo que significara una astucia. En el fondo, él estaba contra la ficción”.

En realidad, la idea primitiva proponía un documental que fue mutando al sumar historias recogidas en los periódicos y traídas por conocidos y amigos: Don Pietro Pellegrini, el cura protagonista, está inspirado en dos sacerdotes mártires de los alemanes, Giuseppe Morosini y Pietro Pappagallo. Por su vez, Pina, cuyo asesinato corriendo tras un camión alemán se convirtió en una de las más célebres secuencias de la historia del cine, está inspirada en Teresa Gullace una madre de seis hijos, embarazada, muerta en circunstancias similares el 3 de marzo de 1944.

Del mismo modo, Cesare Negarville, el dirigente comunista, amigo del guionista Sergio Amidei y director de L’Unità clandestina, está representado vagamente en el personaje del ingeniero Giorgio Manfredi. Asimismo, la historia de los niños que acosaban a los alemanes, también es cierta. Empero, estos son los principales pero no los únicos sucesos y personajes tomados de la realidad.

Es cierto que desde sus orígenes han corrido verdades y leyendas sobre el dificultoso proceso de realización del filme. Son innegables las dificultades para obtener película, siempre escasa, que obligaba a no repetir las tomas, al punto de que la muerte de Pina hubiese necesitado una nueva, más larga, porque la Magnani se cayó antes de tiempo. Hubo que solucionarlo agregando una toma lateral.

También es cierta la falta de recursos y las mil y una piruetas que Rossellini hubo de hacer para obtener dinero e insumos, incluido el robo de electricidad. En cambio, es falso que se filmara con película vencida y que no tuviera un guion detalladamente escrito. El investigador Stefano Roncoroni publicó en 2006 “La storia di Roma città aperta”, que incluye el guion completo, y prueba que es poco lo concedido al azar. En los hechos para lograr una película en condiciones de extrema limitación, se necesitaba mucha preparación sobre el papel y la ejecución de técnicos altamente competentes, otro hecho que suele olvidarse.

Rossellini y su guionista Sergio Amidei ya tenían una importante experiencia; Ubaldo Arata, era de los más prestigiosos directores de fotografía, con cientos de películas en su haber, desde 1918. Lo mismo puede decirse del montajista Eraldo Da Roma, con 35 películas editadas y que posteriormente llegaría a las 130, incluidos muchos clásicos. Entre los jóvenes estaban los fotógrafos Gianni Di Venanzo y Carlo di Palma, maestros que iluminarían las películas de Antonioni, Fellini, Francesco Rosi y Woody Allen.

Este film se proyectó por primera vez el 24 de septiembre de 1945 en el “Festival de la Música y el Teatro”, en Roma, y el recibimiento de la mayoría de los críticos fue frío ante una película que transgredía muchos paradigmas y se situaba en las antípodas del “caligrafismo” que dominaba en el cine italiano.

Sin embargo, cuando se estrenó oficialmente el 8 de octubre de 1945, el público la acompañó, creciendo de boca a oído. También es cierto que algunos prestigiosos críticos como Luigi Chiarini y Umberto Barbaro, la apoyaron cálidamente. El primero dijo que Roma ciudad abierta “era una reacción a la retórica de tantos años, a una hipocresía tradicional; era la sinceridad y el deseo de mostrar a los hombres según la realidad, tal cual es”.

Por su vez, Rossellini contó que fue presentada en el festival de Cannes de 1946 “por una delegación italiana que despreciaba profundamente el film… Fue exhibida una tarde y muy pocos escribieron sobre él”. Pero obtuvo el Gran premio, la Palma de Oro, entre otros. La crítica francesa la puso por las nubes y el entusiasmo del público no le fue en zaga. Mientras, en Estados Unidos, los críticos más prestigiosos escribieron largas reseñas laudatorias y el “Círculo de Críticos de Nueva York” la consideró la mejor película extranjera. Solo en Estados Unidos recaudó tres millones de dólares. Había costado 11 millones de liras y fue capaz de producir más de 124.

“Roma ciudad abierta” fue una novedad artística, un fenómeno comercial y un hecho político. Rossellini y Amidei -uno católico, el otro comunista- habían querido prescindir del énfasis ideológico en beneficio de una mirada humanista.

Para los comunistas, que estaban librando una enorme batalla ideológica en Europa para apropiarse de las banderas de la resistencia antifascista, no era una buena noticia. Tampoco los democristianos -obligados a compartir el poder con los comunistas- la vieron con simpatía por razones inversas… Un cura capaz de trabajar junto a los comunistas en la resistencia era algo que había que olvidar pronto.

Pero en medio de ese profuso mar de ambigüedades, el Vaticano quedó encantado con la película. Fue aprobada por la comisión “Católica Central de Vaticano” y pidieron una copia para la Filmoteca vaticana. A pesar de las transgresiones que “Roma ciudad abierta” exhibía frente a los aspectos más rígidos de la moralidad y las posturas ideológicas católicas de la época, nunca un sacerdote había sido tan bien retratado por el cine, tan auténtico y tan cristiano.

Por eso que el impacto artístico y político de “Roma ciudad abierta” fue tal, que en abril de 1946 se anunció una invitación a todo el “Consejo de Seguridad de la ONU” para asistir a la proyección del film en Nueva York, puesto que muestra “el sentimiento de los italianos (…) para la creación de una nueva democracia”. Italia había sido, no hay que olvidarlo, una de las potencias vencidas, aliada principal de Hitler.

Por eso tuvo razón Rossellini cuando dijo que “Roma ciudad abierta había hecho más que todos los discursos de nuestro Ministro de Relaciones Exteriores para que Italia volviera a ocupar un lugar en el concierto de las naciones”… ¡No dudemos de su palabra!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Igual que mis Vecinos de Quintal


Por lo que se puede observar mundo afuera, percibimos que de a poco van queriendo aflorar los rasgos de una nueva coyuntura económica mundial. Por tanto, esos ademanes que vienen ocurriendo de manera perceptible, son los mismos que caracterizarán un ciclo que acompañará a los vivientes durante algunos años. Será cuando los países avanzados iniciarán una fase de recuperación, mientras en la cabeza de los mandatarios la discusión seguirá centrada sobre la firmeza y estabilidad del crecimiento y sobre los entendimientos entre la política y la economía.

En verdad, se tratará de un ciclo más de “destrucción creativa”, un concepto que fue ideado por el sociólogo alemán Werner Sombart y tan bien popularizado por el economista austriaco Joseph Schumpeter en su libro “Capitalismo, socialismo y democracia” (1942); una notoriedad que ha venido caracterizado la historia del capitalismo a través del tiempo. Evidente que tampoco esta vez será su fin. Por el contrario, no hay por qué asustarse, todo parece ir en la dirección de su fortalecimiento ante el fracaso de los proyectos alternativos.

Cabe resaltar que para Schumpeter, las innovaciones de los emprendedores son la fuerza que hay detrás de un crecimiento económico sostenido a largo plazo, pese a que ello pueda destruir en el camino el valor de compañías bien establecidas.

Concentrándonos nuevamente en lo inicial del tema, por su parte, veremos que los países emergentes que atravesaron un período dorado, deberán remontar una senda más empinada. Bajarán los precios de sus exportaciones, depreciarán un poco sus monedas, aumentará la competencia, habrá menor acceso al financiamiento y cambiarán los flujos de capital. Por tanto, los países que se hicieron fuertes a través del ahorro, la inversión, la innovación y la competitividad, serán los que tendrán mayores oportunidades para navegar en estas aguas futuras.

Por otro lado, aquellos “países fiesteros” que nada más se beneficiaron de una riqueza inesperada pero agotable al fin, que no resolvieron a tiempo las debilidades estructurales del crecimiento ni invirtieron en capital humano o infraestructura, obviamente que tendrán dificultades mayores. Y eso se debe a como sucedió muchas veces en el pasado, donde la elevación de la riqueza no fue aplicada al mejoramiento de la productividad. Por ello, sin necesidad de abismarnos, notaremos que sólo se buscó aumentar el consumo hasta el límite, se sacrificó la competitividad, se protegió el mercado interno, se favoreció una industria primitiva, se debilitó el comercio, se emprendieron políticas populistas y el gasto público resultó cada vez más caro e ineficaz… Y esa es la foto que tenemos.

Pero resulta que los dirigentes políticos se olvidaron que cuando se debilitan los ingresos por exportación, el modelo se torna insostenible. Y a partir de ahí nace una cadena conocida de sucesos tales como el déficit fiscal, inflación, devaluación, caída del producto y del empleo, conflictos políticos y sociales acompañados por la búsqueda de culpables… Argumento muy explorado durante las campañas de los candidatos a algún cargo máximo en la política local.

Pienso que lo que ha ocurrido recientemente no es más que eslabones de una secuencia que se ha repetido como un calco a lo largo del siglo XX entre los vecinos de mi quintal, donde Argentina y Venezuela parecen ser los maestros. En todo caso, Brasil y Uruguay se quedaron por la mitad de la tabla pero debiendo lamentar la pérdida de oportunidades en uno de los mejores momentos de la historia, lo cual les hubiera permitido el tránsito de países solamente más ricos, a países desarrollados.

Así pues, dentro de ese contexto, Uruguay y Brasil tuvieron un desempeño híbrido. Participaron activamente en la liturgia de las cumbres abrazándose con los caudillos herederos de la guerra fría, profetizando juntos sobre un socialismo desconocido que ni existe ni se sabe cómo es. Coincidiendo en la exaltación de la burocracia y del gasto improductivo con fracasos estrepitosos en la gestión y de la mano de una preferencia por el conflicto y el autoritarismo.

La mayoría de los que hacen parte del partido que gobiernan estos dos países hace más de una década, junto con los sindicatos, soñó con aplicar las estrategias de Cristina y de Chávez, aunque el casi permanente litigio con Argentina llegaba a inhibir las exteriorizaciones. Pero es destacable la coincidencia entre el antagonismo hacia el agro, simultáneo con la sumisión deshonrosa profesada hacia la Vaca Muerta.

En este país de aquí, mi amigo lector, los problemas son cualitativamente parecidos, pero da qué pensar que su virulencia ha sido atenuada. Sin embargo, en un año que se irá complicando y que además será electoral, gastar tanto y tan mal como lo han hecho hasta ahora, o eso de remunerar tan bien lo que tiene tan baja productividad y tan mal aquello que es más competitivo, es evidente que aleja al país de mejores oportunidades… Veremos que resulta de las urnas.

(*) Dentro de la misma línea y condición de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: