Cuidado con la Ira de la Mujer Casada


Sin duda alguna es incompatible, como resulta ser en este caso, existir en algunas personas un comportamiento de delicadezas o con el gusto por las buenas maneras que normalmente distinguen a las clases elevadas actuales. Quizás ello se deba por ya estar olvidadas o ser desde el nacimiento ignorantes de la brutalidad de sus tatarabuelos y de la bestialidad de los tatarabuelos de ellos, que por ello resultan en personas que no aprenden bien lo que se les enseña y no son capaces de usarlo después para aprender mejor lo que la vida les ofrece.

En todo caso, pienso que al momento presente, el crepúsculo todavía ha de durar el tiempo necesario para que esta mujer pueda rezar sin susto de los fuegos fatuos o de las almas en pena su padrenuestro y su media docena de avemarías, con la intensión de que el alma de su finado marido en su paz se quede y en su paz descanse.

Es que conforme fue publicado en el lenguaraz periódico “Daily Mail”, doña Jordan Graham, una joven norteamericana de apenas 22 años, acabó de ser colocada en libertad la semana retrasada luego después de pagar fianza por la supuesta acusación de haber empujado a Cody Johnson desde un peñasco. Es que en la opinión del piadoso juez que lleva el caso, la ira de ella no representa riesgo para otras personas.

Esta macabra historia nada más comienza cuando a ella se le ocurrió empujar a su marido desde lo alto de una montaña, nada menos que una semana después del tan soñado casamiento de ambos, y todo habría ocurrido porque ella estaría en dudas sobre su reciente unión matrimonial con Cody.

En todo caso, esta pareja de flamantes palominos, sin saber por qué, tuvo una acalorada discusión el 7 de julio pasado, en cuanto ambos caminaban plácidamente por el “Glacier National Park”. No en tanto, por algún motivo o razón aún no esclarecida, el bien educado Cody intentó afirmar a su querida Jordan -como la buena instrucción indica- tomándola de repente por el brazo.

Sin embargo, desavisado de que esos tipos de gestos de intención dudosa al ser practicados con una mujer celosa pueden resultar muy peligrosos, el hecho implicó en que su amada y abrasadora esposa tuviese un acceso violento de rabia y lo empujase con ambas manos por la espalda.

Como consecuencia, el incauto muchacho murió después de la caída del peñasco. No obstante, inicialmente, la llorosa Jordan habría declarado al personal del FBI que su marido estaba desaparecido.

En todo caso, al principio, Cody fue dado como desaparecido el 8 de julio, más que nada por no haber comparecido al trabajo. Sin embargo, poco después, aparentemente arrepentida por la falta de compañía de su media naranja, Jordan mudó su declaración y admitió haber matado a su marido.

Ahora ella responde por el crimen de homicidio en segundo grado y puede ser condenada a prisión perpetua. Por su vez, viejos amigos de Cody se dicen aliviados con la condenación.

No obstante a la orfandad de las siguientes semanas y meses sin su amado Cody, pienso que Jordan, una vez en libertad provisoria, se haya entregado a la agotadora tarea de organizar cosas, almacenar conceptos, recordar parámetros, acondicionar ideas y, por fin, meditar sobre detalles y esas proporciones que ahora lleva dentro de su cabeza… Principalmente tratándose de la proporción anatómica de Leonardo da Vinci, o la divina proporción filosófica de Bertrand Russell… ¡No hay por qué dudar!

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Mujeres no Gustan del Jueves


“No espere la vejez llegar para realizar un sueño: compre ya su día perfecto”. Obvio, mi amigo leyente, que uno puede pensar y razonar más profundamente sobre la importancia que tal frase puede generar en términos de aventura interior en cualquier bípede pensante; o quizás, con altruismo, concluir con certeza de que, muy en breve, esto bien podrá encontrarse disponible en internet, o hasta en teleshopping, venda por fax -para los más anticuados-, por teléfono, o vía correo con entrega a domicilio.

Claro, adquirido como sea y con garantía de un año; lo que evidentemente le sería más cómodo, en el recato de su hogar, poder experimentarlo por un periodo de diez días y, no adaptándose a su conforto… No habría problema alguno en devolverlo y tener su rico dinerito de vuelta.

Los más imaginativos hasta piensan que puede ser a pila, a cuerda o eléctrico, y allí estará el artilugio, ligado, alegrando la vida de la población. Y, con algunos arreglos políticos para engalanar acuerdos mercadológicos, hasta conseguir exoneración de impuestos al ser comercializado en el marco de Alca, Mercosul, Nafta… Y por qué no, en la Comunidad Europea

Pues bien, todo esto se debe a que, de acuerdo con una reciente investigación que fue realizada por la marca de tratamientos de piel “Montagne Jeunesse”, del Reino Unido, resultó que los días lunes no llega a ser el día más odiado por las mujeres.

Apoyándome en lo que cuenta el periódico Daily Mail, me entero que el día más temido por todas ellas, serían los jueves.

En todo caso, el referido estudio aconteció con dos mil exasperadas mujeres británicas. Al todo, el 60% de ellas consideraron que el lunes es más bien un día perfecto para cuidar de sí, relajar, dedicar tiempo a sí misma y a su pareja o a la familia. Además, mitad de ellas afirmó estar en ese día más propensas a iniciar una dieta… La que luego desisten por diversos motivos.

La justificativa que ellas han dado, es el hecho de que se mantienen muy ocupadas durante los finales de semana; y una tercera parte llegaron a afirmar que el sábado y domingo se sienten bajo presión psicológica para garantir que la casa quede limpia. Mientras las más haraganas, -una en cada cinco mujeres- quieren tan sólo ver a los amigos y parientes durante el fin de semana.

En todo caso, ellas llegaron a alegar que los jueves sería el día en que la energía femenina está más baja… O sea, que es el famoso día en que perciben que algunas de sus tareas están atrasadas… Aunque no exactamente incluyen aquella que el conspicuo lector está pensando ahora… ¡Una pena!

También pienso que el resultado que apuntan algunas pesquisas, a pesar del aparente escepticismo con el cual procuran encajar fantasiosas opiniones en simbólicos cochos filosóficos, parece utópico venir a decirnos preciosidades que solamente la experimentada convivencia con su vana lógica justifica… ¡Esplendido!

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Mujer Tatuada es “Fácil”


Todos sabemos que pasar de mendigo a millonario es mucho más excitante y agradable que la situación inversa de ser millonario y quedar en ruinas, aunque también es cierto que a veces hay destinos que pasan de la riqueza a la pobreza para volver a tener una fortuna y luego caer en la desgracia.

Por tanto, el mejor consejo que podría darle ahora, mi amigo lector, es que usted cuide mejor de la flauta pues la serenata es larga; aunque en lugar de esto ser un consejo, parase más uno de aquellos refranes comunes que encierran sensatez y lógica en su simple enunciado.

Pero como también suele ocurrir más a menudo de lo que sería deseable, nadie recuerda en el ajetreado día a día de la existencia humana, que esos lugares comunes, son mucho más comunes de lo que parecen y nos llegan a todos los que tenemos oportunidad de tener vidas más largas.

En todo caso, acabo de ver en el periódico inglés “Daily Mail”, que un estudio realizado en una universidad da Francia, llegó a comprobar un antiguo preconcepto masculino: las mujeres con tatuajes son consideradas más atrayentes y también más “fáciles” de llevar a la cama por los hombres.

Puede que usted no concuerde en todo o en parte con dicha conclusión por no ser común, pero le guste o no, esta es la conclusión de una encuesta que fue realizada en la universidad de “Bretagne-Sud”, en Francia. Cabe agregar que para realizar la encuesta, los investigadores escogieron a 11 mujeres que ellos consideraron atrayentes dentro de en un grupo de otras 58 que no eran tan seductoras como ellos imaginaban.

Pues bien, para llevar adelante el dibujado estudio, los investigadores las mandaron a la playa por 20 veces durante un verano. Claro que en la mitad de las idas a la playa, ellas usaron -además del biquini- tatuajes falsas en la parte inferior de la espalda. Por su vez, en las otras 10 veces que ellas fueron, no había tatuajes aparentes… A no ser que… ¿Imagine usted?

A su vez, los investigadores se encargaron de entrevistar a 400 hombres que se encontraban en la faja etaria de los 20 años y que estaban solazando sus ojos en la misma playa que las mujeres que fueron escogidas para el estudio. Estos distraídos bípedes tuvieron que responder a dos preguntas: ¿cuál la probabilidad de la chica aceptar salir con ellos?, y ¿cuáles eran las chances de acontecer sexo en el primero encuentro? Además, ellos necesitaban dar notas para esas mujeres.

De acuerdo con los resultados obtenidos en la pesquisa, los eruditos estudiosos del dibujado asunto afirman que las mujeres tatuadas pasaron a ser consideradas más accesibles por los hombres y también más propensas a hacer sexo en el primer encuentro.

No sé bien lo que los estudiantes de la mencionada universidad pueden pensar o aprender con dicho estudio veraniego, pero el más estival leyente sabe, al enterarse de encuestas de contenido similar, que ya aprendimos a saber que todo cambia, todo termina y vuelve a empezar y que nunca está dicha la última palabra, porque el éxito y el fracaso son hermanos malvados que se alternan en la caminata de la vida… Así que, mejor cuidemos la flauta que la serenata es larga.

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Pañuelos Sólo Sirven para Saludar


Hasta el más merendero leyente está al tanto de que hay quienes digan que la naturaleza se muestra indiferente a los dolores y preocupaciones de los hombres, pero los tenemos que escuchar igual, mismo a sabiendas que estos no saben nada de hombres ni de naturaleza.

Así que, mientras busco componer y adecuar el relato para que el absurdo pueda parecer lógico, la incoherencia una rectitud perfecta, la flaqueza una fuerza, la humillación una dignidad, el temor una satisfacción, llego al punto de razonar que tanto vale lo que fuimos como lo que deberíamos haber sido, y que ojalá podamos mostrarnos así cuando llamados por el Supremo, pues el hecho de saberlo ya es haber realizado la mitad del camino y, por tanto, nos basta con que recordemos esto y que no nos falten las fuerzas cuando sea preciso andar la otra mitad.

Siendo así, y apoyado en tan banal filosofía, descubro que un ignoto académico canadiense está incentivando a sus alumnos para que ellos se coman las porquerías de la nariz… El dilecto manjar de los dioses pueriles, diría el bodrio de mi vecino.

En todo caso, Scott Napper, un bioquímico de la “Universidad de Saskatchewan” es el responsable por tan bazofia pesquisa, y quién está pidiendo para que sus alumnos se “metan los dedos” en la nariz para poder investigar los posibles beneficios que el acto de comer las secreciones mucosas pueden traer a la salud. Según dicho profesoral académico, esto puede llegar a estimular el sistema inmunológico de la persona, siempre de acuerdo con lo que publica el periódico “Daily Mail”.

Pues bien, Napper abona que ese beneficio funciona a través da la deglución de pequeñas cantidades inofensivas de mocos, incluyendo en ellos los gérmenes, ya que estos vuelven para el cuerpo.

En dicho estudio, el bioquímico dividió a sus alumnos en dos partes. La mitad de ellos los ingirió -con o sin asco- mientras que la otra mitad más afortunada no se encajó en ese “comportamiento anti-social”. Posteriormente, Napper observó la condición de cómo el sistema inmune respondía al nuevo hábito… Que ya era viejo y no se lo contaron.

Como consecuencia de su excrementoso análisis, Napper concluyó que los que ingirieron las secreciones tenían un sistema más fuerte. Lo que, según su declaración, se debe a que: “La naturaleza nos impulsa a realizar cosas diferentes y a comer diferentes tipos de alimentos”, a lo que el profesor agregó: “Nosotros evolucionamos en condiciones muy sucias, y tal vez ese deseo de mantener nuestro ambiente y nuestros comportamientos estériles no está realmente trabajando a nuestro favor”.

Por su vez, Hilary Longhurst, la inmunóloga consultora de “Bart NHS Trust”, acredita que algo semejante ocurre cuando las personas se muerden las uñas… “A menos que las manos estén inmundas, las impurezas que encontramos al morder las uñas pueden impulsar nuestro sistema inmunológico”, dijo ella.

En todo caso, todo lector podrá observar sin minucias la íntima relación que existe entre las actitudes del pensar público y el evacuar privado, lo que, contrariando de cierta manera a Descartes, paso a proponer ahora una contrapartida silogística “Defaeco, ergo sum” que, dicho en buen latín, queda notable, especialmente sabiendo que el verbo Defaecare ya era empleado por los más notables y locuaces tribunos, pero siempre teniendo la nítida intención de exprimir “Purificación”… ¿No es trascendental?

(*) Si quiere continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Un Hombre sin Pene no es un Falocéntrico


Una historia que el periódico “Daily Mail” publicó recientemente, no deja de ser una increíble enseñanza para todos aquellos hombres que continúan queriendo apostar en su mentalidad “falocéntrica” y piensan que el sexo se basa sólo en penetración.

Cabe recordar al amigo lector, que ni todo hombre nace con pene ni toda mujer nace con vagina, así como ni todo aquel que tiene pene es hombre, o la que tiene vagina es mujer. Lo que sí llega a ser analizado por el lado cóncavo o convexo, puede parecer difícil de entender, pero no lo es.

Por ejemplo, Andrew Wardle nació en Stalybridge, Inglaterra, y por entonces su madre tenía 17 años. Pero cuando ella supo que su bebé no era físicamente perfecto, decidió entregarlo para adopción… ¿Cuál era el problema de su hijo? pasa a ser la pregunta del millón.

Aclarando mejor el asunto para todos aquellos preguntones de plantón, resulta que Andrew nasció sin el pene y con la vejiga para fuera del cuerpo, una anomalía que en la medicina es llamada de vejiga ectópica.

Durante la infancia le hicieron más de 15 cirugías para que los médicos construyesen un tubo saliendo de su vejiga de manera que él pudiese orinar. Posteriormente sufrió bullying en la escuela por estar siempre internado, pero nunca dejó que nadie supiese su secreto.

Puede que el impróvido lector esté pensando ahora que el muchacho nunca tuvo novia y vivió siempre solo, reclamando de la mala suerte y tal… Nada que ver. Y aunque a mí no me gustan los hombres, tengo que reconocer que Andrew es un tipo bonito, parece ser inteligente y sabe que un buen dialogo y mucha atención es lo que la mayor parte de las mujeres procura… Aunque el machista de mi vecino diga que lo qué ellas buscan es dinero.

Sin embargo, a los 17 años Andrew ya enamoraba una chica y le contó su secreto. Pero igual así ella mantuvo el relacionamiento por cuatro años, cuando entonces decidió terminar para “experimentar cosas que él no podía proporcionarle”. No en tanto, después tuvo una maldita y estúpida idea: usar drogas. Usando tal amaño, les decía a las chicas con quien salía, que sólo podía ir hasta cierto punto en la relación, porque no tenía erección por causa de la dependencia.

Quizás burro y experto al mismo tiempo, pues no necesitaba usar drogas, apenas utilizar la disculpa de falta de erección, pero resulta que también buscaba confort en el vicio. Mismo así,  Andrew cuenta que tuvo relaciones sexuales con más de 100 mujeres. Hasta aquí, todo bien, ya que a los hombres comunes -así como al pescador- les gusta aumentar los números, pero resulta que el muchacho es barman, trabaja en la noche y con alcohol, y eso hace con que su historia sea más plausible.

“Algunas de ellas eran apenas casos para una noche feliz, otras fueron relacionamientos más duraderos. Yo le conté la verdad a apenas un 20% de ellas. El hecho de yo no estar queriendo apenas llevarlas para la cama, me hacía ver como más seductor para as mujeres. Yo tenía un buen glamour y franqueza en mis palabras, por lo que no todo era sobre sexo”, le contó al periodista durante la entrevista.

Claro que ni todo es positivo en esta historia. El muchacho llegó a conocer chicas que no fueron nada comprensivas cuando él les dijo que no podía hacer sexo, y fue traicionado por otra con quien también fue sincero sobre como funcionarían las relaciones sexuales entre los dos… Y bueno, las hay de todo en este mundo.

Pero aquí estamos hablando de un problema real, mi caro lector, y sabemos que estos asuntos longitudinales pueden llegar a dejar a cualquier persona deprimida. Tanto es, que hace dos años Andrew intentó suicidarse, ya cansado de todas las dificultades, pero fue justo ahí que contó con la ayuda de la hermana para dar la volta por cima. Su médico de infancia le indicó un especialista de la “University College London” y terminó por ganar una cirugía innovadora.

Cómo desde que nasció Andrew ya había colocado la vejiga para dentro del cuerpo y mantuvo sus testículos intactos y flamantes, ahora estaba en la hora de ganar un pene construido a partir de injertos de su brazo.

Antes de que algunos escatológicos de mente insalubre piensen inanidades, le cuento que la cirugía funcionará de la siguiente manera: será retirado un pedazo grande de piel de su antebrazo, junto con vasos sanguíneos y nervios, y ese material será enrollado como un tubo y colocado en la región púbica y, después de la recuperación, será implantada una bomba para que sea posible orinar y practicar sexo… Después se verá en lo que dio.

La triste historia de Andrew demuestra para todos, que el pene no es la parte más importante del cuerpo de un hombre, y que usted, mi bienquisto lector, no debe dejar que el invertebrado mande en sus actitudes, así como entender de una vez el sexo es mucho más de que la simple penetración. Entonces: ¿Qué tal intentar usar las otras partes del cuerpo para obtener y dar placer dejando el falo de lado?

¡Ah! ¿Sabe cuál es el próximo propósito de Andrew? No, no es hacer sexo con penetración hasta no poder más. Es escribir un libro contando toda su experiencia, y convertirse en un consejero para quien pasa por situaciones parecidas con la suya… ¡Mujeres! No me diga que este chico no es un mimo.

(*) Libros impresos o en versión e-book del autor, están disponibles en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Un Jabón para Machos Delicados


¡No hay caso, mi amigo! Cada vez que raciocino que la capacidad del ser humano para agenciar todo lo que pueda ser chusco o ridículo ya alcanzó el límite de lo soportable, es que de pronto me deparo con una nota que fue publicada por un importante portal brasileiro de noticias. “¿Usted sería capaz de usar un jabón con aroma de tierra y de panceta ahumada?

Pues bien, resulta que a un norteamericano de 27 años, se le ha dado por garantizar que es mejor tener ente manos esas fragancias extravagantes, de que andar por ahí hediendo con los tradicionales perfumes de jabones que están disponibles en el mercado. De acuerdo con el periódico “Daily Mail, Adam Anderson se cansó de apestar “a nena” y creó lo que pasó a llamar de jabones “de macho”.

¡Mi Dios querido! Este sujeto debe estar viajando en la mayonesa. Pues no me diga el ilustre leyente, que hay mujeres que prefieren a un tipo oliendo a tocino ahumado, de que a flores del campo… o de jardín. Pero claro, como hay loco para todo en este mundo, pienso que el individuo que inventó los productos con esos aromas inusitados -que incluyen pororó con manteca, dinero, pastilla para letrina y guantes de baseball-, probablemente no está priorizando la opinión femenina… O mejor dicho, se las pasó por donde huele mal.

En todo caso, puede que todavía no me haya caído la ficha, pero de verdad, yo no consigo imaginar que exista en todo el universo, alguien que escoja salir del baño con olor de quién aún está sucio…, o peor, con olor a retrete.

Una vez, ella me dijo que adoraba tener a su lado a un hombre perfumado, con cabellos limpios, manos suaves y piel con esencia de jabón. Ni le cuento en que terminó ese asunto, pero en verdad, yo tampoco curto para nada olor a mono muerto ni a panceta frita.

Claro que suena bastante curiosa la idea de hombres que consideran emasculante salir del baño exhalando aroma de flores del campo. No estoy hablando de jabones en sí, pues yo mismo prefiero productos sin perfume, ya que con el mío propio es suficiente, y además porque siento la mayoría de las fragancias nauseabundas, pero sí de la referencia del género que relaciona el olor de ropa limpia con las mujeres y del sudor con hombres, por ejemplo… El de los chanchos ya es diferente, obvio.

Siendo honesto, percibo esta historia toda como una gran broma. No creo que, al lanzar productos alternativos, el referido sujeto esperaba crear una opción en larga escala y que viniese a substituir los jabones comunes. Tal vez, eso sólo él lo sabe, es que al lanzar una línea de productos dirigida para los hombres bajo el alegato de no querer más oler como niña, Adam quiso llamar la atención para una cuestión que va más allá en los ítems de higiene: la idea de masculinidad tan en boga hoy en día.

Tampoco defiendo que se conciba la dilución de la barrera que separa lo masculino de lo femenino. Acredito que hombres y mujeres -además de aquella parte morfológica- son diferentes y cualquier esfuerzo para colocarlos del mismo lado de la vitrina, no es más que un ímpetu sin cabimiento. Entre tanto, pasamos tanto tiempo luchando por relaciones más igualitarias entre los géneros, que no hace sentido cometer el error de transformar los crímenes de uno y otro en nuestra ley.

Quien sabe vamos combinar lo siguiente: queda prohibido obligar a las chicas a comportarse como si fuese una princesa aprisionada en la torre de un castillo, y a los muchachos como caballero de armadura reluciente… (en este caso, me refiero nada más que al arnés).

Seamos todos libres para asumir los papeles que cada a cada uno se le antoje.

Las únicas cosas obligatorias, -por razón de higiene y no vanidad, claro-, serán el hálito fresco y tener el desodorante en día. Porque si no, no habrá Cristo que aguante… El resto, cualquier uno lo puede negociar caso a caso.

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Existen Vaginas Abstinentes


“Odio el sexo y he decidido que no me someteré a esa tortura otra vez”… ¡No! ¡Por favor, mi amigo, yo no sería capaz de decir semejante barbaridad! En realidad, esa frase expresa lo que llegó a afirmar Lisa Smith sin una gota de rubor en su rostro de piedra. La verdad, es que esta mujer británica de 29 años, a fines de enero ha publicado un artículo en el “Daily Mail”, nada más que para dar a conocer al mundo, y de paso a sus más cercanos, que las relaciones íntimas con un hombre no le caen bien, y que ha resuelto vivir sin ellas por el resto de su vida… ¡Una escatológica determinación!

Pero resulta que su exótica confesión ha causado tremendo revuelo y, aunque le haya servido para conocer la realidad de otras personas que se sienten igual que ella, también se vio obligada a recibir comentarios del tipo: “no puedes conseguir un hombre y así es cómo lo escondes”… ¡Ululante verdad!

Eso ocurrió durante una entrevista con el programa “ITV This Morning”, donde Lisa afirmó sentirse frustrada cuando le dicen: “no has conocido al hombre correcto”, “no lo estás haciendo bien” o “quizás te gustan las mujeres pero no te has dado cuenta”… ¿Y, hasta puede ser, no?

Sin embargo, Lisa tiene muy clara cuáles son sus preferencias sexuales y asegura que no siente atracción física por personas de su mismo género; sino que, por el contrario, ella gusta de los hombres y de su compañía. De hecho, en su vida amorosa ha tenido tres parejas, con dos de las cuales incluso se ha ido a vivir. Pero las relaciones entre ellos se han vuelto insostenibles cuando su repulsión por el sexo ha sido más que el amor por el susodicho… Pienso que a lo mejor, esta chica tiene miedo de la oscuridad.

“Siempre he detestado el sexo: la idea de él, el hecho de él, la noción repelente de que la sociedad parecer girar en torno a él”, afirmó ella en el texto que apareció en el periódico británico. Donde agregó: “He tratado de calmar la indignación que siento ante la perspectiva del sexo, pero he fracasado en repetidas ocasiones”.

Según los expertos en eso del “vamos ver”, lo que le pasa a Smith se denomina “asexualidad”: personas que aseguran no sentir atracción sexual a nada… ni con nada. Se dice que cerca del uno por ciento de la población mundial hace parte del club y sufre esta condición, y es a quienes esta británica alienta a salir del armario y admitirlo, tal como ella lo hizo al publicar su columna en un medio de comunicación.

En la entrevista, Lisa relató que desde que era niña se sintió diferente a sus amigas -creo que cuando vio que hacía aguas menores de pie-; y que para ella las clases de educación sexual eran extrañas y vergonzosas, y que no veía cómo podría encajar en ellas… Juzgo que nunca le explicaron que era en ella que se lo debían encajar.

Pero dándole al hueso desde muy temprano, Smith perdió su virginidad a los 16 años con su primer novio, tres años mayor que ella… “Tres meses después de que comenzamos a salir, dormí con él por primera vez en la cama que tenía en la casa de sus padres, una tarde cuando ambos estaban en el trabajo”, contó ella sin dar otras explicaciones de lo que allí hicieron.

De ese día en adelante, la pareja continuó teniendo relaciones, las cuales sólo confirmaron a Lisa su aversión hacia el sexo… “Aprendí a fingir el placer, pero después, mientras él dormía, miraba el techo y silenciosamente lloraba”,… A lo mejor, era porque le faltó lo principal.

Pero convencida de que había algo físico que le impedía disfrutar del sexo, Lisa acudió a un médico que la examinó y le realizó varios exámenes, todos los cuales confirmaron que sus niveles hormonales eran normales y que nada malo ocurría con ella… El problema debería ser con su “chichula”.

Su siguiente relación fue a los 20 años, con un hombre tres años mayor con quien se fue a vivir, a pesar de que el sexo continuaba pareciéndole aborrecible y siempre hallaba alguna excusa para evitarlo… “Lo encontraba tan repelente que incluso dejé de simular que lo disfrutaba. Pobre, él habría hecho cualquier cosa para complacerme, pero nunca pude decirle que la única manera de hacerme feliz era que hiciéramos un voto de abstinencia de por vida”, señaló Lisa, sin darse cuenta que a ningún individuo le gusta la anorexia sexual.

Pese a que sus relaciones íntimas se limitaban a una cada tres o cuatro meses, -y si no llovía, lo que en tierras galesas es muy común- ellos estuvieron juntos durante siete años, hasta que él la dejó por otra mujer… ¿Y quería, lo qué?

Como Lisa estaba segura de que lo que sentía no era normal, entonces visitó a un terapeuta sexual y asistió a sesiones durante seis semanas… no en la horizontal, que era lo que en realidad necesitaba. Pero resulta que hablar de sexo le producía incomodidad, así que decidió terminar con ellas… ¡Haya mujer hastiada!

Luego en julio de 2011 conoció a su tercera pareja, un hombre que -aseguró ella- se acercaba mucho a su ideal de hombre perfecto, lo cual la hizo pensar que si tenía sexo con él, quizás su repulsión desaparecería. Pero no fue así. Estuvieron ocho meses juntos, viviendo bajo el mismo techo, pero durante todo ese tiempo ella nunca fue capaz de confesarle que, aunque lo encontraba maravilloso, consideraba la intimidad repulsiva… Y el “birgulino” muy chico.

Ahora, como era de esperarse, Lisa está soltera, pero con un loco deseo que ella reconoce le será difícil de cumplir: encontrar a un hombre que esté dispuesto a llevar una relación célibe… ¿Quién sabe prueba con un eunuco?

“Pero no hay muchos como nosotros y sé que mis chances de encontrar un compañero asexual -un hombre sin aquello-, que ame pero que nunca quiera tener una relación física son remotas”, admitió. Y añadió: “Me gustan los abrazos, no me importa besar y anhelo el afecto. Pero nada más que eso, aunque quien me lo pida sea el hombre de mis sueños”… afirmó sintiendo náuseas de placer.

Además de no querer tener sexo, esta británica asexuada tampoco desea tener hijos, por lo menos de forma natural… “La idea de esperar un bebé ya me causa repulsión tanto como el propio acto de procrearlo. Pero si alguna vez quiero niños los adoptaré”, sostuvo y añadió: “Mi decisión está tomada: no tendré sexo otra vez. Esto puede relegarme a una vida solitaria, pero es mejor que engañar a un hombre”.

Por esto, al ser consultada sobre cómo pensaba que sería su futuro, respondió: “Soy una vegana asexual que no quiere niños. Me veo como la señora loca del gato”.

Pues bien, siempre que cosas así ocurren en el orbe, me dejo caer de rodillas, arranco dos o tres páginas de la Encyclopédie, de Diderot, las mastico calmamente para rumiar un buen pedazo de la intelligentsia que se produjo en el siglo XVIII, y evoco el nombre de antiguos maestros que me permitan con las facciones enrubiadas de felicidad y el pecho explotando en relevancias, concluir que todo esto no pasa de una cuestión de habas contadas… ¡Impresionante!

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: