El Arte Hace una Chichula Navegar


Aun no sé qué decir sobre Megumi Igarashi, principalmente, porque yo mismo he conocido y me relaciono con muchos productores de obras de arte en las más distintas categorías de vocación artística. Incluso, en mi propia familia han existido por varias generaciones -y aún prexisten e insisten en serlo- varios pintores, dibujantes, escultores, grabadores, poetas, escritores y artesanos, unos con diestro talento, otros no tanto, como yo… Pero en fin, comprenda el lector que nadie es perfecto en esta vida.

En todo caso, la propia UNESCO utiliza como definición para referirse a esos industriales del arte, de que el artista es “toda persona que crea o que participa por su interpretación en la creación o la recreación de obras de arte, que considera su creación artística como un elemento esencial de su vida, que contribuye así a desarrollar el arte y la cultura, y que es reconocida o pide que se la reconozca como artista, haya entrado o no en una relación de trabajo u otra forma de asociación”.

Por consiguiente, ser artista casi supone una disposición especialmente sensible frente al mundo que lo rodea, desembarazo que lo lleva a producir obras de arte. Consecuentemente, el artista es un individuo que ha desarrollado tanto su creatividad como la capacidad de comunicar lo sentido, mediante el buen uso del talento como de la técnica, y que busca constantemente el dominio y perfeccionamiento de las técnicas necesarias para realizar su creación y que es capaz de aportar nuevos elementos y técnicas a su arte por medio del empleo de la creatividad.

Siendo así, tenemos que la noción de arte continúa sujeta a profundas disputas, dado que su definición está abierta a múltiples interpretaciones, que varían según la cultura, la época, el movimiento, o la sociedad para la cual el término tiene un determinado sentido. El vocablo “arte” -con el cual muchos se llenan la boca-, tiene una extensa acepción, pudiendo designar cualquier actividad humana hecha con esmero y dedicación, o cualquier conjunto de reglas necesarias para desarrollar de forma óptima una actividad.

Asimilados todos esos conceptos, ahora sí puedo referirme tranquilamente a ésta artista japonesa que llegó a producir imágenes de Lady Gaga y hasta un caique con la forma de su “vagina”… ¿Su nombre? Megumi Igarashi, de 42 años, y es la misma que declaró el miércoles pasado en una penitenciaria de Tokio, que está sumamente “indignada” con su prisión, y prometió luchar contra las acusaciones que se le imputa por distribuir material obsceno. Inclusive, dijo estar pretendiendo con su arte desafiar una cultura de “discriminación” contra la discusión de la vagina en la sociedad japonesa… Que muchos imaginan ser diferente de las demás.

Con todo, hay que agregar que Megumi, quien ha estado trabajando bajo el seudónimo de “Rokudenashiko”, (que significa “chica que no vale nada”, en japonés), un cierto día se le dio por querer imitar a los “The Beatles” y su famoso y ambarino submarino musical, y por tanto llegó a construir un caique amarillo con la parte de arriba poseyendo la forma de su propia vagina, obviamente, luego después de haber levantado cerca de 10.000 dólares a través de un “crowdfunding”.

Pero resulta que ella no es ninguna egoísta ni aprovechadora, como los criticones del arte suelen pensar, y en señal de agradecimiento, ella decidió enviar a los donadores de su proyecto una lindísima impresión colorida en 3D de su vagina escaneada, la misma que sirvió de base para su obra.

Así pues, como derivación de tan humanitario acto de gratitud mal interpretada, tenemos que Megumi acabó siendo presa el sábado 5 del corriente mes, acusada de distribuir material obsceno, y por ello puede amargar hasta dos años de prisión y tener que pagar una multa que puede llegar a 25 mil dólares.

Fue la propia Megumi quien dijo que cerca de 10 policías llegaron a su casa ese sábado. Inicialmente, ella pensó que ellos estuviesen apenas interesados ​​en confiscar su trabajo, que ella define como una exploración artística de la “manko”, el argot japonés usado para referirse a vagina… “Yo no pude dejar de reírme un puco en cuanto explicaba a los policiales, con expresiones serias: Ésta es la figura de la ‘manko’ de Lady Gaga”, comentó ella a la agencia Reuters a través de una barrera de separación, de plástico, en la prisión central de Tokio. Momento en que agregó: “No esperaba ser presa. Mismo cuando ellos estaban confiscando mis obras, pensé: Ésta será una buena historia. Pero enseguida ellos me esposaron y prendieron. Estoy indignada”… Quizás, por no poder continuar mostrando públicamente su escultural “chichula.

En todo caso, solidarias, más de 17.000 personas ya firmaron una petición online solicitando la liberación inmediata de Megumi y su -ahora- conocida argolla en el sitio “Change.org”, una plataforma online para peticiones de este tipo.

No sé, pero ya lo anunció un poeta: “Lo mejor de la erudición, es poder tripudiar sobre ella”… ¡Hermoso epíteto para colocar en una lápida!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Una Buena Receta Para Llevar Vida de Rey


Puede que una infinidad no lo sepa, pero la lectura tiene una gran importancia en el proceso de desarrollo y maduración de los individuos, debido a que el potencial formativo de ésta va más allá del éxito en sus cometidos, a la vez que proporciona cultura, desarrolla el sentido estético, actúa sobre la formación de la personalidad humana, y es fuente de recreación y de gozo… Mismo que éste sea diferente del que a usted se le ocurre pensar ahora.

Por ello, la lectura constituye un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia, para la adquisición de cultura y para la educación de la voluntad, ya que el beneficio personal que cada lector saca de un libro es muy variado, puesto que todas las actividades humanas, por ser libres, son irrepetibles y personales.

En cualquier caso, podemos afirmar que con la lectura llega a la persona un cúmulo de bienes que la mejora; y no sólo proporciona información (instrucción) sino que forma (educa) creando hábitos de reflexión, análisis, esfuerzo, concentración… Aunque algunas veces lo que uno haya leído lo termine por dejar recontra caliente.

Juzgo que ese debe ser el mismo sentimiento amargo que muchos compatriotas cubanos tendrán, si es que leen, luego de ojear las páginas que fueron escritas en el libro “La vie cachée de Fidel Castro” (La vida secreta de Fidel Castro) transcrito por el periodista Axel Gyldén y que trae el relato revelador de Juan Reinaldo Sánchez, quien trabajó por 17 años con el líder cubano.

Sánchez, que fue un ex agente de seguridad de Fidel Castro, afirma en el libro, que al contrario de lo que el presidente cubano siempre demostraba en público, éste vivía una vida de lujo y conforto, con yates, 20 casas diseminadas por todo el país y se entretenía con partidas de cacería “a la Luis XV”, y lo compara a un rey, afirmando que gobernó aquel país como si éste fuese “su feudo personal”… “Era un gobernante al estilo de un terrateniente del siglo XIX… Para Fidel, la riqueza era un instrumento de poder, de sobrevivencia política y de protección personal”, agrega, para desilusión de muchos compatriotas isleños.

Según Sánchez, el entonces presidente pasaba temporadas en una isla privada en Cayo Piedra, al sur de la Bahía de los Cerdos, la que contaba con un criadero de tortugas y delfines. El acceso a ella era realizado por medio de helicóptero o de un yate que fue construido con madera de Angola y con un motor que le fue regalado por el ex presidente soviético Leonid Brejnev. Cada paseo de barco envolvía una gran operación, que incluía otros dos navíos, uno de ellos transformado en clínica médica, además de una patrulla militar y varios aviones para evitar que el comandante sufriese un atentado.

De acuerdo con el relato de este cubano que hoy vive en los Estados Unidos, siempre que Fidel salía, era acompañado por lo menos de diez esbirros guardaespaldas. Afirmando incluso, que entre sus otras propiedades estaría una casa en la Habana, la cual era equipada con una pista de bolos e un centro médico.

“Fidel siempre dio a entender que la Revolución no le dio ningún respiro, ningún placer; que ignoraba y despreciaba el concepto burgués de las vacaciones… Mentia”, afirma Sánchez… “Siempre que llegaba el mes de agosto, los Castro se instalaban durante un mes en su isla de los sueños”, desde donde el líder salía para la ciudad de Habana de helicóptero si hubiese alguna emergencia.

Entre los pocos visitantes a conocer la isla, Sánchez lista que en su época estuvieron el ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen, el ex presidente de la República Democrática Alemana Erich Honecker y el escritor Gabriel García Márquez.

El caso es que Sánchez cayó en desgracia en 1994 después de pedir su jubilación. Fue preso, pero consiguió escapar en 2008 y viajar para los Estados Unidos. Y según afirma, fue torturado y colocado en una celda “como un perro”.

“Esta fue la primera vez que alguien del círculo íntimo de Castro habló en público. Eso muda la imagen que tenemos de Fidel, porque este estilo de vida que llevaba contradice con todo lo que él pregonaba”, dijo el escritor al diario británico “The Guardian”… Y yo juzgo que todos los descamisados de Cuba opinaran lo mismo.

No olvidemos que en 2006, la revista “Forbes” incluyó al ex presidente en la lista de los líderes más ricos del mundo, una información que pronto fue negada por la Habana. En todo caso, Fidel dejó oficialmente el poder en 2008, dos años después de adolecer. Desde entonces, aparece poco en público, puesto que debe de estar muy entretenido en hacer procrear las tortuguitas y los delfines, mientras que los súbditos de Su Alteza tienen que comer el pan que el diablo amasó… ¡Qué bárbaro!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Lo Mejor Ahora es “Cambiar de Idea”


Recientes reseñas relatan que los lectores ingleses de hoy están fascinados con la anglo/jamaicana Zadie Smith. Por consiguiente, esta joven escritora se suma, de esta manera, a la lista de muy relevantes escritores anglosajones que pertenecen a otras culturas, como son los casos del ganador del Premio Nobel literario, V.S. Naipaul, o bien el indio Salman Rushdie.

A los 25 años, Zadie Smith alcanzó la fama con “Dientes blancos”, y luego fue la ganadora del premio a la Mejor Primera Novela y el Premio de los Escritores de la Commonwealth. Posteriormente aparecieron: “El cazador de autógrafos” y “Sobre la belleza”. Pero en este reciente libro, que el lector tiene a su disposición en traducción castellana con el título “Cambiar de idea” (Salamandra/Gussi), hace parecer que Zadie Smith ha cambiado de género literario.

Aquí, ella ha recopilado por primera vez sus ensayos, que rebosan inquietud intelectual, y con los cuales toca variados temas, desde la política a cultura, pasando por sucesos de la vida cotidiana. En estas páginas, Zadie Smith escribe sobre Barack Obama, Franz Kafka, Greta Garbo y hasta los Premios Oscar. Ello da una idea de la amplia y abierta mirada de la autora, y del espíritu lúdico de su admirable inteligencia.

Empecemos por los ensayos dedicados al Oscar. Allí, visitando el hotel Mondrian, Zadie Smith escribe: “Las chicas despampanantes son perfectas. Las actrices son bajitas; tienen la cara irregular, la nariz torcida. Las actrices son encantadoras. No tienen un moreno uniforme y oscuro, no llevan “sarongs” como los de Gucci… Hay una desconexión deprimente entre las chicas que quieren ser actrices y lo que es en realidad una actriz de éxito en Hollywood…. Y en una fiesta de celebridades, sin la prensa, que los actores famosos beben poco y comen menos, se cuidan de lo que dicen y ostentan sus arrugas, la escasa estatura o el rímel corrido…”

Y vamos al viaje que hace a Liberia. Al sobrevolar Monrovia, ve que el aeropuerto “no es mayor que la escuela de una aldea”. Llueve, pero persiste el calor agobiante. No hay una red de carreteras; debe escoger cada destino con cuidado. En un mercado las mujeres, en cuclillas, venden jabón en polvo. Una de ellas, que tiene cinco hijos, me confiesa que gracias a ese trabajo ella puede enviar a dos hijos a la escuela. ¿Cómo los elige? Responde que van los de 14 y 15 años porque terminarán antes; los de cinco, seis y siete años, trabajan con ella.

Tras analizar a Nabokov y a Kafka (“un hombre corriente”), me parece interesante terminar -aunque es imposible abarcar este libro tan seductor-, con sus consideraciones sobre el lenguaje. La escritora afirma que la adaptación de la voz sigue siendo el pecado original de los británicos: si el tono es ascendente al final de las frases estilo norteamericano, “eres un vendido”; pero “si pronuncias palabras europeas prestadas en su manera original, eres un farsante”. Y dice: “Nuestras voces son quienes somos”. Y admite que ella adquirió su voz en Cambridge, olvidándose luego de la voz de Willesdem.

Como también estuvo presente en actos de Barack Obama, nos cuenta que, para él, tener más de una voz y un oído, es un don tan interesante que le permite cambiar el estilo de su voz y, también, el nivel de sus discursos, atendiendo situación y lugar del público al que se dirige.

Como el estimado leyente puede ver, “Cambiar de idea” revela que los lectores ingleses tienen razón, siguiendo los libros de esta impar escritora.

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: