Una Expiración Exige Exactitud


Sí, porque la exactitud es lo más cerca que el resultado de una medición está del valor verdadero, en cuanto la precisión es lo cerca que los valores medidos están unos de otros. Así que si medimos algo varias veces y los valores están cerca unos de otros, pueden estar todos equivocados si hay “sesgo”, ya que un sesgo es un error sistemático (pasa siempre) que hace que todas las medidas estén desviadas en una cierta cantidad.

Preocupados con tales definiciones, a ciertos estudiosos de asuntos escrupulosos se les dio por revolver la vida de un personaje que hubiese pasado anónimo si sus registros correspondiesen a una otra época que exigiese menos altruismo y menos abnegación.

Por tanto, de acuerdo con las conclusiones de un estudio que fue publicado hace pocos días, se afirma que la adolescente judía Anne Frank, que ya tuvo su diario particular leído por millones de personas, murió por lo menos un mes antes de la fecha oficial de su muerte.

Es que conforme afirma un comunicado de la “Casa Anne Frank”, divulgado en la data de aniversario de muerte de la famosa adolescente, “la investigación arroja nueva luz sobre los últimos días de Anne Frank e de su hermana Margot”.

Según la institución, “sus muertes acontecieron en febrero de 1945, y no en marzo”, contradiciendo lo que informara la Cruz Roja en la ocasión, quien afirmara que Anne y Margot Frank murieron en el campo de Bergen-Belsen entre 1º y 31 de marzo. Por eso que las autoridades holandesas adoptaron la fecha de 31 de marzo.

Cuenta la historia que la familia Frank se escondió en 1942 en un anexo secreto de un edificio de la empresa del titular del hogar, Otto, con el objetivo de lograr escapar de los alemanes. Sin más que hacer, la adolescente escribió un diario particular el local, que acabó por tornarse uno de los relatos más emblemáticos de la ocupación nazista, hasta que la familia fue detenida y deportada.

Anne e Margot murieron víctimas de tifus en Bergen-Belsen, cuando tenían 15 y 19 años respectivamente. Su madre, Edith, falleció en Auschwitz mientras el padre, Otto Frank, el único de los ocho habitantes del anexo secreto que consiguió sobrevivir al Holocausto, acabó muriendo en 1980 con 91 años.

El nuevo estudio examina el trayecto del viaje de las dos hermanas, primero para Auschwitz-Birkenau y después para Bergen-Belsen, en cuanto los rusos avanzaban por el frente este.

Los investigadores se basaron principalmente en documentos de la Cruz Roja y del “Memorial de Bergen-Belsen”, así como en “diversos relatos de testigos y sobrevivientes como les fue posible”.

De acuerdo con cuatro sobrevivientes, Anne e Margot ya sufrían de tifus a fines de enero de aquel año… “La mayoría de las muertes por tifus acontece 12 días después del surgimiento de los primeros síntomas”, destacaron los investigadores, que citan al Instituto Holandés de Salud Pública.

“Es improbable que ambas sobreviviesen en ese estado de salud hasta fines del mes de marzo”, afirma la “Casa Anne Frank”.

A pesar de no tener como precisar la data exacta de la muerte, Rachel van Amerongen, una sobreviviente de los campos de concentración nazi, afirmó: “Un día, ellas simplemente no estaban más allí”.

Indiferente del tortuoso momento de Anne y el carácter de su defunción, juzgo que ha llegado la hora de concordar que, a pesar de creativa, la realidad continua insidiosa y las adivinaciones materialistas son cada vez más intolerables, mismo que Malbrouke tenga intentado mostrarnos como atingir lo “Real” a través de la fe, un instinto en que tales panaceas quedan por cuenta de los pernetas y mancos filosóficos y sus admirables buscapiés… ¡Notorio!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Historias de Perros y Gatos


Sería común si este relato se refiriese exactamente a todos aquellos que se pelean, se arañan o se muerden. Lo que de por sí es algo normal entre los que tienen genios opuestos y nervios exaltados. Pues le advierto que todo por lo contrario, el escrito se debe a que en un abrigo de animales de Budapest que estaba lleno de solicitaciones de adopción de gatos negros antes del día de Halloween, se terminó por descubrir que los pedidos provenían de grupos satanistas, por lo que decidieron no entregar ninguno de los felinos antes de la fiesta que fue celebrada el viernes 31 de octubre en dicha ciudad.

“Infelizmente, esos gatos son adorados por los satanistas, que quieren sacrificarlos en rituales de magia negra durante el periodo de Halloween, una celebración de inspiración pagana que coincide con el Día de Todos los Santos católico”, llegó a indicar Kinga Schneider, la directora del “Arca de Noé”, el mayor abrigo de animales de Hungría.

Es que los administradores del abrigo percibieron que a cada año que pasaba, el número de adopciones de gatos negros crecía antes de la fiesta… “Entonces decidimos no dar cualquier gato entre mediados de octubre y mediados de noviembre”, explicó Schneider, cuyo sitio web muestra un gato con una cruz roja durante el período crítico… Que no es igual que el de las mujeres en general. Pero fuera este detalle escatológico y, según ella, después de Halloween, estos extraños candidatos para la adopción “nunca vuelven”.

Por otro lado y muy cerca de estos pueblos, lo que tenemos son perros reducidos a salchichas y gatos cocidos, pues muchos suizos aún se alimentan con estos animales, según apunta una organización de defensa de los bichitos desamparados que envió un abajo-firmado al Parlamento para acabar de una vez con esa práctica.

Por iniciativa de la “SOS Chats Noiraigue”, a petición, que pide la prohibición de consumo de carne de gato y de perros en Suiza, ya reunió cerca de 16.000 firmas.

“Cerca del 3% de los suizos come secretamente carne de gato o de perro. Esta práctica es vista principalmente en las regiones de Lucerna, Appenzell, Jura y en el cantón de Berna”, explicó a la Agencia AFP, Tomi Tomek, la fundadora y presidente de la asociación. Ella reconoce que es imposible cuantificar el número de animales que son sacrificados para este glotón pasatiempo.

En todo caso, la carne de perro es usada principalmente para fabricar salchichas y su gordura usada combatir el reumatismo. Cuanto a la carne de gato, ella es consumida cocida durante el periodo de Navidad, especialmente en los cantones de Berna, Lucerna e Jura, según la “SOS Chats Noiraigue”.

“El Parlamento no hará nada si las personas no protestan contra la situación. Los suizos tienen que limpiar su propia casa”, acrecentó Tomek mostrando las uñas… Quizás sin ella imaginar que por aquí suele ser igual.

“Hoy nosotros no podemos hacer nada, una vez que no es prohibido por ley cualquiera comer su perro o su gato. No podemos siquiera denunciar aquellos que se dedican a esta práctica culinaria. Por eso, simplemente pedimos la adicción de un parágrafo a la ley relativa a la protección de los animales domésticos”, acrecentó, segura de alcanzar su objetivo, ya que esta misma asociación ya conquistó la prohibición del comercio de pieles de gato en 2013.

Al final, y sabiendo ser poco común tornarse conciencia de tantas potencialidades simultaneas, aprovecho esta animalesca ocasión en que la inteligencia colectiva parece exhibir con los pies lo que podría haber sido hecho con las vísceras para, humilde, reconocer que todo esto no pasó de un ventrílocuo hablando conmigo mismo para justificar tantos motivos del conocido espíritu de participación comunitaria… ¡Sorprendente!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: