A Todo Chancho le Llega su San Martín


Qué hacer, si los prejuicios y sobre todo las consecuencias de los prejuicios que toman la forma de marginaciones varias, son costados nefastos de la condición humana que han dado pie a espantosas matanzas y persecuciones implacables que han teñido de luto y sangre a la historia de la humanidad… A no ser, claro, que se le apliquen a los responsables por ello la ley y la justicia terrena, mismo que se demore una eternidad.

Apoyados en estos principios, los Promotores y el Ministerio Público de Schwerin, una ciudad de Alemania, acusaron formalmente a un supuesto criminoso de guerra nazista, de 94 años, por complicidad en la muerte de por lo menos 3.681 personas en el campo de exterminio de Bierkenau (Polonia), donde éste sirviera como enfermero en 1944.

Se afirma que las autoridades consideraran que este hombre está en condiciones mentales de responder a la justicia, a pesar de su edad avanzada. Mismo que en abril del año pasado, la justicia alemana ordenara su liberación después de ser decretada su prisión provisoria debido a su edad y estado de salud.

El promotor jefe, Hans Forster, explicó que para formular la acusación de complicidad de asesinato fue determinante el hecho del acusado saber que Auschwitz-Birkenau era un campo de exterminio, y que con su trabajo contribuía para el funcionamiento del lugar.

Según el promotor, no es necesario que el acusado, identificado apenas como Hbbert Z. por algunos medios de comunicación, tenga participado directamente de los asesinatos.

De acuerdo con la investigación, el acusado, originario del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, sirvió como enfermero en el campo de exterminio entre el 15 de agosto y el 14 de setiembre de 1944, período en el cual más de 3.681 personas murieron en las cámaras de gas luego de llegar en Auschwitz-Birkenau.

La decisión tomada el año pasado de poner en libertad el supuesto criminoso nazista, aconteció tres semanas después de decretada su prisión provisoria.

A pesar de la orden de prisión haber sido revocada, la investigación contra el siniestro enfermero prosiguió, por existir sospechas fundamentadas de su envolvimiento en las muertes de presos.

En un caso muy similar a éste, la Audiencia de Luneburg informó sobre la apertura, probablemente el 21 de abril, del juicio de un ex miembro de la SS (tropa de elite nazista) de 93 años, acusado de complicidad en la muerte de por lo menos 300 mil presos del campo de exterminio de Auschwitz.

El Ministerio Público de Hannover acusa al sospechoso de haber servido en el referido campo en 1944, cuando era encargado de etiquetar y aprender los equipajes de los deportados que eran encaminados para las cámaras de gas, una vez que estos eran considerados no aptos para el trabajo forzado.

De acuerdo con la acusación, el hombre conocía el destino de los deportados y contribuyó con su trabajo al Holocausto.

Además, recientemente el Ministerio Público de Dortmund formuló una acusación contra otro supuesto criminoso nazista de 93 años por complicidad de asesinato en ese mismo campo de exterminio.

Se estima que en Auschwitz murieron asesinados por los nazistas cerca de dos millones de personas, la mayoría de ellos judíos… ¡Por fin llega en hora buena la fuerza de la ley!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Ellos También Burlan la Ley


Mismo después de practicar atrocidades en los campos de concentración nazistas, algunos ex guardias de Auschwitz que huirán para Estados Unidos continúan a recibir beneficios, como previdencia social, incluso después de ellos dejar el país. Una investigación realizada por la agencia de noticias “Associated Press” (AP), revela que una brecha legal del Departamento de Justicia de EUA permitió que el pago continuase a ser realizado. Todos los nazistas y sospechosos que decidieron salir del país antes de ser deportados, recibieron seguro social. La “AP” calcula que la cuantía paga a estas personas sea alrededor de los dos millones de dólares.

Ese es el caso de Jakob Denzinger, de 90 años. Después de ser guardia en el Campo de Auschwitz, Polonia, él huyó para EUA y tuvo su propia versión del sueño americano. En Ohio, tuvo una empresa de plásticos en la ciudad de Rust Belt Akron. Al final de la década de 1980 poseía dos buenos coches, una casa a orillas del lago, además de inversiones en el ramo petrolífero e inmobiliario. Cuando fue descubierto y amenazado de perder la ciudadanía, se mudó para Alemania, en 1989. Pero aun hoy recibe un seguro social de U$ 1.500 por mes, valor equivalente a casi el doble de un salario líquido de un trabajador croata de clase media, y vive en una agradable casa a orillas del do rio Drava, en Croacia.

Así como Denzinger, decenas de otros nazistas mintieron sobre su pasado para entrar en EUA después de la Segunda Guerra Mundial y se tornaron ciudadanos americanos. Ese develamiento es resultado de más de dos años de entrevistas realizadas por la “AP”, investigaciones y análisis de grabaciones obtenidas con base en la Ley de Libertad de Información. Aun así, el Departamento de Justicia niega que tenga usado el beneficio del seguro social como herramienta para retirar los nazistas del país.

De acuerdo con los registros, el Departamento de Estado de los EUA y la Administración da Seguridad Social expresaron serias preocupaciones sobre los métodos utilizados por la Secretaría de Investigaciones Especiales para expulsar los nazistas. Los funcionarios del Estado también afirman que hubo negociaciones con los sospechosos para que ellos saliesen del país voluntariamente.

Desde el año de 1979, la “AP” descubrió que por lo menos 38 de los 66 sospechosos, que salieron de los EUA, continuaron recibiendo los beneficios del seguro social. Hace 15 años hubo una tentativa de acabar con esa brecha, pero la propuesta encontró resistencia por parte de los miembros de la Secretaría de Investigaciones Especiales. Desde entonces, por lo menos diez nazistas continúan recibiendo los beneficios.

La Administración de Seguridad Social confirmó los pagos a siete que son fallecidos. Un sospechoso confirmó el recibimiento durante entrevista a la “AP”. Otros dos luchan para mantener los beneficios, y afirman que la ley les garantiza el beneficio. De los 66, por lo menos cuatro aún están vivos, viven en Europa y reciben el seguro.

Hasta marzo de 1999, 28 sospechosos de ser nazistas ya habían recibido US$ 1,5 millón en beneficios. Los primeros a firmar acuerdos para continuar recibiendo los beneficios fueron Arthur Rudolph y John Avdzej hace más de tres décadas. En una comparación, un hombre con un sueldo medio de U$ 44.800 por año y que tenga completado 65 años en 1990, un año después de Denzinger, recibiría cerca de US$ 15 mil por año en beneficios de la Previdencia Social, de acuerdo con el “Urban Institute”, un grupo de políticas públicas sin fines lucrativos de Washington.

La Administración de Seguros Sociales se negó a conceder el número total de supuestos sospechoso nazistas que recibieron beneficios y los valores de esos pagos. El portavoz de William Jarrett dijo que la agencia no rastrea datos específicos para casos nazistas. Jarrett también afirmó que no hay excepción en el derecho de privacidad en los EUA… “La ley no nos permite divulgar informaciones sólo porque el individuo es un criminoso de guerra nazista”, aclaró.

Ya el portavoz del Departamento de Justicia, Peter Carr, comunicó por e-mail que los pagos de seguro social nunca fueron usados como un incentivo o como una amenaza para persuadir sospechosos nazistas de emigrar voluntariamente. Según él, el departamento se opuso a la legislación de 1999 porque quería que los sospechosos dejasen el país inmediatamente para que los sobrevivientes del Holocausto no necesitasen convivir con ellos.

No en tanto, de acuerdo con el departamento, hasta hoy, apenas diez sospechosos fueron procesados después de salir del país… “Los números muestran claramente que casi ninguno de esos criminosos fue acusado, mucho menos punido. Si esa decisión americana de expulsar los nazistas fue realizada con base en la suposición de que ellos serían acusados en sus países de origen, fue una mera ilusión” comentó el jefe cazador de nazistas del “Centro Simon Wiesenthal” de Jerusalén, Efraim Zuroff.

En su casa en la ciudad croata de Osijek, Denzinger no quiso comentar el caso. Ya su hijo, que vive en EUA, confirmó que su padre recibe los pagos… “Esto no está saliendo del bolsillo de otras personas. Mi padre pagó para el sistema. Además, él continua pagando 30% de lo que recibe en tasas” afirmó Thomas Denzinger, que agregó: “Él reconstruyó su vida. En la época fue convocado por el gobierno alemán y no tuvo elección.

Por su vez, las autoridades croatas abrieron este año una investigación sobre los servicios de Denzinger durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos no quieren comentar sobre la investigación en cuanto aun ésta se encuentra en curso. La noticia, no en tanto, no fue bien recibida por los congresistas.

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: