La Felicidad


96-la-felicidad

La felicidad nace en el interior de las personas. Ella no depende de cosas externas o de otra gente. Si bien debemos reconocer, que cuando nuestra felicidad y la sensación de seguridad pasa a depender del comportamiento y los actos de los demás, es evidente nos tornamos vulnerables y luego podemos sufrir con facilidad.

Claro que no es posible hablar por los demás, pero lo que en este caso es realmente importante, es lo que nos incumbe. Por tanto, toda persona debe preocuparse de sí misma, de convertirse en un todo, ya que desde siempre todos tenemos lecciones que aprender. Pero, eso sí, uno debe aprenderlas una a una, por orden, sin prisa. Sólo así podremos saber qué necesita la persona que tenemos cerca, qué le falta o qué nos falta a nosotros para ser un todo.

Creo que gracias al mar, las arenas, al viento golpeando mi rostro, y, por supuesto al buen vino y a la suerte, logré comprender algo de la naturaleza del yo. Me refiero al yo verdadero, que es inmortal y no una copia manifiesta de lo que sea y que poco o nada nos ha de servir para conocer realmente la felicidad.

Al entenderme al fin con mis ocultas voces clamorosas y gimientes, descubrí que eso era justamente lo que me ayudaba a ver las cosas siempre desde una perspectiva adecuada, mismo que ello fuese una evocación alucinada quizás más sonante que cantante.

Haciendo gala de su virtud educadora, algunos afirman que todos necesitamos conocernos para ver claramente, sin las distorsiones que son proporcionadas por la mente consiente o subconsciente. Empero, para lograrlo, tenemos que cultivar la práctica de la meditación, la visualización, la observación distanciada de los hechos, la percepción tranquila de lo acontecido. En fin, una búsqueda sobria de las sensaciones causadas por amor y del cariño desde la distancia o el distanciamiento del amor, que en suma es, lo que nos permite entender a quién nos ama.

En última instancia, la manera de tratar a los demás en las relaciones es infinitamente más importante que lo que hemos acumulado materialmente, ya que, indudablemente, podemos ganar y perder muchos objetos materiales a lo largo de la vida, de la misma manera como perdemos a quienes amamos; no obstante, en este caso palmario, los ecos de sus voces nos seguirán y nos perseguirán “per omnia saecula seculorum”.

Por veces nos cuesta mucho sentirnos felices, y esto se debe a que generalizamos y establecemos despóticamente grupos o tópicos, y tal actitud es lo que hace imposible que consigamos ver a otros individuos por sí mismos, sin fantasías ni vestidura. Las suposiciones erróneas arraigadas en el pasado ocasionan una percepción distorsionada de la realidad. Con todo, como la experiencia tiene mucha más fuerza que las creencias, uno debe descartar las creencias y los pensamientos caducados.

Como negar que, al parecer, la diferencia entre hombres y mujeres son insalvables. Innumerables libros, películas y programas de auditorio ya se han encargado de subrayarlo con letras mayúsculas, y es evidente que existe un abismo infinito entre los sexos que se manifiesta en nuestra forma de pensar y en nuestro comportamiento.

Lo cierto de todo esto, es que los diferentes géneros no ven el mundo del mismo modo, y hasta da que pensar si no es el sol quien se los ilumina de diferentes ángulos.

Científicamente hay una explicación: por ejemplo, la testosterona, la hormona masculina, es la que inclina a los hombres hacia la agresión y la competitividad, en lugar de la cooperación, hacia la propiedad del territorio y de la familia. Pero del otro lado de la luna está el estrógeno y la progesterona, las hormonas femeninas, las que parecen fomentar la sensibilidad, la comunicación, en lugar de la competición, un menor deseo de agresión y una mayor ansia de protección.

¡Válgame Dios!… La verdad es que me siento óptimo y soy feliz, y creo que luego de todo esto la invitaré a volar.

Viviendo Entre Brujos y Vampiros


Deslumbramiento sería la palabra sino fuera tan poca, pero atiende por “brujería” el grupo de creencias, conocimientos prácticos y actividades atribuidas a ciertas personas llamadas de “brujas” -donde algunos también incluyen hasta propia la suegra-, aunque existe también la forma masculina, “brujos”, no obstante estos sean menos frecuentes, por lo que todos ellos están supuestamente dotadas de ciertas habilidades mágicas que emplean no necesariamente para causar daño, lo que no se aplica si se refiere a políticos.

En todo caso, por si al agorero leyente se le ocurre ejecutar dicha actividad, hágalo nomás, pues expertos en el tema afirman que no hay que tener miedo, porque es sabido que el que no arriesga un huevo no gana un pollo.

Independiente de quien se anime o no, la brujería data desde los tiempos de la antigua Mesopotamia y Egipto. Así lo demuestra la Biblia como también otros antiguos escritos como el Código de Hammurabi (2000 a.C.).

Sin embargo, no todos los brujos y brujas siguen las mismas prácticas, aunque muchas de estas eran muy comunes entre estos en la era cristiana. Por ejemplo, el brujo/a hace un pacto con el demonio, adjura a Cristo y los Sacramentos, tienen ritos diabólicos en los que hacen una parodia de la Santa Misa o de los oficios de la Iglesia y adoran al Príncipe de las Tinieblas y participan en aquelarres (reuniones de brujos donde hacen sus maledicencias). Por tanto, la brujería está relacionada con el satanismo… Más o menos igual que en la política.

Con todo, es sabido que la ignorancia lleva al descrédito, o al crédito extremo, y eso se aplica en el caso de por lo menos 12 niños que murieron de rabia después de ser atacados por murciélagos en el interior de Perú desde mediados del año pasado y el corriente mes. Pese a tamaño problema, dicho inconveniente sólo fue descubierto en febrero último, una vez que los moradores de la región acreditaban que las muertes eran obra de brujería.

Estos trágicos casos ocurrieron más específicamente en la región de Loreto, la Amazonia peruana, distante a más de 1 mil km de la capital Lima. Los mencionados niños, que tenían entre 8 y 15 años de edad, murieron entre setiembre del año pasado y febrero de este ano.

De acuerdo con las oportunistas autoridades, el surto de rabia llegó a colocar las comunidades indígenas en riesgo. “Los niños que murieron eran de la etnia Achuar. Todos ellos fueron mordidos por murciélagos hematófagos chupadores de sangre”… Un tipo de quiróptero que actúan casi igual a los políticos de todo el mundo.

Como sea y fuere, según informa la prensa local, las muertes ocurrieron porque la comunidad sospechaba que estas estaban ligadas a la brujería. Caso los niños hubiesen sido encaminados de inmediato a hospitales de la región, probablemente ellos habrían sobrevivido, de acuerdo con lo mencionado por las autoridades sanitarias del gobierno peruano.

Aníbal Velásquez, el ministro de Salud de Perú, dijo que el gobierno ya decretara estado de emergencia en la región hasta que el surto de rabia logre ser contenido. Las autoridades comenzaron una campaña de vacunación contra la enfermedad trasmitida por los murciélagos a comienzo de febrero con la intención de inmunizar todas las comunidades indígenas.

Muertes injustas, ya que los pueblerinos de Loreto no sabían que los brujos no creen en el diablo según lo conoce la revelación cristiana, aunque no por eso dejan de recurrir a él, ya que la brujería implica por lo menos una búsqueda de la intervención de espíritus. Mismo así, quien abre la puerta a los malos espíritus queda involucrado con ellos, puesto que la brujería envuelve la creencia en una realidad invisible a la que el practicante queda atado… Ya el otro, el político o el vampiro, lo que busca es chuparnos la sangre… ¡Santo Dios!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Sabias Medidas Para Contener el Acoso


Por tratarse de un tema importante y extremamente delicado hoy día, vale aclarar que existen muchos factores que aumentan el riesgo de que alguien sea coaccionado con fines sexuales o que fuerce sexualmente a otra persona. Estudiosos del tema afirman que algunos de estos factores están relacionados con las actitudes, creencias y conductas de los individuos implicados, mientras que otros están muy arraigados en el entorno social, incluyendo las esferas de los iguales, la familia, la comunidad y la sociedad. Tales factores influyen no solamente en las probabilidades de sufrir violencia sexual, sino también en la reacción ante ella.

Por ejemplo, en la actualidad, el besar a una persona sin tener su consentimiento puede ser interpretado como acoso sexual. Por ende, el acoso sexual es genéricamente la manifestación de una serie de conductas compulsivas de solicitudes de favores sexuales con distintas formas de manifestación dirigidas a un receptor o receptora sin tener su consentimiento. Se puede aplicar a ambos sexos o a personas del mismo sexo; pero predomina comúnmente en los hombres que se mueven en ambientes de relaciones laborales, académicas, estudiantiles, que incluyen hasta el hogar. En muchos países es una figura delictiva punitiva que se pena según su gravedad y que puede incluir hasta la privación de libertad.

El acoso sexual no es más que una trasgresión a los derechos humanos que niega el principio de igualdad de trato y de oportunidades en el trabajo o donde sea. Por tanto, es una conducta que contraviene diversas disposiciones de la Constitución de muchísimos países. Es además un delito tipificado por códigos penales y una prohibición expresa a favor de la equidad entre mujeres y hombres.

El acoso de naturaleza sexual incluye una serie de agresiones que van desde molestias a abusos serios que pueden llegar a involucrar forzadamente actividad sexual. En base a estadísticas, ocurre típicamente en el lugar de trabajo u otros ambientes donde poner objeciones o rechazar puede tener consecuencias negativas.

Pues bien, si bien el susodicho de esta historia ya fue absuelto de una acusación de violación, según lo informa el sitio de la “BBC”, no en tanto éste ha recibido ahora la orden judicial de notificarle a la Policía con 24 horas de anticipación que planea tener relaciones sexuales y con quién.

El hombre, que actualmente vive en York, Inglaterra, y cuyo nombre no puede ser revelado por orden judicial, fue exculpado en 2015 durante un nuevo juicio tras haber alegado que la supuesta víctima había dado su consentimiento de mantener relaciones con él. Sin embargo, absuelto de una pena mayor, fue objeto de una orden de riesgo sexual provisional, inicialmente impuesta en diciembre, y extendida por cuatro meses a partir de ahora. Tal medida supone que esta persona debe avisar a la Policía sobre cualquier actividad sexual planificada y, de no hacerlo, corre el riesgo de enfrentar hasta cinco años de cárcel.

Conforme señala el documento, él “debe revelar los detalles de cualquier mujer incluyendo su nombre, dirección y fecha de nacimiento”. Además se establecen restricciones sobre el uso que él puede hacer de internet, teléfonos celulares y exige que informe a la Policía acerca de cualquier cambio de residencia.

Durante una audiencia judicial que será realizada en mayo, se decidirá entonces si esta orden provisional se convertirá en una decisión permanente que, en ese caso, la misma pasará a regir por un período mínimo de dos años a un máximo sin límite de tiempo.

Según explica el sitio de la BBC, las órdenes de riesgo sexual fueron instituidas en Inglaterra y Gales en marzo de 2015 y son medidas de carácter civil impuestas por jueces a solicitud de la Policía. Pueden ser aplicadas a cualquier individuo que, según la Policía, represente un riesgo de delito sexual, incluso si nunca ha sido condenado por un crimen.

Pienso que la resolución del juez inglés ha sido un avanzo y tanto que bien podría aplicarse por aquí para beneficio directo de los que sufren de acoso sexual y soportan conductas compulsivas de solicitudes de favores sexuales… ¿Quién sabe un día ese mismo sol no iluminará esta parte del hemisferio?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Vegetando Entre Piojos y Vampiros


Lo que la gran mayoría de hombres y mujeres aprendió, tal vez muchos de ellos por experiencia propia de la época que iban a la escuela, es que los piojos no pasan de una infestación inocua que en realidad no produce ningún impedimento serio, ya que esos minúsculos bichitos no transmiten ninguna enfermedad, salvo tener que rascarse. Con todo, existe una serie de mitos y creencias que preocupan a los niños, sus familias y sus maestros.

Por su vez, hago constancia de que el adjetivo “piojoso” suele ser aplicado no solamente a la persona o animal que tiene muchos piojos, sino que usualmente se emplea hacia la persona que merece desprecio, generalmente porque esta no ayuda a los demás. Pero si mal no recuerdo, este término inclusive suele utilizarse para referirse a la persona sucia y cubierta de trapos, así como a todos los harapientos, desastrados, zarrapastrosos y andrajosos que vemos por la calle… Excepto los políticos, claro, por estos estar incluidos en una categoría especial en la fauna de nuestro globo terráqueo.

Dejando un poco de lado todos estos deméritos hacia la imagen de cualquiera, lo que ahora se sabe, es que un caso extremamente raro de ser registrado, sucedió con una mujer que quedó gravemente anémica después de sufrir con una infestación de piojos. El detalle a tener en cuenta, es que estos vampirisimos bichitos simplemente le chuparon buena parte de su sangre. Y por si el cenceño leyente no lo cree, el registro de esta enfermedad rarísima fue realizado hace poco en la arenosa Arabia Saudita.

Esta succionada mujer, que tuvo su identidad preservada, descubrió qué era lo que la aquejaba después que fueron realizados diversos exámenes. De acuerdo con el periódico “Daily Mail”, los hambrientos piojos causaron la perdida de hierro en el organismo de esta joven de 22 años a través de la succión de las células rojas de la sangre.

Es de no creerlo, pero lo que se sabe, es que los síntomas de la enfermedad en la joven fueron bastante graves. Comenzaron con pequeños devaneos, los que de a poco se transformaron en palpitaciones, tontura, fatiga y, finalmente, en un fuerte dolor en el pecho. Empero, por ser inusitada, la causa de la anemia demoró para ser encontrada.

Antes de la causa real de los síntomas ser descubierta, se sospechaba que la joven apenas se alimentaba mal -en todos los sentidos-. Con todo, cuando finalmente dio entrada en el hospital, ella misma afirmó que pasó años tomando antidepresivos luego que su madre falleciera. Para sorpresa de todos los que la atendieron, los médicos se dieron cuenta que su depresión no tenía ningún tipo de relación con los piojos.

Así que, luego de realizar un examen minucioso en todo el cuerpo de la joven, lo único que los médicos encontraron fueron arañones considerablemente grandes en la cabeza de la paciente, además de millones de bichitos. Fue cuando descubrieron que estaba infectada de piojos y liendres que chupaban literalmente la sangre a través de las heridas que ellos mismos habían hecho en la región.

De tan raro, su caso acabó siendo registrado en la revista médica “BMJ Case Reports”. A continuación del inusitado descubrimiento, ella pasó por un tratamiento con champú especial, acompañamiento psicológico e ingestión de suplementos alimentares. Como resultado, pasadas algunas semanas, ella ya presenta una mejora considerable en relación a su peor periodo.

Esto me hace creer que un problema no es el problema. El problema es nuestra actitud frente al problema. Y por su vez razono que cada uno tendrá sus razones, y, como de costumbre, esas razones sólo cada uno las conoce, por lo que a veces es preferible no responder, ya que la boca es un órgano que será de más confianza cuanto más silencioso se mantenga. Así que, con estas u otras palabras se ha recordado aquí que todos los días pasados fueron vísperas y todos los días futuros lo han de ser también… ¡Famélico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Mitos que Sólo los Hombres Creen


Ya sea por demencia o por ofuscación, el género masculino ha heredado diversas creencias erróneas sobre lo que es intimidad y sexualidad que pudieran al fin acarrearles varios problemas de pareja durante su vida.

Pero claro que cuando hablamos de cuestiones sexuales, por lo regular, los hombres son los que se creen expertos en el tema; incluso, van presumiendo por la vida de que son ellos los que tienen el control absoluto en una relación.

Y es por causa de esa -mala- costumbre, que el género masculino ha adoptado una serie de creencias sexuales, las cuales ellos aun las consideran como una absoluta verdad, mismo que, a la larga, lo único que le ocasionan son complicaciones con su pareja… Un punto que sólo los abogados adoran.

No en tanto, buscando desasnarme un poco más sobre este asunto, y como lo explica el sitio “nosotras.com”, es que encontré que el psicólogo Les Parrot ha escrito el libro titulado “Crazy Good Sex”, en el cual se encarga de desmentir una serie de mitos que rodean la vida sexual de los hombres, y los que, posteriormente, bien que podrían desencadenar en una ruptura de cualesquiera apasionadas palomitas.

Por lo tanto, totalmente laso ante el usual pasmo y de las pituitarias obsesiones de las vírgenes prudentes, hoy les presento algunos de los mitos sexuales en los que aún creen los hombres:

Los hombres disfrutan más del sexo que las mujeres. Simplemente, este pensamiento denota una mentalidad machista y, si en realidad es así, los hombres estarán en problemas, pues lo único que esto develaría, es que no satisfacen para nada a sus parejas… Salvo, claro está, si ellos se regocijan manualmente ante exóticas fotografías, obvio.

El sexo se limita a la penetración. Esto no es verdad, ya que para las mujeres, el sexo empieza con las insinuaciones, los besos y las caricias, las cuales resultan excitantes y el escenario ideal previo al acto sexual… En esto, no hay que olvidarse que en cualquier polinomio, la suma de los valores es lo que resuelve la ecuación.

El mejor sexo es aquel cuando ellos toman la iniciativa. Los mejores resultados se darán únicamente cuando la pareja se esfuerza en conjunto por satisfacer las fantasías y deseos del otro. No basta con la acción de los hombres; también, las mujeres deben cooperar para expresar sus deseos y complacer el del otro… Sólo así quedarán satisfechos los dos… ¡Y cómo!

El sexo espontáneo es más placentero. Si lo haces a las carreras y limitado de tiempo, es probable que alguno de los dos se quede con ganas de más. Pero si ambos se ponen de acuerdo para una sesión programada, dicha experiencia sexual resultará inolvidable… En todo caso, dicen que siempre es bueno repetir el plato para no quedarse con hambre.

Buen sexo es la solución para una mala comunicación. Nada puede suplantar a la comunicación, pues es la base de cualquier buena relación. De hecho, si entre la pareja existe comunicación emocional, entonces la conexión sexual será superior. Tener sexo como forma de reconciliación se vuelve, a la larga, un tanto fastidioso y como tal, pierde su verdadero encanto… Cuchicheos en la oreja no vale, tá.

Sólo los hombres son quienes presentan deseo sexual frecuentemente. El que ellos vayan por la vida platicándole a los demás de sus encuentros amorosos y lo que hacen, no significa que las mujeres sientan los mismos deseos que el sexo contrario.
De hecho, está comprobado que lograr la excitación en la mujer resulta más complicado que hacerlo con los hombres, pues ellos en ese momento sólo están pensando en el sexo, mientras que ellas pueden distraerse fácilmente pensando en otras cosas… La pintura del techo, los muebles que hay que cambiar, las compras en el súper, etc., etc., etc.

El sexo con una sola persona se vuelve aburrido. Está comprobado que conocer a la pareja hace que exista mayor confianza entre ellos y, por tanto, hay más facilidades de poder experimentar otras cosas para cumplir las fantasías de la pareja, y con ello, alcanzar el orgasmo, dado el gran nivel de intimidad que existe. Una serie de investigaciones comprueban que aquellas personas que están casadas desde hace tiempo, mantienen mejores relaciones sexuales y con mayor frecuencia que otros que sólo buscan parejas ocasionales… Claro, nunca les falla, salvo en aquellos días.

El rendimiento es lo único que vale. Bueno, como dice en el sitio “cosasentremujeres.com.ar”: “el sexo es un viaje, no un destino” y por tanto, el “tiempo efectivo que dura, la calidad de la erección, la cantidad de orgasmos, no son lo único importante a la hora de tener sexo”. Lo importante es disfrutar de principio a fin la actividad, lo cual sólo se logrará a través de las experiencias y sensaciones que se vivan en el momento… Y caso te falle el susodicho o no tengas el suficiente poder durante el viaje, usa viagra, y pronto.

Los hombres siempre deben estar dispuestos. El que un día no te apetezca mantener relaciones sexuales con tu pareja, no debe preocuparte, pues quizá la rutina del día te ha dejado agotado y es preferible que digas “no”, a que tengas que hacer cosas por obligación que podrían derivar en malos entendidos… ¡Ah!, mágica pastillita.

El hombre siempre tiene que ser la parte activa de la relación. Es bueno que los hombres no tengan siempre el control de este momento tan íntimo, pues nuevamente es reflejo de una actitud machista. Es muy bueno cederle un poco de iniciativa a las mujeres, que de seguro siempre encontrarán la técnica adecuada para hacer sentir bien y satisfacer a sus parejas, brindándoles una nueva experiencia altamente placentera…

Este último punto, me hizo recordar a Napoleón, que mientras era retratado por Antoine Gros en la pintura “Ponte de Arcole”, el indómito general conoció Jeaninne Matroc, joven que, igualmente curiosa sobre la mano oculta, le preguntó el porqué de aquella misteriosa postura. Después de un delicado eructo dado por el general, y de notar como ella era bella, sobre promesas de dulces y golosinas, se la llevó para Fontainebleau y le mostró todo, incluso la secreta mano boba, lo que luego fue motivo de la verdadera separación de Josephine… ¿Idílico, no?

A %d blogueros les gusta esto: