A Todo Chancho le Llega su San Martín


Qué hacer, si los prejuicios y sobre todo las consecuencias de los prejuicios que toman la forma de marginaciones varias, son costados nefastos de la condición humana que han dado pie a espantosas matanzas y persecuciones implacables que han teñido de luto y sangre a la historia de la humanidad… A no ser, claro, que se le apliquen a los responsables por ello la ley y la justicia terrena, mismo que se demore una eternidad.

Apoyados en estos principios, los Promotores y el Ministerio Público de Schwerin, una ciudad de Alemania, acusaron formalmente a un supuesto criminoso de guerra nazista, de 94 años, por complicidad en la muerte de por lo menos 3.681 personas en el campo de exterminio de Bierkenau (Polonia), donde éste sirviera como enfermero en 1944.

Se afirma que las autoridades consideraran que este hombre está en condiciones mentales de responder a la justicia, a pesar de su edad avanzada. Mismo que en abril del año pasado, la justicia alemana ordenara su liberación después de ser decretada su prisión provisoria debido a su edad y estado de salud.

El promotor jefe, Hans Forster, explicó que para formular la acusación de complicidad de asesinato fue determinante el hecho del acusado saber que Auschwitz-Birkenau era un campo de exterminio, y que con su trabajo contribuía para el funcionamiento del lugar.

Según el promotor, no es necesario que el acusado, identificado apenas como Hbbert Z. por algunos medios de comunicación, tenga participado directamente de los asesinatos.

De acuerdo con la investigación, el acusado, originario del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, sirvió como enfermero en el campo de exterminio entre el 15 de agosto y el 14 de setiembre de 1944, período en el cual más de 3.681 personas murieron en las cámaras de gas luego de llegar en Auschwitz-Birkenau.

La decisión tomada el año pasado de poner en libertad el supuesto criminoso nazista, aconteció tres semanas después de decretada su prisión provisoria.

A pesar de la orden de prisión haber sido revocada, la investigación contra el siniestro enfermero prosiguió, por existir sospechas fundamentadas de su envolvimiento en las muertes de presos.

En un caso muy similar a éste, la Audiencia de Luneburg informó sobre la apertura, probablemente el 21 de abril, del juicio de un ex miembro de la SS (tropa de elite nazista) de 93 años, acusado de complicidad en la muerte de por lo menos 300 mil presos del campo de exterminio de Auschwitz.

El Ministerio Público de Hannover acusa al sospechoso de haber servido en el referido campo en 1944, cuando era encargado de etiquetar y aprender los equipajes de los deportados que eran encaminados para las cámaras de gas, una vez que estos eran considerados no aptos para el trabajo forzado.

De acuerdo con la acusación, el hombre conocía el destino de los deportados y contribuyó con su trabajo al Holocausto.

Además, recientemente el Ministerio Público de Dortmund formuló una acusación contra otro supuesto criminoso nazista de 93 años por complicidad de asesinato en ese mismo campo de exterminio.

Se estima que en Auschwitz murieron asesinados por los nazistas cerca de dos millones de personas, la mayoría de ellos judíos… ¡Por fin llega en hora buena la fuerza de la ley!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Sólo Quiero Saber Algunas Cosas…


No me interesa saber cómo te ganas la vida. Quiero saber lo que anhelas, y si te atreves a soñar con lo que tu corazón aspira.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu Luna. Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a nuevos dolores…

Quiero saber si puedes vivir con el dolor, con el mío o el tuyo, sin tratar de disimularlo, de atenuarlo ni de remediarlo.

Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones propias de nuestra condición humana.

No me interesa saber si lo que me cuentas es cierto. Quiero saber si puedes decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma…

Quiero saber si puedes ver la belleza, aun cuando no sea agradable, cada día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo y el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: “¡Sí!”.

No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza, agotado y magullado hasta los huesos, y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.

No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.

No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste. Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si en verdad aprecias tu propia compañía en momentos de vacío…

Oriah Mountain Dreamer

 

Puede que el carismático lector necesite tomarse un tiempo para responder a tantos cuestionamientos, o que el artículo requiera de sí varias relecturas para que logre asimilar su contenido antes de confesar sus debilidades que, por ser humano, ciertamente las tendrá… ¡Reflexione!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

La Primavera Árabe Llega a las Partes Pudendas


Puede sonar un poco extraño, pero todo se inició porque un grupo de mujeres egipcias resolvió unirse contra la mutilación genital femenina para intentar sensibilizar a los demás de su país sobre una costumbre nociva que continúa a ser practicada a espaldas de las autoridades y que muchos justifican como siendo un deber religioso.

Por tanto, una campaña lanzada por varias organizaciones egipcias para marcar la celebración del “Día Internacional de Tolerancia Cero Contra a Mutilación Genital Femenina” -también llamada de ablación-, tiene como meta principal erradicar de una vez por todas el tipo de drama como el vivido por la joven Wafae Abdel-Rahman.

En entrevista a la “Agencia Efe”, Wafae comentó: “Yo no quiero que mis hijas pasen por lo que yo sufrí. Eso, si es que algún día llego a tener hijos, porque tengo miedo de mantener relaciones sexuales con el hombre con el cual me case… Creo que no conseguiré cumplir mi papel de esposa junto a él” -mencionó.

Wafae, hoy una mujer de 26 años, tuvo que pasar, por las manos de un pariente médico, por la extirpación de los genitales externos cuando aún era una adolescente de 14 años, y eso, porque su madre los consideró “muy grandes”.

A pesar de vivir con miedo de lo que sentirá cuando se vea “desnuda delante de un hombre”, como ella misma explicó, relató con firmeza todo el proceso que fue obligada a vivir: “Recuerdo como mi padre decía para mi madre que no era necesario practicar la ablación, que yo aún era pequeña y no era necesario, pero ella lo mandó que se callara y se dirigió al médico y le ordenó sin remordimientos: ¡Corte!”, llegó a relatar Wafae, que confesó odiar su cuerpo que, según ella, quedó destrozado desde aquel día.

En el “Centro Canal para Estudios de Formación y Pesquisa”, responsable, junto con otras asociaciones civiles egipcias por esta campaña, se considera inconcebible que Egipto sea uno de los países con mayor número de mutilaciones genitales del mundo.

“Queremos que las mujeres hablen y nos cuenten sus historias. Tenemos docenas de chicas que cuentan su experiencia por diferentes ciudades del país, porque es preciso dejar claro que no hay ningún texto religioso que defienda la mutilación genital femenina”, llegó a advertir Omnia Arki, el porta voz de la ONG.

Por su parte, la “Organización Mundial de Salud” (OMS), declaró el día 6 de febrero como siendo el “Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, por considerar esa práctica “nociva y una clara violación de los derechos básicos de las adolescentes y de las mujeres”.

En Egipto ya hay leyes que penalizan la ablación, pero “eso no será útil hasta que se consiga sensibilizar las personas que viven arraigadas a esas creencias”, explicó Tareq Anis, presidente da “Sociedad Pan-Árabe de Medicina Sexual” y profesor de sexología en la “Universidad del Cairo”.

En junio de 2008, como consecuencia de la muerte de una adolescente que sufrió complicaciones después de ser sometida a la mutilación genital, la práctica pasó a ser considerada un crimen previsto en el Código Penal egipcio, con penas de prisión de tres meses a dos años de reclusión, y multas de hasta US$ 800.

“Pasé tres días con las piernas abiertas, sin conseguir moverme, y aun hoy recuerdo perfectamente cómo fue ese momento… Me afectó sexual, emocional, social y personalmente, y, principalmente mi relación con otros”, explicó Wafae.

Los datos actuales indican que esta práctica comienza a disminuir entre adolescentes y mujeres de la nueva generación, pero los especialistas se quejan que el número continúa siendo muy alto y piden que se sensibilice a la población sobre esta práctica cultural y no religiosa, advierten.

“Aún hay gente que piensa que eso es algo religioso y no es así, es cuestión de cultura y de tradición. En Egipto es practicada por musulmanes y cristianos, en cuanto que en Arabia Saudita, Indonesia o Malasia, ciertamente nunca oyeron hablar sobre mutilación genital femenina”, explicó Anis. El sexólogo acrecentó que, hasta poco más de tres años, el número de mujeres que sufría la ablación llegaba a los 98% en Egipto, pero hoy, garante, ya se puede hablar en 80%.

Los especialistas están de acuerdo que la regulación de la práctica debe ser acompañada de educación sobre las graves consecuencias de la mutilación genital, la que reduce el deseo sexual de las mujeres y no tiene ninguna utilidad médica.

Los últimos datos oficiales, de 2008, comprueban que el 91,1% de las mujeres con edades entre 15 y 49 años sufrieron la amputación del clítoris, lo que deja a Egipto en cuarto lugar entre los 29 países que realizan habitualmente esta práctica.

Estos números apabullantes acompañan la denuncia de la joven Wafae, que aún tiene “miedo de las relaciones sexuales el día que las tenga”… “Llego a tener pesadillas porque no sé cómo comportarme, como ser con mi marido, y tengo miedo del fracaso en mi vida amorosa” -declaró en su entrevista.

Nada más decir que en medio de tanto maltrato, tanto canibalismo y tanta indiferencia por los sentimientos ajenos, vemos surgir a veces gestos, detalles, frases, guiños y códigos perdidos que nos recuerdan lo mejor de nuestra condición humana… ¡Ojalá que el esfuerzo redunde en resultados positivos y sensibilice a los retrógrados!

(*) Siguiendo la misma línea y estilo del presente Blog, surge ahora “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, conteniendo apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo en: http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ Conjuntamente, continúa a su disposición mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Jungla de la Justicia Solidaria


Esa jungla peligrosa en la que se han convertido las grandes metrópolis del mundo aun esconde entre sus ciénagas de asfalto y sus imponentes arboledas de cemento, algunos restos de bondad, solidaridad y respeto; y en medio de tanto maltrato, tanto canibalismo y tanta indiferencia por los problemas ajenos, notamos algunas veces surgir gestos, detalles, frases, guiños y códigos perdidos que nos permite recordar lo mejor de nuestra condición humana.

No en tanto, para lograr un equilibrio y mejorar la convivencia social y obtener una sociedad que se acerque cada vez más a la justicia, la paz y la verdad, no hace mucho pasó a existir una figura socio-jurídica que se orienta no solamente a resolver conflictos sino que, además, procura educar a los ciudadanos para que estos se transformen en afanosos actores que buscan recuperar la armonía y la coexistencia mínima por sobre todo.

Se trata de la justicia de paz que, que aunque con experiencias diversas en toda la región sudamericana, mantiene algunos rasgos comunes tales como su carácter “lego”, pues esta no es ejercida por abogados y su naturaleza es conciliadora o mediadora, y por excepción se procede a juzgar en equidad, es decir, se ambiciona solucionar los problemas no solo desde la ley sino también observando usos y costumbres del lugar o criterios de justicia o equidad.

Otra característica de esa figura socio-jurídica, o tribunales de pequeñas causas, es su cercanía geográfica y cultural con los potenciales usuarios, pues la idea es contar con jueces que conozcan la realidad comunitaria, que hablen el idioma del lugar, -tan diverso en este continente-, que sean respetados por la comunidad e incluso sujetos a control social y nominación o elección con participación popular activa, o sea, son jueces conocidos por la comunidad donde el Estado únicamente apoya el desarrollo del proceso de elección.

Sus servicios son gratuitos dentro de un tope máximo estipulado, y en suma deben resolver los problemas vecinales o familiares, las conductas antisociales menores –contravenciones-, los pequeños conflictos económicos, entre otros.

Tanto la Constitución como el Código Orgánico de la Función Judicial insisten en este tema, pues la judicatura de paz es la instancia que resuelve aquellos conflictos individuales, comunitarios, vecinales y contravenciones.

Empero, su labor enfrenta ciertas limitaciones, como el control constitucional de las sentencias, o la cuantía que varía de país a país y que en media no puede ser superior a cinco salarios básicos unificados, proscribiéndose además la atención de casos de violencia intrafamiliar y sanciones privativas de libertad.

Vale destacar que el Consejo de la Judicatura es el encargado de crear estos juzgados y definir o determinar la circunscripción territorial en la cual ejercerán sus funciones las juezas y jueces de paz.

Lo que en resumen quiero decir, es que mismo que todavía subsistan personas capaces de pequeños gestos solidarios, se sabe que la solidaridad normalmente brota ante la desgracia y la hecatombe, pero no debería ser así, no deberíamos esperar terremotos, huracanes y cataclismos para recordar sólo ante lo horroroso de la catástrofe, que nuestra vida depende de un hilo y que todo lo que no compartimos y todo por lo que odiamos, agredimos y hasta aniquilamos a nuestros semejantes queda reducido a polvo de vanidades y muy poco tiempo después de haber desaparecido de la faz de la Tierra se desvanece luego de que nuestros herederos hayan gastado en tonterías lo que tanta lucha nos costó amontonar… ¿Da qué pensar, no?

A %d blogueros les gusta esto: