Edad Proterva


66-edad-proterva

Los más entendido afirman que um cuento, por más malo que éste pueda ser, debe incluir en sus líneas un grupo reduzido de personajes y contener un argumento que no resulte demasiado complejo, puesto que entre sus características debe aparecer la economia de recursos narrativos.

Respetando ese concepto, el que sigue a continuación busca encuadrarse dentro de ese prototipo.

…Ella ya tenía cierta edad, factor que comúnmente el gentío titula vulgarmente de “mujer vieja”. Siendo así, esta señora de edad avanzada, se encontraba sentada en un sofá, ya que ahora casi no se ven más de esas sillas-hamaca, que resultaría más apropiada para ella. Ese tipo de movimiento que ocasiona este tipo de silla, solía dejar a las mujeres de más edad de ánimo bien sosegado, por lo que muchos se preguntan si era esa oscilación lo que influía o si las viejas eran en aquel entonces más acomodadas.

Hoy en día todo ha mudado, y vemos que, mientras pueden, ellas se van a ánimo o a divertir a algún “club de la tercera edad” o a algún boliche de onda, y hasta hay de aquellas que consigue pretendiente, de lo que mucho se enorgullecen, sin importarse con la edad de estos, lo que en suma me parece muy bien: hay que aprovechar la vida hasta el fin. Ya habrá tiempo suficiente para estar muerto.

Pero eso son lucubraciones, ya que esto no tiene nada que ver con esta señora sentada en su sillón, que no era moderna ni salía de casa, mucho menos para bailar.

Era más bien del tipo de persona añosa que reclamaba de todo: que el café estaba frío, el bife muy pasado, la sopa no tenía gusto. Ciertas veces sentía calor, de inmediato frio. Abría y cerraba las ventanas. Quería tomar remedios a toda hora, mandaba buscar eso o aquello, después no quería ni eso ni aquello.

Resulta que un bello día se apersonó en su casa un primo para visitarla. En verdad, éste no le caía muy a gusto, pero al final de cuentas era pariente, y ella fue muy educada y lo trató bien.

Y así fue yendo la cosa: él aparecía un día que otro, de inicio medio espaciado. Después venía más seguido. Cierta oportunidad él fue convidado para almorzar, otro día para cenar. Los hijos de la mujer comenzaron a reclamar: es un exagero. Y ella siempre diciendo:

-Es él, quien se hace convidar.

Resulta que un determinado día, el primo le preguntó si podía quedarse a dormir en su casa, pues su hija había salido de viaje. Llegó con una maleta medio grande…

-¿Por qué será que se trajo esa valija enorme llena de ropas?, -se preguntó la mujer sin exaltarse con ello.

Lo cierto, es que su primo se instaló, y los hijos de ella preguntaron:

-¿Y eso, mamá, qué significa?… ¿Por acaso pretende quedarse a vivir contigo?

Ella, sonriendo, respondió:

-No, es solamente mientras su hija está viajando.

Un mes después la vieja señora dejó de sentarse en su sillón, retiró sus mejores ropas del armario y fue a pasear de brazo dado con su primo, el que no arredró pie de su casa, y ella de lo más contenta.

Anuncios

No Sea Infeliz por no Saber Matemáticas


De chicos, a la mayoría de los estudiantes se le ponen los pelos de punta y sudan la gota gorda cuando les toca la clase de matemáticas y/o rendir examen de tan aterradora materia. Evidente que estos mismos no comprenden que el estudio de las matemáticas tiene gran importancia en la vida, puesto que sus analíticas cuentas son fundamentales para el desarrollo intelectual futuro de la persona, ya que los ayudará a ser lógicos, a razonar ordenadamente y a tener una mente mejor preparada para el pensamiento, la crítica y la abstracción.

Hasta puede resultar difícil encontrar una definición completamente abarcadora del concepto de matemática. En la actualidad, se la clasifica como una de las ciencias formales -junto con la lógica-, dado que, utilizando como herramienta el razonamiento lógico, se aboca el análisis de las relaciones y de las propiedades entre números y figuras geométricas… Principalmente, ¡las llenas de curvas espectaculares!

Por tanto, uno debe tener en cuenta que las matemáticas ayudan a configurar las actitudes y valores que garantizan una solidez en nuestros fundamentos, seguridad en los procedimientos y confianza en los resultados obtenidos. Todo esto crea en las personas una disposición consciente y favorable para emprender acciones que conducen a la solución de los problemas a los que se enfrentan cada día.

A su vez, las matemáticas contribuyen a la formación de nuestros valores, determinando nuestras actitudes y conducta, sirviendo como patrones para guiar nuestra vida, como sería un estilo de enfrentarse a la realidad lógico y coherente, la búsqueda de la exactitud en los resultados, una comprensión y expresión clara a través de la utilización de símbolos, capacidad de abstracción, razonamiento y generalización y la percepción de la creatividad como un valor.

Pero será que el leyente ya se preguntó: ¿Es posible medir con ella la felicidad?

Pues le diré que algunos sabios británicos acreditan que sí. Diría que aun más que ello: esos mismos acaban de crear una ecuación matemática que hace posible medir la felicidad, puesto que ellos relacionaron el nivel de satisfacción del cerebro delante de inúmeras posibilidades de elección… Que no debe confundirse con erección, ya que en ciertos casos para ella no hay trigonometría que ayude.

Puede que el calculista lector no acredite, pero el estudio acabó de ser publicado en la revista “Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los EUA” (PNAS, por su sigla en inglés). Así que, de acuerdo con el informe, la sensación de felicidad ocurre cuando conseguimos un desempeño mejor que lo esperado delante del pavoroso dilema riesgo-recompensa. En todo caso, para asentar mejor el estudio, estos científicos analizaron las imágenes de los circuitos cerebrales ligados al bienestar y al placer. Por lo que después de examinar los datos, los científicos montaron una ecuación.

Para llegar a esa ecuación, los versados expertos pidieron a 26 voluntarios la realización de tareas con recompensas monetarias. Por veces, ese premio era garantido. En otras, envolvía riesgos. Junto a esto, los cerebros de los participantes era escaneado durante la realización de las tareas. Finalmente, ellos concluyeron que las expectativas y la recompensa efectivamente recibida eran determinantes en el nivel de felicidad.

Sin embargo, no se puede dejar de lado algunas conclusiones sobre el estudio. Por ejemplo, la felicidad es siempre relativa. El segundo punto es sobre las expectativas: quien espera demás de las situaciones tiende a decepcionarse con el resultado obtenido… Principalmente, cuando está sin ropa.

No en tanto, el último punto es sobre riesgos posibles y existentes: la felicidad tiene mucho que ver con la cantidad de riesgo uno está dispuesto a correr para que el “saldo” entre la expectativa y el resultado sea mayor… Por lo que, según apunta el geométrico de mi vecino, se necesitaría tener un globo de cristal para encontrar la solución de la ecuación… Ahora, con la mano en el corazón, ¿usted es capaz de medir su propia felicidad?

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Romance Online es Caso Febril


Por más modernos que sean los tiempos actuales, llegando al punto de que hasta mi abuela está diuturnamente conectada en Facebook, en la mente multitudinaria fluctúa una duda cruel sobre si los relacionamientos iniciados en internet pueden merecer el mismo respeto que los noviazgos tradicionales. Elemental decir que algunas personas pueden discordar, entretanto, los números indican que los cortejos online son una tendencia cada vez más fuerte, por lo menos en los Estados Unidos y Canadá.

Para el gentío puede que le suene medio estrambótico, pero de acuerdo con una investigación realizada por el profesor de sociología de la “Universidad de Stanford”, Michael J. Rosenfeld, de las parejas formadas en los EUA entre 2007 y 2009, nada menos que el 2% de los pares heterosexuales y el 61% de las parejas del mismo sexo se encontraron online. Esos números prueban que la fiebre de relacionamientos catalizados por la red mundial de computadores está apenas comenzando, mismo que algunos cuantos insistan en seguir remando contra la corriente.

Por si acaso usted hace parte de esa nueva ola, puede que ya tenga pasado por algunas de las situaciones que me tomé la molestia de reproducir a seguir; y si no lo es, igual sirve para quedar de sobre aviso y antenado en lo que ocurre:

Sí, nos conocimos de verdad – Cuando uno se refiere a alguien como “su amigo”, y las personas indiscretas preguntan: ¿calma, de cuál amigo estás hablando?, y luego uno tiene que explicar que en verdad todo comenzó en la web; generalmente esos preguntones insisten en decir que ustedes dos no se conocen realmente. Es ahí cuando uno piensa: ¿será que millares de horas trocando mensajes, llamadas, y encuentros por Skype no cuentan? Definitivamente, es posible conocer a alguien que uno nunca encontró al vivo y en directo, ya que muchas veces acabamos conociéndolos mejor de que los amigos que uno encuentra todo día. Puede sucederle.

Sí, tengo certeza de que él no es un viejo tarado – Después que surgieron los rumores de jovencitas indefensas que conocieron tíos tarados disfrazados de galanes en Internet, todo el mundo encanó en la idea de que relacionarse online es peligroso. Calma, también no es necesario extrapolar. Si fuese tan peligroso así, no tendría tanta gente tratando el propio Facebook como su “Querido diario”… ¿No es verdad?

No, no hablamos de la “vida real” – Ok, uno gasta un tiempito hablando sobre todo lo que está aconteciendo a nuestra vuelta. No en tanto, eso no significa que la amistad está basada en lo que acontece fuera del universo que los dos crearon. De hecho, la mayoría de las conversiones entre las parejas que se relacionan online no tiene nada que ver con lo que está aconteciendo en la vida real, y es por eso que muchas personas curten la idea. En realidad, uno bien puede conversar sobre algo que está completamente desconectado de las cosas que tenemos que lidiar todos los días.

No, aun no nos encontramos, pero eso no importa – Quien curte envolverse en relacionamientos online, o simplemente dio suerte de encontrar a alguien “para toda la vida” en Internet, ya tendrá escuchado un amigo preguntar si ustedes “por lo menos ya se encontraron personalmente”, cuando en realidad, por lo menos al inicio, es medio obvio que ustedes aún no se encontraron. Es justamente cuando uno necesita colocar la mano en la consciencia: yo nunca encontré a Kate Upton en persona, ¿pero hay necesidad? Por lo visto, la sensación es la misma cuando uno encuentra a alguien que curte y comienza un relacionamiento online sin conocerla en carne y hueso.

No, no es una extraña – No hay nada peor que alguien referirse a su amigo online como un “extraño”. ¡Hola! Planeta Tierra llamando: necesitamos actualizar nuestro concepto sobre relacionamientos digitales en la sociedad, pues estamos en 2014 y eso es ofensivo…. ¿Comprende? Ofensivo.

Uno se siente culpado cuando no llega su WhatsApp – “Necesito ir a casa y ligar el Skype para hablar con mi….”. Si usted se levantó de la mesa con esa, obviamente irá oír: ¿para qué, si ustedes se pueden encontrar? Es cuando uno tiene que explicar toda la historia, hablar como se conocieron, defender sus motivos. Y es justamente ahí que uno parecerá un insano. Es muy difícil tener a alguien que está a millares de distancia de su vida y la culpa que uno siente cuando no llega el maldito WhatsApp o cualquiera que sea el medio de comunicación entre los dos, parece ser indescriptible.

Recibir correspondencias, es como el anillo de compromiso para quien está comprometido – No existe momento más emocionante de que finalmente recibir aquel paquete por correo tan esperado del enamorado online. Si por acaso usted ya está en ese estigio, las cosas están comenzando a ponerse serias entre los dos.

Nadie va a entender, pero todo bien – No importa cuántas veces uno intente explicar para los amigos y familiares lo cuanto el relacionamiento online significa para uno, nadie lo irá a entender completamente; a no ser que ellos también tengan pasado por esa experiencia.

Bueno, avisado usted está. En todo caso, quien sabe un día que las cosas se encajan de vez y los dos logran encontrarse personalmente; si ocurrir, tenga certeza que todo el mundo desistirá de incomodarlo… Inclusive yo.

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: