Algunos Mudan Después de Casar


Para toda fémina ya fue casada o vivió algún tiempo con un sujeto, por supuesto que ya puede tener una idea de lo que diré. El caso es que una vez que se ha sellado un compromiso, por así decir, las personas acaban entrando en una zona de confort que puede ser más tóxica para el casamiento que tomar mate con hojas de ombú, o de cualquier otro daño que uno pueda imaginar.

Algunos masculinos afirman que la raíz de la cuestión no está realmente ubicada en un tubérculo, y que las vicisitudes ocurren por causa de la maldita enfermedad de Alzheimer que ataca tempranamente al hombre, en este caso: marido, pareja, novio eterno o como se le antoje clasificar al compañero perpetuo.

Pero parece que no es así, pues la especialista en relacionamientos Dra. Heavenly Kimes, se le ha dado por afirmar que: “No existe nada más estresante que el hecho de saber de memoria la rutina de su pareja”. Por lo que ella recomienda a las esposas de los olvidados a “mantener siempre a su pareja intentando adivinar el siguiente paso que ella dará”… Mismo de tacos altos o chancletas.

Lo ha dicho en la revista “The Stir” con la sana intención de que la mujer tome de vez la delantera en su relacionamiento, donde también les relató cuales son los gestos y actitudes del hombre que comúnmente van desapareciendo durante el relacionamiento. Por tanto, como la disculpa del mal de Alzheimer parece que ya perdió fuerza, vale que el distraído lector confiera lo que la doctora apuntó:

1) Andar al lado de ella – Parecería que eso es una cosa que acostumbra dejar a las mujeres confusas, puesto que la explicación es siempre la misma. Él le dice que anda más rápido, ya sean sólo tres o cuatro pasos adelante, porque sus piernas son más largas… Que ilusa, pobres.

2) Abrir las puertas para ella – Muchos maridos ni siquiera lo hicieron al comienzo del noviazgo; entonces, honestamente, hoy día las esposas se quedan sorprendidas cuando eso acontece. Pero al final de cuentas, ¿no deberíamos todos abrir las puertas para el prójimo? Con eso en mente, da para percibir lo cuan especial es la gentileza de colocar a los otros en primer lugar.

3) Llevarla para pasear – Es sabido que en todo buen casamiento, las parejas siempre encuentran un tiempo para pasar algunos fines de semana fuera de casa. Las cosas simplemente son así. Por tanto, si usted paró de hacerlo, no es una buena señal.

4) Comprar regalos para ella – Ni todo casamiento tiene un foco para regalos, o plata que sobre al fin de mes. Sin embargo, es de amplio conocimiento que hay mujeres que no están ni ahí con lo que su marido le pueda comprar, con tanto que él sea cariñoso, la escuche y le sostenga su mano seguidamente. Pero también está el hecho de que traerle dulces, flores o una pequeña joya de vez en cuando, es capaz de promover GRANDES emociones… Y la supuesta recompensa en la horizontal, lógico.

5) Sujetar su mano – Este es un gesto tan simple, y tan importante. Tomar la mano de ella anuncia para el mundo que ustedes son una unidad inseparable. Significa que él quiere tocar la mujer que lo hace feliz. Encima de todo, nos recuerda los primeros días del relacionamiento, cuando era imposible uno se cansar del otro y pensábamos que una hora ya era tiempo demás para permanecer lejos uno del otro… Y hacer aquello… Pero el maldito tiempo acaba por perjudicar esas cosas.

6) Le decir ‘yo te amo’ – Al comienzo era tan fácil pronunciarlo. Y uno decía “yo te amo” porque realmente quería a su pareja. Más bien, porque uno estaba tan metido, que uno u otro era todo para sí… Pero con el tiempo, la cosa muda.

En todo caso, de acuerdo con esta perita en cosas de parejas, uno no debe olvidar lo cuanto las palabras significan; y recomienda: “Eleve su pareja”… “Muéstrele que usted ama con palabras de afirmación. Haga elogios para él o ella tanto cuando los dos están solos cuanto en la frente de todos”.

No sé, depende, porque algo más se habrán de decir el uno al otro, y calculo que muchos darían no sé qué por saber lo que estarán cavilando cuando los rostros de ambos se muestren serenos, ya que al mismo tiempo puede ser la fisonomía de alguien que no está completamente en sí, la de alguien que ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo… ¡Sacrosanto dilema!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Motivos que Terminan con su Relación


Parece que otra vez estoy tocando la misma tecla, ya que es evidente que durante siglos ya se ha gastado mucha saliva, tinta y papel para asentar que la finalización de un relacionamiento amoroso siempre es difícil, aunque variando, obviamente, los motivos de cada desenlace. De cualquier manera, creo oportuno dedicarle dos dedos más de prosa a este delicado asunto, ya que el impulso que lleva cualquier relacionamiento a su fin, parecería que para algunos inconscientes los motivos no les quedaron muy claros.

Tal vez por estar inspirados en esas crueles dudas, es que el personal de la “Men’s Health” se encargó de compilar una lista de situaciones que conspiran para el fin de los relacionamientos, no obstante, según lo mencionan con antecedencia, la opinión a que llegaron se basa en la óptica femenina. Incluso, comentan cuales son los crímenes que uno comete para lanzar la relación para el espacio antes mismo de ella comenzar. Por tanto, si la curiosidad ya le está carcomiendo las entrañas como si fuese un ácido desoxirribonucleico, a seguir enumero algunas de esas demasías que el hombre comete.

Coquetear con las amigas de ella – La única cosa peor de que ponerse a conferir el cuerpo de otras mujeres en la presencia de ella, es coquetear con alguien de su grupo. Eso puede sonar divertido para uno, pero para la mujer es algo inadmisible. Claro que ella adorará saber que usted puede hacer parte de su grupo de amigos, sin embargo suele resultar al contrario si percibir que usted está babando aquella amiga de “legging”. Ser legal con sus amigas está liberado, desde que uno no deje de dar la debida atención a su enamorada. Al final de cuentas, ella necesita saber que usted sólo tiene ojos para ella.

Querer controlar cada centavo – En realidad, en el mundo de hoy día las mujeres son plenamente capaces de pagar la cuenta. Algunos piensan que ellas deberían ofrecerse siempre para colaborar. Entre tanto, si usted insiste en tratarla bien, hágalo sim reclamar. A ninguna chica le gusta salir con un tipo que discute precios el tiempo todo, que paga con moneditas o que va al baño en la hora de pagar la cuenta. Todos sabemos que nuestra cuenta corriente tiene un límite, pero siempre es posible ser un caballero sin salirnos del presupuesto.

Sofocarla – Durante la fase de luna de miel es así: uno quiere pasar cada minuto con ella. Seguramente que ella también, pero puede apostar que igualmente desea que usted tenga su propia vida. Si uno aparece en todas las aulas de yoga o en los “happy hours” de su grupo de trabajo, o donde sea, ella puede comenzar a sentirse sofocada. Al contrario de lo que se piensa, en esos períodos es mejor uno hacer planos por cuenta para esos durantes y encontrarla más tarde. Al final, ¿cómo ella irá sentir nostalgia de usted, si está siempre que ni un chicle pegado a su lado?

Uno demuestra estar poco interesado – Todas las mujeres quieren seguridad cuanto a los sentimientos de un hombre. Si uno no es cariñoso, ira dejarla con dudas sobre lo cuanto está comprometido con el relacionamiento, y eso puede que las haga sentirse tentadas a acabar con todo antes que uno tenga tiempo de reaccionar. Para evitarlo, entre tanto, no necesitamos ser pegajosos o lanzarle miradas profundas. Intente elogiarla, asegurar su mano, decirle lo cuanto siente su falta, o simplemente dejar que los codos se toquen al dividir el postre. ¿Quién sabe? Todas esas cosas son pequeños señales de atención que pueden levarlo más tarde a una última señal de afecto: el sexo.

No tener palabra – De repente usted menciona que gustaría de levarla a cenar el próximo sábado -pero eso fue antes de conseguir ingresos para un determinado partido-. ¿Qué debe hacer enseguida?… Ni piense en fingir que se olvidó de la cena o actuar como si no fuese firme de palabra, una vez que usted nunca termina lo que comienza. Cuando uno vacila, ella presupone que uno es falso o apenas un idiota. En otras palabras, la próxima vez que usted aludir la idea de salir, seguramente ella no ira pestañear para devolverle el golpe en el acto. En todo caso, encare la situación como hombre maduro y llámela. Dígale que lo siente mucho, y que tendrá que remarcar el encuentro para la semana siguiente. Esa actitud revelará que usted realmente tenía la intención de levarla para cenar, y eso le agradará. No en tanto, certifíquese de la semana entrante cumplirá con lo combinado.

Querer darle un ultimato – A todo el mundo le gusta tomar su propio rumbo. Pero si ella no está preparada para el compromiso, no la amenace con esa historia de “pegar o largar”. Forzarla a tornar “oficial” el caso entre ustedes solamente ira apartarla. Tente ser paciente y mantener el canal de comunicación abierto. Pero si acaso ella no da el próximo paso, la respuesta es obvia, mi amigo.

Andar de “ti-ti-ti” con a su ex – Volver con la ex nunca fue una buena idea, Pero reencender una amistad no sólo es posible como saludable -con tanto que su actual no se quede con la vela en la mano-. Vale la pena mantener esa onda a través de chats y mensajes de texto con su antiguo “affaire”. Pero si por acaso acaba reencontrándose con ella, de un toque para su actual enamorada con antecedencia. Dígale el horario y local -y hasta vale convidarla por si ella quiere ir junto. El relacionamiento con su ex necesita ser 100% transparente para que su nueva pareja sepa que no hay motivos para celos. Si mismo así ella no está convencida cuanto a esa situación, limite todavía más su conversa con la ex. Eso demuestra que la actual es la nueva prioridad en su vida, e su ex pasó a ser llamada así por algún motivo.

Empero, ja con un ojo psicoanalítico me diciendo que “si” en cuanto el otro me dice que “no”, juzgo que en estos instantes de espasmódicas revelaciones, se puede revelar sin sorpresa que, al fin de cuentas, además de las perfumadas verdades habituales que aquí escribo, nada nada mudó tanto en nuestras vidas… ¿No concuerda?

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: