Atrás de los Santos Orines de Cada Día


Cuando se nos da por abrir un vespertino, con suspensión notamos que algunas de sus informaciones vienen impresas con falsificación de cabo a rabo, o que estos contienen solamente noticias agradables y artículos optimistas. Imagino que sea para que el pobre lector no tenga que sufrir con los terrores del mundo y sus promesas de empeorar, y por ello buscan explicar y demostrar con letras grandes que la crisis económica va menguando y que los bolcheviques tuvieron que rendirse a la evidencia de las virtudes americanas.

Afortunadamente el mundo puede satisfacer todos los gustos, por lo menos esto es lo que pienso, aunque comprendo que muchos no sepan apreciar de igual modo lo que leen, pues no obstante tengan sus preferencias, no pueden elegir las noticias y se sujetan a lo que le dan.

Pero muy distintas pueden llegar a ser esas noticias dependiendo del ojo del que las lee, cuando sólo lo aprovechable encanta con parágrafos serenos, pues al fin todo es armonía en la tierra después de garantizados los dividendos y los intereses… Si el amigo leyente no piensa así, respeto su determinación, aunque si supiese que en una de las cafeterías de Starbucks de Hong Kong, situada en el lujoso araña-cielos del Bank of China, usaba agua de un baño para preparar el café de sus clientes, tal vez mude de opinión.

Así pues, conforme muestra una materia del sitio norteamericano “Huffington Post”, una vez que fue abierta en 2011, los funcionarios de la tienda iban hasta un garaje vecino con un carrito lleno de recipientes vacíos. Al volver a la tienda, ellos filtraban y hervían el agua. Pero para dar cuenta de la demanda de la tienda, los funcionarios tenían que buscar agua en el edificio vecino cerca de 70 veces por día, según el reportaje del periódico “Hong Kong Daily”.

No en tanto, no piense el lector que era una fuente cualquiera, pues el estabelecimiento, para preparar las bebidas, usaba el agua de una canilla que estaba tan sólo a dos metros del sanitario,

Por su vez, Wendy Pang, portavoz de Starbucks, garante la cualidad del agua, explicando lo inexplicable cuando apunta: “a pesar de retirada de la canilla de un baño, esta cumplía las exigencias de la vigilancia sanitaria de Hong Kong después del filtraje y hervor. Eso se debe a que como la tienda no tenía una fuente directa de agua, se utilizaba de la fuente más próxima.

La situación causó indignación entre los clientes de la empresa, al punto que uno de sus clientes posto en el perfil de Starbucks en Facebook el siguiente comentario: “Starbucks gana ríos de dinero y mismo así optó por hacer los cafés con el agua de una canilla de un baño, en vez de comprar agua mineral. Pagamos algunos dólares por un café y a cambio recibimos falta de respeto para con nuestra salud”.

Por otro lado, como precaviéndose de futuros problemas en esas latitudes, se ha decretado que los hombres que no tengan buena puntería urinaria al utilizar los baños públicos en la metrópolis china de Shenzhen (sur del país), pasarán a ser multados a partir del mes que viene, conforme informó esta semana un funcionario de la municipalidad de dicha ciudad.

De acuerdo con lo indicado a la agencia AFP por este acólito funcionario público, a partir del mes que viene “una utilización inconveniente de los baños públicos será punida con una multa de 100 iuanes (12 euros) por las autoridades”.

El proyecto de ley municipal consultado por la AFP no informa a partir de que cantidad de orina lanzada para fuera del urinario, el tolo usuario quedaría expuesto a la multa ni como la infracción será constatada.

Ante tales hechos, los internautas chinos no tardaron en criticar el anuncio de la ley en el sitio de micro-blogs “Weibo” y pasaron a ironizar la posibilidad de un ejército de inspectores de baños… Como por ejemplo: “Serán creados muchos puestos nuevos en la función pública”… “Habrá un vigía atrás de cada persona que orinar para verificar si ella está mirando bien”.

Sólo me falta afirmar con total convicción, que para algunos puede llegar a ser extraño tener que ponderar las realidades de la vida sin utilizar masivas y balsámicas dosis de elixir surreal, y sin utilizar como orientador la aparente causa formal de reflexiones cotidianas ahumadas por el censo crítico… ¿No es maravilloso?

(*) Si es de su interés continuar a entretenerse con otras lecturas amenas, mi adicto leyente, tiene varios de mis libros impresos o en versión e-book, disponibles en el sitio web: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Deschavando al Mentiroso


Siendo motivo de adoración y polémica, la capacidad de disimulación del hombre o la mujer parece no conocer sus límites. Digo esto, porque sabemos que aquellos que garanten que no mienten, ya están mintiendo, y son pocos los que toleran ese tipo de comportamiento, aunque también estén sujetos a faltar con la verdad.

Pero en cuanto por las calles nuevas corrientes filosóficas ya osan afirmar que la mentira es tan natural cuanto respirar, los especialistas mundanos todavía defienden que ese tipo de comportamiento es fruto de la inseguridad y de la ganancia de la persona.

“Muchos mienten cuando se sienten presionados y buscan en la falsedad una forma de librarse de esas presiones; empero, otros necesitan esconder sus limitaciones o impotencias. Y hasta hay de aquellos que aprendieron como tirar ventajas con las mentiras”, afirma la psicoanalista Dra. Solange Quintanilha.

Por otro lado, sin la mentira, la convivencia parece ser imposible, ya que vivimos en “una sociedad de seres extremamente débiles, donde un pequeño elogio los eleva a los cielos, bien como una pequeña crítica los manda directo para el inferno”, defiende el psicólogo Odair J. Comin.

Claro que la mentira puede tener piernas cortas, aunque por lo visto últimamente ella está acelerando el paso. Caso contrario, tres cuartos de las mentiras contadas en los Estados Unidos, no pasarían desapercibidas. Aunque quede supeditado que la gran mayoría de ellas son inofensivas y ampliamente comprensibles, como: “me atrasé por causa del tránsito” y “no había señal para el celular”. Pero como a nadie le gusta ser engañado, queda la pregunta: ¿existe alguna manera de desenmascarar al mentiroso?

¿Y a quién le gusta de ser engañado? Sé que el albedrío del lector encontrará la respuesta, pero vale considerar que el sitio “AreaH” ya se tomó el insidioso trabajo de formular algunas exhortaciones elaboradas en conjunto con los especialistas en estos metafísicos asuntos, y nada más que para intentar saber cuando alguien nos está mintiendo. No se olvide que los indicios pueden aparecer, también, cuando un individuo omite una información importante. Entonces, aprenda en definitiva como detectar mentiras y no ser nunca más el último imbécil en quedar sabiéndolo. Vea a seguir las recomendaciones:

Contexto y Carisma – Antes de detectar cualquier señal, el contexto de la situación es lo que muchas veces condena a los inocentes y tira del juego a los verdaderos responsables por una mentira. Como un ilusionista, el mentiroso astuto intenta por impulso desviar la atención de los asuntos y situaciones que puedan revelar sus intenciones. Si usted no permite que el carisma afecte su atención, tendrá más chances de percibir mudanzas sutiles de comportamiento.

Mirada – Lugar común es mirar siempre a los ojos al hablar, pero ni siempre ese es el caso, ya que el otro individuo pode ser tímido. No en tanto, no es difícil entrenar su reflejo para controlar su mirada con firmeza en cualquier ocasión. Algunas veces hasta un jefe severo ya es capaz de enseñarte a como hacerlo. Por tanto, sea con su mirada penetrante o superficial, solamente combinándolo con el punto siguiente, es que su vistazo puede denunciar al susodicho.

Lenguaje Corporal – La postura, las expresiones faciales y los gestos también son condicionales a la voluntad de quien miente. Sin embargo, para esos individuos no se trata de una tarea fácil cuando una historia convincente todavía tiene que ser contada. La tensión generada por el riesgo que la mentira representa, puede provocar sudor, enrojecimiento y pequeños espasmos o movimientos fuera de lo común en los músculos del rostro y en los miembros del cuentero… ¡No! Aquel no.

Voz – Está cierto que mudar el tono de voz en medio de una conversación fluida, es prácticamente asumir una mentira. Entre tanto, el silencio es el último recurso de los desesperados: un discurso cortado por pausas, da tiempo suficiente para que el cerebro crie versiones alternativas de los hechos.

Contradicción – En realidad, todos los puntos anteriores componen una grande contradicción, una vez que la mentira se trata de una ficción creada sin llevar en cuenta todas las variables de la realidad. Por tanto, en general, el asunto es observar o no los gestos, ya que cada paso premeditado del conversador contienen trazos de incongruencia con la situación que se desenvuelve. Por ello, busque por patrones y permanezca atento.

En todo caso, yo pienso en las hipótesis de que si ellas, las mentiras, faltasen, ante sí mismo y ante el mundo, tanto material como moralmente, quien nos ira a reconocer como Quinto Imperio, si somos despojados, engañados y nos dejan como “ecce homo”, pueblo del dolor, tendiendo las manos humilladas hacia la limosna del siglo, que por ahora aun nos permite seguir la vida… ¿Habría que verlo, no?

A %d blogueros les gusta esto: