La Tecnología del Demonio


La primera cosa que me vino a la cabeza, fue la obra literaria escrita por Gabriel García Márquez: “Del amor y otros demonios”, publicada en el año 1994, en la cual este grande literato nos relata la historia de Sierva María de Todos los Ángeles, quien habría sufrido grandes calvarios a lo largo de su corta vida. La acción de la novela transcurre en Cartagena, Colombia, donde todavía la tecnología moderna de comunicación no estaba a disposición de la protagonista Sierva María, hija del marqués Casalduero.

Siendo así, luego pensé en la trilogía “Halo”, de Alexandra Adornetto, y hasta en la saga “Oscuros”, escrita por Lauren Kate y publicada en 2009, que habla de ángeles caídos. Después, en “Cazadores de Sombras”, el nombre de la saga escrita por Cassandra Clare, llena de todo, desde ángeles y nefilims a lobos, vampiros y demonios. Pero como tampoco encontré lo que buscaba, enseguida especulé sobre la trilogía “Sweet Evil”, de Wendy Higgins, donde también hay ángeles, demonios, espíritus, etc., y además hay romance… Pero no hay telefonitos celulares. ¡Ah!, sin olvidarme de pensar en Dan Brown con todos sus “Ángeles y Demonios”.

Sinceramente, confieso con dolor en el alma, que no logré descubrir -tal cual un Charles Darwin un poquito más moderno-, cualquier eslabón perdido que uniese el asunto a cualquiera de las obras que rememoré; por tanto, lo único que me resta es contarles de manera escueta la argucia del sacerdote Marian Rajchel, un clérigo residente en la ciudad polonesa de Jaroslaw,

En realidad, este santo hombre de Dios está teniendo problemas inusitados con la tecnología moderna; y no piense el leyente que es por causa de no saber usar esos aparatitos con 3G o 4G. Más bien, sus embarazos se deben a que el religioso está recibiendo malcriados mensajes de texto, nada menos que del propio demonio.

En todo caso, sus complicaciones comenzaron cuando a este eclesiástico se le ocurrió realizar un exorcismo en una adolescente, ya que el procedimiento de sortilegio no le salió como debía; y desde ese entonces el exorcista pasó a recibir en el celular de la jovencita varios SMS enviados directamente por Satanás… Por lo menos así lo afirma el eclesiástico.

En una entrevista al periódico inglés “Daily Mail”, el propio Rajchel afirmó: “El autor de esas mensajes es un espíritu maligno… Muchas veces, los dueños de teléfonos celulares no tienen noción de estar siendo usados de ese modo. No en tanto, en este caso esto es muy claro”, señaló el padre Marian al reportero del periódico inglés. Además, añadió en su declaración, que “el demonio no hace ceremonia en usar las nuevas tecnologías para asediar a las personas”.

Como evidentemente usted no es el único a no dar crédito a esta engañifa, es que el rotativo anglosajón, preocupado con la consideración de sus lectores, llegó a publicar el contenido de una de los mensajes recibidas por el padre polonés: “Ella no saldrá de este inferno. Ella es mía y cualquiera que rezar por ella ira morir también”.

El padre Rajchel lo desafió, y respondió que rezaría por la jovencita, pero obtuvo otra respuesta malcriada: “Cállese la boca, predicador. Usted no es capaz de salvar a sí mismo. Idiota. Viejo predicador patético”.

Una vez enterado del asunto, se lo comenté al tecnológico de mi vecino, mencionándole que siendo así, quizás mañana Satanás ya tendría su propio sitio en la web, pero él me tranquilizó diciendo: “No, da por seguro que esos mensajes son de algún ex noviecito de la nena”… ¿Será?

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Evite la Falta de Sociabilidad en Internet


Puede que, como siempre, llegue atrasado con esta nota, pero creo que igual vale lo que ésta informa. Resulta que hace pocos días, a ella le llegaron 50 tuits con insultos y amenazas a cada 60 minutos durante 12 horas seguidas… Eran amenazas de violación, persecución y ataques con un nivel de sadismo, detalle y calumnia escalofriantes. Esos fueron los tipos de tuits que recibió la activista británica Caroline Criado-Pérez en la red social en los posteriores días, después de que lanzara una campaña para que los billetes de 10 libras reemplazaran la foto de Charles Darwin por una de la escritora Jane Austin, con el objetivo de reforzar el papel de la mujer en la moneda de Reino Unido… Pero la controversia no hizo más que crecer, sobre todo por el protagonismo que ella les dio a los mensajes a través de retuits.

Lógicamente, después de que miles de descontentos firmaron una petición para que Twitter tomase medidas, la red social halló por bien escribir un blog titulado “Los escuchamos” en el que prometía hacer que sea más fácil reportar abusos.

El dilema no es blanco y negro o de cualquier color entre otros, porque se debate si Twitter es un medio de comunicación con una agenda, o una plataforma abierta en la que cualquier persona -con cualquier agenda pura o insana- puede expresar lo que piensa libremente.

En todo caso, “los trolls”, aquellos personajes inherentes a la era de Internet, son un hueso difícil de roer, porque también plantean la pregunta de si la tecnología es la mejor forma de luchar contra problemas sociales de enorme complejidad… Pero mientras Twitter decide qué hacer con esta disyuntiva, los mensajes maliciosos les siguen llegando a miles de tuiteros que nunca los incitaron.

Por su vez, la BBC ha tomado la delantera y cuenta cuáles son algunas de las alternativas para evitar que le lleguen a uno los mensajes que no desea… Por ejemplo:

Unfollow – Es la herramienta más obvia para no tener que leer mensajes que nos disgustan, ya que significa simplemente no seguir a los usuarios que los escriben.

En Twitter, cada persona sigue o no a los perfiles que quiere que le aparezcan en su feed de mensajes. Hacer una “ronda de unfollows”, como se suele decir en la jerga, es una buena idea para curar el contenido que se lee… Sin embargo, esto no es suficiente para que los demás no puedan leerlo a uno o no le lleguen los mensajes que lo mencionan.

Bloquearlos – En esta red social existe la herramienta de bloqueo para que no lo añadan en sus listas, no vean los mensajes que le mandan, no lo sigan y no vean su foto de perfil cuando entran a su perfil. Pero para muchos, incluida Criado-Pérez, la herramienta del bloqueo no es eficiente cuando uno es víctima de decenas de mensajes de abuso por minuto.

Botón de reporte de abusos – Precisamente por esa razón, la activista ha estado haciendo campaña para que Twitter introduzca un botón -como los que tiene Facebook- con el que los usuarios puedan reportar el abuso y la red social se haga cargo de los abusadores.

Twitter ya les permite a los cibernautas de su aplicación en iPhone reportar el abuso en un tuit particular y espera hacerlo próximamente en Andriod.

El problema de los reportes de abusos es que Twitter, que es una empresa con dificultades para generar capital, tendría que tener miles de personas verificando si el abuso existe y si el usuario es o no de confiar.

La misma red social señaló que le resulta imposible monitorear los 400 millones de tuits que se publican al día. Aunque indicó no estar ciego de la realidad de los abusos… Twitter también permite reportar el contenido como spam, o contenido no deseado, que es otra de las herramientas.

Ignorarlos o reírse de ellos – La periodista estadounidense Quinn Norton, quien ha trabajado con la comunidad hacker por 20 años y ha estudiado de cerca a los trolls, tiene su propia solución: “ignorarlos o reírse de ellos”… “Por lo general, si usted no les hace caso, ellos se van. Hay personas que realmente están amenazando, hay personas que son realmente peligrosas. Hay stalkers: ellos no desaparecen cuando los ignoramos. Así es como sabes si son peligrosos”, comentó.

Buscar apoyo – La estrategia que usó Criado-Pérez es una más: darles mayor exposición a los abusadores, a través de retuits, y generar un debate en torno a lo que están diciendo. Por su vez, Norton dice que el retuit es un buen espacio para manifestar lo que uno está viviendo y buscar apoyo, como lo encontró Criado-Pérez. Pero resalta que ignorarlo es una forma de decirle al troll “no creo que de verdad quieras decir eso y creo que estás frustrado”.

En todo caso, hay muchos vivientes que creen que darles retuits a los abusadores es simplemente ponerles en bandeja una plataforma a su discurso.

El Dato – En conclusión, sepa que ninguna de las alternativas existentes está exenta de limitaciones. Por tanto, mi amigo, así como en la vida real, erradicar del todo el abuso, es prácticamente imposible, pues: ¡Así como en cualquier otro ámbito social, encontramos de todo en el vasto huerto del Señor!… ¡Una pena!

Cartas de Darwin no son Teóricas


Con las neuronas funcionando a todo vapor, cosa que no ocurre seguidamente, llego a conjeturar que en las cartas hayan quedado registradas frases como: “Sos un egocéntrico, un egoísta, poco confiable, imprevisible y cobarde, y todo esto te lo digo desde el afecto…”. Si es así como lo supongo, más de mil se quedarán helados ante semejante demostración de “cariño”.

En todo caso, mi epistolar amigo, esas chulas expresiones que he registrado, no son más que signos de “modas” actuales con las que busqué remplazar algunos términos antiguos por otros más modernos, pero que de alguna manera nos asombran todos los días en un mundo cada vez más acostumbrado a la contradicción.

Por consiguiente, todo se debe a las intrínsecas deducciones que he elaborado después de enterarme que la “BBC” de Londres acaba de divulgar para todos los vulgos, que el famoso naturalista británico Charles Darwin sentía que, al escribir su teoría de la evolución, -base de la biología como ciencia-, era como si estuviese “confesando un asesinato”, según se lo reveló por escrito a su mejor amigo en una serie de cartas.

Ahora se sabe que Darwin llegó a mantener durante años una correspondencia regular con el botánico inglés Joseph Hooker, tipo con el que compartió algunos de sus sentimientos más privados, como la tristeza por la muerte de su nuera o sus reticencias acerca del trabajo que realizaba… Y creo que hasta le detalló a toda tinta, sobre el afligido día en que descubrió que “su nene” se le había desmayado para siempre.

Pues bien, juzgo que si no lo hizo, fue porque no quiso. Pero resulta que una junta de investigativos inquisidores británicos ha descubierto actualmente la existencia de esta “especial relación” entre las más de 1.400 cartas inéditas que el científico escribió y recibió a lo largo de toda su vida, las que luego serán publicadas online por la conspicua “Universidad de Cambridge”.

Fue con ese tal de Hooker, con quien Darwin se atrevió a exponer por primera vez su revolucionaria teoría sobre el origen de las especies, que, como se sabe, contradecía directamente a la entonces sabuesa religión. Sin duda, fue una atrevida afirmación que sólo se animó a compartir con su amigo en prueba de la confianza que éste le profesaba.

“Cuando llegaron los últimos rayos de luz, yo ya estaba casi convencido (contrariamente a la opinión con la que comencé) de que las especies (es como confesar un asesinato) no son inmutables”…, llegó a escribir Darwin con esos paréntesis, desde la reclusión en la que prefirió vivir durante sus años de estudio.

Hooker, por su parte, le respondía con preguntas que dieron inicio a un intenso debate entre ambos, aunque éste buscó apoyar firmemente a su amigo ante las críticas que recibió en el debate religioso posterior a la publicación de la famosa “Origen de las Especies” en 1859.

Todo lleva a creer -mismo después de quemar mis pestañas mirando el mapamundi-, que ambos hombres se conocieron en su juventud, mientras viajaban como investigadores botánicos, Darwin en las islas ecuatorianas de Galápagos y Hooker en la Antártida, y aunque pronto sus carreras se separaron, ellos continuaron viéndose ocasionalmente y manteniendo el contacto por carta… El amor es sublime, mi amigo.

Fue por intermedio de estas misivas que ellos llegaron a revelar su tristeza por las pérdidas familiares; donde Darwin describió a Hooker la muerte de su nuera Amy al dar a luz y la preocupación por su hijo, que tras quedar viudo se marchó a Gales.

“Te diré que nunca he visto a nadie sufrir tanto como el pobre Frank. Se ha ido al norte de Gales a enterrar el cuerpo en una pequeña iglesia entre las montañas… Me gusta escuchar que está decidido a esforzarse y trabajar en todos los aspectos, pero no sé durante cuánto tiempo será capaz de mantener esta voluntad”, le alcanzó a escribir Darwin a su amigo querido.

No ha sido mi deseo con lo aquí expuesto, que el excelso lector se confunda, pero debo advertirle que el corso, a contramano de terminologías pseudopsicoanalíticas, incluye decir no desde el sí, odio desde amor, deseo desde el rechazo y depravación desde la santidad. En realidad, considero que tales cartas han de servir para dorar la píldora de todos los mortales que tienen que aguantar agresiones de los que dicen quererlos, pero que en verdad los odian o los envidian… ¡Aunque ésta sea una teoría Darwinista!

(*) No se apoque, mi amigo lector, pues mis libros impresos o e-book ahora están disponibles a través del sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante… ¡Ah! ¡Gracias por adquirirlos!

A %d blogueros les gusta esto: