La Boda


108-la-boda

Las historias suelen contarse por centenas, pero en este caso en particular ella será única, como también es único es el proceder del personaje.

…Cierta tarde Roberto estaba sentado en el café, cabeza apoyada sobre una de las manos, pensando seriamente en la manera de solucionar sus problemas. En eso, Francisco entra y, sin decir nada, se sienta frente a él.

-¡Qué suerte que apareciste!… ¡Estaba necesitando de una segunda opinión!

-Qué… ¿Tienes algún problema de salud?

-No, pero déjame que primero te cuente qué es lo que está ocurriendo conmigo, y luego verás que me encuentro en un callejón sin salida.

-¿Tan grave así es tu situación?

-Depende del ángulo lo mires, Francisco. Pero el caso, es que tengo dos novias: Olga, que tiene una par de piernas espléndidas, y Eva, con ese busto insinuante y adorable… Pero hasta aquí no hay misterio, pues doy cuenta de las dos sin problema alguno… Sin embargo, verás que surgió una traba enorme, puesto que para complicarme la vida, las dos resolvieron que quieren casarse este año, y yo ya no sé qué hacer, con cuál de las dos debo hacerlo.

-Si tú no me estás tomando el pelo, sin duda el caso es más que complicado. Creo que sólo te lo puede resolver un psicólogo. ¿Ya has consultado con alguien?

-No, pero tengo una conocida… Creo que tienes razón. Mejor lo consulto con la psicóloga, para que ella me ayude a resolver este dilema.

Pasadas algunas semanas, los dos amigos se encuentran nuevamente, momento en que Francisco le pregunta:

-¿Y ahí, resolviste tu problema? ¿Con cuál de las dos te casarás?

-Sí, lo resolví. Me voy a casar con las dos el 29 del mes que viene. Con Olga en la capilla que está cerca de su casa, a las tres de la tarde, y con Eva a la siete, en la Iglesia de San Pancracio.

-¿Estás loco? ¿Dónde se vio, a alguien casarse con dos? Te vas a convertir en bígamo… ¡Iras a la cárcel!

-Esa es la única solución que encontré para resolver este problema crucial, mi amigo. Mi psicóloga piensa que es una óptima idea. Dijo que conviviendo con las dos, al fin voy a resolver a quien amo más y con quien me adaptaré mejor al matrimonio.

¡Enloqueciste de vez! -Gritó Francisco, que se levantó y se marchó del lugar, abalanzando la cabeza, inconformado con tanta idiotez.

El día que estaba marcado para la realización de las dos ceremonias de casamiento, Roberto se vistió como manda el figurín. Se había comprado traje oscuro, como indica la moda, y una corbata plateada.

Cuando estaba cerca de la hora del primer compromiso, él mudó de idea y resolvió que primero debía despedirse de su psicóloga para agradecerle su apoyo.

No fue exactamente una consulta clínica, pero en medio de la conversación, ambos se subieron al coche de Roberto y se fueron a pasar la Luna de Miel en un balneario. A la psicóloga le gustaba la playa: la encontraba más excitante que las montañas.

Anuncios

Un Tórrido Salvavidas Artificial


Hace parte del vivir de todo individuo ver de todo en esta vida, y juzgo que cuanto más se practican esas visiones que no necesariamente son nocturnas, finalmente uno termina por crear ese tipo de callosidades existenciales que son como un paraguas preventivo contra cerotes y pusilanimidades.

Sin ir más lejos, por ejemplo, el otro día me encontré con un amigo al que no veía desde hacía tiempo. Luego de saludarnos efusivamente le pregunté:

¿En dónde trabajas? Su respuesta fue: En el Centro Nuclear de Resonancias Magnéticas con Estudios de Alto Campo…

Fabuloso, le respondí, sorprendido por tal avance laboral. ¿Y qué haces ahí?, indagué por pura curiosidad… “Café”, me respondió él.

En fin, por lo menos desempeñado esa función creo que él estará a salvo ciertas ocurrencias laborales, como fue lo que le ocurrió a un jefe de sector de una empresa inglesa, quien terminó siendo preso y luego entró en depresión por haber sido acusado de un crimen que no cometiera… Por lo menos con esa fémina.

En verdad, la gordita Sophie, de 23 años, luego de remolonear bastante con las ideas acabó confesando que inventara la historia para que su casamiento no fuese cancelado… Lo que es probable que si el maridaje fuese derogado, esta británica se quedaría sin el pan y sin la torta. Mismo así ella resultó presa luego de confesar que acusara falsamente al jefe de su novio de estupro.

El seductivo caso aconteció en la ciudad de Torrington, Inglaterra, donde Sophie Tucker, el nombre de la chica, una vez desenmascarada -con ropa-, terminó declarando a las autoridades que ingenió la seductora historia para que su fiesta de casamiento no fuese cancelada, ya que faltaban muy pocos días para el evento.

En detalles, se sabe que después de un previo intercambio de mensajes picantes y fotos desnudas por el telefonito, Carl Williamson, el boca abierta del jefe, de 51 años, fue convidado por la insinuante Sophie para ir a la casa que ella dividía con su novio. Una vez ahí, ellos mantuvieron una relación sexual y Carl acabó dando de cara con su subordinado cuando dejaba la residencia.

Como era de esperar, a seguir Carl fue acusado por Sophie de haberla empujado hacia el sofá y realizado sexo sin su consentimiento. Como resultado, Carl fue detenido en la comisaría durante 7 horas y fue liberado luego de pagar fianza.

Con todo, la historia de la imaginativa Sophie terminó por ser revelada y ella finalmente acabó confesando haber creado la versión del “estupro” por las razones antedichas. Carl, sin embargo, entró en depresión después de “ser tratado como un animal” por causa de las falsas acusaciones… Y tal vez por haberse quedado con las ganas.

En fin, no hay dudas que la agitación de los hombres es siempre vana, puesto que los dioses, por ser sabios e indiferentes, viven y se extinguen en el mismo orden que crearon, y todo lo demás no pasa de paño de la misma pieza. Con todo, tenemos idea de que por encima de los dioses está el destino, aunque el destino sea el orden supremo, orden a que los propios dioses aspiran en cuanto el papel del hombre no pasa de querer perturbar el orden y corregir el destino, tanto sea para mejorarlo o para empeorarlo, lo que no hace más que impedir que el destino sea destino… ¡Pavoroso!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Cuando uno Decide Romper los Platos


¿Ya se preguntó por qué las personas que daban la impresión de ser bastante racionales antes del divorcio, se tornan maníacas completas e hiperdefensivas cuando el proceso de separación y divorcio comienza? Puede que no sea exactamente su caso, pero resulta asombroso observar como parejas que concordaron en divorciarse respetuosamente, de repente se transforman en furibundos enemigos íntimos.

A bien verdad, no es de asustarse ya que este comportamiento “maniático” es muy previsible y normal en tales circunstancias. Evidente que esto no es una disculpa, pero al ver como los otros se postran de rodillas ante este tipo de situación, es justamente cuando uno comienza a entender mejor lo que causa tales comportamientos, y alcanza un razonamiento que hace posible realizar elecciones más saludables y abordar los sentimientos de manera diferente.

El sitio “Your Tango” se ha encargado de listar cuales son los gatillos que hacen que las personas se comporten así durante el divorcio. Pienso que vale la pena que el lector se entere, ya que nunca se sabe. ¿Quien dice mañana le resulte útil saberlo?

La decepción y las expectativas que no fueron atendidas – Cuando decimos “sí”, uno crea varias expectativas sobre como el casamiento será. Pero tal vez uno nunca tenga compartido esas expectativas con alguien que realmente diese sus votos en el altar. Es que muchas veces no articulamos nuestras expectativas específicamente porque acreditamos que la otra persona ya debería saberlo. No en tanto, nadie más habita en nuestra cabeza más allá de nosotros mismos.

El gran desafío del casamiento es colocar las expectativas de la pareja cuanto las de uno mismo sobre la mesa, y enseguida trabajar en conjunto para crear acuerdos mutuos y una visión de cómo el casamiento ira realmente funcionar.

El miedo de la mudanza – No de los muebles, claro. Me refiero a que durante los periodos de inmensa y drástica mudanza (como suele ser el divorcio), nuestro cerebro entra en modo de sobrevivencia, pronto para pelear o retrucar por lo más mínimo.

Si nuestro miedo es perder el status (social, financiero, etc.), un sentimiento de incerteza sobre el futuro, una preocupación de que uno no pertenecerá más a su círculo social, o apenas un sentimiento de injusticia, la parte de su cerebro que es ligada a la resolución de problemas no consigue hacer su parte. Es ahí que uno entra en pánico.

La salud también queda más susceptible a problemas, y nos deja propenso a privarnos del sueño y tener baja resistencia justamente en el momento en cual uno está tomado por montañas de papeles extremamente importantes, decisiones, y detalles que hacen parte del divorcio.

Se sentir impotente y fuera de control – Es que en la vida normal, uno está acostumbrado a ser competente y responsable, pero ahora está siendo empujado para lo desconocido, sin saber cómo hacer las cosas derecho en el proceso de divorcio (y en su nueva vida después de la separación). Uno está siendo forzado a tomar decisiones importantes de última hora y sin tener tiempo para pensar mucho. Para eso existe el abogado (¡caro!) a ser contratado: ¿al final, quién ira a ayudarnos con los aspectos legales? Pero la contratación de un abogado puede ser vista por la otra parte como un ataque; o de haber elaborado una estrategia que ahora conduce a la guerra.

Como la comunicación es mala, uno se siente impotente e incapaz de controlar totalmente las cosas que afectan profundamente nuestra vida. Pero uno necesita confiar en su abogado, así como responder las preguntas de los otros familiares e hijos sobre todo lo que está aconteciendo. No es de admirar que en esos momentos las personas queden como en las nubes.

Un censo de derecho – Dividir en dos partes todos los bienes (y memorias asociadas) que los dos adquirieron con mucho sudor, equidad y dinero batallado puede parecer una transacción comercial rencorosa. Cada uno de los dos tiene un censo de propiedad y usa palabras como: “eso no tendría acontecido sin mi esfuerzo”, lo que deja claro que las decisiones ahora están dominadas por las emociones, y no por la razón de solucionar los problemas. Y si uno tiene hijos, es probable que exista una enorme sensación de culpa y preocupación, y la experiencia de divorcio podrá afectar a estos. Pueden hasta pensar que es culpa de ellos que sus padres se estén separando. Los menores acaban sufriendo también y eso complica aún más la situación. La batalla de ego trabada entre uno y la otra parte en la busca de “justicia emocional” acaba aumentando cada vez más.

Claro que estas son algunas de las razones -ínfimas- por las cuales las personas pierden la compostura cuando se están divorciando. Por eso, mi leyente amigo/a, es sumamente importante que coloque siempre las cosas en perspectiva y mantenga la calma, para que después no acabe pasando por una situación que le causará falta de confort y tristeza en el futuro… Aunque una pléyade diga que será de intensa alegría… ¡Habría que verlo!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Algunos Mudan Después de Casar


Para toda fémina ya fue casada o vivió algún tiempo con un sujeto, por supuesto que ya puede tener una idea de lo que diré. El caso es que una vez que se ha sellado un compromiso, por así decir, las personas acaban entrando en una zona de confort que puede ser más tóxica para el casamiento que tomar mate con hojas de ombú, o de cualquier otro daño que uno pueda imaginar.

Algunos masculinos afirman que la raíz de la cuestión no está realmente ubicada en un tubérculo, y que las vicisitudes ocurren por causa de la maldita enfermedad de Alzheimer que ataca tempranamente al hombre, en este caso: marido, pareja, novio eterno o como se le antoje clasificar al compañero perpetuo.

Pero parece que no es así, pues la especialista en relacionamientos Dra. Heavenly Kimes, se le ha dado por afirmar que: “No existe nada más estresante que el hecho de saber de memoria la rutina de su pareja”. Por lo que ella recomienda a las esposas de los olvidados a “mantener siempre a su pareja intentando adivinar el siguiente paso que ella dará”… Mismo de tacos altos o chancletas.

Lo ha dicho en la revista “The Stir” con la sana intención de que la mujer tome de vez la delantera en su relacionamiento, donde también les relató cuales son los gestos y actitudes del hombre que comúnmente van desapareciendo durante el relacionamiento. Por tanto, como la disculpa del mal de Alzheimer parece que ya perdió fuerza, vale que el distraído lector confiera lo que la doctora apuntó:

1) Andar al lado de ella – Parecería que eso es una cosa que acostumbra dejar a las mujeres confusas, puesto que la explicación es siempre la misma. Él le dice que anda más rápido, ya sean sólo tres o cuatro pasos adelante, porque sus piernas son más largas… Que ilusa, pobres.

2) Abrir las puertas para ella – Muchos maridos ni siquiera lo hicieron al comienzo del noviazgo; entonces, honestamente, hoy día las esposas se quedan sorprendidas cuando eso acontece. Pero al final de cuentas, ¿no deberíamos todos abrir las puertas para el prójimo? Con eso en mente, da para percibir lo cuan especial es la gentileza de colocar a los otros en primer lugar.

3) Llevarla para pasear – Es sabido que en todo buen casamiento, las parejas siempre encuentran un tiempo para pasar algunos fines de semana fuera de casa. Las cosas simplemente son así. Por tanto, si usted paró de hacerlo, no es una buena señal.

4) Comprar regalos para ella – Ni todo casamiento tiene un foco para regalos, o plata que sobre al fin de mes. Sin embargo, es de amplio conocimiento que hay mujeres que no están ni ahí con lo que su marido le pueda comprar, con tanto que él sea cariñoso, la escuche y le sostenga su mano seguidamente. Pero también está el hecho de que traerle dulces, flores o una pequeña joya de vez en cuando, es capaz de promover GRANDES emociones… Y la supuesta recompensa en la horizontal, lógico.

5) Sujetar su mano – Este es un gesto tan simple, y tan importante. Tomar la mano de ella anuncia para el mundo que ustedes son una unidad inseparable. Significa que él quiere tocar la mujer que lo hace feliz. Encima de todo, nos recuerda los primeros días del relacionamiento, cuando era imposible uno se cansar del otro y pensábamos que una hora ya era tiempo demás para permanecer lejos uno del otro… Y hacer aquello… Pero el maldito tiempo acaba por perjudicar esas cosas.

6) Le decir ‘yo te amo’ – Al comienzo era tan fácil pronunciarlo. Y uno decía “yo te amo” porque realmente quería a su pareja. Más bien, porque uno estaba tan metido, que uno u otro era todo para sí… Pero con el tiempo, la cosa muda.

En todo caso, de acuerdo con esta perita en cosas de parejas, uno no debe olvidar lo cuanto las palabras significan; y recomienda: “Eleve su pareja”… “Muéstrele que usted ama con palabras de afirmación. Haga elogios para él o ella tanto cuando los dos están solos cuanto en la frente de todos”.

No sé, depende, porque algo más se habrán de decir el uno al otro, y calculo que muchos darían no sé qué por saber lo que estarán cavilando cuando los rostros de ambos se muestren serenos, ya que al mismo tiempo puede ser la fisonomía de alguien que no está completamente en sí, la de alguien que ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo… ¡Sacrosanto dilema!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Las Pretensiones de un Soltero


Es factible que el grado de presunción del ser humano pueda variar tanto cuanto sus relacionamientos. A comenzar primeramente por las parejas. Por consiguiente, es fácil ver como muchas de esas yuntas creen estar dotadas de algún conocimiento raro, o hasta ser protagonistas de una gran historia de amor anacrónica… “Luego encontrarás a alguien”, le dicen ellos a sus amigos solteros, con aquella misma mirada que facilitarían a un pobre perro abandonado.

Por supuesto que además del tono condescendiente y extremamente arrogante con que estos palominos tratan a quien es soltero, a veces llegan al límite de usaren la expresión “alma gemela” en una conversión casual. Eso, cuando uno no tiene que aguantar la narrativa detallada de su viaje de luna de miel a cualquier parte, y aun tener que sonreír para cada una de las 2300 fotos de la pareja curtiendo la vida juntos. Por tanto, después de visitar su amigo casado, usted puede sentirse satisfecho con su vida de “soltero”, pero es justamente ahí que yace el peligro.

En todo caso, si usted tiene orgullo de ser o estar soltero, entonces tome cuidado, porque esa postura de autoconfianza a veces le puede salir por la culata, y puede llevarlo a hacer alarde de las mismas pretensiones que son comúnmente exhibidas por los solteros que no asumen el recalque. Como por ejemplo:

Hablar que “no tiene tiempo” para un relacionamiento, lo que inevitablemente implica en el hecho de todos los comprometidos ser perdedores en materia de amor. Es una manera egocéntrica de decir que personas ceñidas en relacionamientos son unos pobres de espíritu que no tienen libertad para hacer amistades y enfrentar desafíos.

Discutir regularmente todas las cosas que le gustaría realizar antes de “atarse” con alguien, como hacer un viaje de mochilero o escribir un libro, porque todos saben que esa “libertad para curtir la vida” acaba en el mismo segundo en que las ex-novias o ex-novios alteran su status en Facebook para “En un relacionamiento serio con…”

Inundar el feed de las redes sociales de todos sus amigos con máximas contra el casamiento. Después no reclame del tipo de atención que capturará con esa postura de “yo soy diferente y el resto es todo igual”.

Usar argumentos de personajes de series o filmes para justificar sus ataques a cualquier forma de relacionamiento amoroso. Con ese tipo de determinación, las personas acabarán realmente sintiendo pena de usted.

Improvisar en la hora de hablar lo “triste” que es, cuando un individuo entra en un relacionamiento, mencionando que “al final todos desaparecen”. Claro que puede rolar aquella etapa antisocial al comienzo de un noviazgo, pero eso de generalizar relacionamientos es casi siempre escupir para arriba en día de viento.

Querer demoler el concepto de casamiento cerca de personas que están ansiosas por casarse. Sinceramente, una cosa es no querer amarrar su burro, y otra es virar predicador quijotesco de la independencia afectiva, citando porcentuales de divorcio todo el tiempo como si usted fuese una “Nasdaq” del dolor de codo.

Decir lo cuanto está “enamorado de la ciudad” porque tiene la chance de tener una experiencia más profunda del lugar de que las parejas, ocupadas demás en el cuarto de un hotel para notar el edificio más alto de la ciudad.

Describir el tiempo que pasó soltero como un “periodo de descubrimiento”. Al final de cuentas, la introspección y el crecimiento personal quedan paralizados cuando un relacionamiento comienza, ¿no es verdad?

Hablar de lo contento que está por no estar atado a nadie en la frente de todos sus amigos comprometidos. Como si su vida fuese un genuino paseo de unicornio por el arcoíris del placer, estilo y éxito profesional.

Decir que está casado con su carrera. Puede hasta masajear su propio ego con ello, pero de hecho, es que hay mucha gente que no necesita dejar que desear en otros departamentos para realizarse profesionalmente. Óptimo si se le antoja dormir solo, pero es mejor dormir sin eso en la cabeza.

Reclamar de los convites de casamiento que recibe en las redes sociales. Pero por lo menos tenga el mínimo de decencia y reclame en privado, como un adulto.

Ponerse a distribuir consejos para las parejas como si estuviese ampliamente familiarizado con el tema relacionamiento. Claro que es mucho más confortable juzgar la convivencia a partir del puerto seguro del soltero.

Hablar sobre todas las cosas divertidas que usted puede hacer como persona soltera, incluyendo el hecho de “poder ir” a cualquier lugar cuando tiene ganas.

Cavilando sobre esto, imagino a aquellos que no están completamente en sí, actuando como quien ha escapado de un peligro y se sorprende de estar todavía vivo, con esas lágrimas que no caen y se consumen en los ojos, viviendo con ese dolor feliz, esa especie de felicidad dolorosa, ese ser y no ser, ese tener y no tener, ese querer y no poder… Del que habla por hablar porque no está pronto para encarar su bienestar a dos… ¡Desdichado hombre!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

¿Quién Mandó ser un Superdotado?


En este caso, primero hay que tener en cuenta que la calidad de precoz puede corresponder tanto al orden fisiológico como al intelectual o moral, o, dicho en otras palabras, eso no es más que la anticipación del carácter prematuro de una etapa o edad. Por tanto, mi tierno leyente, la superdotación y las altas capacidades de los niños son conceptos todavía controvertidos y no exentos de polémica respecto a su significado, evaluación e intervención… Sobre todo cuando ella es cavernosa.

Todo el mundo sabe, sin embargo, que se trata de un término que se utiliza para designar a aquellos chiquillos que poseen una alta inteligencia. Otra cuestión es lo que los vivientes entendemos por inteligencia y cómo podemos medirla para establecer criterios fiables de identificación entre niños con aparentes buenas capacidades… Que no sean, obviamente, las anatómicas.

El primer psicólogo que utilizó la palabra “superdotado” fue el estadounidense Lewis Terman en 1932 para referirse a los individuos que estaban en la franja superior del 1% en los resultados de inteligencia general evaluada mediante las escalas Stanford-Binet. Años más adelante fue cogiendo relevancia el concepto de C.I. (Cociente Intelectual), para considerar al superdotado como el sujeto que obtenía una puntuación igual o superior a un valor de 130… Valor que de por sí ya excluyó mi obstinación.

En todo caso, es evidente que estos estudios basaban sus apreciaciones sólo en la consecución de un determinado nivel intelectual medido mediante pruebas específicas. No obstante, hoy en día, sabemos que la superdotación incluye, además, una serie de características y capacidades que van más allá de un simple número. Por tanto, un “CI” igual o superior a 130 o una capacidad intelectual elevada, serían una condición necesaria pero no suficiente.

Muchos padres sospechan de altas capacidades en sus hijos pero no siempre estas se confirman. Por ende, hay que saber diferenciar, tal como señalé anteriormente, entre niños precoces -respecto a su edad cronológica-, niños con talento en ciertas áreas (música, dibujo, etc.), niños con altas capacidades y niños con superdotación… No necesariamente medida en centímetros.

En verdad, todos estos niños suelen ser despiertos, curiosos, que se interesan activamente por su entorno, pero son, ante todo, niños con unas necesidades propias de su edad cronológica independientemente de su nivel de inteligencia. Así pues, por todo ello se hace necesario recordar que también sus necesidades psicológicas y afectivas deben ser atendidas y la intervención no debe centrarse únicamente en desarrollar su potencial intelectual.

Así pues, hay que tener en cuenta que cada niño sigue su propio curso de maduración cognitiva y puede que, en un momento dado, alcance anticipadamente una determinada habilidad en un área concreta, aunque puede ser más lento en conseguir otras. Lo que sí parece claro, es que los niños superdotados exhiben un talento precoz. Así asumen anticipadamente la capacidad para emitir frases completas cuando otros niños de su edad están en el período de emisión de palabras sueltas. Igualmente pueden percibir detalles del entorno en los que ni siquiera los adultos reparan, o mostrar una sensibilidad hacia ciertos temas exagerada por su edad. No obstante, no todo es positivo, ya que al aprender rápido pueden llegar a hacerse pesados y agotar literalmente a padres, parientes y maestros ante una avalancha de preguntas incesantes y actos, junto a la necesidad de profundizar en cualquier tema que les llame la atención.

Pues bien, una vez analizado tan precoz asunto, resulta que ahora me entero de que un jovencito de apenas nueve años, terminó casándose con una mujer de 62 en África del Sur. Claro que han surgido sospechas a partir del desarrollo avanzado de Saneie Masilela tomando como referencia principal los logros futuros esperados a esa corta edad y su consecución de forma anticipada, pero a la ceremonia de casamiento de Saneie con Helen Shabangu fueron más de 100 convidados y, evidente, acabó por chocar a buena parte de los vecinos de la provincia de Mpumalanga, donde ocurrió la boda.

Helen, la oportunista esposa, ya tiene cinco hijos, siendo que el más joven de ellos es un hombre hecho y derecho de 28 años. Por cuenta de la diferencia gigantesca de edad, una buena parte de la población local afirma que la mujer es una aprovechadora de menores y que el casamiento no debería de haber sido consumado.

En todo caso, parece que el casorio aconteció por cuenta de la religión, ya que los novios afirman que la unión era una voluntad de sus ancestrales, ya muertos, pero que fueron consultados a través de rituales tribales. Sin embargo, ninguno de los dos se dice arrepentido con la decisión, mismo que Saneie afirme que este no será su único casamiento en esta vida… “Cuando yo sea mayor, me voy a casar con una mujer de mi edad… Escogí a Helen porque la amo”, afirmó el precoz y “superdotado” niño, ahora flamante marido… Y vidente se su viudez temprana… ¡Válgame Dios!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

¡Faltaba Más! Quieren Legalizar el Estupro


Lo primero que se me ocurre preguntar, es: ¿qué es lo que las personas comunes saben sobre Irak? No, nadie necesitan responder, porque ya sé que lo que inicialmente les vendrá a la cabeza serán los hechos nada edificantes de lo que por allí ha ocurrido recientemente, cuando el menos ilustrado de los lectores recordará además del conflicto bélico, el clásico desfile de ir y venir de figuras palacianas como la de los dos Bush, -no siempre acompañados de la delicada y sonriente Condoleezza Rice-, o la de Sadam Husein junto con los cinco hijos de su madre, -prole lograda con su prima Sajida Talfah con quien se casó en 1958, aunque el matrimonio fuera concertado cuando Sadam tenía cinco años y Sajida, siete-, la de Rumsfeld, Powel y demás etcéteras caminantes, todos unidos queriendo imponer su visión democrática a todo costo.

Pero todos sabemos que a pesar de que a cada diez tentativas realizadas de querer domesticar las tempestuosas orgias comportamentales que por allí vienen ocurriendo desde las “Mil y una noches”, casi nada ha cambiado; por tanto, tal vez la mayor parte de las personas solamente conozcan las historias de guerra, coches bomba y violentos atentados a la vida… Pues parecería que esas cosas son más edificantes.

Yo asumo, también, que sé muy poco sobre Irak. Pero una reciente noticia me hizo mirar más de cerca ese país milenario y babilónico: un proyecto de ley que quiere legalizar el casamiento de niñas a partir de los 9 años y tornar el estupro legal, desde que éste ocurra entre personas casadas.

Los especialistas en estos delicados asuntos de desfloración física y mental, mencionan que las chances de que un proyecto de tal magnitud consiga ser aprobado, son muy pocas. En todo caso, considero que para nosotros es fácil comprender que todo lo que esa tentativa retrógrada representa, ya es de por sí asustadora. Aún más después de enterarme de los números de la pesquisa del renombrado instituto “Ipea”, de Brasil, el cual apunta que el 26% de los entrevistados acredita que mujeres que usan ropas cortas y andan despechugadas merecen ser estupradas.

Así que, volviendo otra vez los ojos para aquellas tierras arenosas de seculares historias no siempre espléndidas, es posible notar que la propuesta quiere libertar niñas, a partir de los 9 años, para el divorcio… Pero calma, pues para que ellas se puedan divorciar, primero necesitan estar casadas, ¿correcto?… Obvio, porque además, de una cosa la gente puede tener certeza: los maridos no serán niños de 9 años.

Y para completar, esa tal ley quiere que las mujeres puedan ser obligadas a tener relaciones sexuales con su marido cuando él lo pedir. Pero si ella quiere o no, ya es otra historia… Ya que las libertades femeninas no existen para esas personas.

En todo caso, para los integrantes del partido político que pensó en ese proyecto absurdo que hiere totalmente los derechos humanos, la ley apenas reglamentaria algo que ya existe, pues que ellos todavía acreditan que esas medidas muestran respeto religioso: “La idea de la ley es que cada religión regule y organice la condición jurídica personal en función de sus creencias”, apuntó Ammar Toma, un parlamentar chiita del partido “Fadhila”.

Por otro lado, nuevos datos apuntan que en Irak, y de acuerdo con un estudio realizado por el grupo de investigaciones americano “Population Reference Bureau” (PRB), realizado en 2013, una cuarta parte de las mujeres se casan con menos de 18 años.

Pero no seamos ingenuos de acreditar que ellas lo hacen por voluntad propia… De todos modos, yo soy de los creo que alguien necesita explicarles de una vez por todas que ni todos los procederes que vienen de nuestros ancestrales son buenos.

Por eso que los especialistas insisten en decir que ésa es más bien una maniobra política de que otra cosa -así como todas las polémicas de muchos de los cabecillas que están al frente de la “Comisión de Derechos Humanos” de varios países-, ya que este tipo de ideas sólo fortalecen a quienes acreditan que el mundo debe ser así, y que las mujeres sólo existen para realizar los deseos masculinos.

Entre tanto, ya examinada la profundidad de este chapuzón pseudo-escatológico, creo que sólo nos resta analizar otros factores históricos que nos prenden en devaneos tan suculentos, como por ejemplo, que fin tendrá famoso “Tratado de Kioto” sobre la emisión de gases, sobre todo en el ascensor… ¡Impresionante!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: