Sobrarán Cárceles Cuando Falten Bandidos


Desde el imaginario social que enlaza violencia y adolescencia, puede afirmarse que con el advenimiento de la modernidad gran parte de la sociedad parece sostener imágenes sociales tan complejas como ambiguas. A grandes rasgos, y simplificando, se plantean dos grandes grupos de este imaginario social que se refieren al “adolescente entre la homeostasis y lo anti-homeostático”. Me refiero aquí especialmente a este último en la parte de un trabajo que se relaciona con la primera imagen del adolescente en la modernidad: el masturbador (Barrán, 1991), que hoy sería el consumidor de pasta base, imagen en la que podemos suponer que se sintetiza el terror de “un mundo en peligro de derrumbe”.

Una consecuencia de esto, es que hay un sutil pasaje del realizar actos violentos a tener una identidad violenta. Los jóvenes sin acceso a cultura y marginalizados en las periferias -por ser el eslabón más frágil de la cadena de la actual miseria humana- sin duda cometen actos de violencia por diversos motivos, pero la identidad según la cual se transforman en “jóvenes violentos” les viene proporcionada por el imaginario social.

“Jóvenes violentos” es una forma en que la violencia de estos jóvenes toma un sentido, en tanto se le asigna una identidad, y por tanto un sujeto que la porta. Es una forma de “psicologizar” la violencia. Es también una forma de orden social, porque la violencia que ejercen los jóvenes no queda como algo absurdo, extraño, impensable, sino que queda integrada a una lógica que tiene que ver con lo juvenil. “Estos jóvenes no pueden ser sino violentos” -se dice implícitamente- “porque tal es su naturaleza y tal es su identidad”.

Con todo, aquí, en esta parte sur del hemisferio, lo que tenemos una vez que alguien recibe una condena, son verdaderas factorías de gentes marginales -la mayoría de ellos jóvenes- que necesitan vivir apiñados que ni chorizo o morcilla dentro de esos antros penitenciarios que se han convertido en verdaderas “facultades del crimen”. Por su vez, las autoridades gubernamentales de estos estos países meridionales hacen caso omiso a la situación degradante y deshumana de esos encierros que se han transformado en caldo de cultivo para más violencia y transgresión de las leyes, en cuanto en la parte norte del mundo un sinnúmero de criminosos la pasan un poco mejor.

Sin ir más lejos, hoy día los holandeses están lidiando con una cuestión fuera de lo común: “No existen suficientes presos para el número de penitenciarias que existen en el país”.

A bien verdad, una tercera parte de las 13500 celdas están vacías. Eso significa que 5 penitenciarias probablemente deberán ser cerradas en breve. El problema reside en que por lo menos 1900 funcionarios de las cárceles temen quedar desempleados.

El gobierno de Holanda, sin embargo, ha estado intentado resolver la situación alquilando los espacios vacíos de sus presidios para Bélgica y Noruega, de modo que cerca de 300 criminosos belgas puedan ser transferidos para a Holanda y otros 240, de Noruega también.

Las autoridades del país acreditan que el índice de criminalidad irá disminuir por lo menos a una tasa de 0,9% anualmente en los próximos cinco años. La caída es atribuida al hecho de hoy tener una población más vieja con menor posibilidad de cometer crímenes, y la caída acentuada en las infracciones violentas que llevan a penas de prisión. Claro que hay excepciones, como sucede en todo lugar, y como lo es aquí la formación de grupos o tribus que actúan en Ámsterdam, pero los datos de la agencia de estadísticas criminales de Holanda muestran una caída expresiva en los índices de violencia.

Eso me lleva a pensar que la autoridad es necesaria para gobernar, para educar, para vivir en sociedad con pautas claras y para ordenar la existencia. Con todo, el autoritarismo de gobernante es la negación de la autoridad, es el camino al exceso, es el peligroso atajo que nadie debería tomar, es el abuso, la arbitrariedad y el caldo de cultivo más propicio para el más descarado culto a la personalidad… Algo que ocurre hoy día en algunos países latinos… ¿Hasta cuándo?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Lo Pulverulento de la Mamúa o Viceversa


No es por nada que desde hace mucho el alcohol es considerado una droga legal en la mayor parte del mundo, con la excepción de los estados islámicos, y que su consumo excesivo llega a causar millones de muertes al año a causa del alcoholismo… O como consecuencia de la mamúa.

No hay como negar que uno de los hechos más sorprendentes en la historia de la humanidad fuera el descubrimiento de las bebidas alcohólicas por todas las agrupaciones étnicas del mundo. Desde tiempos remotos ellas están presentes en los ritos y festejos de todos los pueblos. Por ende, esto ha hecho pensar a muchos que existe un movimiento instintivo del hombre hacia esta sustancia.

Por su vez, es recontra sabido que las bebidas alcohólicas son aquellos caldos resultantes que contienen etanol (alcohol etílico) en su composición; y que, atendiendo a la elaboración de estas, se pueden distinguir entre las bebidas producidas simplemente por fermentación alcohólica, como es el caso del vino, cerveza, sidra, hidromiel, sake, en las que el contenido en alcohol no suele superar los 15 grados; y las producidas por destilación, generalmente obtenidas a partir de un producto de fermentación previo. Entre estas últimas se encuentran los diferentes tipos de aguardientes como lo es el brandy, el whisky, el tequila, el ron, el vodka, la cachaça, el pisco, la ginebra, además de los licores, entre otras tantas fermentaciones.

En todo caso, la cantidad de alcohol de un licor u otra bebida alcohólica se mide bien por el volumen de alcohol que contenga o bien por su grado de alcohol… Cuando el consumo excesivo todos sabemos en qué termina.

Al hablar de bebida alcohólica, lo que la mayoría de los bípedes de dos pies y algo de materia gris entre las orejas tiene conocimiento, es que estas bebidas espirituosas se encuentran en botellas, latas, barriles u cualquier recipiente que permita almacenar el precioso y santo líquido. Pero en contrario a la sabiduría de muchos, lo que se ve, es que la modernidad también ha tocado el borde de esas cazuelas con su barita mágica.

Digo esto, porque muestras de “alcohol en polvo” fueron interceptadas en prisiones británicas por primera vez en la historia carcelaria, de acuerdo con lo informado por el periódico “The Sun”, al punto que las autoridades del país ya juzgan con recelo que la novedad puede tornarse una nueva manía entre la población carcelaria… Sin necesidad de hablar de otras vecindades.

El caso es que la substancia encontrada contiene 58% de alcohol y funciona vía micro-encapsulación, siendo posible transformarla en cocteles bebibles cuando misturada con agua. Así como también puede ser inalada o usada en recetas de tortas.

Claro que versiones del “alcohol en polvo” ya vienen siendo producidas desde la década de 70, pero estas nunca estuvieron ampliamente disponibles en el mercado. Por ejemplo, ahora, la marca “Palcohol” contiene una información en los sachet de 100 ml que indican contener, por su orden, mezclas de “Lemon drop” alcohol and natural flavors, “Vodka” spirit destilled from graim, y “Cosmopolitan” alcohol and natural flavors, todos ellos con 65% de alcohol en la formulación con 51% de graduación alcohólica, recomendando aun la adicción de agua para obtener un coctel instantáneo.

Solamente el año pasado el órgano “Alcohol and Tobacco Tax and Trade Bureau” (TTB por su sigla), de los Estados Unidos, aprobó definitivamente la venta de cuatro productos alcohólicos en polvo. Con todo, diversos estados norteamericanos barraron inmediatamente su comercialización, no obstante en el Reino Unido su legalidad continua indefinida.

El órgano que inspecciona las condiciones de las prisiones británicas, el “HM Prisons Inspectorate”, comentó al “The Sun”: “Tuvimos dos ocasiones recientemente en las cuales fuimos a prisiones donde fue encontrado el alcohol en polvo”… “Nosotros sabemos que él está siendo consumido, pero aunque aún no es un problema de larga escala, creemos que las cárceles necesitan tomar conocimiento de esta ocurrencia antes de que el asunto se torne un problema mayor”.

Una vez enterado de la ocurrencia de ciertos fenómenos no comestibles, vuelvo la atención al noticiario actual y, aun aturdido con la profusión de prodigios, enciendo un puro, preparo un whisky y me entrego a recordar a Ambrose Bierce que, oculto bajo espesas camadas de buen sentido, ya advirtiera que los zapallos vienen de plantas cuyo fruto tiene, aproximadamente, el volumen y contenido de la cabeza humana… ¡Nada mal!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: