Deseos


6- deseos

 

El deseo, mismo siendo algo propio de cada persona, es y será siempre un deseo, un sentimiento cuyo concepto “ad aeternum” sirve para generar una ansiedad placentera.

La ambición frívola del propio deseo es quien lo torna perpetuo, ya que éste nunca se da por satisfecho, pues una vez que él ha cumplido su objetivo y ve aplacado su anhelo de cumplir una voluntad o saciar un gusto que sea, luego uno advierte que él resurge como ave “Fénix” gobernando otro objetivo deseado y así “ad infinitum”.

Claro que las motivaciones del deseo suelen ser muy variadas. En ocasiones, ese sentimiento surge del recuerdo de vivencias pasadas que nos resultaron agradables. En otros casos, quizás los más, el deseo es motivado por una potencialidad que se le confiere a aquello que se desea.

Consecuentemente, por fuerza de su voluntad, el propio deseo no es más que un sentimiento que forma parte de la naturaleza humana, y probablemente un tipo de motor a propulsión que impulsan su conducta. Por tanto, el hombre que desea algo se convierte en un sujeto activo que lleva adelante diversas acciones para satisfacer sus anhelos.

Si bien el sentimiento mortal no es igual que el deseo de matar, esto no quiere decir que la gente se apropia sin más del revolver de Buck Jones y sale haciendo ¡Pum! por ahí; pero cuando algo se anhela al punto de creer que representa el único camino para alcanzar la felicidad, los seres sapiens son capaces de hacer cuanto sea necesario para obtenerlo; aunque los deseos no siempre apuntan a situaciones que tengan como protagonista a quien los siente.

No es bien eso. En realidad la gente mata en el corazón. A través del deseo se va dejando de querer bien hasta que un día la persona muere. Todo ocurre porque el deseo nos saca de nosotros mismos, nos desubica, nos dispara y proyecta, nos vuelve excesivos, hace que vivamos en la improvisación, en el desorden y el capricho.

De hecho, como la gente se acostumbra a llevar tantos golpes de la vida, resulta que cuando de pronto llega el amor y el cariño de alguien hasta lo hallamos extraño.

 

Anuncios

Meras Sugestiones de Cómo Driblar su Novia


Para inicio de conversa, mi perplejo leyente, tengo la sensación de que cansado ya de la vida, este hombre no le tenía miedo a la muerte en lo más mínimo. Y diría más, creo que más bien se sentía un hombre que era capaz de jugarse la vida por un capricho; aunque con el más amargo y sarcástico desdén, sentía en cambio, un miedo mortal a la prisión, tal especie de horror instintivo, inexplicable, de un día verse encarcelado, que, con sólo pensar, se le inundaba la piel de frio sudor, le atacaba los nervios y parecía convertirle en agua la sangre; aquella clase de terror que sentiría un hombre cualquiera a la sola idea de que iba a besarle un espectro.

Asimismo, tengo la impresión de no ser el único en pensar así luego de uno enterarse de las informaciones publicadas en el sitio “Huffington Post”, quien comenta que para evitar el matrimonio después de mantener un relacionamiento de dos años, un ciudadano norteamericano de nombre Tucker Blandford, buscó sacar adelante tal maniobra y huir del casamiento simulando su propia muerte para su novia, la británica Alex Lanchester.

Es que imitando la voz de su propio padre, Blandford avisó a la familia de la muchacha sobre su muerte, cuando les explicó que había muerto luego de haberse tirado frente de un coche en movimiento.

No en tanto, la mentira fue desvendada cuando la acongojada novia telefoneó para su futura suegra con la sana intención de consolar a la madre del “fallecido”; por lo que la madre del joven desmintió la historia y dijo que él estaba bien.

A bien verdad, Alex y Blandford se conocieron durante un viaje de intercambio que ella realizó en los Estados Unidos en 2012. No obstante después de estar un año viviendo juntos, Alex necesitó volver a Inglaterra… Empero, antes de su retorno a la madre patria, Blandford la pidiera en casamiento.

Por ende, en un video que fue publicado en “YouTube”, Alex afirma estar confusa, pero a vez aliviada por no tener que casarse con alguien capaz de crear una mentira como esa… “Si él quería terminar el noviazgo, seguramente yo no iría perseguirlo por toda Norteamérica… Él es un mentiroso y un cobarde. ¿Qué tipo de persona hace una cosa así?, llegó a comentar la descornada Alex al periódico “Daily Mail”.

Por su vez, el americano se disculpó de sus actos por SMS y, con gran cuidado a que sonara vergonzoso ya que era hombre de palabra, afirmó que devolverá parte de los gastos de la británica con la preparación del casamiento.

En fin, así que me entero de estas cocodrilescas incursiones oníricas que seguidamente deambulan por el planeta, no tengo más remedio que buscar elucidar mejor la colectividad que me rodea, u ocupar mi tiempo a investigar y entender mejor sobre como respirar verdaderamente Arte, quizás haciendo así como lo hizo Cyrano de Bergerac, que en una sola inhalada, consiguió respirar doscientas y catorce obras de un gran acervo… ¡Caprichoso asunto!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: