¿Usted Aun no es Adicto al Nakations?


Filósofos y moralistas han insistido sobre el temple de ánimo, vinculándolo a un sentimiento que tiene como correlato: lo cósmico. El propio Pascal ya decía que sin la diversión caeríamos fácilmente en el aburrimiento. Algo con lo que uno debe concordar, puesto que la diversión nos deleita y nos facilita la vida haciéndonos llegar inadvertidamente a la muerte. En todo caso, Schopenhauer observaba que apenas la miseria y el dolor conceden al hombre una tregua, pero el aburrimiento se le acerca en seguida.

Siendo así, deducimos que el aburrimiento es el cansancio o fastidio causados generalmente por disgustos o molestias, o por no tener nada que nos divierta y distraiga. Normalmente, aquellos que se encuentran temporalmente aburridos pueden considerar su estado como una mera pérdida de tiempo, pero generalmente lo consideran aún peor.

En vista de ello, otro punto sería preguntarse: ¿Qué es un loco? En realidad, la locura es la incapacidad de uno continuar con las ideas, algo así como si se estuviese en un país extranjero: viendo todo, entendiendo lo que pasa alrededor, pero sin poder explicar o ser ayudado, porque no se entiende la lengua hablada ahí. Aunque pienso que todos hemos estado locos en algún momento de nuestra vida… O esquizofrénicos.

Empero, la esquizofrenia es una enfermedad debilitante y desconcertante. Los que la padecen tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas, que hablan de él y están convencidos de que otros pueden leer sus mentes; la percepción puede distorsionarse más allá de la realidad haciendo que éstas personas escuchen o vean cosas que no existen, llámense también alucinaciones. Normalmente las personas con ésta enfermedad se aíslan y son cerradas… O se desnudan.

Sin embargo, por de pronto he encontrado un artículo muy interesante que nos muestra con una desnudez total esos comportamientos tan paradójicos y a su vez tan desesperados. Puede que uno entienda los motivos aunque no se explique la fisiología que hay detrás, ya que normalmente es algo que uno suele dejar a un lado cuando se tratan curiosidades así.

Entiendo que no es necesario acompañar ésta materia con ilustraciones que describan perfectamente el fenómeno, puesto que sabidamente ellas brotarán de repente en la cabeza del lector. Incluso, los sabios dicen que las personas con una ligera hipotermia, a menudo muestran alteraciones del juicio, lo que se conoce en los círculos de montañismo como “frío estúpido”. Ese comportamiento especialmente extraño es común de ellos al pretender quitarse la ropa, y lo llaman de “desnudo paradójico”.

Por consiguiente, y una vez analizado el caso con la misma lupa de Sherlock Holmes, percibo y comprendo que a raíz de muchos no poder practicar montañismo por causa de sus dificultades motoras-económicas-mentales, es que han surgido por millares los Cruceros, hoteles y playas para decir “fuera trapos”. Más bien, este concepto se conoce como “Nakations” y cada vez se pone más de moda en el turismo internacional.

Ya sea que se le conozca como turismo nudista o naturista, la verdad es que la gama de actividades se ha ampliado para este segmento incluyendo hoteles y cruceros especializados en productos de “ropa opcional” o directamente “sin ropa”.

Incluso en Estados Unidos la “Asociación Americana para la Recreación Nudista” (AANR, por sus siglas en inglés) difunde el concepto Nakations formado con las palabras “nake” (desnudo) y “vacations” (vacaciones).

Sin embargo, de acuerdo con la empresa “Bare Necessities Tour & Travel”, que opera cruceros nudistas, desde 1991 el número de cruceristas nudistas en sus recorridos ha ido aumentando de 36 viajeros hasta 3 mil, en 2013, sólo en una de sus travesías.

Por ende, según la presidenta de la compañía turística, Nancy Tiemann, todo indica que los viajes nudistas permiten a las personas conocerse a sí mismos y a aceptar su cuerpo. Por tanto, y de acuerdo con la AANR, el turismo nudista genera a nivel mundial una derrama económica de 440 millones de dólares.

Así pues, lo que se ve, es que los cruceros nudistas o con ropa opcional están mostrando un importante crecimiento. Y aún más, ya que las agencias especializadas de todo el mundo reportan que estos charters parten al 100% de su capacidad y el 30% de los pasajeros es primerizo; por lo que se estima que en una oferta de 45 cruceros nudistas al año se embarcan cerca de 30 mil pasajeros.

Tomando el parecer de Aarón Linares, psicólogo con maestría en psicoterapia de la sexualidad y especialidad en sexología educativa, todo indica que la gente va a estos lugares porque se siente libre e identificada con otros que comparten el mismo gusto.

Por si al lector ya le está picando la roncha, sepa que en esos espacios las personas pueden hacer actividades que normalmente no son permitidas por la sociedad; aunado a ello una expresión del comportamiento que tiene varios niveles, desde las personas que sólo lo hacen porque les gusta, quienes se desnudan como parte de una fantasía o un sueño, o hasta quien siente placer al desprenderse de la ropa.

Entonces, ¿qué está esperando? Hay varias las empresas que ofrecen cruceros nudistas, así como también existen las travesías “swingers” a bordo de embarcaciones, aunque este concepto es totalmente diferente. En todo caso, y en vista de la oportunidad, la Bare Necessities Tour & Travel está preparando su famoso “Big Nude Boat” (Gran Barco Nudista) 2015, con capacidad para más de 2 mil personas, y en esta ocasión la embarcación “Celebrity Constellation” navegará en aguas caribeñas del 12 al 21 de febrero del próximo año. El itinerario tendrá inicio en Florida y tocará bellísimos puertos como los de Coco Bay Bahamas, Gustavia en St. Barts y Philipsburg en St. Maarten.

En todo caso, mí despojado leyente, siempre que la Realidad se torna masiva y envuelta de índices tan alarmantes de estupidez totémica, en lugar de quitarme la ropa busco levitar como el albatros y practicar aquellas expresiones bizantinas de la reina Victoria, aunque tomando siempre el cuidado de no resaltar aquellas que insinuaban suaves delitos de libertad… Eso, como mero deporte, obvio.

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Falta de Libido Comienza a los 30


Es la más pura y resignada verdad, mi amigo. Un reciente estudio que fuera divulgado el día 14 de enero por la “Sociedad Portuguesa de Sexología Clínica”, descubrió que el cansancio y el estrés en el trabajo son los mayores factores que pueden llegar a perjudicar el deseo sexual masculino. Y es más, como si quisiesen dar más veracidad al asunto, dicho trabajo fue desarrollado por esta organización en pareja con investigadores de la Universidad de Zagreb, en Croacia, y de la Universidad de Oslo, en Noruega… Un exánime montón de eruditos laxitudes.

Participaron -del levantamiento de los caídos- nada menos que 5.255 hombres que dijeron ser heterosexuales, y quienes se dieron el trabajo de responder a un cuestionario por internet. Y aunque usted no lo crea, mi amigo, según lo que ellos mismos confesaron, el 14,4% de estos prójimos admitieron falta de deseo sexual durante por lo menos dos meses durante el último año, lo que les generó situaciones inusitadas, como la eyaculación precoz y, sobre todo, la incapacidad de mantener la erección… Cosa nada rara en aquellos que pasaron la edad provecta.

Pero esa prevalencia fue todavía mayor (24%), cuando la pesquisa miró apenas para los hombres que se encuadran entre los 30 a 39 años de edad, un período en el cual generalmente ellos se casan, tienen hijos, se divorcian, realizan un mayor investimento en su carrera profesional o realizan otros eventos con potencial estresante… Principalmente, eso de tener un hijo.

Por otro lado, apenas 10% de los hombres con más de 60 años reconocieron perdida de interés sexual, seguidos por los individuos de 18 a 29 años (16,7%), mientras que los de 50 a 59 años llegaron a ser el 21,4%, y los de 40 a 49 años un 21,5%… Pero pienso que los resultados de los más viejos no revelan la verdad, pues para alcanzar tal performance, ellos omitieron el uso de la fantástica pastillita azul.

Sin embargo, cruzando esas impotentes informaciones, los autores del fabuloso estudio notaron que el estrés en el trabajo y el cansancio excesivo son los que están por detrás de los problemas de toda relación, como peleas con la pareja o la indisponibilidad de ellos en dedicarse al relacionamiento, bien como la falta de libido… La suegra y los cuñados no cuentan, obvio.

Por otro lado, una encuesta realizada por el plano de salud Omint realizada con más de 15 mil personas, apuntó que la ansiedad es la complicación que más crece entre los profesionales, siendo que el 31,7% de los ejecutivos tienen un índice elevado de estrés… Un descubrimiento que puede ser mejor explicado por medio de un cálculo matemático-geométrico-libidinoso, pues cuanto más crece la ansiedad, más desciende el pobre “birgulino”.

En todo caso, mi aplicado leyente, no se olvide que el cuerpo todo sufre con esa rutina estresante en que usted anda metido, y es justamente eso que nos impide de seguir con nuestras actividades diarias. Por consiguiente, disminuya su pique con el trabajo y dedique más tempo para el ocio y los cuidados con su pareja, antes de que ella mande a otro sujeto ocupar su lugar en la horizontal.

Por lo tanto, para aliviar todo ese facundo sofoco en que anda metido, pase de vez en cuando una semana con menos estrese en el trabajo y siete noches de diversión en la cama. Caso no lo consiga, use la fabulosa pastillita… ¡Verá que ella se lo agradecerá!

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/

Que Debes Hacer Para ser una Diosa del Sexo


Es obvio y notorio que las mujeres precisan encontrar todos los “tips” posibles y efectivos para lograr dominar con éxito a quien ellas quieren en la cama y también fuera de ella. Por tal motivo, cabe a cada una preguntarse en una escala que va del cero a la Diosa del Sexo: ¿qué tan buena eres en la cama?

Pero no seas modesta. Lo que necesitas en este caso, es ser honesta contigo misma y calificarte con sinceridad. En verdad, no se trata de que sea un símbolo sexual para que seas buena en la intimidad. Son cosas muy diferentes.

Por lo tanto, para ser una “Diosa del Sexo”, sólo se necesita amor… Eso mismo, “amor”. Pero hablo de amor propio, pues de acuerdo con lo que dice en el sitio “feminis.com”, lo imprescindible es convertirse en una versión mejorada de las mujeres, una versión donde tengan confianza y alta autoestima. Pues en definitiva, eso sería lo que lleva a las mujeres a convertirse en unas fieras en la cama.

Desafortunadamente, todo indica que la mayoría de las consortes de hoy viven con inseguridades constantes que no las dejan disfrutar de su sexualidad a plenitud. Y además, debemos reconocer que tienen que lidiar con el constante estrés de la vida moderna, algo que termina siendo un “mata pasiones” literal, pues acaba con la libido.

Por tal motivo, los eruditos del tema afirman que, con traumas respecto al cuerpo, a movimientos y hasta con su actuar, aunado a una vida veloz donde se le da prioridad a cosas como el trabajo, es difícil encontrar “Diosas del Sexo” en la vida real. Tal vez por ello mi vecino no se cansa de decirme que, a las que les llaman así, sólo es posible verlas en las pantallas del cine o de la televisión… ¡Que ingenuo!

Por otro lado, Flic Everett, la autora del libro que lleva un título similar sobre el tema que nos concierne hoy, asevera que la ansiedad, el cansancio y el estrés, hoy por hoy son parte fundamental de nuestra vida, lo que afecta considerablemente la parte sexual, seamos hombres o mujeres… ¿Y los otros, no?

Ante tal diatriba, mi estilo benemérito me obligó a recoger algunos consejos para seguir el camino de los Dioses, y así alcanzar la senda que lleve a las leyentes a la sexualidad plena. Por consiguiente, apoyo mis palabras en la información retirada del portal antes mencionado y de “noticias365.com.ve”…

¡Relájate! ¿Esperabas otro consejo? Claro que habrá otros, pero más adelante. Lo primero que tienes que hacer es respirar y tomarte el tiempo para sentirte bien contigo misma, dejando de lado, sólo por esta noche, los traumas que te atacan a diario. Pon una sonrisa en tu cara y muéstrale a tu pareja que te hace sentir bien y que quieres hacerlo sentir bien a él también… ¿Cómo lograrlo? Bueno, tienes que empezar a cambiar tu vida, tomar el control sobre ella, sentirte deseada, tener confianza y ser permisiva. Date permiso a ti misma de disfrutar el momento, porque es eso, sólo un momento… ¡Ligerito!

Sencillez y naturalidad. Esos dos conceptos son la base para ser una diosa, pues una mujer que se siente bien con ella misma para poder escuchar a los demás y ponerles atención, siempre lucirá atractiva. Esto a diferencia de una fémina neurótica que siempre está preocupada por lo que los demás piensan de ella, haciendo que los otros lo noten y se cree una atmósfera de tensión… Recuerda siempre que una Diosa del Sexo, en cualquier situación, dentro o fuera de la cama, se muestra como es, fresca, natural, tranquila, relajada y segura… Claro que algunas veces falla, pero bueno, vale la pena.

Quiérete y ¡demuéstralo! ¿Cómo lograrlo? Primero identifica cada una de tus fortalezas, tanto las físicas como las intelectuales y resáltalas, mientras tratas de analizar tus debilidades, no para sentirte mal, sino para modificarlas y darles un lado positivo… Mismo que tu pareja no quiera que mudes.

Vístete para ti. La frase “de la moda lo que te acomoda” es sabía. No es por tratar de estar en lo más actual, que debes utilizar prendas que bajen tu autoestima si ellas no te quedan bien; el chiste es tener estilo. Por lo tanto, el estilo no es vestirse a la moda, y sí saber utilizar la ropa a vuestro favor, que las ayude a destacar lo mejor de su cuerpo y a disimular lo que las incomoda… Principalmente las gorduritas extras.

Cuida también tu imagen. Busca un corte de cabello con el que te sientas a gusto y que destaque los rasgos de tu cara. Pídele ayuda a tu estilista, diciendo las partes de tu cara que quieres que resalten, pero no dejes que tu hombre decida por ti, recuerda que es tú cabello… Al final eres tú quien tendrá que peinarlo todos los días.

El maquillaje. Este también es un tema importante, y más aun cuando las “plastas” no son nada atractivas. Lo natural siempre será lo de “hoy”. Opta por utilizar polvo traslúcido, máscara de pestañas y un brillo para hacer que resalten tus labios… Mismo que algunas veces ni Mandrake resuelva tú caso.

¡Disfruta! Sí, disfruta de tu cuerpo, al final de cuentas es tuyo y lo tienes que querer. Si hay algo en él que no te guste y puedas cambiarlo, hazlo y no te quejes, así que actúa de una vez. Verás que cuando empieces a querer a tu cuerpo, reflejaras ese sentimiento. La actitud es indispensable para estar bien contigo y con los demás… A veces, también una dieta ayuda.

Sé clara. Algo que siempre debes tener en la mente es: ¿qué quieres y cómo lo quieres? Sigue esas reglas contigo misma y otros las empezarán a seguirte. Lo mismo debes hacer en la cama, habla con tu pareja y sé clara en lo que quieres. No se trata de ir adivinado, sino de comunicarse para saber que es lo que a los dos les gustaría vivir. Actuando de esta manera, le das opción a tu pareja de sentirse más seguro respecto a lo que te hace y tú sabrás perfectamente qué es lo que lo vuelve loco… Si te falta imaginación, lee Kama Sutra.

Usa tu sensualidad. Dicen que las mujeres tienen el arma de la sensualidad, así que “utilízala”. No le des tiempo a tu pareja de aburrirse, sorpréndelo provocándolo cuando menos lo espere. No hay necesidad de ser agresiva, sólo usa tu imaginación… Y las manos, claro.

Sé aventurera. Una de los mejores tips para tener una buena vida sexual, es ser arriesgado. Así que sal de la rutina y practica esas cosas que te llaman la atención, pero que no hacías por “pena” o por miedo. Ponte a investigar y sugiérele a tu pareja nuevas poses, nuevas técnicas, nuevas “rutinas”… Siempre mantén en tu mente que estás teniendo sexo para complacerte a ti y no a nadie más. No digamos que seas egoísta, pensando en esto, pero verás que automáticamente empezarás a disfrutar y a hacer que tu pareja disfrute de tu seguridad. Al final de cuentas, ser una “Diosa del Sexo” consiste en ser como eres, en quererte, en demostrar que te sientes bien contigo misma, en cuidarte no con grandes accesorios ni cremas, y sí simplemente cuidarte con lo que tienes.

Así que, m´hija, ser una Diosa del Sexo se trata principalmente de quererte. Domina primero tu autoestima y luego podrás dominar a quien quieras en la cama y fuera de ella… Total, con probar no pierdes nada… ¿O si?

Estamos Matando lo Esencial


En un mundo intercomunicado y globalizado donde, paradójicamente, nadie parece estar comunicándose en profundidad, no es extraña esa proliferación de sumidades construida por los que rechazan el “no” por respuesta y atropellan sin miedo nuestra voluntad. Pero esta es una forma más de autoritarismo y violencia, violencia disimulada bajo la torpe careta de “propuesta tentadora”…

¿Para quién?, pues para el que la enuncia y casi nunca para el que tiene la obligación de escucharla una y mil veces. Y entonces te vienen con aquel sonsonete mentiroso que repiten hasta el cansancio, ese: “Dame cinco minutos”.

Los cinco minutos se consumen en preámbulos y vaguedades y cuando nuestra paciencia les grita: “Abreviando, querido, que estoy muy ocupado”, ellos nos lanzan un: “¿Qué tenés que hacer que sea tan importante como para no querer escucharme?

Entonces, miles de respuestas se agolpan en nuestra mente, pero sucede en estos tiempos que cuando uno escucha un tema que le puede parecer interesante, luego lo quiere “googlear” al instante; es decir, somete la palabra a una indagación en Internet. A los programas que localizan información de entre las millones de páginas de la red y que se los llama de “buscadores”.

Pero resulta que tal nombre ha devenido, paradójicamente, en una erosión de la curiosidad humana, en la celebración del hastío ante la súper abundancia informativa.

Hace unos días, un profesor conversaba con un grupo de veinteañeros y les planteaba si tenían una pregunta que les atormentara, algo que ellos desconocían y que les motivaría a investigar.

Demás está decir que la respuesta fueron rostros apáticos, hombros que se alzaron y ojos que, siguiendo la inercia contemporánea, se enfocaron en la pantalla de un móvil.

La presteza con la que un buscador de Internet localiza algo, a menudo en fracciones de segundo, hace que la gente asuma que “saber algo”, es un estado permanente del intelecto, una sensación de bienestar y seguridad ante las incertidumbres cotidianas que nos acechan.

Entonces, ¿para qué angustiarse por períodos extendidos de tiempo con el fin de dar con la respuesta a un enigma, si ahora se cuenta con una sabiduría instantánea?

Todo indica que el conflicto radica en que los buscadores digitales están adormeciendo el deseo y la pasión que, durante siglos, han movido a que la humanidad le quiera hallar una respuesta a algo.

En la jerga científica, un “problema de investigación” es una pregunta. Incluso a un nivel doméstico, cualquier situación que nos obstaculiza y molesta se plantea como una pregunta: ¿por qué la incomunicación entre padres e hijos?; ¿qué razón explica que mi pareja me haya dejado?

Las mentes que están entrenadas para buscar, son aquellas que lidian con fracasos consecutivos, los que a veces duran años, y la necesidad de mirar las cosas desde otros ángulos. En ese trayecto se consolidan destrezas y se disciplina la capacidad de observar y sacar conclusiones.

Por lo tanto, los verdaderos buscadores son los que disfrutan el transcurso de un proceso para saber algo, y se aburren cuando se quedan demasiado tiempo en el punto de llegada, en el área de las soluciones.

Pero cuidado, no nos consolemos con tonterías y lugares comunes como “ahora soy más sabio”, o “ahora he madurado”. Creo que no sirve comparar, pero si recordar con cariño, con ternura, llorar si hace falta por lo que uno perdió y pensar que, aunque sea menor en años, el futuro sigue siendo nuestro. La vida es una fiesta inacabable y aún nos quedan muchas fotos por tirar… Digitales, claro.

A %d blogueros les gusta esto: