Escatológicas Aventuras Chinas


Por ser una de las más ricas perlas de actual temporada mundana, ciertamente está eso que puede considerarse altruista con estilo medio gongorino, ya que si dudas ser amante puede ser interesante y hasta tener sus ventajas, mismo que millaradas digan que no pasa de un comportamiento sectario. No obstante cuando surgen las desventajas, mi amigo… Que lo diga entonces un “Picarón chino”, que por cuenta de una aventura sexual acabó pasando los peores momentos de su vida.

Es sublime saber que ya en el siglo pasado intestinos sueltos generaban problemas para la población, pero retornando al rumiar sociológico del momento actual, me atengo a la historia que aconteció ayer en Fujian, una provincia de China, la cual por poco no terminó en tragedia.

Resulta que un hombre, cuya identidad fue mantenida en secreto, tuvo que pasar la noche colgado de un balcón del séptimo piso para evitar ser sorprendido por el marido de la espasmódica dueña de casa.

Al percibir que su marido estaba llegando en casa más temprano que lo esperado, la mujer mandó que su amante se ocultase en el estrecho balcón y allí lo dejó, porque en ningún momento el hombre engañado y aspirante a buey dejara la casa, por lo que don Picarón necesitó pasar la noche viendo el bucólico paisaje desde las alturas. Sólo cuando el hombre de protuberancias craneanas salió para trabajar a la mañana siguiente, fue que la mujer pudo llamar los bomberos.

Uno de los bomberos que participó de la operación de rescate, afirmó: “Fue un hecho de mucha suerte, -si es que existe suerte en esta historia-, porque cuando el marido de la mujer llegó a su casa, el amante ya estaba de salida, por lo que ya se encontraba vestido. No fuese por eso, hubiera necesitado que pasar la noche colgado del balcón y sin ropa, lo que podría haber resultado nada emocionante para él”… Y se le hubieran enfriados las… Bueno, dejémoslo así.

Evidente que la operación de rescate no fue nada del otro mundo ni resultó complicada, y al final la mala noche del amante terminó bien. Para lograr sacarlo del aprieto, los bomberos colgaron una cuerda en la cual el hombre fue preso y así consiguió volver fácilmente por la misma ventana por la cual saliera. Sin mostrar lesiones aparentes -sólo en su ego-, se mostraba apenas muy cansado, según informaron las autoridades locales.

Mismo después de haber sido liberado, él no quiso contar a los rescatistas los motivos que lo hicieron pasar la noche en un lugar tan peligroso. Sin embargo, luego de mucha insistencia de los socorristas y de la entrada de otras autoridades en la historia, es que la mujer terminó confesando que aquel era su amante y contó para los oficiales de la policía, tintín por tintín, toda la historia. Ya para el bovino de su marido…

Pues bien, ya que este sujeto se sintió preso por el crimen de “descartar”, nada mejor que recordar a “Descartes”, el filósofo que descartó la escolástica adoptando la geología, mismo que nadie lo haya notado… ¡Ni su mujer!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Los Deseos Hay que Cumplirlos en Vida


¿Sabe de esas cuestiones que llegan a ser dañinas para el raciocinio cuerdo de cualquier humano? Pues le diré que estos tipos de noticias son la que nos deja ese tipo de sentimiento ambiguo y confuso que no hace más que colmarnos de argumentos que llenarían de aire nuestra mente como si fueran orfeones cantilenas de Beaumarchais.

Resulta que una estatua de característica anfibológica que un día fuera erigida por el soñador artista peruano Fernando de la Jara, en principio no tenía otra intención y objetivo más allá de la alucinación de este virtuoso tolteca descendiente de los Mayas. Bueno, eso fue hasta que de repente surgió un ignoto alumno que se le ocurrió utilizarla para otros fines que no exactamente los de su creador, y fue cuando éste decidió escalar tan extravagante escultura, momento justo cuando tastabilló y acabó quedando con las piernas presas en tan amplia zanja.

Sus amigos, perplejos, y cansados después de haber realizado muchos forcejeos, decidieron entonces llamar a los bomberos para retirar de allí a su compañero antes que se sofocara en tan cavernoso lugar. Fue así que cerca de una hora después, el estudiante que no tuvo su nombre divulgado, logró ser retirado del bendito local.

Usted me dirá que hasta aquí no hay sorpresa y que de bendito no tendrá nada, y puede que muchos ya han quedado atascados en estatuas de los más diversos contornos y hechuras, pero quien aclara el asunto aquí es Markus Mozer, un abnegado funcionario del “Cuerpo de Bomberos de Tübingen”, Alemania, que en realidad fue quien confirmó que el anónimo estudiante de intercambio, oriundo de Estados Unidos, había quedado preso dentro de la “estatua gigante de una vagina”… Que, según lo afirma mi vecino: ¡No existe mejor y más bienaventurado lugar para uno morir sofocado!

Pues bien, una vez zanjado el asunto tengo algo más a agregar, puesto que a veces la singularidad no anda sola en este mundo, así que, otra pregunta que surge, es: ¿qué haría usted si estuviese con un cuchillo clavado en la espalda?

Pienso que a un hospital, como bien lo sugeriría cualquier persona. Pero no, parece que existen otras alternativas más arcanas, como por ejemplo lo acaba de demostrar un ciudadano norteamericano con apariencia de tener 50 años de edad, que resolvió tomar una decisión diferente.

Según lo informa el periódico británico “Independent”, este hombre entró en un local de la red McDonald´s existente en el barrio de Queens, en Nueva York, con un cuchillo clavado en su espalda y con la camisa ensangrentada. Horrorizados, los demás clientes de la tienda permanecieron de ojos fijos en ese hombre que andaba calmamente hacia el mostrador y pedía un sándwich antes de desmayar.

Los chismosos cuentan que mismo con una herida grave, el individuo había conseguido caminar una cuadra entera y entrar en la tienda de la mencionada cadena de fast-food en cuanto hablaba por su telefonito celular.

Tromaine Yancey, una de esas testigos charlatanas que siempre existen en cualquier lugar donde acontecen estos tipos de efemérides, dijo en entrevista a la radio “CBS New York” lo siguiente: “Escuché todo el mundo gritando, una conmoción”… “El hombre entró de repente en la tienda después de una pelea haber acontecido en la calle por vuelta de las 10h de la mañana -en hora local-, el día 24 de junio. Hablando al teléfono, vi que él conversaba con una persona querida y le decía que aquel podría ser el último coloquio entre ellos.

Por supuesto que la tienda de McDonalds tuvo que permanecer cerrada por una hora para que la policía efectuase las investigaciones necesarias al caso. Pero de acuerdo con otras informaciones iniciales, dos hombres huyeron de la cena del crimen.

Sin embargo, en un video que fue realizado por populares curiosos y que fue entregue a la red de noticias “ABC7”, personas son vistas tirando fotos de un hombre herido y tentando conversar con él, en cuanto éste telefoneaba para algún ser querido.

De acuerdo con lo que menciona el periódico, luego de la llegada de socorro, el hombre fue internado en un hospital y se encuentra en estado grave.

En realidad, mi amigo lector, a pesar del aparente escepticismo con el cual procuro driblar esas fantasiosas cuestiones que deambulan en estado embrionario por el orbe dentro de simbólicos cochos filosóficos, me parece utópico tener que decir preciosidades que sólo la experimentada convivencia con la lógica lo justificaría… ¡Horrible!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: