Es Bueno que se Pongan de Acuerdo


Si queremos saber dónde comenzó a tenerse en consideración el alcohol como bebida espirituosa, entonces no es necesario ir hasta el boliche de la esquina y sí remontarnos a las primeras civilizaciones. Ya los griegos rendían culto a Dioniso y ofrecían bebidas alcohólicas a los dioses -porque en ese entonces la botella salía muy barata-, aunque fueron los romanos quienes contribuyeron a la difusión de la vid y su tratamiento.

Frecuentes son las referencias bíblicas al vino, y los árabes han sido considerados descubridores del proceso de destilación del etanol, principal componente de las bebidas alcohólicas. Pronto su consumo comenzó a asociarse con salud y el bienestar durante la Edad Media, y de ahí que éstas fuesen denominadas “aqua vitae”.

Por eso que muchos beberrones, como mi vecino, por ejemplo, se apegan exacerbados a la idea de que un cáliz “ocasional” de vino o lo que sea les ayudará a vivir más tiempo, un tipo de creencia que la propia Ciencia ha venido apoyando por muchos años… Y con razón.

Sin embargo, da la impresión que un nuevo estudio sugiere que esa evidencia científica ha sido seriamente abalada.

Un nuevo estudio acabó evaluando otros 87 estudios anteriores que demostraban los beneficios de beber con moderación -lo que no debe pasar de una botella por día- y descubrió que muchos de ellos eran artificiales, conteniendo una formulación que sugería beneficios donde, probablemente, no había ninguno… A no ser la felicidad momentánea y pasajera de quien bebe.

Pues bien, el problema radica en que muchos de esos estudios comparaban los bebedores moderados con los “abstemios”, un grupo que incluía personas enfermas demás para beber, o que habían dejado de beber porque bebían demás.

Conforme explicó Tim Stockwell, del “Centro de Pesquisas sobre Vicios” de la “Universidad de Vitoria”, en British Columbia, Canadá: “La cuestión fundamental es como los estudios definieron los abstemios”… “¿La cuestión principal es: Con quién los bebedores moderados están siendo comparados?”, llegó a cuestionar el sobrio Stockwell.

El caso es que, cuando su equipo corrigió los criterios “subjetivos” aplicados a los abstemios, bien como ciertos problemas con la formulación del estudio, los bebedores moderados dejaron de presentar ventajas en relación a la longevidad… Pero no a la alegría, que también no dura mucho.

Al mismo tiempo, apenas 13 de los 87 estudios anteriores evitaron comparaciones subjetivas con el grupo abstemio, y ellos no revelaron ningún beneficio para la salud… Sólo para el bolsillo de los dueños de las vinícolas y destilerías.

Stockwell dice además, que el estudio demuestra que los bebedores “ocasionales” viven más, refiriéndose a las personas que beben menos de una dosis de bebida por semana… Lo que poco importa, ya que este tipo de consumidor se está perdiendo una de las mejores partes de la vida. La otra ya se sabe y no es necesario comentarla.

“Hay una idea general circulando por ahí, de que el alcohol es bueno para las personas, porque eso es justamente lo que oímos todo el tiempo”… “Por tanto, hay muchas razones para ser séptico a ese respecto”, afirmó Stockwell.

Sin embargo, el alcohol se ha convertido en una bebida que goza de alto estatus social, pero que pronto puede convertirse en una droga dura, causando una tremenda adicción entre sus “víctimas”. Es entonces cuando la vida de una persona se trastoca por completo y se vuelve del revés. Si tal hecho ocurrir, no hay duda que es necesario encontrarle la salida al oscuro túnel, aunque el camino a través de él se haga lento y pesado… Al final, como al final de todo túnel, se encuentra la luz… ¡Salvo que alguien se la apague antes!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Lo Pulverulento de la Mamúa o Viceversa


No es por nada que desde hace mucho el alcohol es considerado una droga legal en la mayor parte del mundo, con la excepción de los estados islámicos, y que su consumo excesivo llega a causar millones de muertes al año a causa del alcoholismo… O como consecuencia de la mamúa.

No hay como negar que uno de los hechos más sorprendentes en la historia de la humanidad fuera el descubrimiento de las bebidas alcohólicas por todas las agrupaciones étnicas del mundo. Desde tiempos remotos ellas están presentes en los ritos y festejos de todos los pueblos. Por ende, esto ha hecho pensar a muchos que existe un movimiento instintivo del hombre hacia esta sustancia.

Por su vez, es recontra sabido que las bebidas alcohólicas son aquellos caldos resultantes que contienen etanol (alcohol etílico) en su composición; y que, atendiendo a la elaboración de estas, se pueden distinguir entre las bebidas producidas simplemente por fermentación alcohólica, como es el caso del vino, cerveza, sidra, hidromiel, sake, en las que el contenido en alcohol no suele superar los 15 grados; y las producidas por destilación, generalmente obtenidas a partir de un producto de fermentación previo. Entre estas últimas se encuentran los diferentes tipos de aguardientes como lo es el brandy, el whisky, el tequila, el ron, el vodka, la cachaça, el pisco, la ginebra, además de los licores, entre otras tantas fermentaciones.

En todo caso, la cantidad de alcohol de un licor u otra bebida alcohólica se mide bien por el volumen de alcohol que contenga o bien por su grado de alcohol… Cuando el consumo excesivo todos sabemos en qué termina.

Al hablar de bebida alcohólica, lo que la mayoría de los bípedes de dos pies y algo de materia gris entre las orejas tiene conocimiento, es que estas bebidas espirituosas se encuentran en botellas, latas, barriles u cualquier recipiente que permita almacenar el precioso y santo líquido. Pero en contrario a la sabiduría de muchos, lo que se ve, es que la modernidad también ha tocado el borde de esas cazuelas con su barita mágica.

Digo esto, porque muestras de “alcohol en polvo” fueron interceptadas en prisiones británicas por primera vez en la historia carcelaria, de acuerdo con lo informado por el periódico “The Sun”, al punto que las autoridades del país ya juzgan con recelo que la novedad puede tornarse una nueva manía entre la población carcelaria… Sin necesidad de hablar de otras vecindades.

El caso es que la substancia encontrada contiene 58% de alcohol y funciona vía micro-encapsulación, siendo posible transformarla en cocteles bebibles cuando misturada con agua. Así como también puede ser inalada o usada en recetas de tortas.

Claro que versiones del “alcohol en polvo” ya vienen siendo producidas desde la década de 70, pero estas nunca estuvieron ampliamente disponibles en el mercado. Por ejemplo, ahora, la marca “Palcohol” contiene una información en los sachet de 100 ml que indican contener, por su orden, mezclas de “Lemon drop” alcohol and natural flavors, “Vodka” spirit destilled from graim, y “Cosmopolitan” alcohol and natural flavors, todos ellos con 65% de alcohol en la formulación con 51% de graduación alcohólica, recomendando aun la adicción de agua para obtener un coctel instantáneo.

Solamente el año pasado el órgano “Alcohol and Tobacco Tax and Trade Bureau” (TTB por su sigla), de los Estados Unidos, aprobó definitivamente la venta de cuatro productos alcohólicos en polvo. Con todo, diversos estados norteamericanos barraron inmediatamente su comercialización, no obstante en el Reino Unido su legalidad continua indefinida.

El órgano que inspecciona las condiciones de las prisiones británicas, el “HM Prisons Inspectorate”, comentó al “The Sun”: “Tuvimos dos ocasiones recientemente en las cuales fuimos a prisiones donde fue encontrado el alcohol en polvo”… “Nosotros sabemos que él está siendo consumido, pero aunque aún no es un problema de larga escala, creemos que las cárceles necesitan tomar conocimiento de esta ocurrencia antes de que el asunto se torne un problema mayor”.

Una vez enterado de la ocurrencia de ciertos fenómenos no comestibles, vuelvo la atención al noticiario actual y, aun aturdido con la profusión de prodigios, enciendo un puro, preparo un whisky y me entrego a recordar a Ambrose Bierce que, oculto bajo espesas camadas de buen sentido, ya advirtiera que los zapallos vienen de plantas cuyo fruto tiene, aproximadamente, el volumen y contenido de la cabeza humana… ¡Nada mal!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Licor Afrodisiaco


-Buenos días, mi amigo… Noto que está feliz. ¿Puedo saber a qué se debe?

-Cómo para no estarlo, doctor, si últimamente mi nombre ha sido encumbrado por muchas mujeres.

-¿Cómo, así, “muchas”?

-Bueno, por lo menos han sido dos.

-Tiene razón, mi amigo. Dos ya es plural… ¿Y cuándo fue que ocurrió?

-Hoy, en el ascensor, luego de entrar… Les pisé el pie a dos damas.

-Dígame… ¿Por acaso usted bebió? Le advierto que tenga cuidado, pues recientemente beber se ha tornado muy peligroso.

-De ninguna manera, doctor. ¡Soy abstemio!

-Pues me parece muy bien que se conserve así, mi amigo. No vaya a ser que a su edad usted se equivoque y caiga en la bobada de querer tomar una de esas bebidas que andan vendiendo en China.

-No sea desdeñoso y pre conceptuoso, doctor. Ni todo lo que es chino es falluto.

-¿No me diga que no sabe?

-¿Saber lo qué, doctor?… Si usted sabe de algo, ¿por qué no lo cuenta?

-Pues le diré que en China, a una fábrica de bebidas alcohólicas se le ocurrió colocar “Viagra” en millares de botellas, y luego le dijo a los consumidores que el producto tenía propiedades “benéficas a la salud”.

-¡Qué idea! Parece fantástico, doctor… Cuente más, por favor.

-Fantástico no, mi amigo. Más bien, creo que estúpido, porque según las autoridades responsables por la fiscalización de alimentos en aquel país, la mezcla fuera realizada en tres tipos diferentes de “baijiu”, una bebida típica china que se parece con la caña y el ron.

-¿Está seguro de que no fue un programa gubernamental, como los que se aplican por aquí para ayudar a los pobres?… Lo digo por el tipo de bebida.

-Usted está diciendo sandeces, mi amigo. ¿A qué gobierno se le ocurriría una cosa así?

-Cómo andan las cosas aquí en América, doctor, no es de dudar que a muchos se les ocurra colocar algún estimulante.

-No creo en lo que usted dice. Aquí se piensa diferente…

-Dejémoslo así, doctor… En todo caso, ¿puedo saber dónde surgió la idea?

-Dicen que aconteció en la región de Guanhxi, al sur de China, donde fueron aprehendidas cerca de 5300 botellas adulteradas, lo que representa un valor aproximado de 700 mil yuans, o poco más de 100 mil dólares. A más, parece que en la fábrica también fueron encontrados varios paquetes de “sildenafila”, un polvo blanco que es uno de los principios activos del Viagra para combatir la impotencia sexual masculina.

-Si es así como usted lo dice, pienso que la bebida no tendría los efectos esperados, doctor, porque el precio corresponde al de un wiski paraguayo.

-En este caso, mi amigo, no se olvide, fabricado en China.

-Es verdad. Lo me lleva a recordar que recientemente en China, el sector de seguridad alimentar ha tenido diversos problemas.

-Concuerdo, mi amigo, porque este año ya fue registrado un caso de carne vencida y contrabandeada, además del escándalo envolviendo leche adulterada, que terminó por afectar a 300 mil personas, una vez que el líquido estaba contaminado con una substancia utilizada para la fabricación de plástico.

-Dígame, doctor… ¿Está seguro que los empleados chinos de la sección encargada de fiscalizar las leyes, no son sudamericanos?

-¿Por acaso lo dice por su impericia, o por ser corruptos?

-Me sorprende su pregunta, doctor. ¿Existen corruptos en el gobierno?

-Eso no se lo responderé hoy, mi amigo, porque tengo que retirarme y ese tema se haría largo como esperanza de pobre.

-Vaya nomás, doctor, y cumpla con sus obligaciones de buen ciudadano. Lo espero aquí, mañana.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Nunca Festeje Fuera de la Ley


Se afirma que las leyes, en griego “Νόμοι”, es un diálogo de Platón perteneciente a su época de vejez. Pero una vez que observamos más profundamente dicho coloquio, vemos que en él se expresan las teorías de éste filósofo seguidor de Sócrates acerca de la política y la organización social de un modo más realista y menos utópico que lo que se encuentra en diálogos anteriores, quizás, vaya uno a saber, al sentirse influido por sus experiencias con la política en Siracusa.

Por su vez, del latín “lex”, una ley no es más que una regla o norma. Más bien se trata de un factor constante e invariable de las cosas, que nace de una causa primera. A más, las leyes son, por otra parte, las relaciones existentes entre los elementos que intervienen en un fenómeno.

Se puede decir que las leyes buscan limitar el libre albedrío de los seres humanos que conviven en sociedad. Funcionan como un control externo al cual se somete la conducta de las personas para asegurar que se cumplan una serie de normas que respondan a las necesidades de la comunidad. Si una persona considera que está bien realizar una acción que esté penada por la ley, lo normal es que se abstenga de hacerlo, dejando a un lado su creencia individual para sofocar sus deseos de otra manera.

Sin embargo, por no abstenerse de los ardientes deseos que el cuerpo reclama, nada menos que casi una treintena de personas acabaron por ser condenadas a penas de prisión y a pagar multas por haber participado en una gran fiesta al estilo “bacanal” a bordo de un yate en Dubái, en el cual ellas tenían derecho al consumo de bebidas alcohólicas y, lo que parece más importante, sexo a voluntad.

Una vez concluido el proceso judicial, cinco de los acusados, dos hombres y tres mujeres, fueron condenados a un año de prisión cada uno por ser culpados de ejercer “relaciones sexuales consentidas fuera del matrimonio”, conforme lo afirma el periódico local de lengua inglesa “Khaleej Times”. Aunque según cuenta otro diario local, los dos hombres son oficiales de policía.

En todo caso, todas las personas juzgadas acabaron por ser condenadas a pagar multas que varían entre 2.000 e 4.000 dirham, o sea, entre 500 e 1.000 euros, por causa del consumo de alcohol sin licencia, lo que es contrario a la legislación local… Lo otro que hacían ya no importa tanto.

La tal fiesta aconteció el 10 de octubre pasado, momento en que la policía fue alertada sobre el aparente consumo de alcohol en un yate que estaba anclado en la Dubái Marina, en pleno corazón de la ciudad de los Emiratos Árabes Unidos.

Su cuenta que entre los condenados están 15 hombres (11 de los EAU, dos iraníes y dos comorenses, con edades entre 21 y 43 años) y 13 mujeres (ocho de los EAU, dos marroquíes, una saudita, una yemenita y una omaní, con edades entre 20 e 36 años), conforme revela la materia periodística del “Khaleej Times”.

Para quien no está habituado a ver estas ocurrencia indecentes y pecaminosas en nuestro orbe, no sabe que Dubái es una ciudad-Estado con dos millones de habitantes, en su gran mayoría extranjeros, que pueden consumir bebidas alcohólicas siempre y cuando realicen el pago previo de una licencia para tal… Ahora, sobre eso de hacer ejercicios en la horizontal o entregarse a las delicias de la temporada, no han comentado nada.

Por tanto, advierto al olvidadizo leyente, que muchos caminantes afirman que antes de querer vivir esa absoluta euforia a dos o en sus múltiples pares, lo mejor es tener certeza antes de practicar esa actitud nocturna a veces nociva para la salud que luego lo hará ponerse a cantar como pájaro enloquecido, ya que ocasionalmente es mejor estar solo que mal acompañado… ¡Candente imaginación!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: