Cosas Acontecen Bajo la Suavidad del Edredón


La cuestión principal afinca en uno no meterse a repetir malignidades a diestra y siniestra. Sin embargo, uno sí puede decir que el comportamiento “agresivo-pasivo” no es exclusivo únicamente de las relaciones de pareja. Este tipo de perfil está ampliamente descrito en los manuales de psiquiatría como el “DSM IV”; aunque no llega a ser un trastorno de personalidad tal cual… Como lo es el mío, claro.

En todo caso, eso encierra un problemático patrón de comportamiento que dificulta mucho la convivencia diaria. Y más aún, ocasiona graves consecuencias en quienes están a su alrededor. Estoy seguro que todos conocen en su círculo a alguna persona con este tipo de perfil.

Más bien me refiero a esas personalidades que pueden ilusionarse por muchas cosas, no obstante ellas nunca llegan a nada, tan sólo porque entorpecen cualquier proyecto o los boicotean de modo que pocas veces se alcanza algo con ellos.

Son un tipo de gente que evita completamente su responsabilidad, a la vez que manipulan al resto, para que ellos se sientan culpables de sus fracasos. Son personas resentidas que les gusta criticar a los demás, a la vez que ellos/as mismas caen en una pasividad absoluta, casi enfermiza. Son impacientes, a veces hostiles, y por lo general, poco útiles para ayudar o apoyarnos emocionalmente.

Estos individuos de que hablo, pertenecen a un tipo de personalidad muy tóxica que puede volverse muy dañina a nivel de pareja. Por ende, en el momento en que exista uno de los miembros en la pareja que presente un perfil “agresivo-pasivo”, luego han de surgir los problemas.

Es de suponer que uno de los pilares donde más conflictos esta gente ocasiona, es a nivel horizontal, en la cama, por ser allí donde las mejores cosas de la vida acontecen. Y lo que suele ser peor en esa hora bendita, es que algunos sujetos suelen acumular sentimientos de ira o rabia por su baja autoestima, que no lo declaran a no ser a los golpes.

Por no evocar en voz alta sus preocupaciones, simplemente, las acumulan. Y esta sensación negativa acaba traduciéndose en un profundo resentimiento que les hace manipular y castigar pasivamente a su pareja del modo más sutil y más doloroso.

Por ejemplo, para ilustrar mejor lo anteriormente dicho, hoy me entero que un hombre recibió una “orden de restricción temporaria, después de haber agredido a su novia durante una pelea de las bravas por cusa del “edredón”.

Richard Heath, de 35 años, arrastró a su novia -que religiosamente no debería estar allí- para fuera da cama y la atacó después que ella tiró del edredón que lo cubría.

El promotor del caso, Kate Marchuk, por no tener muchos chismes a comentar en su pueblo, declaró: “La pareja fue para la cama -dispuesta a cometer pecado carnal-, y tuvo una severa pelea porque el hombre quería todo el edredón para él. La mujer le arrancó el cobertor y repentinamente él se lo arrancó de vuelta”… “Entonces él agarró a la mujer con fuerza y acabó lastimándola en los brazos. Luego enseguida la agarró por los pelos y la arrastró para fuera de la cama”.

Resumiendo, cuando finalmente Heath se declaró culpado de la agresión, fue sentenciado a 60 horas de trabajo comunitario, que deberán ser cumplidas en 12 meses en la Corte de los Magistrados de Macclesfield, en el condado de Cheshire, al noroeste de Inglaterra.

Al pronunciar la sentencia, Richard Heath Stewart Cockburn tuvo la oportunidad de declarar: “Si cualquiera se da una volta por Macclesfield, verá entonces que el 99,9% de las parejas tienen por costumbre pelearse por causa de las frazadas, pero como la mayoría de las personas no reacciona de la misma manera, en lugar de pelearse uno necesita antes pensar bien sobre lo que puede acontecer a futuro”.

Qué hacer, si el oscuro ruido de la lluvia es constante en mi pensamiento, y mi ser es la invisible curva trazada por el son del viento, que sopla desaforado, caballo sin freno y suelto, de invisibles cascos que baten en puertas y ventanas -o le que le salga a camino-, mientras dentro del cuarto, donde sólo oscilan, levemente, los visillos, tengo que rendirme a los acontecimientos para que lo absurdo logre parecer lógico… No hay caso: ¡Lo mejor es taparse con la almohada!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Hasta el FBI Desconfía de su Sombra


Quiera o no, uno siempre termina desconfiando. Eso es algo personal, porque normalmente siempre se espera lo malo y no lo bueno. A bien verdad, no siempre tiene que existir este síntoma que suele aparecer en las personas por diversas circunstancias, el que al final termina por generar la desconfianza y origina un sentimiento de inseguridad que dificulta las relaciones a cualquier nivel.

A los entendidos del tema se les ha dado por testificar que la desconfianza está relacionada con el miedo y tiene que ver con una baja autoestima. A raíz de ello, uno terminaría por encerrarse en una escasa capacidad asertiva para enfrentarse con éxito a cualquier situación cotidiana de interrelación social o sentimental.

Otros tantos, ya menos doctos que los anteriores, aseveran que la desconfianza enceguece a la persona que la padece, y ello no le permite ponerse en el lugar del otro; por lo que eso le resta la empatía necesaria para comprender las motivaciones o sentimientos de sus semejantes. A esos no le da la capacidad de confiar en los demás.

Todo lo contrario a este síntoma es la confianza, que implica exponerse, abrirse, y hasta arriesgarse… No mucho, sino la raya aparece.

Pues bien, resumiendo la cuestión, el síntoma puede atacar a cualquiera y llegar a motivar una paranoia sin fin, como todo lleva a creer que haya sucedido en el “FBI”, la agencia federal de investigaciones estadounidense, que terminó poniendo en la mira a sus propios agentes extranjeros, ante el temor de que éstos puedan sustraer datos o informes secretos y entregárselos al enemigo…

Consiguientemente, los agentes “no estadounidenses” de la agencia ahora son sometidos a un programa de vigilancia más rígido y a controles más frecuentes después de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono en 2001, conforme lo reveló la prensa estadounidense.

La dirección de la agencia alega que el referido programa fue elaborado para evitar infiltraciones de espías y para poder monitorear a los nuevos agentes extranjeros contratados con acceso a información clasificada.

En el fondo, se trata de un programa que, según los críticos, limita la carrera de los agentes extranjeros, a los cuales se les comunica la inclusión en el programa, pero sin explicaciones ni la posibilidad de réplica.

El vocero del FBI, Michael Kortan, a modo de rechazar las críticas que han sufrido, llegó a declarar: “Buscamos cuidar las informaciones sensibles y secretas, teniendo en consideración el posible impacto sobre el empleado. La inclusión en el programa no tiene efecto sobre las promociones y los factores que contribuyen a la evaluación del riesgo son periódicamente revisados”… Por lo menos eso es lo que consta en el papel, obvio.

Por tanto y según el vocero, el programa está dirigido a traductores, agentes y personal del FBI que hablan otras lenguas, que conocen otras culturas y tienen vínculos con el extranjero.

Desconfiado, ya que de eso se trata, Gamal Abdel-Hafiz, agente nacido en Egipto y desde 1994 traductor en el FBI, se le ha dado por afirmar: “Este programa andaba bien para los nuevos empleados después de septiembre de 2001, pero usarlo ahora contra los actuales trabajadores, algunos con 10 o 15 años de experiencia y que se ganaron la confianza de la agencia, es inaceptable”… Inclusive para James Bond.

Pienso que todo esto no hace más que confirmar que ni bien las bandas de Oriente clarean, el trabajo nocturno es interrumpido. Cierto o no este adagio, lo que se ve, es que en estos tiempos de estupidez globalizada, a muchos se les ha dado por cuidar del cuerpo -ya que el espíritu nunca les sirvió para nada- y salen corriendo por las vías públicas en la Aurora como pedestres alucinados en busca de saldos de liquidación… ¡Sospechoso!

(*) Visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/

Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Argollas así de Grandes Como Caiques


Ya lo he registrado hace unos meses atrás, pero en vista de la recaída y la porfía existente en algunos bípedes para repetir ciertos hechos, recalco que “la reincidencia” es la reiteración de una misma culpa o defecto y, visto como concepto de derecho penal, es un agravante de la responsabilidad criminal que pueden llevar al porfiado a la prisión.

Los estudiosos afirman que para que ocurran las recaídas existe una serie de factores personales, familiares y sociales que están relacionadas con la reincidencia en el delito, las cuales se pueden agrupar fácilmente en tres grandes bloques y cuantas más se presenten mayor será el riesgo.

En los reincidentes influyen los valores y estilo de vida delictivos en la familia, problemas de alcoholismo, ludopatía, discordia conyugal entre los padres, pautas educativas inexistentes, contradictorias, ambiguas y caprichosas; criterios normativos autoritarios, rígidos, cambiantes; escasos recursos culturales (analfabetos, estudios sin finalizar, falta de cualificación profesional), locus de control externo en la atribución de la causalidad, egocentrismo, baja autoestima, agresividad, hostilidad hacia las víctimas y presencia de elementos psicopáticos (ausencia de sintonía emocional con los otros, impulsividad), entre otros varios que más parece un rosario.

Hago hincapié en esto, porque acabé de enterar que la policía de Tokio encarceló nuevamente, hace un par de días, a una artista japonesa por exhibir esculturas modeladas en su vagina y distribuir informaciones digitales -y no vaginales- que sirven para cualquiera que no sea “varón” construir un caique amarillo que ella misma proyectó inspirado en la esquife de sus órganos genitales.

Sólo que esta vez, conforme lo informó la policía, el efusivo propietario de la tienda de artículos eróticos donde Megumi Igarashi, de 42 años, que usa el pseudónimo Rokudenashiko, mostró al público sus trabajos también fue preso bajo acusaciones de obscenidad.

Un portavoz del Departamento de Policía Metropolitana nipona que no quiso identificarse, dijo que: “Ellos exhibieron diversos artículos obscenos en una vitrina para que las personas que viniesen a la tienda pudiesen verlas”… “Este es un hecho nuevo”, acrecentó el campanólogo vocero.

Antes, por si no lo recuerdan, Igarashi había pasado un corto periodo presa a inicios del corriente año por causa de un delito semejante. No en tanto, ahora su prisión y su detención terminaron por desencadenar un debate sobre los derechos de las mujeres y los límites de la expresión artística en Japón… Mismo que las obras de arte que ellas expongan sean escatológicas.

Por su vez, la policía de Tokio reiteró las razones dadas para la prisión anterior: la distribución de datos en “3D” de su vagina escaneada, que era la base digital de su proyecto de caique… Lo que lleva a cualquiera imaginar cuál era el tamaño de la susodicha cavidad.

Por supuesto, como toda mudez siempre acaba siendo castigada, ahora ella puede pegar hasta dos años de prisión y tener que pagar una multa de más de 25 mil dólares… Tiempo suficiente para que en la cárcel la artista piense como elaborar el proyecto de un lindo transatlántico.

Ante tales reincidencias muchos se limitarán a gruñir improperios, pero ratifico de que nada les vale, pues esa acción puede tornar el inofensivo verbo en un instrumento letal, sobre todo a los oídos de los amantes de las artes, quienes no tendrán más remedio que, frente a esa actitud filosófica, aguardar que los ruidos cesen y la Realidad se torne menos connivente con la sensatez que se alastra… ¡Ahora de barco!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: