Ambidiestro


27- ambidiestro

Consideramos que todo ambidiestro tiene la capacidad aparente de usar con la misma habilidad la mano izquierda o la derecha. Pero independientemente del grupo o género a que estos pertenezcan, todos y cualquier individuo puede ser considerado ambidiestro por igual, ya que él tiene esta misma destreza escondida en el alma y el corazón.

Ser ambidiestro de nacimiento suele ser poco frecuente, sin embargo es un arte que si se desea puede ser aprendida. El grado de versatilidad con cada una de las manos, es, generalmente, el factor determinante para ser ambidiestro.

Es lo mismo que sucede con el sentimiento del amor… ¿O acaso nos olvidamos que el amor se interpreta como un sentimiento que está relacionado con el afecto y el apego, y que es enteramente resultante y productor de una serie de emociones, experiencias y actitudes?

Suele ocurrir que la persona ambidiestra medita ante la decisión de qué mano escoger para realizar determinada tarea. Aun cuando el lado derecho del cerebro controla principalmente el lado izquierdo del cuerpo, y el lado izquierdo del cerebro controla, en gran parte, el lado derecho del cuerpo, el hecho de ser ambidextro refleja que las dos mitades del cerebro no han llegado a estar tan completamente especializadas así como lo están en otros individuos, principalmente si estos han sido contaminados por el dilecto bichito del amor.

Pero cuanto al amor en sí, el alma y el corazón no controlan nada, y es por eso que la diversidad de usos y significados del amor, combinado con la complejidad del sentimiento implicado en cada caso, es lo que hace que el hecho de amar sea especialmente difícil de definir de un modo consistente.

Pero mucho cuidado es poco, porque las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. Con todo, el amor interpersonal se considera sano o verdadero cuando éste es constructivo para la personalidad, para lo cual es indispensable tener una buena autoestima, ya que esta es el requisito necesario para que exista amor real en cualquiera.

Evidente que existen diferentes tipos de amor. Por ejemplo, el amor incondicional es el que se profesa sin esperar nada a cambio, y ya el amor fraternal, en su sentido estricto, refiere al afecto entre hermanos, aunque puede extenderse a otros parientes exceptuados los padres y los descendientes. Luego está el amor romántico, el que nace en la expectativa de que un ser humano cercano colme a uno de satisfacción y felicidad existencial.

Pero bajo hipótesis alguna podemos olvidarnos del amor confluente, ese tipo de amor entre personas capaz de establecer relaciones de pareja y apto a desembocar en el amor sexual, que a su vez incluye el amor romántico y el amor confluente, para derivar sin más en el amor platónico.

Con propiedad, no deja de ser un concepto filosófico que consiste en la elevación de la manifestación de una idea hasta su contemplación, que varía desde la apariencia de la belleza hasta el conocimiento puro y desinteresado de su esencia.

¿Quién, entonces, se anima a vivir sin ideas y amores? Sin estos, ciertamente no hay paraíso, ya que todo el que vive de ilusiones muere de realidades.

Anuncios

Ya se ha Perdido el Respeto


Si no me falla la memoria -lo que no es de dudar que ocurra cuando uno se pone viejo-, creo que existe un antiguo dictado que dice: “las personas no merecen respeto; se lo tienen que ganar”. Hasta puede que eso sea cierto, -algunos así lo creen- pero ciertamente tampoco significa que uno no tiene que respetarlas.

Pienso que al actuar con respeto hacia los demás seres humanos, uno puede evitar los malentendidos, las groserías, conseguir amigos leales y, en verdad, sí, ganar ese respeto que desea de los demás. Evidente que ser respetuoso valida el autoestima de la otra persona y puede llegar a fortalecer las relaciones y las tensas situaciones explosivas que surgen en el cuotidiano. Por tanto, no es mala idea que debemos aprender a cómo demostrarle bien a los demás la cantidad de respeto que se merecen.

Por ejemplo, en algunas partes del orbe no está bien visto eso de que los niños estén de pie al lado de un adulto sentado, pues quedarían por encima de él. Por eso estos se sientan en el suelo junto a él como señal de respeto. Inclusive, también demuestran su respeto a los mayores evitando darles la espalda.

Ciertamente, cada cultura tiene su forma particular de mostrar respeto a los demás, mientras otras ni lo tienen o anda muy escaso. Pero en cualquier caso, estos ejemplos nos recuerdan el siguiente mandamiento de la Ley mosaica: “Ante canas debes levantarte -en señal de respeto-, y tienes que mostrar consideración a la persona del envejecido”… Y profeso que incluso los gobernantes deberían aplicar ese miramiento.

Empero, lamentablemente, lo que se ve, es que en muchos lugares se ha perdido el respeto que antes había hacia la gente -grande o chica. De hecho, la falta de respeto parecería que está a la orden del día.

Menciono esto tan sólo por enterarme que la “Comisión para la Igualdad de Género de África del Sur” se ha puesto a investigar si es verdad, que un suertudo director de la red pública de televisión sur africana (SABC por su sigla) ganó una joven esposa de regalo, noticia que ha sido comunicada el último día 20 a la “Agencia Efe” por el portavoz de la mencionada institución.

“Esta semana comenzamos una investigación y todavía no tenemos los resultados. Pero anunciaremos estos en la primera oportunidad”, afirmó el vocero de la Comisión, Javu Baloyi, quien resaltó no poder anticipar las acciones que serían adoptadas por la institución en el caso de una condenación.

Sé que más de un centenar dirán bajo un excelso protesto, que no tiene nada demás el hecho de un cualquiera ser respetuoso y aceptar tan distinguido regalo, y los comprendo, pero les advierto que el escándalo en cuestión vino a luz el fin de semana último, cuando los chismosos del periódico “The Sowetan” informaron que el jefe de operaciones de la SABC, Hlaudi Motsoeneng, había recibido “una vaca, un ternero y una esposa” de parte de un grupo de jefes tradicionales de la etnia “Venda” durante una visita que el director realizó al norte del país.

Según lo menciona el mismo periódico, los jefes tradicionales de aquella etnia habrían dejado que el honorable director escogiese una de entre diez mujeres, las cuales fueron alineadas -aparentemente con los pechos desnudos- delante de él para que éstas fuesen evaluadas y escogidas.

Ante tan dichoso paisaje -que no era lunar-, el dirigente de la SABC tendría escogido a Vanesa Mutswari, una estudiante de Recursos Humanos de 22 años… No llegando a especificarse cuál era el tamaño de los recursos anatómicos de Vanesa, ni cómo ni por qué Hlaudi eligió la vaca y el ternero.

Sin embargo, se sabe que el propio Motsoeneng ya estuvo enredado en otro polémico caso en febrero último, cuando fue acusado por la Defensoría Pública de haber aumentado “exageradamente” su sueldo y de haber mentido sobre su formación.

Por su vez, aclaremos que la tradición “Venda” es conocida en África del Sur por su rigidez y por la sumisión que las mujeres demuestran a los hombres… Ese tal respeto que se ha perdido por ahí.

De hecho, parece que el propio presidente del país, el polígamo Jacob Zuma, ya se envolvió en una pelotera similar el último mes de diciembre, cuando afirmó que se casaría con una mujer Venda si ya no tuviese cuatro esposas -lo que ya es un exagero con las propias atribulaciones que eso conlleva-, porque, según Zuma, las mujeres de esta etnia “llegan a dormir en el suelo para mostrar respeto” al hombre que las domina.

Puede que sea un despropósito pretender afirmar que lo ocurrido oscile entre la infelicidad más dilacerante y la más completa de las bienaventuranzas, en especial con respeto a la vaca y al ternero, pero es llegada la hora de todos concordar que, a pesar de creativa, la Realidad continua insidiosa e insulsa frente a los abracadabras materialistas que se exteriorizan por ahí… ¡Sublime!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: