El Amor Puede Más que la Pena de Muerte


Como si fuese una historia retirada de dentro del baúl de la felicidad, resurge hoy día un caso que aconteció en 2008, época en que Jodi Arias fue condenada por asesinar a su novio Travis Alexander, de 30 años, con tiros y cuchilladas durante una crisis de celos, acto muy común en mujeres con los nervios a flor de piel. Como consecuencia de su peripatético desequilibrio telúrico-emocional, al principio ella estaría predestinada a la pena de muerte; sin embargo, gracias a la resolución del jurado popular a que fue sometida, su sentencia fue reducida y hoy Jodi cumple prisión perpetua.

En un libro escrito por el promotor público Juan Martínez, quien en la época tomara cuenta del caso, y que será oficialmente lanzado en 2016 para el público en general que adora estas minucias jurídicas de carácter idólatra-pasional-filantrópico, consta una teoría sobre el reblandecimiento de la pena y ya está dando que hablar en los Estados Unidos.

Como novedad, esta autoridad coloca en las páginas de su obra, que Arias no llegó a ser condenada a muerte por su crimen, porque uno de los hombres que componían la banca del jurado popular se habría apasionado perdidamente por la criminosa.

Martínez no especifica exactamente en su libro cuál de los integrantes sería el responsable por la absolución parcial. Sin embargo, Tara Harris Kelley, una de las juradas que hizo parte de la banca, cuenta que tiene certeza que el hombre a quien el promotor se refiere sería el “guardacostas” Bill Zervakos, -que evidentemente no era un Kevin Costner ni ella se parece en nada a Whitney Houston en la película homónima de 1993-, conforme lo ha dicho en una entrevista que fue dada por la propia Tara al “Daily Mail”.

Conforme relata esta señora de 70 años, Zervakos quería absolver secretamente a Arias, y además comentó que este individuo siempre se alardeaba de ser un mujeriego y en todas las ocasiones que podía, hacía contacto visual y no le quitaba el ojo de encima de la rea durante las diversas etapas del juicio.

Con todo, en 2013 Arias fue condenada por el asesinato, pero el jurado a que Kelley era sometida y en el que el ardiente Zervakos estaba presente, no consiguió decidir realmente si debía condenarla a pena de muerte. En una segunda tentativa, la pena de muerte también no alcanzó un fallo unánime, y por eso Arias no fue condenada a pena máxima.

El libro de Martínez promete traer aún más detalles picarescos a respecto del caso en cuestión, a pesar del autor contar que mantendrá en secreto el nombre del masculino apasionado por la criminosa.

Como es fácil de imaginar, supongo que la biblioteca de los futuros los adquirientes de esta chismosa obra de Martínez no ha de ser extensa en cantidad ni excelsa en calidad.

Sospecho que ha de tratarse de personas populares, ya que en hogares como estos, apartado de la sabiduría, no cabría esperar excesos de sapiencia, pero, a pesar de ello, tal vez puede que encontremos en sus casas dos o tres centenas los libros colocados en las estanterías, viejos unos cuantos, en la media edad otros, y éstos son la mayoría, los restantes más o menos recientes, aunque sólo algunos recientísimos… ¡Habría que ver!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

El Atrofiado Alpino y su Espada


Una investigación llevada a cabo en Italia, más precisamente por el “Instituto de Investigación y Rehabilitación Neuromotora” de la Fondazione Santa Lucia, en Roma, analizó el cerebro de algunos de los más importantes alpinistas antes y después de ellos realizar sus expediciones. Luego llegaron a la sabia conclusión de que estos podrían estar sufriendo un sutil daño cerebral cada vez que llegan a una cumbre. Los resultados mostraron cambios en el tejido cerebral de esos deportistas, a pesar de que exteriormente no se vieron problemas neurológicos obvios, afirman los científicos en la “Revista Europea de Neurología”.

Con todo, la causa más probable, señalan ellos, sería la falta de oxígeno que se experimenta en altas altitudes. A más, el estudio apoya otro similar llevado a cabo en España y publicado en “The American Journal of Medicine”, que encontró también lesiones cerebrales causadas a altitudes más bajas… Lo que por sí comprobaría que no es necesario subir una montaña para convertirse en un fallado mental.

Fuera esta suposición cabalística, el Dr. Nicolás Fayed, uno de los autores del estudio, comentó a la “BBC Ciencia” lo siguiente: “Este estudio confirma los datos de nuestra investigación sobre la atrofia que encontramos en una parte del cerebro de alpinistas expertos”… “Pero nosotros vimos también que se producían lesiones cerebrales más importantes en los alpinistas aficionados que en los profesionales, como por ejemplo, dilataciones de vasos perforantes muy finos dentro del cerebro y que se cree pueden ser zonas de infarto cerebral”, afirmó don Nicolás.

Basta resaltar que en la cumbre más alta del planeta, el Everest, con más de 8.000 metros de altura, se calcula que la concentración de oxígeno en el aire es sólo una tercera parte de la que se encuentra a nivel del mar… Pero sin el clásico olor a marejada.

Sin embargo, además de esas consecuencias neurológicas demenciales, practicar este deporte puede traer también otras ventajas, como lo ocurrido con el alpinista que encontró por acaso y en buen estado de conservación en las montañas noruegas, una espada Vikinga de cerca de 1.200 años, conforme lo anunciara a la agencia “AFP” el arqueólogo Jostein Aksdal, de la ciudad de Bergen, donde ahora la pieza será expuesta.

La espada de hierro -que en nada se parece con las de plástico que ahora venden en las tiendas-, tiene 80 centímetros, y fue encontrada entre las rocas en una región al sur de Noruega, estimando, probablemente, que ella sea “de los principios de la era Vikinga por vuelta de finales del siglo VIII”, afirma Aksdal.

“En aquella época, toda y cualquier espada era muy valiosa porque eran armas para personas de alto escalón y mucho prestigio”… “La mayoría de los Vikingos del gentío se contentaba con poseer un simple cuchillo o puñal”, explicó el arqueólogo.

Sobre las razones por las cuales la espada estaba en las montañas, Aksdal emitió varias hipótesis: “Tal vez hay un túmulo, o fue dejada por un comerciante o fue escondida allí por otros motivos… “¿Alguien murió en ese lugar? ¿Fue una agresión, robo, asesinato, u otra cosa? Por ahora no sabemos responder. La imaginación es el límite”, dijo este erudito hombre por no saber nada del asunto.

Como sea, el local del hallazgo será escavado ampliamente durante el primer semestre del próximo año, cuando el hielo ya se habrá derretido un poco. El clima seco del lugar, con temperaturas bajo cero durante más de la mitad del año, ha contribuido para la buena conservación del objeto.

Este mismo arqueólogo afirma que por causa del calentamiento global, que provoca una considerable reducción de hielo, el número de descubrimientos de objetos antiguos ha aumentado ampliamente y de nada aparecen en la superficie… Y pienso que si sigue así, dentro de poco rescatarán los restos de la “Santa María”, la nao capitana de Colón, del fondo del Océano Atlántico, en las costas del norte de Haití, donde afirman zozobrara dejando al genovés a pie y necesitando, encabronado, montarse a La Niña… ¿Por qué no?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

La Muerte Primero, el Perdón Después


Muchos son contra, algunos a favor, pero el caso es que la pena de muerte, pena capital o ejecución, son sanciones penales que suelen denominarse “delitos capitales” que implican en la muerte de criminales y disidentes políticos y que hasta el presente ha sido empleada por algunas sociedades en un momento de su historia, tanto para castigar el crimen como para suprimir la disidencia política.

Aunque la mayor parte del mundo ha desterrado la pena de muerte de sus inventario jurídico, se sabe que algunos intransigentes de ciertos países siguen imponiendo pena capital por actos como mantener relaciones sexuales consentidas fuera del matrimonio, oponerse al gobierno, ofender a la religión o incluso beber alcohol. Esto ocurre a pesar de que el derecho internacional prohíbe a los Estados imponer condenas a muerte por ninguno de estos delitos.

Pues bien, lo que ahora se sabe, es que una corte de justicia del norte de China esta semana terminó por inocentar a un hombre de la acusación de estupro. El caso es que Huugjilt, un joven chino de la etnia mongol, fuera declarado culpado en 1996 por un caso de abuso sexual y asesinato de una mujer china dentro de un baño público.

La reciente decisión fue anunciada en el microblog de la “Alta Corte del Pueblo de Mongolia Interior”, sólo que con algo de atraso, pues Huugjilt murió hace dieciocho años después que fuera ejecutada su pena de muerte.

Conforme afirmó la agencia de noticias china “Xinhua”, el vicepresidente de la corte, Zhao Jianping, le ofreció -aunque un poco tarde- sus “sinceras disculpas” a la familia de Huugjilt.

Los familiares del joven, que en ese entonces tenía tan sólo dieciocho años cuando recibió la sentencia, ahora tendrán derecho a recibir 30 mil yuans (US$ 5 mil) como pedido de disculpas de la corte, aunque estos fueron avisados que además podrían reivindicar una compensación de valor indefinido… Todo dependerá de la astucia del abogado que ellos elijan.

Como sea, la misma agencia “Xinhua” había noticiado previamente que un estuprador y asesino en serie había confesado el mismo crimen en 2005, luego después de haber recibido la sentencia de muerte por otros casos. Entretanto, él nunca fue juzgado por el crimen de 1996 y aun aguarda en la fila para ser ejecutado.

Por si alguno no lo sabe, China es acusada de ejecutar más presos por pena de muerte que todo el resto del mundo sumado… Eso evidencia que, siendo tantos como son, uno más o uno menos no se nota entre el gentío.

Entre tanto, el gobierno de este país donde el tropel tiene ojos oblicuos, no revela estadísticas sobre ese dato. Pero se sabe que el juzgamiento de Huugjilt, que como muchos mongoles utiliza apenas un nombre, aconteció en un momento que la policía y las cortes de justicia recibían presión extra por encontrar y punir criminales, algo que acontece periódicamente en el país.

¿Vieron? Esto no es más que una prueba de la vida solsticial en las estepas chinas. El caso es que, al contrario de las enaltecidas cosas realizadas por el hombre de lata del Mágico de Oz, este mongol ya no respira, aspira, conspira, suspira, traspira y expira, pues como el leyente ya tendrá percibido, ni mismo la imaginaria secuencia tan calorosamente desodorizada por los jueces de la corte para la asepsia de los aplausos finales, le devolverá la vida… ¡Totémica estupidez!

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Al Fígaro se le fue la Mano


Parece que sí, mismo no siendo de Sevilla y que no haya perdido su silla, pues todo indica, conforme lo arguyen diestros investigadores ingleses, que se ha descubierto la identidad de Jack, -no la del húmedo Daniel´s- sino más bien la del “Destripador”, 126 años después de que éste diera muerte a cinco mujeres inglesas en el entonces empobrecido distrito londinense de Whitechapel a finales de 1888… A lo mejor, incitado por su licoroso tocayo.

De acuerdo con exámenes de DNA, el criminoso fue identificado como Aaron Kosminski, un peluquero judío de 23 años que habría venido de Polonia, como siendo el célebre serial-killer, de acuerdo con lo que informa el destacado rotativo británico “Daily Mail”… Aunque ha quedado en suspenso descubrir si era el mismo barbero de Rossini y de Cesare Sterbini, y si a él también le gustaba la opera.

A bien verdad, un chal común y corriente que fue encontrado tirado al lado del cuerpo inerte de Catherine Eddowes, una de las cinco víctimas del destripador, terminó posibilitando la identificación del matador en serie y presunto responsable por el asesinato de las cinco prostitutas en Londres. La referida vestimenta fue comprada en una subasta por Russell Edwards en 2007, y luego analizada durante tres años y medio por el perito Jari Louhelainen, un especialista en biología molecular.

Posteriormente, los datos encontrados fueron cruzados con las anotaciones de Donald Swanson, el policial responsable por investigar el caso en 1888. Y fue así que hallaron en sus glosas, que entre los seis sospechosos de Donald, estaba un hombre polonés de clase baja llamado Kosminski.

A partir de ahí, para obtener la respuesta que todos buscaban y Russell pagaba, los analistas cruzaron los datos biológicos encontrados en el chal del ganzúa policial que lo guardara para dárselo de regalo a su querida esposa, y el cual nunca fuera lavado y mantenido en seguridad por los descendientes de Swanson, con los del DNA de los descendientes de los seis sospechosos y el de la víctima, explica el “Daily Mail”.

El antojadizo Edwards, un empresario del Norte de Londres, resolvió entonces investigar la historia de vida de Kosminski; y descubrió que el barbero había emigrado con su familia de Polonia para la región Este de Londres antes de los asesinatos, por cuenta de una onda de antisemitismo en Europa del Este, y que este hombre ligero de manos ya era considerado por la policía como un potencial sospechoso… Aunque no se sabe si era porque su navaja tenía mucho filo.

Como sea, las anotaciones policiales indicaron que él tenía “odio de mujeres y tendencias homicidas”… Mismo así, sin llegar a ser descubierto por sus crímenes, Kosminnski acabó muriendo en un manicomio en 1899 debido a una gangrena… Que, como todos saben, suele ser mortal.

La historia completa del caso, ahora será contada en el libro “Naming Jack the Ripper”, o en su mejor traducción, “Identificando Jack”, cuyo lanzamiento ocurre este mismo mes de septiembre.

La teoría de Edwards es la más reciente tentativa de descubrir la identidad del asesino cuya historia dio origen a una serie de libros y filmes y que continúa fascinando interesados hasta hoy día en estas cosas sangrientas de mujeres.

Por ejemplo, en 2002, la autora de romances policiales, Patricia Cornwell, pensó haber descubierto el DNA de Jack, el destripador, ligándolo al artista británico Walter Sickert, a quien le gustaba pintar dramas mórbidos, algunos con escenas de violencia contra mujeres… Pero resultó que era pura tinta de Walter, un desquiciado artífice de los matices.

Por tanto, aprovechando este clima operístico analítico, creo mejor atizar un poco más la Realidad que tantos insisten que yo vea, como por ejemplo, entregarme a examinar el libreto de “La flauta mágica” de Mozart y, haciendo uso de su flautín de Pan, ver si descubro el verosímil parecido entre Amadeus, Papageno, Pamina, Sarastro y Papagena… ¡Me parece más ornitológico!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Salga de lo Mismo… Invente en la Cocina


Confieso que algo sé cocinar, no mucho, pues al igual que cuantiosos mortales, yo nunca he participado de cursos de cocina. En todo caso, de chico me gustaba leer y mirar las fotos del libro de recetas de “Doña Petrona”. Evidente que existen muchas otras igual o mejor que Petrona C. de Gandulfo, quienes también dictaron muy buena cátedra en el arte de la culinaria y gastronomía doméstica.

Sin embargo, lo que se puede observar, mismo con la extensa presencia de buenos Chef de moda alrededor del mundo, es que hasta el día de hoy a nadie se le había ocurrido señalar una nueva etapa en el arte culinario, recomendándonos una receta de por sí muy sencilla y económica… Pero eso ya es pasado y pisado.

De por sí, vale decir que cuando uno aprende a cocinar, es más bien para mostrar las cosas que más nos gustan de la cocina. No solo lo que nos gustaría cocinar y por ende, comer, pero también cómo nos gustaría servir, las maneras de presentar los platos, la posibilidad de probar… Y un montón de mañas más que posiblemente incitaran un día el desenvolvimiento de nuestra creatividad personal… El llamado: “toque único”.

Puede que esa misma índole creativa estuviese escondida dentro del alma de un individuo chino de 30 años que ahora está siendo acusado de haber matado sus padres, despedazar los cuerpos y después cocinarlos con sal… Una receta sencillísima.

Y ésta fue tan simple y neta, que hace un par de días la promotora de acusación llegó a indicar durante el juicio, que poco más tarde, este amateur de la cocina tendría colocado los pedazos en recipientes como si fuesen “carne para churrasco”,

El caso es que las cabezas de Chau Wing-ki, de 65 años, y de su esposa Siu Yuet-yee, de 62, fueron encontradas el último mes de marzo, pocos días después del desaparecimiento de ambos, en dos heladeras que estaban en un apartamento atiborrado de sangre. Los otros pedazos de sus cuerpos fueron encontrados en un receptáculo de basura, cocidos y guardados en recipientes con arroz, como tentativa de los asesinos para encubrir el crimen.

Por ende, Henry Chau, de 30 años, pasó a ser acusado de cometer el crimen con ayuda de un amigo, Tse Chun-kei, de 36 años. Independiente de ello, el periódico “South China Morning Post” informa que Chau ya se declaró culpado de homicidio culposo (sin intención de matar) por responsabilidad disminuida, al mismo tiempo en que Tse negó las dos acusaciones de asesinato; aunque los dos hombres admitieron haber impedido el entierro decente de la pareja.

Por su vez, la promotora afirma que Chau y Tse planearon el asesinato durante meses, comprando cuchillos, heladeras, microondas y una olla de arroz… Y la sal.

Inicialmente, Chau informara a la policía que sus padres habían viajado para China continental, pero de próximo admitió el asesinato en un grupo de mensajes en internet. De acuerdo con el texto que fue leído a viva voz en el tribunal de la ciudad, él escribió que planeó despistar la policía para ganar tiempo y poder despedirse de sus amigos… Sin confirmar si su deseo era hacerles degustar su nueva receta.

Mismo así, Chau declaró en un grupo de mensajes: “Mi compañero de asesinato y yo, teníamos planeado convertir esto en un caso de desaparecimiento y nos desprender de los cuerpos pedazo a pedazo”, quien también admitió ser un psicópata, al indicar: “No puedo simpatizar con el dolor de las personas debido a mi experiencia durante la infancia y adolescencia”.

Según menciona el periódico Post, Chau dijo haber matado a sus padres con la ayuda de Tse en un ataque de rabia, pero la acusación considera que los asesinatos fueron premeditados.

Frente a este clima profundo y sofocado de horror aquí relatado, me entrego a recapacitar sobre la cualidades culinarias de santa Teresa de Jesús, también conocida como Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, quien haciendo justicia a su apellido, mismo imposibilitada de moverse a causa de un ataque de paroxismo que la dejara paralítica, entró un día en la cocina, se sentó en un caballete en llamas y comenzó a imaginar la flamígera pintura “El jardín de las delicias” de Hieronymus Bosch (El Bosco), mientras escuchaba “Orfeo en el infierno”, de Offenbach… ¡Otra receta ecuánime!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Se les Escapa Como por un Colador


Me llamó la atención lo que mencionó el periodista y analista político israelí, Marcelo Kisilevski, sobre el momento de tensión que se vive en Medio Oriente, cuando concluyó que “Abbas ya comprendió que no puede controlar a Hamas”. Así pues, transcribo algunos puntos que Kisilevski abordó en su entrevista:

¿Qué tan firmes son las evidencias contra Hamas? – Hamas no se adjudicó la autoría del atentado, y hasta se preocupó con inusual vehemencia por negarla. Queda en claro así que ni Israel ni Hamas estaban interesados hoy por hoy en una escalada, y que lo que está ocurriendo en Gaza se les está yendo de las manos: una cosa son los intereses de estado, y otra la realidad en el terreno. De todos modos, el gobierno de Israel no dice manejar evidencias de la autoría de Hamas, sino de su responsabilidad. Es decir, Hamas no es una organización jerárquica con jefes que dan órdenes y soldados que las ejecutan linealmente. Al menos no en todas sus capas. En el nivel de la militancia violenta, basta con que Khaled Mashal, líder del brazo político de la organización, diga -como lo dijo- que “solo los secuestros (como el del soldado Gilad Shalit) podrán lograr la liberación de presos palestinos”, para que células o subgrupos en el terreno entiendan la indirecta. De hecho, en el último año los servicios de Inteligencia israelíes, en cooperación con sus equivalentes palestinos, frustraron nada menos que 50 intentos de secuestro por parte de células dispersas, no necesariamente en comunicación con la cúpula. Uno de los secuestros logró ser ejecutado, pero les falló en la fase operativa, y los investigadores revisan por qué terminó en el rápido asesinato de los tres adolescentes en lugar de llevarlos vivos a guarida segura. Una de las teorías es que se trató de novatos, que se habrían asustado al ver que uno de los chicos había logrado llamar a la policía llegando a murmurar: “Nos secuestraron”, antes de serle arrebatado el celular. Y si de evidencia de responsabilidad se trata, los dos autores del secuestro, que todavía no fueron apresados, son miembros locales de Hamas en la zona de Hebrón.

¿Qué “beneficios” puede rendirles a los terroristas un atentado de esta naturaleza? – La expectativa con estos secuestros es de dos tipos: en el nivel puntual, lograr la liberación de sus compañeros presos en cárceles israelíes como rescate por los secuestrados. En el nivel macro, mantener viva la lucha violenta contra “la ocupación sionista de toda Palestina”, diferenciándose de paso del partido Fatah, que mantiene la tesitura de dos estados, uno judío y otro palestino, y el apoyo a la dinámica de negociación diplomática y confrontación no violenta. Sin embargo, la negación de responsabilidad por parte de la cúpula de Hamas muestra que no todos allí se sintieron cómodos con este atentado, en momentos en que se intentaba consolidar la alianza con Fatah. Ahora están en un callejón sin salida: deben enfrentar las represalias israelíes a los misiles y al secuestro, y para ello acusan a Israel de culpar al Hamas con el fin de “preparar el terreno para una nueva agresión”. Y también deberán enfrentar la tensión con Mahmud Abbas, ya que éste comprendió que no puede controlar al Hamas, cambiar su agenda, y además bien puede buscar ahora una escalera para bajarse del incómodo árbol de la unidad nacional.

¿Qué posibilidades reales hay de volver al diálogo? – Quizás estamos a las puertas de un nuevo operativo israelí a gran escala en Gaza, si es que Hamas no atina a frenar los lanzamientos de cohetes, tanto propios como de otros grupos y organizaciones en Gaza, lanzamientos que llegan a varias decenas por día. El portavoz militar dejó en claro que los bombardeos que ya tienen lugar en Gaza no son castigo por el secuestro, sino reacción por los misiles. De continuar a este ritmo, y de haber más víctimas israelíes, la opinión pública israelí no lo podrá seguir digiriendo, y el gobierno se verá arrastrado a una acción más contundente que, de momento, ni el ejército ni el premier Netanyahu desean… Por lo menos, como se ve, parece ser una opinión más esclarecedora.

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Un Mal Whisky Puede Afectar el Cerebro


Ya no sorprende a nadie enterarse de que en la tierra de la octogenaria Reina existe mucho más que llovizna, bastante neblina y buenos whisky, mismo que diversos habitués a empinar la copa no sepan distinguir la diferencia entre el scotch whisky, el whisky escocés y el bourbon whisky o bourbon whiskey. En todo caso, haciendo un paréntesis frente a lo primordial del asunto, le diré que el primero es el clásico por antonomasia, el whisky propiamente dicho, el de toda la vida, elaborado en Escocia -y no en Paraguay-; y el segundo, pese a formar parte de la familia de los whiskies, es más conocido como bourbon simplemente… Algo así como si fuese un primo distante, o un paria sin apellidos.

Pues bien, retomando la cuestión de mi propósito una vez aclaradas las destiladas diferencias de alcurnias líquidas, tengo que agregar el lado siniestro de mi intención para comentarles que una mujer británica de 56 años y su marido, de 57, terminaron por ser declarados culpables del asesinato de los padres de ella después de que, 15 años más tarde, fuesen descubiertos sus cadáveres, enterrados en el jardín de su casa.

Sé que parece algo más confuso que fatídico, pero en verdad, Susan y Christopher Edwards, el abnegado esposo que la ayudó a encubrir los hechos y a cobrar el dinero y la pensión de las víctimas, acaban de recibir un dictamen de culpabilidad en el “Tribunal de Nottingham” (al centro de Inglaterra), mientras todo el vecindario espera que sean sentenciados en otra audiencia… Y lo que parece peor, sin ellos poder acercarse a la botella de scotch, traicionera compañía.

No sé, puede que el hecho de estar asistiendo a muchos partidos del mundial por la TV y no el whisky con que los acompaño, me esté afectando la composición de esta redacción, pero el asunto de esta pareja ha causado conmoción luego de la policía hallar los cadáveres de Patricia y William Wycherley 15 años después de su muerte ocurrida en mayo de 1998, y porque los autores pasaron todo ese tiempo pretendiendo mostrar que los difuntos seguían con vida para percibir sus prestaciones sociales.

En todo caso, Susan Edwards, que durante el juicio ha confesado que a veces tiene dificultades para distinguir fantasía de realidad, asegura que su madre mató a su padre, y que ella la mató porque le había provocado con comentarios desagradables, como por ejemplo… Bueno, no es necesario detallarlos.

Está bien, ya que el lector insiste, agrego que, según Edwards, quien admite el homicidio pero no asesinato, después de disparar a su padre, que entonces tenía 85 años, la madre, de 63, pasó a provocarla diciéndole que era una hija (…) no deseada y que sabía que había sido abusada sexualmente por su progenitor.

Así que, una vez que el leyente tenga dado rienda suelta a su imaginación de lo que pudo haber ocurrido luego de recibir tan aciagos comentarios, sucede que tras matar a la madre, la autora le confesó a su esposo el asesinato y el fin de semana siguiente ambos enterraron los cuerpos en el jardín trasero de la casa de los Wycherley. En todo caso, en 2005 ellos vendieron esa propiedad con los cadáveres allí enterrados.

Independiente de su juicio, mi amigo leyente, añadiré que esta pareja, que tenía dificultades financieras, no vaciló en vaciar las cuentas bancarias de los muertos y que durante años percibió sus pensiones, hasta un monto de 245.000 libras (más de trecientos mil euros).

Pero como la mentira -al igual que un enano- tiene piernas cortas, la voz de alarma la terminó dando la madrastra de Christopher Edwards, a quien él le confesó los hechos cuando se vio necesitado de dinero, y ello condujo posteriormente a que la policía desenterrara los cuerpos, envueltos en ropa de cama, el 10 de octubre de 2013.

Durante el proceso judicial, la fiscal, Dona Parry-Jones, dijo que fue “un asesinato frío y calculador, motivado por la avaricia”, y que ambos podrían afrontar la cadena perpetua cuando sean sentenciados en una fecha aún no especificada.

Por tanto, mencionado lo concluido y fuera de toda la morbosidad del caso en cuestión, queda clara la interferencia de un mal whisky en el raciocinio de cualquier viviente, momento que somete a la perplejidad popular el poco potable hecho llamado de Waterloo, que por la propia insalubridad acuática del nombre ya lo dice todo, principalmente ante la corruptela existente en la actual coyuntura, rellenada de figuras inexpresivas y personalismos exacerbados… ¡Todo culpa de la hormonal sed de Poder!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: