Eran Esclavas de Ojos Sesgados


Evidentemente que hechos así no suelen suceder por aquí, no porque estos no ocurran sino porque a todos les da igual y nadie protesta por ellos. Sin embargo, allá, en el lugar donde nace el sol antes que nadie todos los días, más de 2.000 personas terminaron denunciando al periódico japonés “Asahi” para que éste rectifique públicamente sus artículos periodísticos que tratan sobre los prostíbulos militares durante la Segunda Guerra Mundial, argumentando que tal cuestión mancha la reputación de Japón. Por lo menos así lo indicó semana pasada la prensa local.

La denuncia colectiva, que no tiene nada contra el uso de las barandas de las escaleras por las japonesas pero que incluye ciudadanos japoneses que viven en Estados Unidos, fue presentada al tribunal del distrito de Tokio, según lo informó el “Asahi” y otros diarios.

Es que de acuerdo con los denunciantes, los artículos que fueron publicados durante los años 1980 sobre las mujeres esclavas, dieron la falsa imagen de que Japón y su ejército colocaron en práctica un sistema de esclavitud sexual.

Y como nada es gratis en esta vivida, los denunciantes piden al periódico que pague tres millones de ienes (253.000 dólares) de compensación – a quién, no sé- y que publique mensajes de disculpas en la prensa internacional.

Durante el mes pasado, cerca de 8.700 personas, entre ellas varios diputados conservadores y profesores -no necesariamente de artes marciales-, ya habían presentado una denuncia similar.

Para entender mejor un tema con evidente trama nocturna-sicodélica, durante la década de 80 el Asahi publicó varios artículos periodísticos sobre lo que ocurriera durante ese período con base en el testimonio, después desacreditado, de un individuo japonés que decía haber reclutado mujeres coreanas para los prostíbulos militares.

Luego de años de presiones -incluso de vientre-, el periódico acabó pidiendo disculpas y su presidente renunció, pero el tema volvió a resurgir con la llegada al poder del conservador Shinzo Abe, que desea mejorar la imagen de Japón… Saliendo mejor en la foto.

Eso, porque la extrema derecha japonesa intenta rehabilitar el papel de Japón durante la Segunda Guerra Mundial frente al discurso de culpa que prevaleció hasta ahora sobre las atrocidades cometidas durante ese período… Que no fueron pocas.

A pesar de escasos archivos oficiales, la mayoría de los historiadores consideran que 200.000 mujeres, en su mayoría coreanas, aunque también de China, Indonesia, Filipinas y Taiwán, fueron obligadas a prostituirse en prostíbulos militares llamados de “puestos de confort”… Donde algún memo había colgado una plaquita que decía: “ría hoy para llorar mañana”, aunque pronto la retiraron.

Los historiadores concuerdan que las mujeres fueron obligadas a prostituirse y que el ejército imperial y el gobierno estuvieron metidos directamente -y hasta la manija- de una manera tácita en el sistema obligatorio de las artes en la horizontal.

Sin embargo, los representantes de la extrema derecha afirman que éstas eran prostitutas comunes y que se trataba de un intercambio comercial… Tipo aquel: me das unas monedas que yo te doy felicidad enfrascada.

En todo caso, mismo que algunos ya me alertasen sobre la extensión de estos parágrafos aparentemente confusos en que la verdad y lo ilusorio se diluyen con tanta frecuencia, insisto y persisto en decir que salvo me torne un inútil en el paisaje de las coherencias y con ello capitalizar la Nada, no hay nada que hacer contra mi pacifismo inerme… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Cómo Rendir Bien el Examen en la Cama


Ya es requeté sabido que un sinfín de bípedes masculinos no da oídos a las desaprobaciones y abominaciones que las mujeres más condenan durante la relación sexual. Algunos experimentados sexólogos afirman que, así como ellos reclaman de ellas en la cama -principalmente durante la masturbación y el sexo oral-, muchas veces ellas también están insatisfechas con el comportamiento de su hombre en la horizontal y ellos ni cuenta se dan cuenta.

Son ésos mismos mortales los que necesitan entender que ellas no quieren transar a toda hora, que demoran más para llegar al clima, y son, digamos, más delicadas durante la práctica del sexo. En todo caso, ya que es súper difícil lograr envolver a una mujer lo suficiente para pintar un clima, pienso que la última cosa que un hombre puede pretender es ser desagradable y grosero en la hora del “vamos ver”…

Pues, siendo este asunto tan delicado que ni mayonesa casera, mi amigo leyente, por lo menos le sugiero que se entere como se pueden evitar esas brusquedades y groserías si se obvia al máximo lo que indica un reciente estudio que demuestra:

Cuando el sujeto quiere reproducir la posición de un filme porno – En verdad, ellas odian cuando el hombre intenta imitar posiciones que obviamente vio en un video porno. Todo porque, además de acabar prácticamente de punta cabeza, la mujer tiene que oír su comentario: ¿Te gusta, no, amor?

Cuando le pide para que ella coloque el preservativo – Raciocine, mi amigo, pues por mejor que ella se salga en la tarea, difícilmente se saldrá mejor que usted -que tuvo que hacerlo sólo la vida entera. Así que, si es la primera vez que usted está transando con ella, es mejor evitar hacer ese tipo de pedido. Eso pasa la impresión de que tiene pereza de colocarlo, o que le da asco hacerlo.

Cuando se entusiasma y casi golpea a la chica – Es que si usted se pone a practicar un profuso show de artes marciales -aún más si es durante las primeras relaciones sexuales con determinada persona-, eso lo hará parecer un tipo grosero que no se importa con el bienestar de la mujer. Por tanto, es mejor dominar las palmaditas y dejarlas para cuando los dos tengan más intimidad. A no ser que ya esté muy claro que los dos sienten apenas atracción física, y que esa será una noche y nada más.

Cuando la sufoca durante el sexo oral – Dicen que ésta es una cosa que debe ser muy angustiante -y sólo ellas saben lo cuánto. Por lo qué, tenga en cuenta que la mujer querrá pasar lejos de su cama si usted es del tipo que la sufoca haciendo movimientos bruscos que ni jinete del apocalipsis durante el sexo oral.

Cuando ven cosas en internet y quieren hacer igual – Cubos de hielo pueden ser eficientes para bajar la temperatura de mucha gente, no en tanto, ni toda mujer lo haya divertido si se los estregamos en sus partes íntimas. En todo caso, si no da para ser original en el fetiche, por lo menos escoja uno con el cual ambos puedan sentirse excitados y aprovechar el momento.

Cuando se pretende explorar todo al mismo tiempo – No necesita caer encima con tanto desespero, porque ella no huirá de allí. Así que, vaya con calma, mi amigo. Y además, ni se le ocurra salir colocando el dedo en todo cuanto es agujero como si estuviese tocando algún instrumento musical, ellas lo detestan. Por más difícil que sea, intente ser delicado al tocarla, mismo que su “pegada” sea fuerte.

Cuando intentan el sexo anal sin avisar – Puede que esta sea la peor de las peores. No hay nada más grosero de que una pareja estar en medio del acto y de repente el masculino dirige su miembro para el ano de ella. Debe ser un dolor increíble, aún más si ella no fue estimulada antes. Demás está decirle que tal cosa jamás debe ser realizada de sorpresa. Ellas lo odian

Cuando él queda encima durante el 69 – ¿Necesito que le diga más alguna cosa o ya da para imaginar porque eso es poco confortable? Es que si usted está por encima moviéndose como un caballo desbocado, acabará sufocándola. En todo caso, si se le ocurre hacer el 69, haga siempre la gentileza de dejarla permanecer encima y que ella misma controle la velocidad. Es lo que ellas prefieren y se sienten más confortables.

Como el lector pudo verificar, mismo que me empeñe al máximo para hacer que todo lo casual persista y el fatalismo quede exorcistado por las vicisitudes banales de la vida, a mí me da la impresión de que todo lo dicho no deja de ser pequeñas énfasis de cosa alguna para que echemos mano de Fantasías antes de llegar el Carnaval… ¡Paupérrimo propósito!

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: