Las Causas de la Involución


No podemos dejar entre renglones que tanto Alemania como Japón, dos naciones que quedaron horriblemente destruidas a consecuencia de la guerra en el siglo pasado (por ellas desatadas a decir verdad) supieron levantarse rápidamente de sus escombros y volvieron a ser potencias.

En contraposición, países con enormes recursos naturales como Argentina, Brasil, Venezuela o México, para circunscribirnos a nuestro continente, no han sabido hacer algo parecido, a pesar de sus ventajas y de no haber sufrido la miseria de la postguerra. La Argentina, de hecho, llegó al umbral de la riqueza y el desarrollo sostenido a principios del siglo XX y sin embargo, luego involucionó en su progreso y no logra salir de su marasmo. Si miramos hacia atrás en la historia, ejemplos de culturas que cayeron en la pendiente abundan y de ello algunas conclusiones se pueden sacar.

El Imperio Otomano, en su apogeo era musulmán y rivalizaba con Venecia y Francia, en cultura y poder. Habían establecido un sistema educativo del estilo del IENA francés. Cuando las fuerzas del Sultán conquistaban una región o una ciudad, se llevaban a los chicos como esclavos. Las niñas, a los harem y los niños al palacio. Pasaban a ser propiedad del Sultán y eran educados con rigor para formar parte de la Administración del imperio. Los más capaces avanzaban de acuerdo a su desempeño y no era inusual que un esclavo, llegase al fin de su carrera, a ser nombrado gobernador de una región o alcalde de una ciudad. El imperio en su nadir era gobernado por una meritocracia donde la excelencia se premiaba. Los hijos de los esclavos eran ciudadanos libres, pero no podían formar parte de la administración pública. Al contraerse el imperio comenzó la decadencia. Ya no obtenían tantos esclavos para administrar al imperio. Se quebró el sistema de la educación en la escuela del palacio. Empezaron los acomodos y avanzó la mediocridad.

Los países exitosos han sabido desarrollar un buen sistema de educación al margen de tener una base cultural que premia el esfuerzo, la honradez, el éxito, en la cual se desprecia la holgazanería y el ocio. Gran Bretaña se caracteriza por sus “public schools”, y sus prestigiosas universidades. Lo mismo ocurre en Francia, Alemania, EE.UU., Japón y ahora China. Los hay también más pequeños, sumamente exitosos como los escandinavos. Basta contrastar su PBI per cápita y los resultados de sus alumnos en las pruebas PISA. Es una realidad que aquellas naciones que producen buenos académicos, técnicos y profesionales tienen una buena base de educación primaria y secundaria, así como escuelas tecnológicas y centros bien aceitados de aprendizaje.

Donde no existen estas condiciones, donde se ha perdido este impulso, la sociedad no sanciona a quienes no se capacitan, el gobierno no cumple debidamente con la función educadora y en lugar de fomentarse la inversión y el emprendimiento, se subsidia la holgazanería, el resultado es muy negativo.

Pensemos en el pueblo judío, el que hasta hace poco no tenía país. Por haber sido perseguido a lo largo de la historia y en muchos casos habérsele impedido ser poseedor de tierra, la forma más tradicional de acumular riqueza, tuvo que ingeniárselas de otra manera. Se dedicaron al comercio, a la joyería, al arte, a la banca, al intercambio de moneda, a la prestación de servicios y a distintas profesiones. Y por sobre todo, como sus bienes podían serles confiscados, siempre han privilegiado el estudio y la preparación de sus hijos y parientes. En la sociedad judía está muy mal visto no estudiar o no trabajar y es grande la presión de la comunidad al respecto. Los resultados están a la vista.

El número de personalidades de este origen que han hecho una diferencia en el mundo es inmenso, desde Albert Einstein, hasta Sigmund Freud, pasando por Karl Marx, el propio Jesús, Jonas Salk, Albert Sabin, también en el arte, en Hollywood, etc. Hay 14 millones de judíos en el planeta y en 105 años han recibido 15 docenas de Premios Nobel en diversidad de áreas, mientras que la población islámica que asciende a 1.4 billones, cuenta con 3 Premios Nobel, aparte de algún Premio de la Paz, según informa el pakistaní Farruk Saleem, director ejecutivo de un “think tank” en Islamabad, fundado en 2007.

Detrás de estos logros hay un hilo conductor fundamental por el que hay que apostar: la EDUCACIÓN… Por eso es bueno preguntarse: ¿Cuándo será que los gobiernos de aquí van reaccionar?

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Solamente Pintar no es Bastante


De acuerdo con lo que insinúa mi amigo el pintor radicado en tierras lejanas, eso de dedicarse a la pintura, o así como a cualquier otra actividad artística como la literatura o la poesía, siempre trae sus contratiempos de rigor. No obstante un contado número de hombres y mujeres dediquen toda su existencia a la creación artística.

Según él, hoy día existe como un empecinamiento quijotesco de querer crear algo que transpire valor artístico, que trascienda y logre darle cabida a esa metáfora necesaria de la belleza… Y para lograrlo, vale todo.

Por mi parte, pienso que el otro aspecto de todo esto son los posibles criterios de valoración del arte en la actualidad. Todo es, o puede considerarse arte, aunque lo complicado de demostrar, es que el arte siempre ha querido estrechar lazos entre el alma y el conocimiento, cuestión que algunos de los artistas actuales pasa por alto por ignorancia o por dejadez.

Cualquier cristiano puede dedicar unos minutos de charla con cualquiera de esos nuevos covachuelistas del arte encargados de hacer arte conceptual, instalaciones, arte efímero o como lo llamen, y podrá comprobar con asombro que una “miss” -no necesariamente rubia- tiene más argumentos. O sea, estos nuevos artistas distan mucho de ser filósofos en mayúscula y la gran mayoría se queda en el lamentable escaño del analfabeta funcional provisto, eso sí, de gran audacia, caradurismo y mucha intuición estética.

Del resto de ellos, ni la profundidad reflexiva, ni el conocimiento intelectual parecen regir su actividad creadora, la cual colinda bastante con el azar y la improvisación. El propio Ernst Gombrich en su libro “Arte e ilusión”, ha puntualizado algo interesante: “El artista es su mejor crítico. Si dialoga con su obra, es un artista; si dialoga con el público, es probablemente un impostor”.

Evidente que a esto hay que sumarle que la ignorancia cultural del pintor es en la mayoría de los casos proporcional a la ignorancia cultural del espectador. En tales circunstancias el diálogo es una suprema utopía. La preocupación de críticos y curadores estriba al final si un “urinario” tiene tanto valor artístico como por ejemplo las pirámides egipcias. Y discuten incansablemente si el arte efímero tiene validez en un mundo donde todo parece ser momentáneo, incluso los cincos o diez minutos de fama reglamentaria que tienen muchos artistas.

Centenas afirman que el arte en general hoy día, luego de una sinuosa travesía, ha llegado al puerto de la ambigüedad más aparatosa. Alegando que hoy la obra de arte no explica nada y por eso el artista trata de envolverla con un discurso que le proporcione validez tanto como obra de arte y como discurso.

Siguiendo esa misma línea de raciocinio y de acuerdo con lo que informó la semana pasada la red estatal “TV Perú”, ese mismo discurso que buscaba otorgar validez a su obra, fue utilizado por una mujer que terminó siendo acusada de haber robado una vaca y después pintarla para evitar que la misma rumiante fuese reconocida por sus propietarios.

El referido robo aconteció hace unos quince días en la región de Cajamarca, al norte de Perú, y la mujer acabó siendo detenida una semana después por las rodadas campesinas (una especie de guardias comunales) de la ciudad de Cabracancha, en la provincia de Chota.

Según cuentan, los “ronderos” entraron en acción al percibir las extrañas manchas negras en la vaca, lo que permitió descubrir que la mujer, debido a la falta de óleo, témpera o acuarela, las había pintado con tintura para el cabello… “Por ahora seguimos con las investigaciones porque la autora culpa apenas a sí misma y a su falta de creación artística, pero nosotros, con la experiencia que tenemos, creemos que hay algo más, un tipo de bando organizado que está causando pérdidas a nuestras comunidades”, declaró Rogelio Díaz, vicepresidente de las rodadas campesinas de la región, a la “TV Perú”.

Por supuesto que la mujer fue entregue a la policía, la que ahora investiga si ella efectivamente integra un bando que roba el ganado de los campesinos, o es en verdad una pésima artista.

Analizando la cuestión por el lado cóncavo y convexo -o viceversa-, creo que nunca está de más recordar que la cohesión de las materias y pigmentos no es eterna, algo que esta artista no llevó en cuenta al desconsiderar que si el continuo roce de los invisibles dedos del tiempo desgasta mármoles y granitos, lo qué no hará a simples tintas de composición precaria y cochura probablemente irregular… ¿No es verdad?

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

El Arte Hace una Chichula Navegar


Aun no sé qué decir sobre Megumi Igarashi, principalmente, porque yo mismo he conocido y me relaciono con muchos productores de obras de arte en las más distintas categorías de vocación artística. Incluso, en mi propia familia han existido por varias generaciones -y aún prexisten e insisten en serlo- varios pintores, dibujantes, escultores, grabadores, poetas, escritores y artesanos, unos con diestro talento, otros no tanto, como yo… Pero en fin, comprenda el lector que nadie es perfecto en esta vida.

En todo caso, la propia UNESCO utiliza como definición para referirse a esos industriales del arte, de que el artista es “toda persona que crea o que participa por su interpretación en la creación o la recreación de obras de arte, que considera su creación artística como un elemento esencial de su vida, que contribuye así a desarrollar el arte y la cultura, y que es reconocida o pide que se la reconozca como artista, haya entrado o no en una relación de trabajo u otra forma de asociación”.

Por consiguiente, ser artista casi supone una disposición especialmente sensible frente al mundo que lo rodea, desembarazo que lo lleva a producir obras de arte. Consecuentemente, el artista es un individuo que ha desarrollado tanto su creatividad como la capacidad de comunicar lo sentido, mediante el buen uso del talento como de la técnica, y que busca constantemente el dominio y perfeccionamiento de las técnicas necesarias para realizar su creación y que es capaz de aportar nuevos elementos y técnicas a su arte por medio del empleo de la creatividad.

Siendo así, tenemos que la noción de arte continúa sujeta a profundas disputas, dado que su definición está abierta a múltiples interpretaciones, que varían según la cultura, la época, el movimiento, o la sociedad para la cual el término tiene un determinado sentido. El vocablo “arte” -con el cual muchos se llenan la boca-, tiene una extensa acepción, pudiendo designar cualquier actividad humana hecha con esmero y dedicación, o cualquier conjunto de reglas necesarias para desarrollar de forma óptima una actividad.

Asimilados todos esos conceptos, ahora sí puedo referirme tranquilamente a ésta artista japonesa que llegó a producir imágenes de Lady Gaga y hasta un caique con la forma de su “vagina”… ¿Su nombre? Megumi Igarashi, de 42 años, y es la misma que declaró el miércoles pasado en una penitenciaria de Tokio, que está sumamente “indignada” con su prisión, y prometió luchar contra las acusaciones que se le imputa por distribuir material obsceno. Inclusive, dijo estar pretendiendo con su arte desafiar una cultura de “discriminación” contra la discusión de la vagina en la sociedad japonesa… Que muchos imaginan ser diferente de las demás.

Con todo, hay que agregar que Megumi, quien ha estado trabajando bajo el seudónimo de “Rokudenashiko”, (que significa “chica que no vale nada”, en japonés), un cierto día se le dio por querer imitar a los “The Beatles” y su famoso y ambarino submarino musical, y por tanto llegó a construir un caique amarillo con la parte de arriba poseyendo la forma de su propia vagina, obviamente, luego después de haber levantado cerca de 10.000 dólares a través de un “crowdfunding”.

Pero resulta que ella no es ninguna egoísta ni aprovechadora, como los criticones del arte suelen pensar, y en señal de agradecimiento, ella decidió enviar a los donadores de su proyecto una lindísima impresión colorida en 3D de su vagina escaneada, la misma que sirvió de base para su obra.

Así pues, como derivación de tan humanitario acto de gratitud mal interpretada, tenemos que Megumi acabó siendo presa el sábado 5 del corriente mes, acusada de distribuir material obsceno, y por ello puede amargar hasta dos años de prisión y tener que pagar una multa que puede llegar a 25 mil dólares.

Fue la propia Megumi quien dijo que cerca de 10 policías llegaron a su casa ese sábado. Inicialmente, ella pensó que ellos estuviesen apenas interesados ​​en confiscar su trabajo, que ella define como una exploración artística de la “manko”, el argot japonés usado para referirse a vagina… “Yo no pude dejar de reírme un puco en cuanto explicaba a los policiales, con expresiones serias: Ésta es la figura de la ‘manko’ de Lady Gaga”, comentó ella a la agencia Reuters a través de una barrera de separación, de plástico, en la prisión central de Tokio. Momento en que agregó: “No esperaba ser presa. Mismo cuando ellos estaban confiscando mis obras, pensé: Ésta será una buena historia. Pero enseguida ellos me esposaron y prendieron. Estoy indignada”… Quizás, por no poder continuar mostrando públicamente su escultural “chichula.

En todo caso, solidarias, más de 17.000 personas ya firmaron una petición online solicitando la liberación inmediata de Megumi y su -ahora- conocida argolla en el sitio “Change.org”, una plataforma online para peticiones de este tipo.

No sé, pero ya lo anunció un poeta: “Lo mejor de la erudición, es poder tripudiar sobre ella”… ¡Hermoso epíteto para colocar en una lápida!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Hombre Prevenido, Vale por Dos


Entre las galimatías de una lengua españolizada que era hablada en los colegios a cargo de antiguos y famosos educadores religiosos, hace años se denominaba como “ínsula asnaria” a un espacio ubicado en las dos o tres últimas filas del salón de clase, y este era asignado para los alumnos de bajo rendimiento durante las aulas anteriores. Con tal procedimiento se procuraba infringir una sanción moralmente muy fuerte, y justamente de esa forma era sentida en la mayoría de los casos, no en todos.

Con el pasar de los años, el método disciplinario se consideró demasiado severo y agresivo y su continuidad de uso duró poco tiempo. Pero aquel recuerdo quedó gravado en la mente de todos aquellos que ya nos consideramos unos dinosaurios.

Pero ciertamente en todos los órdenes de la actividad de hogaño nos podemos encontrar, y de hecho nos encontramos, con ejemplares de primera categoría para integrar ínsulas asnarias que podríamos llamar de virtuales. En niveles de jerarquía como el de los profesionales universitarios, una estadía en una de esas ínsulas puede comprometer sin remedio la carrera de un médico que en lugar de curar mata, un abogado incompetente, un arquitecto a quien se le derrumban las casas.

También hay países con aspirantes de gobernantes que hacen cola para ingresar a cargos de relevancia en el ejercicio del poder. Nosotros los tuvimos, los tenemos, y aun así parecería hacemos méritos suficientes para seguirlos teniendo.

Tal vez, motivado por la constante limpidez de mis intenciones, sé que ya debo haber dicho algo al respecto, no en tanto, y para tener certeza de su inmortalidad, lo recordaré nuevamente. Entonces, vamos a un episodio de reciente ocurrencia, y no precisamente para reírnos, pues sería injusto hacerlo justamente ahora en que aquel arte conmemora obras primas como Harry Potter, y vemos como la mediocridad universal tripudia exhumando hasta el DNA de Auguste Marie Louis Nicholas Lumière y Louis Jean Lumière.

Resulta que el actor Zac Efron acabó de vivir un bochornoso momento cuando, al atravesar la alfombra roja en la avant premiere de una película infantil, dejó caer de sus bolsillos un preservativo.

El actor, ex estrella Disney, puso su voz para “The Lorax”, una película animada en la que interpreta el personaje de Ted, un niño de doce años.

Según informó “E!”, el actor atravesaba la alfombra roja en la avant premiere de este filme cuando sorpresivamente dejó caer por accidente un condón. El galán juvenil estaba sacando cosas de su bolsillo para dárselas a su asistente, cuando el preservativo cayó al piso, y rápidamente lo levantó y lo volvió a guardar.

Luego Zac se alejó para seguir posando ante las decenas de cámaras, pero no pudo ocultar su risa por el momento vivido. Y claro, las cámaras que registraron el accidente hicieron un plano por plano del mismo para captar la caída del profiláctico.

Es probable que al caminar con heroísmo por entre estudios y sets penumbrosos, olfatear sexualmente la algidez de los equipamientos, oír otra vez su espasmódico ruido intestinal y requilibrarse en las telas de su fecunda y elástica imaginación, cada vez más purulenta, contagiosa y epidémica, el fascino surreal le haya permitido tal desliz, el que ciertamente provocó desmayos en las plateas televisivas, que pateando con ansiedad, han de estar pidiendo más y más… Mientras tanto, lijándome las uñas, yo les prometo pensar un poco más sobre este asunto.

A %d blogueros les gusta esto: