Sin Control, el Apetito Genera Divorcio


Los más entendidos en estas cuestiones de apetencia desmedida, suelen afirmar que el apetito no es más que un impulso instintivo que nos lleva a satisfacer deseos y necesidades. Por ejemplo, cuando nos queda poco combustible interno (glucosa), se dispara en nuestro organismo una señal de alarma que no es otra cosa que el hambre… O sea, un signo que nos excita a comer y saciar nuestro apetito.

Elemental decir que el deseo de comer tiene su origen en el cerebro -aquella parte que una gran mayoría tiene alojado entre oreja y oreja-, más precisamente en el llamado centro del hambre, que ésta ubicado en el “diencéfalo”, una estructura nerviosa especializada que se encuentra en la base del cráneo.

A bien verdad, el diencéfalo responde directamente a otro estímulo, que es la disminución de la concentración de azúcar en la sangre, puesto que la tasa de glucosa en la sangre (glicemia), debe mantenerse en un valor constante, ya que cuando ésta desciende considerablemente, se dispara la señal de alarma. No en tanto, un séquito de caminantes tiene mucho miedo a pasar hambre, por lo que se convierte en un ser insaciable cuando siente esa sensación física muy incómoda.

No es de sorprender que los galenos afirmen que es por ello que debemos realizar 3 comidas diarias y dos meriendas con las porciones adecuadas de alimentos, ya que de esa manera evitamos la ansiedad y controlamos la sensación de hambre que nos ataca cuando duramos muchas horas sin comer.

Yo, por mi parte, trato de aprender a controlar el hambre, porque sé que nuestros cuerpos aprenden a base de rutina a qué horas uno va a comer, a dormir, a despertarse, sin hablar ya de las otras necesidades biológicas, como es el caso de esta descontrolada mujer indiana.

Así pues, en vista de esa descontrolada emoción apetitosa, siempre de acuerdo con lo que informaron la semana pasada los medios de comunicación locales, fue que un tribunal de la ciudad indiana de Mumbai, acabó concedió el divorcio a un hombre que alegara que su hambrienta esposa mostraba “un excesivo e insaciable apetito sexual”, sin importarse con lo cuan agotado el infortunado cónyuge estuviese.

Por ende, la jueza Laxmi Rao consideró en su sentencia que, al no comparecer la descontrolada esposa al juicio, nadie fue capaz de contradecir las alegaciones del litigante, “por lo que el tribunal no tuvo otra opción que aceptar la evidencia y conceder el divorcio”, según menciona la agencia de noticias local “PTI”.

Mismo así, cabe agregar que el inapetente marido explicó con todas las letras frente a los tribunales, sin importarse en dar todos los tipos de detalles, como era que su mujer lo obligaba a practicar sexo y que, a pesar de que él trabaja duro en tres turnos diferentes y de volver para su casa muy agotado, su mujer le pedía siempre que la satisficiese. Además, relató, entre otros ejemplos, que en octubre de 2013 fuera operado de apendicitis y, no en tanto estuviese recuperándose, ella lo forzó a practicar sexo.

Según él, su comportamiento “insistente, agresivo y obstinado” lo llevó a tomar la decisión, ya que era imposible continuar viviendo con su mujer bajo el mismo techo… Y en la misma cama.

Discúlpenme, pero sin querer, esto me lleva de rayano a imaginar cual habrá sido el fantástico diálogo que existió en el momento fatal, visto que ni mismo Freud, que siempre arregló las cosas con pitadas de sexo sin nexo, sería capaz de explicar… ¡Hiperbólico caso!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Explore el Día Pico del Apetito Sexual


Para inicio de conversación, o de lectura, como es el caso aquí, el leyente primero debe auto-responder a las siguientes cuestiones de cuño intelectual: ¿Qué es lo que usted está acostumbrado a realizar los sábados por la noche?… ¿Beber con los amigos, hacer la corte a las mujeres en los night-clubs o bares de moda, o quedarse sentado en el sofá mirando TV?

Puede ser que como resultado normal de mi perniciosa costumbre de querer celar por el bienestar ajeno, tenga el deber de recomendarle al noble leyente que saque punta al lápiz y tome nota de una estereotipada información que avisa que un reciente estudio encomendado por la revista “Women’s Health” del Reino Unido, acaba de revelar que el pico máximo del apetito sexual femenino, normalmente ocurre a las 23h del sábado… ¡Facundo momento!

Pero ese tipo de puntualidad británica del apetito instintivo de la mujer, se debe, según esta encuesta, a que más de tres cuartos de las entrevistadas alegaren estar satisfechas con el tipo de vida sexual que eles ha tocado, aunque la mayor parte de las féminas acabó culpando al exceso de trabajo y la falta de tiempo libre para su disminución por el deseo sexual… ¡Exuberante disculpa!

Sin embargo, haciendo contrapunto a lo anteriormente dicho, la “Escuela de Economía y Ciencia Política” de Londres, relató que elmejor día para transar serían los “jueves por la mañana”. Y ello se debe a que los niveles de cortisol están muy altos en ese período, así como los harmonios sexuales. Incluyendo aun el dato de que las tasas de testosterona en los hombres y estrógeno en las mujeres estaban cinco veces mayores en esos periodos.

Con todo, mi querido lector, si usted precisa mucho más de que una ayuda de fechas para atizar a su mujer y aprovechar mejor la “hora del vamos ver”, entonces, opcionalmente para incitar el transe, prepare una cena romántica e invista en alimentos que despabilan la libido.

Siendo así, pronto verá usted que en virtud de mi samaritano instinto, y siempre preocupado en querer auxiliar espiritualmente a los gentíos de humor cabizbajo, he agregado aquí una relación de productos para que usted la imprima y no se olvide de llevar luego esta lista al mercado o a la feria en la próxima sección de compras de la semana:

Apio – Es rico en feromónios, lo que puede ayudar a atraer al sexo opuesto. Un estudio reciente descubrió que aquellos que masticaron apio puro o en la ensalada, se sentían más excitados de que aquellos que no lo masticaron… Pero del gusto que les quedó en la boca, ni le cuento.

Canela – Ciertos investigadores indican que el aroma de la canela es responsable por aumentar el flujo sanguíneo… Por eso, le recomiendo poner bastante canela al arroz con leche… No se si ayuda, pero es una delicia.

Carne – Afirman que ésta es rica en dopamina y norepinefrina, dos substancias químicas cerebrales que aumentan la sensibilidad durante el sexo… Lo que no surtiría efecto alguno en todos aquellos que dentro del cráneo sólo tienen un alambre para sujetar las orejas… ¡Lastimero!

Miel – Un edulcorante natural que ayuda al cuerpo humano a utilizar el estrógeno y a aumentar los niveles de testosterona… Pero desde ya le aviso, no sirve para untarse porque es muy pegajoso.

Ostras – Nombre derivado en el que varios moluscos lamelibranquios acéfalos de la familia de los ostreidos, estas son ricas en aminoácidos que provocan el aumento de los niveles de hormonas sexuales… Sin embargo, estudios indican que la cascara no sirve de nada… Es muy dura.

Helado de vainilla – Tienen altos niveles de calcio y fósforo, elementos químicos que sirven para construir las reservas de energía del ser humano, y acaban por acelerar la libido… Por otro lado, como indican que el calcio también puede generar orgasmos más potentes, tómese un litro de leche por día… No se si resuelve, pero le garanto que los tamberos quedaran muy agradecidos.

Pues bien, llegado a este punto oscuro de la Realidad insidiosa que nos envuelve, lo que se escucha más allá de los violadores de sepulturas que, como se sabe, tocan violas sobre los túmulos de lo “Verosímil”, es la existencia de las idiotices habituales de lo “nada que preste” y el ruido ensordecedor de los onomatopéyicos discursando para una multitud de estafermos que permanecen allí, rígidos, en la pazca quietud de quien nada piensa y cuyos argumentos no llenarían de aire ni mismo con el amateurismo orfénico de los cantos de Beaumarchais… ¡Inverosímil situación!

A %d blogueros les gusta esto: