Los “Birgulinos” están Disminuyendo


Cuanto más empleamos las palabras en su más remoto sentido, como si ahora quisiésemos dar inicio a la primera red del capullo, la veremos desgarrada, tenue, quebradiza. Entonces, usémosla de manera que no prometan ni pidan, ni sugieran siquiera, y que, sueltas, sólo insinúen, dejando desprotegida la retaguardia para el retroceso de nuestras últimas cobardías. Y como si fuesen ellas esos pedazos de frases, generales, vagas, sin compromiso, gocemos el momento, solemnes en la alegría de poder ver el color antiguo de las hojas revividas.

Y ya que se menciona aquí pedazos y gozos, he de confesarle que no es por acaso que hoy en día el tan mentado “pequeño juguetón” ha conquistado su espacio entre los raros hombres de órganos genitales aventajados. Pero si en inicio de los años 90 las mujeres llegaron a cantar a pleno pulmón todo su repudio a los penes menores, y hasta lo llegaron a trovar en un programa infantil de televisión, ahora ha llegado el momento de caer en la real y preguntarse: ¿será que los susodichos están realmente poniéndose menores?

Y toda esta melancólica duda se debe al resultado de un nuevo estudio que garante que el artefacto que todo hombre carga anatómicamente entre las piernas, ha venido disminuyendo con el tempo, y apuntan que el culpado puede ser uno mismo.

Resulta que de acuerdo con un estudio realizado en Italia, en base a una escala global, los penes actuales resultan ser hasta 10% menores de lo que hace 50 años, según lo afirma el cibersitio “Chacha.com”. No obstante, aviso que mismo que los investigadores responsables por la realización del referido estudio no tengan divulgado mayores detalles sobre su trabajoso experimento longitudinal, ellos atribuyen la reducción a problemas de salud muy comunes en grandes ciudades, como la obesidad, el tabaquismo, alcoholismo, estrese y hasta la polución del aire.

En todo caso, mi desalentado amigo, si usted ya está comenzando a mirar para abajo con aquel aire de desconfiado…, ¡no se preocupe, pues todavía hay esperanza!

Para la doctora Debby Herbenick, codirectora del “Centro de Promoción de la Salud Sexual” de la Universidad de Indiana, dicho estudio carece de datos confiables para sustentar la conclusión tan ampliamente divulgada por la prensa internacional.

La misma especialista defiende que hay inúmeros factores que llevan el órgano sexual masculino a disminuir de tamaño con la edad, pero concuerda que la obesidad es uno de los principales motivos.

“Es común que los hombres perciban cierta disminución del susodicho con el avanzo de la edad. Al final de cuentas, sus músculos se van enflaqueciendo, los niveles de testosterona caen y muchos individuos acaban por tener problemas de corazón (asociados a la disfunción eréctil). Pero todo eso también depende del estilo de vida que uno lleva: si la persona fuma, bebe, hace ejercicios y se alimenta bien”, sugiere doña Herbenick.

Por lo tanto, pienso que para todos aquellos que recibieron un tremendo “regalo” de la naturaleza, convirtiéndose así en el garañón “Kid Bengala”, al fin de cuentas un décimo a menos de bengala hará poca diferencia. Pero por otro lado, si usted pretende utilizar en un futuro próximo ese fantástico armatoste que carga tan solemnemente dentro del calzoncillo, tal vez esté en la hora de pensar en cuidar de su salud para valer… Todavía está a tiempo.

Empero, mi bienquisto amigo, le advierto sin pena, que siento que quién soy y quién fui son sueños diferentes, y breves son los años, mientras pocos de ellos la vida dura. Más vale, si sólo memoria tenemos, recordar mucho que poco, y recordarla es cuanto tengo ahora en la memoria guardado… Entonces, cumplamos lo que somos y nada más.

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: