El Deseo Irracional del Hombre


Por lo común, expertos en el tema suelen afirmar que el miedo a la pérdida es lo que impide relacionarse mejor. Un encuentro que llega a sorprender, con alguien diferente que produce placer y que de repente hace latir el corazón más rápido, si no es taquicardia, entonces puede ser la vivencia que estaba esperando. No obstante habría que subrayar que si la soledad es la única compañía de un individuo, antes de éste entregarse de lleno a esa nueva experiencia, de inmediato comienza a levantar una barrera automática ante cualquier señal de peligro, por lo que adopta la clásica postura del no compromiso.

Con todo, eso de negar a comprometerse no representa solamente una actitud egoísta de no querer compartir su vida con nadie porque le resulta más cómodo, sino que también tiene un significado psicológico con raíces más profundas: “el miedo a sufrir”.

Ni bien dos personas se encuentran, cada una de ellas comienza a especular y a tratar de bucear en el intrincado interior del otro para conocerlo mejor, y así poder desplegar toda una gama de artilugios para conquistarlo y si es posible dominarlo. Pocos son los que se dejan llevar pasivamente frente a un fenómeno tan común y difícil como lo es la relación de pareja y se atreven a ser como son.

Claro que la química del primer encuentro no es casual, porque no somos sólo seres materiales sino también sociales y espirituales, atributos que no sólo están relacionados sino que conforman una unidad armónica, por lo tanto, lo natural tendría que ser que la persona, tal como es, provoque la misma atracción. Sin embargo, el fenómeno actual es que las personas estén disociadas, y tampoco se comprometan consigo mismos ni con valores, porque ellas viven en un permanente relativismo, reflejando una apariencia que no concuerda con su forma de pensar, de hacer o de decir.

Aunque algunos no concuerden, eso puede aceptarse como normal. Con todo, no es necesario llegar al extremo del narcisismo monetario, como resultó ser el caso de un joven inglés que acabó siendo dispensado luego en el primer encuentro que tuvo con una chica. Lo cierto es que él resultó ser caradura al extremo, al pedir de vuelta el dinero del cafecito para esa muchacha con quien saliera no bien había acabado de conocer. Y no pensemos que era un valor tan alto así: estamos hablando de algo en torno de U$ 5.

El caso que trata de este bípede mano de vaca, aconteció en Islington, un barrio de la región metropolitana de Londres, Inglaterra, con Lauren Crouch, quien no perdiera oportunidad de dar una de vieja chismosa y acabó contando todo el episodio en su blog.

Lauren, de 28 años, -o sea, ya estando cerca de la fecha de vencimiento- se encontró de repente con el referido hombre en una estación del subterráneo que queda cerca de su casa. Luego de intercambiar miraditas, caídas de ojos y permutar no más que media docena de palabras, ellos decidieron ir a charlar juntos mientras tomaban un café. La cosa iba bien, hasta el momento que el sujeto la convidó para un segundo encuentro: una cena en su casa, a lo que ella se negara… Tal vez porque no habrían velas en la mesa.

Recatada y cumpliendo lo que su mamá le enseñara desde chiquita, Lauren todavía le dio alguna satisfacción. “Disculpe, pero yo no iría a la casa de alguien mal conociendo a esa persona. Infelizmente, yo soy muy romántica y acredito en un gran sentimiento y no en una chispa luego de primera. Mismo así, le deseo todo lo que hay de mejor en este mundo”, escribió ella en un mensaje que le envió enseguida por celular.

“OK, es justo. ¿Usted podría darme de vuelta el valor de su café? A mí no me gusta gastar dinero porque sí. Prefiero usarlo para encontrarme con otra persona”, le respondió el descornado joven luego de ser contrariado. A seguir, le envió el número de su cuenta bancaria vía SMS.

Inconformada, por no decir algo más pesado, Lauren resolvió contar todo lo que aconteció en su blog personal, si bien se abstuvo de informar si en verdad devolvió el dinero o si apenas ignoró al miserable.

Sin duda hay que reconocer que algunos hacen lo que hacen sin darse cuenta, como nos ocurre muchas veces, que damos los dos primeros pasos por devaneo o distracción, y luego no tenemos más remedio que dar el tercero, incluso sabiendo que es errado o ridículo, ya que el hombre es, realmente, y afirmémoslo como verdad irrevocable, un animal irracional… ¡Apasionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Viejas Manías de Gatos y Gatas


Desde tiempos inmemoriales, aunque no haya exactitud ni documentación comprobatoria al respecto, a los terráqueos se les ha dado por preguntar por qué razón los perros roen huesos que ya están más pelados que bola de billar; por qué a los vecinos les gusta más la mujer del prójimo que la que tienen en casa; cual es el motivo que hace que una caja realice la felicidad de un gato, y otros cuestionamientos por el estilo y similitud… Cuanto a los gatos, me refería a los de cuatro patas, obvio.

En todo caso, quien convive con un felino doméstico sabe bien lo que significa para ellos entretenerse con una caja. Sin embargo, muchos no consiguen entender por cual motivo ellos gustan tanto de un lugar apretado. A bien verdad, aunque la ciencia aún no sabe lo cierto del asunto, unos biólogos holandeses fueron atrás de la respuesta. Y finalmente arriesgaron a dar un palpite: herencia de la vida predatoria.

Para llegar a esta conclusión, ellos dividieron 19 gatos en dos grupos y los colocaron en dos ambientes diferentes. Un grupo tenía algunas cajas disponibles para poder esconderse y el otro no. Y así, durante 14 días, los investigadores observaron cual era el comportamiento y las señales de estrés de los animales.

Como resultado, los gatos que tuvieron acceso a las cajas quedaron bien menos estresados: ellos se adaptaban más rápido al nuevo ambiente y demostraban más interés en obrar recíprocamente con humanos.

Por supuesto que este tipo de conclusión no aclara mucho la cuestión y una pléyade se estará preguntando lo qué eso quiere decir.

Pues bien, según la investigación, los resultados muestran que las cajas son para los felinos una protección, funcionan como un buen escondite para cazar o huir de otros predadores.

Claudia Vinke, una de las autoras de la investigación, se ha encargado de explicar: “Esconderse es una estrategia comportamental utilizada por la mayoría de las especies para lidiar con las mudanzas en el ambiente y con el estrés”,

Por tanto, mi gatuno leyente, siguiendo estas recomendaciones y aplicando la lección dada por estos maestros del saber gatuno: consiga cuanto antes una caja para su gato. Pues adaptado o no, lo cierto que él se pondrá más feliz y menos estresado cuando vea a alguna de sus vistas a su alrededor… Cuanto al otro gato de dos patas que usted tiene en casa, lo recomendable es que de vez en cuando lo encierre en el ropero durante algunas horas, principalmente si llegan visitas femeninas más jóvenes que usted.

Como sea, si el uso de la caja o el ropero resulta en una solución o no, no hay más remedio que concordar con lo mencionado un día por el alienado de Friedrich Nietzsche, cuando se le ocurrió mencionar que “los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz…

Ergo, mismo que ésta tan propalada profecía no posea el frescor dinamarqués o la aflictiva dramaturgia shakeseariana, parece inútil querer filosofar al respecto de la Nada mientras corremos por los jardines del Edén… ¡Impresionante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: