Hipnotizados


45-hipnotizados

No es de admirarse que ya nadie se enamore de nadie. En todo caso, cuando nos roza un proyecto rudimentario de eso que los famosos estudios de Hollywood suelen llamar amor, entonces alguien menciona el futuro y de repente se nos cae la estantería. No exclusivamente a mí. Me refiero a todos los que gozan del amor despabilado y simple, no el de los peliculones azucarados de Hollywood ni el de los llorosos culebrones mexicanos o turcos sino el posible, el de la cama monda y lironda.

Nunca ha sido confirmado que los ángeles no hacen el amor, pero no por eso ha de significar que ellos no lo hagan de la misma manera que los mortales. A pesar de que existe otra versión, también no confirmada pero sí más verosímil, la cual sugiere que si bien los ángeles no hacen el amor con sus cuerpos por la mera razón de que carecen de los mismos, ellos lo celebran en cambio con palabras, vale decir, con las apropiadas para casos celestiales.

Esto hace posible imaginar que cada vez que Ángel y Ángela se encuentran en el cruce de dos transparencias tanto galácticas como terrenales, empiezan por mirarse sin llegar a hipnotizarse, cuando no pierden oportunidad para seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, han de ser angelicales.

Considero, por tanto, que sus palabras se cruzarán de manera repentina como meteoritos que caen del cielo, pero a su vez acariciantes y suaves como si fuese una brisa de primavera. A más, las frases que ellos intercambien han de impregnarse de una condensación idílica cuando, aquí y allá, entre nubes de nieve y algodón, circularán el aire y su expectativa.

Por otro lado, aquí en la tierra, existe gente que con sólo decir una palabra enciende la ilusión y los rosales; que con sólo sonreír entre los ojos, nos invita a viajar por otras zonas, a otros cielos, y nos hace recorrer toda la magia.

Son ese tipo de personas que solo con darnos la mano rompen la soledad, nos interrumpen la respiración, hacen nacer mariposas en el estómago, coloca guirnaldas en el espíritu y su voz genera una sinfonía de entrecasa. Tan sólo con abrir la boca nos llega hasta los límites del alma, alimenta una flor, inventa sueños, nos hace tararear la canción del ensueño y se queda después, como si nada.

Tal vez sea por esto que uno se va de novio con la vida desterrando una muerte solitaria, pues sabe que a la vuelta de la esquina hay gente que es así, tan necesaria.

Anuncios

La Tecnología del Demonio


La primera cosa que me vino a la cabeza, fue la obra literaria escrita por Gabriel García Márquez: “Del amor y otros demonios”, publicada en el año 1994, en la cual este grande literato nos relata la historia de Sierva María de Todos los Ángeles, quien habría sufrido grandes calvarios a lo largo de su corta vida. La acción de la novela transcurre en Cartagena, Colombia, donde todavía la tecnología moderna de comunicación no estaba a disposición de la protagonista Sierva María, hija del marqués Casalduero.

Siendo así, luego pensé en la trilogía “Halo”, de Alexandra Adornetto, y hasta en la saga “Oscuros”, escrita por Lauren Kate y publicada en 2009, que habla de ángeles caídos. Después, en “Cazadores de Sombras”, el nombre de la saga escrita por Cassandra Clare, llena de todo, desde ángeles y nefilims a lobos, vampiros y demonios. Pero como tampoco encontré lo que buscaba, enseguida especulé sobre la trilogía “Sweet Evil”, de Wendy Higgins, donde también hay ángeles, demonios, espíritus, etc., y además hay romance… Pero no hay telefonitos celulares. ¡Ah!, sin olvidarme de pensar en Dan Brown con todos sus “Ángeles y Demonios”.

Sinceramente, confieso con dolor en el alma, que no logré descubrir -tal cual un Charles Darwin un poquito más moderno-, cualquier eslabón perdido que uniese el asunto a cualquiera de las obras que rememoré; por tanto, lo único que me resta es contarles de manera escueta la argucia del sacerdote Marian Rajchel, un clérigo residente en la ciudad polonesa de Jaroslaw,

En realidad, este santo hombre de Dios está teniendo problemas inusitados con la tecnología moderna; y no piense el leyente que es por causa de no saber usar esos aparatitos con 3G o 4G. Más bien, sus embarazos se deben a que el religioso está recibiendo malcriados mensajes de texto, nada menos que del propio demonio.

En todo caso, sus complicaciones comenzaron cuando a este eclesiástico se le ocurrió realizar un exorcismo en una adolescente, ya que el procedimiento de sortilegio no le salió como debía; y desde ese entonces el exorcista pasó a recibir en el celular de la jovencita varios SMS enviados directamente por Satanás… Por lo menos así lo afirma el eclesiástico.

En una entrevista al periódico inglés “Daily Mail”, el propio Rajchel afirmó: “El autor de esas mensajes es un espíritu maligno… Muchas veces, los dueños de teléfonos celulares no tienen noción de estar siendo usados de ese modo. No en tanto, en este caso esto es muy claro”, señaló el padre Marian al reportero del periódico inglés. Además, añadió en su declaración, que “el demonio no hace ceremonia en usar las nuevas tecnologías para asediar a las personas”.

Como evidentemente usted no es el único a no dar crédito a esta engañifa, es que el rotativo anglosajón, preocupado con la consideración de sus lectores, llegó a publicar el contenido de una de los mensajes recibidas por el padre polonés: “Ella no saldrá de este inferno. Ella es mía y cualquiera que rezar por ella ira morir también”.

El padre Rajchel lo desafió, y respondió que rezaría por la jovencita, pero obtuvo otra respuesta malcriada: “Cállese la boca, predicador. Usted no es capaz de salvar a sí mismo. Idiota. Viejo predicador patético”.

Una vez enterado del asunto, se lo comenté al tecnológico de mi vecino, mencionándole que siendo así, quizás mañana Satanás ya tendría su propio sitio en la web, pero él me tranquilizó diciendo: “No, da por seguro que esos mensajes son de algún ex noviecito de la nena”… ¿Será?

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: