Pensando en Ti


73-melancolia

No tenerte a mi lado, plétora de mi vida, es una manera de entregarme a vivir el paradigma de una muerte lenta y segura. Hoy me he transformado en un cartujo. Soy una hoja marchita de una flor que perfume ya no tiene, un patético despojo del huracán de pasión que un día pasó robándome el corazón.

Tengo certeza que de ahora en más, por doquier que vaya con mis glorias y congojas, las calles me recibirán haciéndome mil preguntas. Extrañarán no vernos pasear de manos dadas por sus esquinas. Sus ensombrecidas puertas, ventanas y balcones ya no vigilarán con su valor aprensivo nuestros besos y murmullos de amor repletos de promesas. Les extrañará no escuchar el eco de nuestros pasos, lentos y pánfilos, resonando sobre los adoquines y las baldosas, ni nos verán detenernos reservados bajo un farol mientras nos entregábamos al idilio de nuestra pasión.

En ese mundo de taciturnas visiones infernales que hoy habita dentro de mí desde que te has marchado, cariño mío, únicamente mi ángel de la guardia dulce compañía, vigila mis horas de dolor desde algún dintel o marquesina donde sentimental anida, para quizás en algún momento acercarse a mí, susurrándome que de hoy en adelante, el umbral de esta puerta sólo Dios lo traspasará.

En el mar de la duda en que hoy bogo, ya no sé más lo que creo y sostengo; pero, eso sí, durante las noches, mis eternas noches en vela, cuando entonces miro el cielo, en el fondo oscuro del firmamento veo mil estrellas temblar como ardían tus pupilas de fuego, y se me antoja posible subir en un vuelo mágico para abnegarme a su luz, y con ellas fundirme en un beso.

¿Será verdad que cuando toque el sueño con sus dedos míticos mis ojos, de la prisión que hoy habita huirá mi espíritu en vuelo presuroso?

Anuncios

Spiderman ya Usaba el Facekini


Los entendidos en eso de juzgar el comportamiento humano de los demás, afirman que dependiendo como uno los clasifique, en el mundo hay tres tipos de personas: las que quieren estar morenas siempre, las que quieren estar blancas siempre y a las que les da igual. Esto, porque mientras para unos su piel bronceada es sinónimo de una vida provechosa y divertida al mejor estilo Onassis, otros prefieren mantener su cara blanca e impoluta como el mismo ángel de la guardia.

En esta última categoría se encuentran los bañistas que utilizan máscaras para que su rostro no se vea afectado por la luz del sol. Esa es la manera que han encontrado los asiáticos para que su cara siga estando blanca aunque vayan a la playa.

En realidad, es una máscara al más puro estilo “Spiderman” que tiene los mínimos orificios: nariz, ojos y boca. Pero esta manía se ha convertido ahora en el boom del “facekini”, aunque ya lleva unos siete años en el mercado. Fue Japón el primero en lanzarlo no obstante sólo ahora esté viviendo su segunda juventud.

Su más reciente uso se debe a que en China aún comparten la idea de que un rostro bronceado tiene que ver con las personas de clase baja que trabajan de sol a sol y de ahí su tono de piel. En cambio, el blanco nuclear siempre ha estado relacionado con las clases altas. Y para mantener la piel clara seguro que los chinos pagan lo que haga falta… Y juzgo que es algo que seguramente no ha de ocurrir en África.

En todo caso, por si el blanquecino lector quiere experimentar esta moda, en “buyfacekinionline.com” puede encontrar su “facekini” predilecto y hasta elegir colores, estampados y tamaños que cuestan entre 15 y 20 dólares. Y no se anticipe a juzgar que le caerá mal, pues no solo lo lucen los mortales sino que también se ha colado en algunas revistas de moda, como en “CR Fashion Book”.

No sé si se adaptará muy bien en donde usted vive, pero… ¿Quiere un ejemplo? La ciudad de Qingdao, en China, es una de las zonas donde los bañistas más utilizan el “facekini”. Según dicen sus usuarios, además de luchar contra el sol, estas máscaras también sirven para evitar picaduras de medusas y el contacto con algunas algas marinas… Por lo que pienso que también debe servir para ahuyentar los mosquitos.

Pero como ya era de esperar, este nuevo complemento de moda no ha estado exento de polémica. De hecho, la policía de China ya ha demostrado su disconformidad, debido a que algunos ladrones están utilizando dicha máscara para robar… En fin, uno ve que por allá, el tapujo se ha convertido en un artículo que los maleantes de éste hemisferio vienen utilizando desde hace siglos… Exceptuándose los políticos, evidente.

No sé cómo le caerá al desenmascarado lector la idea del “facekini”, pero en la red social “Weibo”, que en China es como nuestro “Twitter” de aquí, ya se han contabilizado más de 12 millones de comentarios que, como en todo, algunos son a favor y otros tantos en contra.

No habiendo por el momento otra insensatez mayor, se me ocurre que ni mismo las murallas de Jericó son capaces de ocultar tantas ideas disparatadas… ¡Que vuestro amor por quimeras sea eterno!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: