Combustión


59-combustion

No es por nada, pero la vida suele ser dura y no dura. Subsistimos cómo podemos y a duras penas sumergidos en la hoguera de las pasiones que resisten menos que un lirio.

Esas mismas llamaradas de arrebatos y exaltaciones, me han llevado a buscar por alguien que no tema quemarse a mi lado. Que no le tema al fuego, que se deje prender la vida con todo el ardor, la pasión, el ímpetu que representa estar bajo las llamas y que luego no quiera salir huyendo de ellas. Alguien que se quede aun cuando yo sea tan sólo cenizas en el aire.

Es que un día me abrazó tanto la soledad que le tomé cariño. Entonces lloré como un niño y le fui contando mil historias. En aquel momento charlamos por varias horas como si los dos fuésemos grandes amigos. Después nos despedimos y cada uno siguió su camino. Sin embargo, aún nos vemos de vez en cuando y me alegra su visita. Ella aún sigue siendo la misma, siempre sabia, siempre honesta, siempre lista… Pero siempre sola.

No dudo que la soledad llegue a ser peligrosa. Es más, creo que suele ser aditiva. Porque una vez que uno se da cuenta de cuánta paz hay en ella, ya no quiere más convivir con la gente.

Esto lo digo sólo para ti, y ruego que no se lo cuentes a nadie. En aquellos días de amor sublime, el molde hueco era yo, mientras tu temblabas pura y libre como una llama, como un río de mercurio, como el tierno canto de un pájaro cuando rompe el alba, y presumo lo cuan dulce es decírtelo con las palabras que tanto te fascinan, porque tú no creías que ellas existieran fuera de los poemas, y que ni por un acaso teníamos el derecho a emplearlas.

¿Dónde estarás, donde estaremos desde hoy? Acaso nos convertimos en dos puntos interrogantes en un universo inexplicable, cerca, lejos, o quién sabe somos apenas dos puntos suspensivos que han creado una línea, infinita, dos puntos secretos que se alejan y se acercan arbitrariamente pero que a pesar de la distancia entre nosotros hoy nos dejamos consumir silenciosos en la combustión de los recuerdos.

Anuncios

Privilegio


47-privilegio

Los humanos tenemos una necesidad instintiva de estar cerca unos de otros. A algunos de esos entes los llamamos de amigos, si bien lo que pretendemos decir realmente, es “conocidos”, puesto que en realidad la amistad significa dos sujetos que están comprometidos entre sí durante un tiempo relativamente prolongado que les permite atravesar juntos conflictos, alegrías, tristezas y demás cambios y sentimientos.

Más o menos, todos coincidimos que haber vivido sin tener un amigo verdadero es haber perdido una de las experiencias humanas más satisfactorias y estimulantes que nos concede la vida. Sin embargo, lo que vemos, es que todos los días las personas viven y mueren ante extraños, solos, sin haber tenido jamás un amigo real.

Claro que existe un modo indeliberado de entender la vida, como si fuese un estilo sin bullas ni hurras, sin la huerfanidad de las tinieblas ni el acompañamiento rítmico de las melodías. Pero eso sí, hay que tener cuidado y no avanzar la vía, porque de nada sirve ser vagabundo ni gozar de las primicias de la soledad, pues eso es lo que permite que el cuerpo se vuelva un artefacto y ya no importan vergüenzas ni utopías.

Por supuesto que cada alborada mañanera reclama su indispensable accesorio, donde cada crepúsculo pasa a ser un artilugio inevitable, y cada relámpago una chispa suelta.

Se estima que en el modo mecánico de entender la vida, uno tiene que ser medio maestro y artesano a la vez, por lo que debe adquirir una herramienta sin perdón, un serrucho de angustia, un cincel de rabieta.

Yo, por ejemplo, todos los días enfrento mis monstros internos y nadie se entera de ello. Sin duda hay días en que el cansancio me arranca lágrimas, pero hay otros en que la esperanza me recoge en risas. Por tanto, necesitamos que ser gentiles unos con los otros, y a su vez respetar lo que no conseguimos entender. Cada uno sabe las batallas que vence dentro de sí.

Cada instante que uno pase disgustado, desesperado, angustiado, furioso o dolido, a causa del comportamiento de otra persona, es un instante en el que renunciamos al control sobre nuestra vida.

Ah, pero cuidadito con desanimarnos si algún tonto nos dice que nos falta un tornillo.

A un Paso Entre Falso y Buen Compañero


No es imperioso que uno se pique desnecesariamente, ya que actualmente vivimos en un mundo lleno de gánsteres de internet, de reality shows, de comida industrializada y productos de belleza que parecen ser milagrosos, por lo que suele ser cada vez más difícil saber lo que en realidad es falso y lo que es real.

Sin embargo, ¿cómo es posible descifrar si una persona está siendo verdadera o falsa? Al final de cuentas, un sinnúmero son capaces de sonreírnos durante el día entero, mientras por la espalda ponen cara de vómito y expresan todo su repudio.

Por suerte, ni todas las personas a nuestro alrededor son así. En todo caso, como siempre existen dudas, la cuestión es ¿cómo uno puede tener tanta certeza?

Pues le diré que según Stephan Labossiere, coach en Relacionamiento y autor del Best Seller “¿Dios, donde está mi Boaz?”, existen tres señales claras que pueden ayudarnos a descubrir si uno está tratando con verdaderos amigos o no. Para ello, bastaría con que se haga tres preguntas a usted mismo, y reevalúe criteriosamente entonces si los más allegados merecen mismo su atención.

¿Ellos son generosos o sólo quieren recibir? – Hay ciertos amigos que no piensan dos veces antes de llamarlo cuando están necesitando de algo. Ellos ya saben que usted estará siempre dispuesto a ayudar, y su carácter torna la vida de ellos mucho más fácil. Sí, son aquellos mismos capaces de permanecer días, semanas, y hasta meses sumidos y sin hablar con usted. No en tanto, cuando necesitan de ayuda, usted es el primero de la lista. ¡El amigo número uno! Pero cuando llega el día en que usted finalmente precisa de él, cualquier disculpa es dada, mismo las más descabelladas para sacar el cuerpo a la jeringa. Ellos nunca le ofrecen una mano y, por lo que usted bien sabe, eso jamás sucederá. Esta es una señal clara de que usted está tratando con falsos amigos. Amigos de verdad se importan con los otros y no miran sólo para sí mismos y su propio ombligo.

¿Ellos hablan lo que piensan en su cara? – Ni siempre es fácil decirle a un amigo lo que realmente sentimos y lo que pensamos sobre él. Algunas veces, uno se desahoga con otras personas sobre un determinado asunto. Sin embargo, para muchos, amigos que hablan por la espalda pasan lejos de ser amigos verdaderos. Empero, esa visión puede ser peligrosa, teniendo en cuenta que hasta los mejores amigos tienen sus momentos de debilidad. Por tanto, bastaría con evaluar si ese comportamiento es constante: ¿ellos están siempre hablando de usted por la espalda? Si es así, ahí sí que usted tiene un problema a resolver. En todo caso, otra manera de saber e ir directo al asunto, es cuestionar su amigo sobre ello. Si él es confiable, le ira confesar la verdad de una vez y resolver el asunto, en cuanto que el otro no lo admitirá para protegerse.

¿Mis amigos se sienten felices por mí? – Primero hay que pensar que somos todos humanos, y por eso es natural que a veces nuestros amigos tengan un poco de celos de nuestras conquistas. Eso no es lo que ira determinar si usted tiene amigos falsos o no, pero sí la frecuencia con que eso acontece. Si ellos nunca están felices por usted y la situación ya está fuera de control, entonces, tal vez sea el momento de rever los amigos que tiene. Pondere bien, pues este tipo de amigo siempre tiene algo negativo a decir o destronar lo que es importante para usted. Los verdaderos son lo contrario de ello: se orgullecen de verlo a usted conquistando sus objetivos y destacándose más que ellos mismos, en cuanto los falsos quedan con rabia porque usted se está saliendo mejor que ellos. Cuando el amigo es amigo, tentará siempre encontrar una forma de resolver los celos que siente por usted, no en tanto, cuando no lo es, generalmente no consigue entender eso como un sentimiento egoísta.

Por lo menos, creo que es mejor que usted observe a su rededor y esté consciente de quien lo está cercando. ¿Será que ellos son amigos de verdad, y que de vez en cuando luchan con algunos problemas, o son amigos que están constantemente creando problemas para usted? Al final de cuentas, ¿quién necesita de personas negativas y egocéntricas zumbando a su alrededor?

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Deseos Hay que Cumplirlos en Vida


¿Sabe de esas cuestiones que llegan a ser dañinas para el raciocinio cuerdo de cualquier humano? Pues le diré que estos tipos de noticias son la que nos deja ese tipo de sentimiento ambiguo y confuso que no hace más que colmarnos de argumentos que llenarían de aire nuestra mente como si fueran orfeones cantilenas de Beaumarchais.

Resulta que una estatua de característica anfibológica que un día fuera erigida por el soñador artista peruano Fernando de la Jara, en principio no tenía otra intención y objetivo más allá de la alucinación de este virtuoso tolteca descendiente de los Mayas. Bueno, eso fue hasta que de repente surgió un ignoto alumno que se le ocurrió utilizarla para otros fines que no exactamente los de su creador, y fue cuando éste decidió escalar tan extravagante escultura, momento justo cuando tastabilló y acabó quedando con las piernas presas en tan amplia zanja.

Sus amigos, perplejos, y cansados después de haber realizado muchos forcejeos, decidieron entonces llamar a los bomberos para retirar de allí a su compañero antes que se sofocara en tan cavernoso lugar. Fue así que cerca de una hora después, el estudiante que no tuvo su nombre divulgado, logró ser retirado del bendito local.

Usted me dirá que hasta aquí no hay sorpresa y que de bendito no tendrá nada, y puede que muchos ya han quedado atascados en estatuas de los más diversos contornos y hechuras, pero quien aclara el asunto aquí es Markus Mozer, un abnegado funcionario del “Cuerpo de Bomberos de Tübingen”, Alemania, que en realidad fue quien confirmó que el anónimo estudiante de intercambio, oriundo de Estados Unidos, había quedado preso dentro de la “estatua gigante de una vagina”… Que, según lo afirma mi vecino: ¡No existe mejor y más bienaventurado lugar para uno morir sofocado!

Pues bien, una vez zanjado el asunto tengo algo más a agregar, puesto que a veces la singularidad no anda sola en este mundo, así que, otra pregunta que surge, es: ¿qué haría usted si estuviese con un cuchillo clavado en la espalda?

Pienso que a un hospital, como bien lo sugeriría cualquier persona. Pero no, parece que existen otras alternativas más arcanas, como por ejemplo lo acaba de demostrar un ciudadano norteamericano con apariencia de tener 50 años de edad, que resolvió tomar una decisión diferente.

Según lo informa el periódico británico “Independent”, este hombre entró en un local de la red McDonald´s existente en el barrio de Queens, en Nueva York, con un cuchillo clavado en su espalda y con la camisa ensangrentada. Horrorizados, los demás clientes de la tienda permanecieron de ojos fijos en ese hombre que andaba calmamente hacia el mostrador y pedía un sándwich antes de desmayar.

Los chismosos cuentan que mismo con una herida grave, el individuo había conseguido caminar una cuadra entera y entrar en la tienda de la mencionada cadena de fast-food en cuanto hablaba por su telefonito celular.

Tromaine Yancey, una de esas testigos charlatanas que siempre existen en cualquier lugar donde acontecen estos tipos de efemérides, dijo en entrevista a la radio “CBS New York” lo siguiente: “Escuché todo el mundo gritando, una conmoción”… “El hombre entró de repente en la tienda después de una pelea haber acontecido en la calle por vuelta de las 10h de la mañana -en hora local-, el día 24 de junio. Hablando al teléfono, vi que él conversaba con una persona querida y le decía que aquel podría ser el último coloquio entre ellos.

Por supuesto que la tienda de McDonalds tuvo que permanecer cerrada por una hora para que la policía efectuase las investigaciones necesarias al caso. Pero de acuerdo con otras informaciones iniciales, dos hombres huyeron de la cena del crimen.

Sin embargo, en un video que fue realizado por populares curiosos y que fue entregue a la red de noticias “ABC7”, personas son vistas tirando fotos de un hombre herido y tentando conversar con él, en cuanto éste telefoneaba para algún ser querido.

De acuerdo con lo que menciona el periódico, luego de la llegada de socorro, el hombre fue internado en un hospital y se encuentra en estado grave.

En realidad, mi amigo lector, a pesar del aparente escepticismo con el cual procuro driblar esas fantasiosas cuestiones que deambulan en estado embrionario por el orbe dentro de simbólicos cochos filosóficos, me parece utópico tener que decir preciosidades que sólo la experimentada convivencia con la lógica lo justificaría… ¡Horrible!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Me di Cuenta que Vivo en el Invierno


Al principio comencé a leer este manuscrito de manera normal, haciéndolo según mi habitual costumbre, bastante rápido. Eso ocurrió hasta que llegué a la tercera oración, cuando entonces paré y empecé a leerlo de nuevo, interpretando más despacio las frases y pensando acerca de cada palabra. Por tal motivo, pienso que este escrito hará también que el amigo leyente tome su tiempo al leerlo, y cavile un poco al respecto; así que, me siento obligado a sugerirle que lo lea despacio.

¿Ya es Invierno…sabe? Creo que el tiempo tiene su manera peculiar de moverse rápido y tomarte desprevenido del paso de los años. Parece que sólo ayer que era joven, recién casado y embarcándome en mi nueva vida junto con mi pareja. Pero de cierta forma, eso me parece que fue hace mucho tiempo, por lo que ahora pienso irreflexivo: ¿A dónde se fueron los años?… Sé que los he vivido todos. Tengo visiones como fue entonces y de todas mis esperanzas y sueños. Pero aquí está el invierno de mi vida, y “me agarra de sorpresa”…

Es cuando me pregunto: ¿Cómo llegué aquí tan rápido? ¿Dónde se fueron los años? ¿Adónde se fue mi juventud?… Bueno, recuerdo bien haber visto gente mayor a través de los años, cuando pensaba que aquellas personas mayores estaban muy lejos de mí, y que ese invierno estaba tan lejos de mí, que no me podía imaginar cómo sería…

Pero no hay como negar que aquí está él. Todos mis amigos están retirados y volviéndose “grises”, se mueven más lento y en ellos ahora veo a una persona mayor. Algunos están en mejor forma, otros peor que yo, pero sí, noto en sus fisonomías el gran cambio. Ya no son como las personas que recuerdo, que eran jóvenes y vibrantes, sino que son como yo, y que su edad se empieza a mostrar y ahora todos somos como aquellas mismas personas mayores que solía ver y que nunca pensé que sería…

¡Ahora veo que sólo el hecho de tomar una ducha es uno de los acontecimientos reales del día!… ¡Y que tomar una siesta ya no es algo agradable como era antes, sino que es algo obligatorio! Y eso ocurre porque si no lo hago por mi propia voluntad, simplemente me quedo dormido donde esté sentado.

Un poco absorto me doy cuenta que entré en esta nueva etapa de la vida sin preparación alguna para todos los dolores y achaques y la pérdida de fuerza o habilidad para ir y hacer todas las cosas que quisiera haber hecho pero que nunca las hice. Pero por su vez, por lo menos sé, que aunque el invierno haya llegado y no obstante no esté muy seguro de cuánto va a durar, sí sé que cuando éste se acabe en esta tierra, se acabó… ¡Otra aventura empezará!

Obvio que tengo arrepentimientos en mi alma. Hay cosas que hubiese querido no haber hecho, y otras tantas cosas que debí haber hecho y no las hice. Pero de verdad, hay muchas cosas de las que estoy contento que hice.

Así que, si usted todavía no está en su invierno, permítame recordarle que pronto estará allí mucho más rápido de lo que piensa. Por tanto, cualquier cosa que quiera lograr en su vida, por favor, “hágalo rápido”. No lo posponga por mucho tiempo. La vida se pasa rápido. Haga todo lo que pueda hoy, porque uno nunca estará seguro si ya es su invierno o no.

Como usted no tiene la promesa que verá todas las estaciones de su vida, mejor que viva el hoy y diga todas las cosas que quiera que sus seres queridos recuerden, con la esperanza que ellos lo aprecien y amen por todas las cosas que ha hecho por ellos en los años pasados.

Recuerde que la vida es un regalo que se te ha dado, pero la forma en que la vives es un regalo que tu dejas para los que vienen después. Por tanto, has de este viaje algo único y fantástico… ¡VIVE BIEN!… ¡Goza el día! ¡Has algo agradable!… ¡Se Feliz!

Por lo demás, recuerde: “Lo real es la salud y no las piezas de oro y plata que uno acumuló”. Y finalmente, considere lo siguiente: “Goce al máximo su día mientras dure, pues pronto verá que sus hijos se están convirtiendo en lo que usted es ahora”.

¡Ah! Y eso de salir a la calle es bueno, pero ¡regresar a la casa es mejor!

Sé que usted también se olvida de los nombres, pero eso no importa mucho, está bien, porque otras personas ¡se olvidan que siquiera te conocieron!

Es por eso que pienso que las cosas que me importaban hacer, ya no me importan ahora, aunque sí me importa que no me “importe” que no lo haga más. Al final de cuentas uno duerme mejor en un sillón con la TV prendida que en la cama, aunque a esto se le llama “pre-dormir”… Además, confieso que extraño los días cuando todo trabajaba con solamente un interruptor de “prendido” y “apagado”.

En consecuencia a todo esto, he percibido que últimamente tiendo a usar más las palabras: ¿qué?… ¿dónde?… ¿cómo?, y lo que solían ser pecas ahora son manchas del hígado. Además, noto que a mi lado todo el mundo “susurra”. También tengo tres tallas de ropa en el ropero, dos de las cuales nunca volveré a usar…

En todo caso, pienso que lo “Viejo” es bueno en algunos casos: Viejas canciones, Viejas películas, y lo mejor de todo, ¡VIEJOS AMIGOS!

Confieso que no soy el autor de este artículo… Solo me gustó.

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: