La Felicidad


96-la-felicidad

La felicidad nace en el interior de las personas. Ella no depende de cosas externas o de otra gente. Si bien debemos reconocer, que cuando nuestra felicidad y la sensación de seguridad pasa a depender del comportamiento y los actos de los demás, es evidente nos tornamos vulnerables y luego podemos sufrir con facilidad.

Claro que no es posible hablar por los demás, pero lo que en este caso es realmente importante, es lo que nos incumbe. Por tanto, toda persona debe preocuparse de sí misma, de convertirse en un todo, ya que desde siempre todos tenemos lecciones que aprender. Pero, eso sí, uno debe aprenderlas una a una, por orden, sin prisa. Sólo así podremos saber qué necesita la persona que tenemos cerca, qué le falta o qué nos falta a nosotros para ser un todo.

Creo que gracias al mar, las arenas, al viento golpeando mi rostro, y, por supuesto al buen vino y a la suerte, logré comprender algo de la naturaleza del yo. Me refiero al yo verdadero, que es inmortal y no una copia manifiesta de lo que sea y que poco o nada nos ha de servir para conocer realmente la felicidad.

Al entenderme al fin con mis ocultas voces clamorosas y gimientes, descubrí que eso era justamente lo que me ayudaba a ver las cosas siempre desde una perspectiva adecuada, mismo que ello fuese una evocación alucinada quizás más sonante que cantante.

Haciendo gala de su virtud educadora, algunos afirman que todos necesitamos conocernos para ver claramente, sin las distorsiones que son proporcionadas por la mente consiente o subconsciente. Empero, para lograrlo, tenemos que cultivar la práctica de la meditación, la visualización, la observación distanciada de los hechos, la percepción tranquila de lo acontecido. En fin, una búsqueda sobria de las sensaciones causadas por amor y del cariño desde la distancia o el distanciamiento del amor, que en suma es, lo que nos permite entender a quién nos ama.

En última instancia, la manera de tratar a los demás en las relaciones es infinitamente más importante que lo que hemos acumulado materialmente, ya que, indudablemente, podemos ganar y perder muchos objetos materiales a lo largo de la vida, de la misma manera como perdemos a quienes amamos; no obstante, en este caso palmario, los ecos de sus voces nos seguirán y nos perseguirán “per omnia saecula seculorum”.

Por veces nos cuesta mucho sentirnos felices, y esto se debe a que generalizamos y establecemos despóticamente grupos o tópicos, y tal actitud es lo que hace imposible que consigamos ver a otros individuos por sí mismos, sin fantasías ni vestidura. Las suposiciones erróneas arraigadas en el pasado ocasionan una percepción distorsionada de la realidad. Con todo, como la experiencia tiene mucha más fuerza que las creencias, uno debe descartar las creencias y los pensamientos caducados.

Como negar que, al parecer, la diferencia entre hombres y mujeres son insalvables. Innumerables libros, películas y programas de auditorio ya se han encargado de subrayarlo con letras mayúsculas, y es evidente que existe un abismo infinito entre los sexos que se manifiesta en nuestra forma de pensar y en nuestro comportamiento.

Lo cierto de todo esto, es que los diferentes géneros no ven el mundo del mismo modo, y hasta da que pensar si no es el sol quien se los ilumina de diferentes ángulos.

Científicamente hay una explicación: por ejemplo, la testosterona, la hormona masculina, es la que inclina a los hombres hacia la agresión y la competitividad, en lugar de la cooperación, hacia la propiedad del territorio y de la familia. Pero del otro lado de la luna está el estrógeno y la progesterona, las hormonas femeninas, las que parecen fomentar la sensibilidad, la comunicación, en lugar de la competición, un menor deseo de agresión y una mayor ansia de protección.

¡Válgame Dios!… La verdad es que me siento óptimo y soy feliz, y creo que luego de todo esto la invitaré a volar.

Anuncios

Cosas Acontecen Bajo la Suavidad del Edredón


La cuestión principal afinca en uno no meterse a repetir malignidades a diestra y siniestra. Sin embargo, uno sí puede decir que el comportamiento “agresivo-pasivo” no es exclusivo únicamente de las relaciones de pareja. Este tipo de perfil está ampliamente descrito en los manuales de psiquiatría como el “DSM IV”; aunque no llega a ser un trastorno de personalidad tal cual… Como lo es el mío, claro.

En todo caso, eso encierra un problemático patrón de comportamiento que dificulta mucho la convivencia diaria. Y más aún, ocasiona graves consecuencias en quienes están a su alrededor. Estoy seguro que todos conocen en su círculo a alguna persona con este tipo de perfil.

Más bien me refiero a esas personalidades que pueden ilusionarse por muchas cosas, no obstante ellas nunca llegan a nada, tan sólo porque entorpecen cualquier proyecto o los boicotean de modo que pocas veces se alcanza algo con ellos.

Son un tipo de gente que evita completamente su responsabilidad, a la vez que manipulan al resto, para que ellos se sientan culpables de sus fracasos. Son personas resentidas que les gusta criticar a los demás, a la vez que ellos/as mismas caen en una pasividad absoluta, casi enfermiza. Son impacientes, a veces hostiles, y por lo general, poco útiles para ayudar o apoyarnos emocionalmente.

Estos individuos de que hablo, pertenecen a un tipo de personalidad muy tóxica que puede volverse muy dañina a nivel de pareja. Por ende, en el momento en que exista uno de los miembros en la pareja que presente un perfil “agresivo-pasivo”, luego han de surgir los problemas.

Es de suponer que uno de los pilares donde más conflictos esta gente ocasiona, es a nivel horizontal, en la cama, por ser allí donde las mejores cosas de la vida acontecen. Y lo que suele ser peor en esa hora bendita, es que algunos sujetos suelen acumular sentimientos de ira o rabia por su baja autoestima, que no lo declaran a no ser a los golpes.

Por no evocar en voz alta sus preocupaciones, simplemente, las acumulan. Y esta sensación negativa acaba traduciéndose en un profundo resentimiento que les hace manipular y castigar pasivamente a su pareja del modo más sutil y más doloroso.

Por ejemplo, para ilustrar mejor lo anteriormente dicho, hoy me entero que un hombre recibió una “orden de restricción temporaria, después de haber agredido a su novia durante una pelea de las bravas por cusa del “edredón”.

Richard Heath, de 35 años, arrastró a su novia -que religiosamente no debería estar allí- para fuera da cama y la atacó después que ella tiró del edredón que lo cubría.

El promotor del caso, Kate Marchuk, por no tener muchos chismes a comentar en su pueblo, declaró: “La pareja fue para la cama -dispuesta a cometer pecado carnal-, y tuvo una severa pelea porque el hombre quería todo el edredón para él. La mujer le arrancó el cobertor y repentinamente él se lo arrancó de vuelta”… “Entonces él agarró a la mujer con fuerza y acabó lastimándola en los brazos. Luego enseguida la agarró por los pelos y la arrastró para fuera de la cama”.

Resumiendo, cuando finalmente Heath se declaró culpado de la agresión, fue sentenciado a 60 horas de trabajo comunitario, que deberán ser cumplidas en 12 meses en la Corte de los Magistrados de Macclesfield, en el condado de Cheshire, al noroeste de Inglaterra.

Al pronunciar la sentencia, Richard Heath Stewart Cockburn tuvo la oportunidad de declarar: “Si cualquiera se da una volta por Macclesfield, verá entonces que el 99,9% de las parejas tienen por costumbre pelearse por causa de las frazadas, pero como la mayoría de las personas no reacciona de la misma manera, en lugar de pelearse uno necesita antes pensar bien sobre lo que puede acontecer a futuro”.

Qué hacer, si el oscuro ruido de la lluvia es constante en mi pensamiento, y mi ser es la invisible curva trazada por el son del viento, que sopla desaforado, caballo sin freno y suelto, de invisibles cascos que baten en puertas y ventanas -o le que le salga a camino-, mientras dentro del cuarto, donde sólo oscilan, levemente, los visillos, tengo que rendirme a los acontecimientos para que lo absurdo logre parecer lógico… No hay caso: ¡Lo mejor es taparse con la almohada!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Existen Peleas de Carácter Testicular


Suena extraño, pero suele ser muy común que, en una relación de pareja, las dos partes tengan debilidades y fortalezas; si bien existen relaciones en las que uno de los miembros asume ser el débil, mientras el otro se manifiesta de forma agresiva y parece el más fuerte.

Por ejemplo, sin ir más lejos, hace pocos días, cuando estaba en la rueda del bar junto con amigos, uno de ellos comentó con entonación sorprendida al ver lo avanzado de la hora: ¡Bien, amigos, ya me tengo que ir!

¿Por qué?, quisimos saber todos al instante, por lo que él simplemente contestó: Mi esposa me pega si no lavo los platos. Evidente que a nosotros nos asombró muchísimo su disculpa, por lo que luego indagué: ¿Y vos te dejas pegar?

Ese amigo me miró enseguida con ojos de lechuza y dijo: Obvio que no. ¡Yo siempre los lavo!

En realidad, de alguna manera eso se explica, ya que la gente que no es feliz por veces rompe mucho las pelotas. Con todo, desde el punto de vista científico, en ciertos casos, es el hombre débil el que teme dejar un lugar infantil donde se creía omnipotente con su madre. Eso ocurre porque él no ha podido aceptar los límites que el crecimiento adulto impone, ni construir una virilidad que le haga dirigir su deseo hacia otra mujer fuera de la familia. Su posición entonces es de una dependencia excesiva hacia su pareja. Por consiguiente, este tipo de hombre suele encontrar a una mujer que le controla e incluso, a veces, es agresiva con él.

Por su vez, este tipo de mujer se pelea mucho con esa clase de varón -con minúscula- porque lo ve “poco hombre”… Literalmente: “le faltan bolas”. Aunque no sabe que ese “poco” de él es lo que a ella le permite sentirse fuerte. Afirman los entendidos que eso es lo que le gusta inconscientemente, aunque también finalmente le canse la situación. El deseo de someterlo está promovido por la fantasía inconsciente de que el hombre es más que ella. Si logra dominarlo, se demostrará a sí misma lo contrario.

Una vez comprendido lo que aseveran los estudiosos del comportamiento ajeno, cuando existe esta combinación de pareja, la mujer necesita sentirse poderosa para evitar reconocer sus debilidades; él, sentir que lo manejan para no asumir su fuerza como adulto. Por tanto, él deja a la mujer, en cierta forma, sola; ella lo rechaza aunque necesite controlarle. Elemental decir que como el resto de parejas similares, Marinela e Ionel, crea el leyente o no, ya han hecho su elección guiados inconscientemente por su historia emocional.

Me refiero a Marinela Benea, una ama de casa de 40 años, que simplemente arrancó los testículos de su marido con las propias manos. Empero, a pesar de practicar esa brutal agresión, ella no se siente ni un poco arrepentida. En una entrevista que fue concedida a la prensa local, ella dijo: “Él tuvo lo que merecía”… Mismo que sus criadillas tuviesen pocos años de uso.

Por su vez, Ionel Popa, el desbolado marido de 39 años, fue encaminado de inmediato para un pronto atendimiento de emergencia después de sufrir el deshonroso ataque femenino. Con todo, se comenta en el pueblo que dicha agresión habría sido motivada después que ese día Ionel se recusara a ayudar a Marinela en las tareas domésticas y se olvidara de darle aunque más no fuese un ramo de flores por el “Día Internacional de la Mujer”.

El caso ocurrió en la pequeña villa de Dragomiresti, en el interior de Rumania. Para lograr prestarle un mejor atendimiento, la víctima fue derivada para un hospital de la ciudad de Vaslui, donde entonces pasó por una operación para reconstrucción de la bolsa escrotal… Que sin duda quedará como un saco plástico usado de supermercado, toda arrugada y surcada, prestes a reventar si un día la vuelve a utilizar.

Como sea, en sus declaraciones a las autoridades, esta belicosa rumana afirmó que no conocía su propia fuerza. A más, declaró que su marido llegaba todas las noches en casa embriagado y se recusaba ir a trabajar al día siguiente, motivando entonces una permanente discusión. Mismo así, la pareja está junta desde hace 15 años y tienen un hijo… Por lo que indica que en ese tiempo no ahorraron ejercicios nocturnos.

Pese al tremendo impacto de la noticia, necesito volver cuanto antes a la llamada “Realidad Vulgar” que nos rodea, mientras, aun atónito, me restan fuerzas para ponerme a meditar acerca de los problemas de la longevidad, un momento deletéreo en que se van los dientes y permanecen las encías desnudas… ¡Doloroso Tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Lo Asustó la Araña Peluda


Necesito reconocerlo… Hoy me siento como campo sin vacas: “desganado”. Pero, en fin, la vida sigue su curso y aunque uno quiera no hay como bajarse del tren a mitad del camino… Caso contrario tendríamos que terminar el viaje a pie.

Tal filosofía hace parte da la “estupidez” del humano, obvio; aunque se necesite aclarar que una estupidez es algo dicho o hecho propio de un estúpido. O sea, el término estúpido, por su parte, hace referencia a aquel falto de inteligencia, torpe o necio. Puede decirse, por lo tanto, que una estupidez es una tontería o algo que no tiene lógica.

También encuentro oportuno resaltar que existe incluso una teoría acerca del término que he abordado. El historiador italiano Carlo Maria Cipolla fue, en concreto, el individuo que desarrolló lo que se conoce como “Teoría de la Estupidez”. En el año 1988 él presentó un conjunto de ideas acerca de esa “cualidad” que tienen algunos humanos. Su soflama deja patente que los estúpidos forman un grupo de los cuatro que existen a nivel mundial. Entre ellos estarían los que se menciona además de los inteligentes, los desgraciados y los malvados… Evidente que yo me encajo en uno de ellos.

Un ejemplo típico de la teoría que Carlo Maria desdobló, ocurrió recientemente. A bien verdad, la policía de New South Wales, en Australia, fue llamada para atender una ocurrencia después que vecinos acreditaron que un caso de violencia doméstica estuviese ocurriendo dentro de una casa del barrio. Sin embargo, cuando los agentes de la ley llegaron al lugar indicado, se depararon con una situación para más de estúpida.

Era alrededor de las dos de la madrugada del pasado sábado, cuando algunos vecinos comenzaron a escuchar gritos de terror y palabrotas. Las voces eran aparentemente de una mujer aterrorizada, lo que de hecho los motivó a llamar a la policía.

“¡Te voy a matar, muere!… ¡Muere hija de…!”, gritaba una voz masculina. Con todo, después que los policiales llegaron, la misteriosa agresión tuvo una respuesta. Todo no pasaba de una lucha desesperada entre un hombre completamente exasperado y una araña peluda… Muy diferente de aquella que él estaba acostumbrado a jugar diuturnamente desde jovencito.

Al ingresar en la casa, los policiales encontraron a ese bípede australiano gritando en un rincón de la pieza con una lata de veneno de insectos en la mano. De inicio, a los oficiales ni se les ocurrió pensar que el individuo estaría persiguiendo arañas por la casa en cuanto desmadraba, asustando así a los lechucientos de sus vecinos.

Autoritariamente -como es el típico proceder de ellos-, los policiales cuestionaron si el personaje estaba agrediendo a su esposa, pero él hizo cuestión de dejar claro que era soltero… Lo que de por sí no significaba nada.

Con todo, un portal de noticias de la mencionada localidad acabó divulgando el diálogo entre los policiales y el hombre, explicando así la embarazosa situación:

Policía: ¿Dónde está su mujer?… ¡Vamos, diga!

Hombre: Yo no tengo mujer.

Policía: ¿Dónde está su novia?

Hombre: Tampoco tengo… ¿Qué quieren aquí?

Policía: Nosotros recibimos una llamada a respecto de violencia doméstica luego de escucharse gritos de mujer… ¿Dónde ella está?

Hombre: Yo no sé de lo que ustedes están hablando… ¡Yo vivo solo!

Policía: Vamos hombre, las personas dijeron que escucharon claramente la voz de una mujer mientras usted decía que quería matarla… También oyeron barullo de muebles y otros chirimbolos siendo tirados al piso.

Aparentemente, en ese momento el acusado se mostró extremamente avergonzando y decidió cerrar el pico… El diálogo pronto fue retomado.

Policía: ¿Qué es lo que usted hizo con ella?… ¡Vamos, hable luego!

Hombre: Era una araña…

Policía: ¡¿Perdón?!

Hombre: ¡Era una araña, una araña realmente enorme!

Policía: ¿Y los gritos de mujer?… ¿De quién eran?

Hombre: Bueno, disculpen. Era yo, gritando… Realmente odio arañas.

Una vez terminada la conversación, la cosa acabó por ahí y los policiales ayudaron al hombre a revisar la casa en busca del arácnido peludo, pero no lo encontraron.

Como se puede apreciar, es muy importante destacar que aquello que se define como estupidez “es subjetivo”, y Carlo Maria no ha sido el único que ha abordado el tema de la estupidez humana. También lo han hecho figuras tales como el filósofo español Fernando Savater e incluso se han llegado a establecer afirmaciones como que hay dos cosas que son infinitas en el mundo: “el universo y la estupidez del hombre”… ¡No es de dudar!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Atrofiado Alpino y su Espada


Una investigación llevada a cabo en Italia, más precisamente por el “Instituto de Investigación y Rehabilitación Neuromotora” de la Fondazione Santa Lucia, en Roma, analizó el cerebro de algunos de los más importantes alpinistas antes y después de ellos realizar sus expediciones. Luego llegaron a la sabia conclusión de que estos podrían estar sufriendo un sutil daño cerebral cada vez que llegan a una cumbre. Los resultados mostraron cambios en el tejido cerebral de esos deportistas, a pesar de que exteriormente no se vieron problemas neurológicos obvios, afirman los científicos en la “Revista Europea de Neurología”.

Con todo, la causa más probable, señalan ellos, sería la falta de oxígeno que se experimenta en altas altitudes. A más, el estudio apoya otro similar llevado a cabo en España y publicado en “The American Journal of Medicine”, que encontró también lesiones cerebrales causadas a altitudes más bajas… Lo que por sí comprobaría que no es necesario subir una montaña para convertirse en un fallado mental.

Fuera esta suposición cabalística, el Dr. Nicolás Fayed, uno de los autores del estudio, comentó a la “BBC Ciencia” lo siguiente: “Este estudio confirma los datos de nuestra investigación sobre la atrofia que encontramos en una parte del cerebro de alpinistas expertos”… “Pero nosotros vimos también que se producían lesiones cerebrales más importantes en los alpinistas aficionados que en los profesionales, como por ejemplo, dilataciones de vasos perforantes muy finos dentro del cerebro y que se cree pueden ser zonas de infarto cerebral”, afirmó don Nicolás.

Basta resaltar que en la cumbre más alta del planeta, el Everest, con más de 8.000 metros de altura, se calcula que la concentración de oxígeno en el aire es sólo una tercera parte de la que se encuentra a nivel del mar… Pero sin el clásico olor a marejada.

Sin embargo, además de esas consecuencias neurológicas demenciales, practicar este deporte puede traer también otras ventajas, como lo ocurrido con el alpinista que encontró por acaso y en buen estado de conservación en las montañas noruegas, una espada Vikinga de cerca de 1.200 años, conforme lo anunciara a la agencia “AFP” el arqueólogo Jostein Aksdal, de la ciudad de Bergen, donde ahora la pieza será expuesta.

La espada de hierro -que en nada se parece con las de plástico que ahora venden en las tiendas-, tiene 80 centímetros, y fue encontrada entre las rocas en una región al sur de Noruega, estimando, probablemente, que ella sea “de los principios de la era Vikinga por vuelta de finales del siglo VIII”, afirma Aksdal.

“En aquella época, toda y cualquier espada era muy valiosa porque eran armas para personas de alto escalón y mucho prestigio”… “La mayoría de los Vikingos del gentío se contentaba con poseer un simple cuchillo o puñal”, explicó el arqueólogo.

Sobre las razones por las cuales la espada estaba en las montañas, Aksdal emitió varias hipótesis: “Tal vez hay un túmulo, o fue dejada por un comerciante o fue escondida allí por otros motivos… “¿Alguien murió en ese lugar? ¿Fue una agresión, robo, asesinato, u otra cosa? Por ahora no sabemos responder. La imaginación es el límite”, dijo este erudito hombre por no saber nada del asunto.

Como sea, el local del hallazgo será escavado ampliamente durante el primer semestre del próximo año, cuando el hielo ya se habrá derretido un poco. El clima seco del lugar, con temperaturas bajo cero durante más de la mitad del año, ha contribuido para la buena conservación del objeto.

Este mismo arqueólogo afirma que por causa del calentamiento global, que provoca una considerable reducción de hielo, el número de descubrimientos de objetos antiguos ha aumentado ampliamente y de nada aparecen en la superficie… Y pienso que si sigue así, dentro de poco rescatarán los restos de la “Santa María”, la nao capitana de Colón, del fondo del Océano Atlántico, en las costas del norte de Haití, donde afirman zozobrara dejando al genovés a pie y necesitando, encabronado, montarse a La Niña… ¿Por qué no?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

El Sublime Amor que se Vuelve Odio


Desde ya, mi pasional lector, le aviso que las emociones asociadas al amor suelen ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. Por tanto, tenemos que el amor en sus diversas formas actúa como un importante facilitador de las relaciones interpersonales y, debido a su importancia psicológica central, pasa a ser uno de los temas más frecuentes en las artes creativas como lo es el cine, la literatura y la música… O en las técnicas destructivas, como suele apreciarse seguidamente en los medios de comunicación.

Sin embargo, sabios afirman que los seres humanos podemos desarrollar en esencia dos tipos de actitudes: bajo una de ellas somos altruistas y colaboradores, y bajo la otra somos egoístas y competidores. Entretanto, menguados dicen que todas las otras tipologías se incluyen dentro de estas dos naturalezas. Como sea, sabemos que existen personas totalmente polarizadas hacia una de las dos actitudes por voluntad propia; como por ejemplo los monjes budistas, que están totalmente volcados hacia el altruismo, en cuanto que los practicantes del objetivismo se inclinan hacia el egoísmo.

También existen personas que combinan a sabiendas ambas formas de ser, comportándose, unas veces, de forma altruista y colaboradora, otras, de forma egoísta y competitiva, mientras que en otras, de forma parcialmente altruista y competitiva. En todo caso, en algunas partes del mundo predomina el altruismo, como por ejemplo en Tíbet, de modo que allí el egoísmo se ve en general como algo negativo. Aunque también existan grupos humanos donde sucede lo contrario.

No olvidemos que todas las guerras de la historia nacieron del egoísmo por parte de, al menos, uno de los dos bandos. Así que, por definición, todas las situaciones conflictivas del ser humano proceden del egoísmo.

Igualmente se da el caso, según consta en la Biblia, de que “el infierno parece ser mejor de que tener que encarar una mujer en furia”. A su vez, el enajenado filósofo alemán Friedrich Nietzsche, decía que “en el amor y en el odio, la mujer llega a ser más bárbara que los hombres”.

Menciono todo esto, porque conforme noticia del periódico “Daily Mail”, la inglesa Torz Reynolds, de 26 años, llevó toda y cualquier definición de venganza conocida hacia un otro nivel, al descubrir la traición cometida por su ex novio. Para ello, sin que le tremiese la mano, se recortó el tatuaje con el nombre del susodicho y le envió el pedacito de piel de su brazo por el correo.

En un principio, esta londrina acreditaba piamente en la historia que él le contaba, ya que el muchacho le decía que iría emigrar para Alaska después de haber conseguido el empleo de sus sueños. No en tanto, su historia era conversa para buey dormir o, en este caso, para inglés ver. Resulta que el ex novio se había mudado para otra ciudad junto con otra mujer. Semanas después de descubrir la traición, Torz resolvió vengarse de una manera agresiva. Se recortó el pedazo de piel del brazo donde estaba tatuado el nombre del ahora innombrable ex.

En su entrevista al Daily Mail, ella contó haber llevado una hora y media para realizar el “recorte” de la piel con un bisturí. Entonces colocó el pedazo de epidermis en un frasco y se lo envió. Torz todavía tuvo la sutileza de rastrear la encomienda y saber cuándo él recibiría el paquetito. Chopper, el mentiroso, de 24 años, fue procurado por los reporteros del diario, pero no quiso comentar el asunto ni disertar sobre esa venganza corajosa o absurda de su encantadora ex.

Por su vez, dando continuidad a los arrebatos del amor, vi que en el “Huffington Post” también aparece Ashley Prenovost, una encantadora joven norteamericana que vive en el estado do Arizona, y todo porque ésta resolvió quebrar la casa entera después de discutir con su novio… ¡Ah! ¿Quiere saber el motivo?

Es que el egoísta de su novio se recusó a practicar sexo con ella… ¡Habrase visto tamaña estupidez! En todo caso, la confusión aconteció en la ciudad de Glendale, y Ashley acabó siendo presa por cuenta de la pelea… Aunque mi vecino diga que en pelea de marido y mujer uno nunca se debe meter. Pero dando seguimiento a tan nervioso asunto, de acuerdo con la policía, ella tendría llegado a su hogar después de pasar la noche fuera de casa. Alcoholizada, se quitó la ropa sin demora y exigió que el dormilón de su novio transase con ella.

El lagañoso muchacho, viendo el estado de embriaguez de su compañera, se recusó a mantener relaciones conyugales. Fue lo suficiente para que Ashley agarrase a la hija de ellos, de apenas 4 meses, y saliese gritando y berreando por toda la casa. No satisfecha con su escándalo, comenzó a golpear las paredes y otros objetos, hasta acertar un portarretrato y cortarse la mano. Cuando la policía llegó a la residencia, ella estaba desnuda y ensangrentada, intentando escapar por el garaje de la casa.

Detenida en flagrante, ahora tendrá que enfrentar las acusaciones de agresión, alteración del orden público y por colocar la vida de su propia hija en riesgo, una vez que la niña se encontraba en la residencia en el momento de la confusión.

Considero que estas cosas inusuales nada más ocurren en los individuos cuando en ocasiones el deseo ha tomado posesión absoluta del cuerpo para servirse de él, perdonando el materialista y utilitario símil, como si de una herramienta de uso múltiple se tratara, tan habilitada para pulir como para labrar, tan potente para emitir como para recibir, tan minuciosa para contar como para medir, tan activa para subir como para bajar… Y es cuando le pregunto, mi amoroso leyente: ¿Y dónde miércoles quedó la caricia, el beso, la dulce palabra?

(*) Dentro de la misma línea y condición de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

A %d blogueros les gusta esto: