¿Cómo Juegan los Et´s?


¿Por uno de esos acasos conoce aquel dictado: “la curiosidad mató al gato”, que muy bien podría traducirse en otro orden: “la curiosidad mata al hombre”?… Entonces intentaré explicarlo sin necesidad que suene socrático a los oídos de un sordo.

De inicio, uno no puede olvidarse que la curiosidad es, sobre todo, un instinto natural. Algo que de por sí confiere una ventaja de supervivencia a ciertas especies y que es posible encontrarlo en sus genomas. Un hecho que de por sí permite afirmar que as algo natural que le ocurre a la humanidad y a los animales, especialmente a los individuos más jóvenes. No obstante para ciertos doctos los seres humanos son considerados particularmente muy curiosos… Principalmente si se trata de investigar la vida de los demás.

Como sea y queriendo evitar ser un maldiciente, le diría que la curiosidad humana acerca de una posible vida extraterrestre no viene de ahora. Con todo, es más que evidente que si envuelve curiosidad humana, el fisgoneo también incluye sexo, uno de los asuntos que más despierta la atención de las personas, hecho de por sí innegable. Entonces, ¿y si mesclamos las dos cosas?… ¿Qué pasaría?

Como no soy perito es este asunto, no tengo una respuesta en la punta de la lengua. Empero, en este caso, a los especialistas en esos asuntos que envuelven curiosidades y rarezas se les ha dado por afirmar que, en caso de nosotros encontrar a los notorios extraterrestres un día, tendríamos que estar bien preparados. Al final de cuentas ellos lograrían reproducirse de una manera completamente diferente de lo que tal vez nosotros lo podamos imaginar hoy día… Inclusos en los faltos de imaginación que sólo saben hacer “papá y mamá” en la horizontal.

Quien habla de estos asuntos astrales es Sarah Otto, de la “Universidad Británica de Columbia”, quien comenta: “No es algo en lo que paramos para pensar todos los días, pero puede ser interesante cogitarlo. Para eso, tenemos que tener en mente los billones de años de evolución en la Tierra. Nuestra forma de reproducirse mudó, evolucionó. Pues entonces, eso nos hace pensar que ellos también pueden haber avanzado dentro de sus especies”.

Elementar decir que el caso envolviendo extraterrestres y su sexualidad tampoco es un asunto nuevo. En la década de 1980 hubo un boom de filmes eróticos con ese tipo de contenido. En esos rollos, no en tanto, quizás por falta de imaginación del guionista, los alienígenas hacían sexo y se reproducían de la misma forma que los humanos.

Sin ir más lejos, recientemente una ex oficial de los Estados Unidos afirmó que por diversas veces fue estuprada por alienígenas, y también describió el acto sexual de los ETs de forma bastante parecida con la nuestra, destacando, no obstante, que ella tuviera la impresión de haber hecho parte de un espectáculo ensoñado por estar delante de una platea psicótica por sexo.

Otra cuestión, es que Sarah Otto ha rechazado también la idea de que especies alienígenas pueden perpetuarse a través de clonaje. Para ella, eso hasta puede suceder, pero no de una manera exclusiva -porque obviamente perdería toda la gracia del juego-. Su pensamiento se debe a que el clonaje es simplemente un tipo de práctica que, en teoría, breca la evolución natural de las especies, hablando siempre de forma de vidas terráqueas.

En todo caso, aun estamos lejos de encontrar… ¿o sería sólo de anunciar? la existencia de vida extraterrestre. Si bien el comportamiento humano deje claro que cuando eso acontecer, nuestra curiosidad será mucho más sin límites de lo que… el Universo.

Frente a lo aquí expuesto y bajo el amenazador ruido de trompetas que se aproximan, lo que en verdad nos resta es trancar de la mejor manera posible puertas y ventanas -si dable otros agujeros también-, pues en medio del pánico general estaremos siendo invadidos por los Hunos celestiales… ¡Alienígeno tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Lo Qué Ellos Miran en las Mujeres


Sé que para algunos singulares este asunto puede llegar a sonarles fenomenal, aunque para otros pueda parecerle insólito. Con todo, de acuerdo con una investigación que fue realizada por la empresa detallista inglesa de lencería, “Bluebella”, cualesquier mujer de este mundo lleva más tiempo preparándose y arreglándose para un encuentro de lo que para una entrevista de empleo, principalmente cuando ese encuentro tendrá un carácter sexual y será -como ella especula- el primero de muchos que aun estarán por surgir. En realidad, mi emotivo amigo, es que ellas gastan, en media, seis horas para emperifollarse antes de dormir con un individuo por la primera vez.

Mismo que a usted le parezca un poco excesivo, tiene que reconocer la intrigante realidad, pues no hay duda de que las mujeres piensan en todo mismo antes de quitarse la ropa en la frente de alguien: manicure, pedicura, depilación, cabello, maquillaje, sobreceja, ropa, y por ahí va. Empero, a pesar de gastar horas y horas arreglándose sólo para después tirar todo frente a alguien, parece que todo eso no es lo más importante.

Por tanto, para colocar las mujeres a prueba, a los de la revista “Men’s Health” se les ocurrió preguntar a sus lectores sobre lo qué es que ellos realmente observan la primera vez que hacen sexo con ellas. Pues bien, mate su curiosidad y confiera a seguir cuales fueron las respuestas y, por qué no, sorpréndase, pues desde ya le adelanto que estas no incluyen pechos, celulitis, nalgas o partes pudendas.

Confianza – A bien verdad, la confianza de ella en la cama es una de las cosas que definitivamente un sujeto querrá poner el ojo así que las ropas de ambos se caigan al suelo… ¡Mujer! Entienda que él no estará analizando aquel pelo enclavado escondido en las profundidades de su ser, y mucho menos observando milimétricamente su cuerpo a procura de algún defecto. Raciocine: si ustedes dos están desnudos en la cama, es por qué, como mínimo, él debe estar con mucho tesón. Por tanto, lo que él irá reparar mismo es lo cuan confortable usted está allí con él y lo cuan segura de sí usted es.

Movimientos – Sí, muy importante. ¿Y sabe por qué? Porque los hombres adoran cuando las mujeres toman las riendas en la cama. Eso es algo que simplemente captura su atención mucho más de que cualquier imperfección. Todo es perdonable a partir del momento que usted también participa del acto sexual, y no parece una de esas “María Mole” acostada de espaldas sólo esperando el show terminar. Entonces, si usted quiere dejar aquella “buena impresión” en la hora del vamos ver, intente realizar movimientos diferentes, desde que, claro, usted esté habituada a ejecutarlos, e incluso, pruebe con posiciones donde usted tenga mayor control de la situación que su pareja. Sabios garanten que él no irá reclamar, y mucho menos desaprobar.

Ojos – De acuerdo con la revista “Men’s Health”, los ojos fueron la parte del cuerpo más mencionada entre los mirones lectores. Entonces, ya que usted irá gastar algunas horitas embelesándose para el encuentro, no se olvide de dar aquella atención extra -en este caso, llamado de maquillaje- para realzar sus ojos aún más.

En todo caso, mi vacilante señora, si usted no hace parte de ese selecto grupo de mujeres que gasta muchísimo tiempo emperifollándose -aunque eso probablemente la ayudará a sentirse más confiada en la hora del “vamos ver”- entonces ni entre en neurastenia, porque puede ser que el maquillaje pase desapercibido. Al fin de cuentas, de cualquier modo él mirará para sus ojos, estén acicalados o no.

De todos modos, mi tristona amiga, se recomienda que apenas recuerde en la hora de la fiesta picaresca, que para seducir al hombre debajo de las sábanas existe toda una combinación de movimientos y actitudes que irán envolverlo, y no apenas una única opción. Tenga en cuenta que probablemente el individuo ya estará tan excitado al ver su cuerpo desnudo, que mal irá observar que usted no pasó por el salón de belleza antes del encuentro para dar aquel retoque extra en su visual.

Pensando mejor, claro que la innovación mudará el concepto ético de ciertos funámbulos regionales, aún más si el laconismo intelectual persistir y la apatía oficial perdurar, bien como pretender utilizarse de beneficios futuros para distinguir la “Verdad Ilusoria de la Mentira Civilizada”… O lo que es mejor, estar aptos a caer de rodillas, agradecer a los cielos y, al final, haciendo crujir la dentadura que ni castañuelas, contando con la inmortalidad, sentado en una silla austriaca, finalmente uno poder contar historias interesantes a nuestros letárgicos nietos… ¿No es fantástico?

(*) Si desea, dese una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Ejercicio Abundante de Sexo Mejora la Memoria


Ateniéndome a lo que informó recientemente el diario español “ABC”, percibo la confirmación científica de lo que ya se especulaba desde los tiempos de Matusalén. Es que esa maniática virtud del humano de querer mantener relaciones sexuales con frecuencia, parece que le mejora y mucho el rendimiento mental y le permite aumentar la producción de nuevas neuronas, esas células nerviosas que uno lleva escondidas en el cráneo y que poseen la capacidad de excitarse y prolongar el impulso nervioso a otra neurona.

Profético sobre el advenimiento que el destino nos reserva como hombres y sobre cómo resolver, por un lado, la contradicción sobre el imperial acomodo del viviente, ya que con ello menguaría ante sí mismo y ante el mundo, tanto material como moralmente, y, por otro lado, la hipótesis de que ciertas partes acaben marchitando antes de lo deseado, me pareció interesante saber quién los ira a reconocer si se quedan como sencillos, tendiendo las manos humilladas hacia la limosna del siglo.

En todo caso, la resolución de tan filosófica cuestión virtuosa ejercitada por el viviente con el máximo entusiasmo entre cuatro paredes y sobre el catre, se debe más bien a que dos estudios, uno realizado en Estados Unidos y otro en Corea del Sur, se encargaron en los últimos años de investigar el rendimiento mental asociado a la práctica sexual… Mismo en los faltos de luces.

Así pues, las investigaciones, conducidas en ratas y ratones, terminaron por concluir que la actividad sexual abundante termina por aumentar la neurogénesis, es decir, que incrementa la producción de nuevas neuronas en el hipocampo, que es justamente la zona del cerebro donde se forman los recuerdos a largo plazo.

Por un lado, el estudio estadounidense, que fue realizado en Maryland, llegó a la conclusión de que “después de una exposición continua y a largo plazo a la experiencia sexual, la función cognitiva mejoraba. Sin embargo, cuando se introdujo forzosamente un tiempo de espera prolongado entre la experiencia de apareamiento y las pruebas de comportamiento -algo parecido con lo que le ocurre a los menguados de espíritu-, las mejoras en la función cognitiva se perdieron a pesar de la presencia de nuevas neuronas”.

En otras palabras, esto implica que para estimular la neurogénesis adulta, la práctica sexual debe ser repetida lo máximo posible… Mismo no quedando claro que si para cuando no hay pan, lo mismo servirían las tortas, o sea, que si a uno le falta el complemento principal, eso de hacer uso manual del artilugio le resuelve la cuestión.

En fin, no sabiendo cómo le responder a esa interjección anterior, lo único que puedo agregar, es que pocos meses después de realizado el estudio anterior, otro grupo de científicos de la “Universidad de Konkuk”, en Seúl, queriendo descubrir los entretantos del asunto, finalmente condujo su propio estudio, donde terminó encontrando que la actividad sexual en los ratones contrarresta “los efectos negativos del estrés crónico sobre la memoria”, esa facultad del intelecto por medio de la cual cualesquiera retiene y se recuerda lo pasado.

Por otro lado, es oportuno hacer constar que el leyente debe tener en cuenta de que debido a esa sugestiva importancia que tiene el acto sexual, la memoria de cada uno tiene la propiedad de fijar e integrar percepciones, de modo que quede influido el comportamiento posterior, relacionado con dicha percepción… Caso contrario, le estará dando chaces a la proterva enfermedad de Alzheimer… Después no diga que no le avisé.

(*) Si desea seguir la misma línea y enfoque de este Blog, dese una vueltita por “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog que contiene apenas instantáneas del cotidiano. Disfrútelo visitando  http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ y pase por mis libros en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Practicar Sexo Genera Dolor de Cabeza


Parecería que la tesis de este guion no es exactamente una temática de la actualidad, mi gandul lector, pero admítalo o no, con la velocidad instantánea del pensamiento, que sigue en línea recta incluso cuando parece haber perdido el norte, lo tenemos que creer, porque no nos damos cuenta de que él, al correr en una dirección, está avanzando en todas las direcciones, lo que, comparando, decíamos, la pobre palabra está siempre necesitando pedir permiso a un pie para hacer andar el otro, e incluso así tropieza constantemente, duda, se entretiene dando vueltas a un adjetivo, a un tiempo verbal que surge sin hacerse anunciar por el sujeto, y esa deber ser la razón por la cual sufrimos de tanto dolor de cabeza.

No en tanto, le advierto que algunos tipos de dolores de cabeza sólo acontecen durante el acto sexual, lo que sólo le puede ocurrir a usted si en realidad es un asiduo practicante de orgásmicas noches. Sin embargo, no debe asustarse ni ser hipocondríaco al extremo, pues son dolores de cabeza raros. Y aunque suelen suceder con mucha más frecuencia en las vírgenes incautas, si estos sobrevén en usted se recomienda que cuando ellos llegan no deben ser descuidados, pues ellos pueden estar señalizando alguna dolencia grave como un sangramiento cerebral… Superior, obvio, ya que la otra no tiene sesos.

Así pues, esas cefaleas que están ligadas al acto sexual son llamadas de cefaleas pre-orgásmicas y orgásmicas. En todo caso, le aclaro que la cefalea “pre-orgásmica” ocurre durante la relación sexual, con su intensidad en aumento conforme la excitación sexual aumenta. Acostumbra ocurrir en toda la cabeza y la región cervical. Sin embargo, la cefalea “orgásmica” ocurre de manera súbita en el exacto momento del orgasmo, como si fuese un dolor explosivo y de fuerte intensidad… O sea, que no es igual a cuando ella le dice: “No, hoy no, porque me duele la cabeza”.

Empero, no se sabe aún porqué esas cefaleas ocurren, pero todo indica que la cefalea pre-orgásmica parece estar ligada a una excesiva contracción muscular en la región de la cabeza y pescuezo durante el psicodélico acto sexual. Ya las cefaleas orgásmicas pueden acontecer debido a la contracción de los vasos sanguíneos de la cabeza, durante, y luego después del orgasmo… Excluyéndose el fingido, claro.

Me he tomado el fatigoso y jadeante trabajo de avisarlo, porque esas cefaleas acometen más a los hombres que a las mujeres, siendo más común entre los bípedes que están entre los 20 y 40 años. Y no obstante ellas tienden a tener corta duración, también pueden durar hasta 24 horas y requerir tratamiento medicamentoso… Que según afirma mi vecina, ojalá esa fuese la duración de una erección.

Pero nada de emoción desmesurada, mi exhausto lector, pues estas suelen ser más comunes en las personas que tienen jaqueca y cefalea del tipo tensional, o en individuos con obesidad y/o que estén muy estresados… Principalmente si el asunto aquél les falla en el momento crucial.

Con todo, los dolores de cabeza no necesariamente ocurren en todas las relaciones sexuales… Sino imagine como sería la cosa. Por suerte la frecuencia puede variar de individuo para individuo, siendo que algunos -incluso yo- pueden presentar esas cefaleas esporádicamente, en cuanto otros muchos pueden presentarla en todas las relaciones sexuales… Lo que es muy lamentable.

Por lo tanto, a todo hombre o mujer que presentar por primera vez una cefalea aguda y de fuerte intensidad durante el tan deseado y esperado acto sexual, se le recomienda procurar un atendimiento médico de urgencia, pues exámenes precisan ser realizados para exclusión de cuadros graves como rompimiento de aneurismas y sangramientos cerebrales, y eses exámenes deben ser realizados lo más rápido posible… Excluyéndose, evidentemente, los de hemorroide y próstata por su poca influencia en este asunto. En todo caso, si los resultados no se muestran normales, un neurólogo debe acompañar ese cuadro… Que no necesariamente lo colgará en su despacho.

Advertido usted está, pero dependiendo de la duración -no del acto y sí del dolor-y principalmente de la frecuencia en que usted sufre la maldita cefalea, pueden que le sean indicados medicamentos para el momento de la crisis, así como también medicamentos para prevenir que las crisis acontezcan… Excepto las pildoritas mágicas de Viagra, ya que ellas son para otra cosa… ¡Abrumador!

(*) Para su comodidad, existen otras lecturas amenas a su disposición en mis libros. Viste el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

La Sexomnia es un Caso Vano


“La señora adora hacer sexo, pero su marido algunas veces se duerme en cuanto lo practica. ¿Eso es falta de deseo o cansancio?”.

Si apenas se lee la pregunta, el sápido leyente puede llegar a tener dudas sobre aquel bellísimo comportamiento del sujeto ponerse a dormir exactamente después de gozar. Algunos hombres son especialistas en eso, lo que acaba por dejar a muchas mujeres frustradas. Pero no es exactamente sobre esto que la pregunta se refiere.

El asunto de “¿dormir durante el sexo es normal?”, es algo así como salir del huero. También imagino que usted ya haya escuchado alguna historia sobre personas que duermen durante el acto sexual, y no logra comprender como ciertas cosas pueden suceder en la “hora del vamos ver”.

Pues bien, las personas que hacen sexo en cuanto duermen, sufren de lo que se denomina “sexomnia”, que no es lo mismo que personas que pegan en sueño en cuanto hacen sexo… Eso, para mí, se llama estupidez.

En todo caso, es importante que la gente entienda algunas cosas fisiológicas del ser humano antes de continuar con el asunto: el momento del sexo acelera los batimientos cardíacos, hace que la circulación sanguínea acontezca más rápido y además libera endorfina, aquella hormona que nos deja eufóricos. Nada de todo eso colabora para el relajamiento del macho en cuanto el maravilloso acto se está desarrollando entre cuatro paredes y alguna ventana.

¿Puede ser cansancio? Puede, claro. No da para juzgar el cansancio por lo que usted o yo vivimos. Existen personas que llegan a quedarse más exhaustas por millares de motivos diferentes, y hasta pueden caer en sueños haciendo cualquier cosa –ya escuché  historias varias sobre casos similares.

Pero que eso es algo extraño y que necesita ser investigado más de cerca, es más que correcto. Procurar un médico siempre es una buena idea, ya que el dormilón podrá hacerse un par de estudios y chequear cómo está su salud. Vaya que sea algún disturbio raro mientras piensa que el problema es otro.

Superficialmente, sin conocer a los bellos durmientes, imagino que eso los dejen bastante frustrados –por lo menos yo quedaría-, entonces, una salida para intentar entender lo que está sucediendo, también puede ser mudar los horarios que se dedican al sexo.

¿Qué tal irse a dormir más temprano y hacer sexo luego por la mañana, cuando los pajaritos cantan?, o, ¿Usar el final de semana para no hacer nada e transar durante toda la tarde del domingo? Normalmente, esos son horarios en que las personas acostumbran estar más relajadas, sin sentir todavía la presión del mundo sobre sus espaldas, o simplemente olvidándose de los problemas para curtir el fin de semana.

Pero si aun así, el acto sexual continúa transformándose en aquella manía de ponerse a  dormir, entonces está en la hora de tener una buena conversación a dos, e intentar entender lo que está aconteciendo, además de procurar por la ayuda de un médico… Aunque el escatológico de mi vecino afirme que, ante la insistencia de casos tan desvencijados, lo mejor es cambiar de pareja.

De una forma u otra, creo importante tener en cuenta que el “Eslabón perdido” jamás fue encontrado; y si por acaso esto algún día acontecer, recordemos que Darwin nos advirtió que un día nuestros propios huertos se llenarían de simios y que el estúpido sentimiento de perpetuación nada más era que sadomasoquismo puro de bípedes claudicantes… ¡Elocuente!

(x) Para adquirir las obras de este autor en ediciones impresas o e-book, solicítelas en el sitio www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Los Mitos Urbanos Sobre el Sexo


El sexo no deja de ser un tema lleno de tabúes. Por todos lados escuchamos dimes y diretes respecto a lo que “está bien” y “está mal”, lo que “debe” y “no debe ser”, o que si te gustan los juguetes es porque estás insatisfecho, o que si juegas en la zona anal al final te vuelves homosexual… ¡Basta! Hay que acabar de una vez con esas ideas que merman la plenitud y el disfrute verdadero del acto sexual.

Al final de cuentas mi amigo lector, si nos dejamos llevar por “lo que se dice” por ahí, terminamos llenos de prejuicios que no nos dejan disfrutar de una sexualidad plena. En todo caso, quedan preguntas en suspenso: ¿Qué es lo que te impide gozar? ¿Quién dice que para estar en la cama existen reglas? Diré que en ese caso, las reglas las ponemos nosotros mismos, ¿no es cierto?

Como de costumbre, siempre escrutando en insólitos asuntos que vengan a consentir esclarecimientos al leyente más desavisado en “la hora del vamos ver”, al final encontré que los entendidos del sitio “quo.es” ya se tomaron el trabajo de relacionar algunos mitos alrededor del sexo. Siendo así, ¡checa cuál te hace ruido!

Si le gusta el sexo anal, ¡es gay! El ano es una zona erógena tanto para hombres como para mujeres, por lo que estimular esa parte enriquece y aumenta la diversidad para el disfrute. Sin embargo, tanto hombres como mujeres heterosexuales, tienen la creencia de que si se estimula la zona anal se pueden “convertir en homosexuales”, lo que es totalmente falso. Entonces explora y diviértete. No le tengas miedo al placer… Pero ojito sí al final te salís de vez del armario.

Si no hay eyaculación, no hay orgasmo. Eyaculación no significa orgasmo, eso es lo primero que debemos saber. De ahí que la anorgasmia exista también en los hombres, pues muchos de ellos no conocen el componente psicológico del placer… Lo que los clasifica como analfabetos orgásmicos.

“Es lesbiana porque no ha probado conmigo”. Mucha gente cree que lesbianismo es una opción para “la desesperada”; un prejuicio que ha sido derrotado por la investigación. De acuerdo con un estudio australiano, mientras que el 69 por ciento de las mujeres heterosexuales alcanzan el orgasmo, un 76 por ciento dice alcanzar el clímax con sexo lésbico. Así es como una mujer parece ser mejor pareja sexual de otra mujer que un hombre. Además, la homosexualidad es una orientación sexual, que se rige por química, emociones y sentimientos… No sé que decir, pero creo que debe ser bueno.

El orgasmo simultáneo es sinónimo de coito perfecto. Seamos honestos, ¿cuántas veces has llegado al clímax al mismo tiempo que tu pareja? Es bastante raro, ¿verdad? Realmente es cuestión de suerte que se experimente un orgasmo unísono, pero éste en realidad no garantiza mayor satisfacción sexual… En todo caso, lo más recomendable es seguir insistiendo.

Si eres promiscuo te enfermarás. No existe una relación directa entre la promiscuidad y las enfermedades venéreas. Una investigación realizada por la “London School of Hygiene and Tropical Medicine”,revela que en lugares como África, donde hay una alta tasa de enfermedades de transmisión sexual, hay un grado menor de promiscuidad que en países industriales, donde las personas tienen más parejas sexuales… o aprovechan mejor las oportunidades.

Los bisexuales en realidad son homosexuales. Se dice que la bisexualidad y la homosexualidad son orientaciones sexuales distintas, y esto está comprobado por un estudio realizado por sexólogos australianos, quienes también informaron que no por ser bisexual significa que es obligación tener muchas parejas, pues se registraron relaciones monógamas y estables que llegan a durar más de un año… ¡Impresionante!

Si tienes un dildo o cualquier juguete sexual, es porque eres una “insaciable”. Es un mito generalizado aquél que dice que las mujeres que poseen y utilizan algún tipo de juguete erótico, es porque no están satisfechas con su pareja, pero éste no es más que una visión reducida del sexo. Ese momento íntimo que relegamos para lo último que hay que hacer en el día, cuando ya estamos cansados, no lo ponemos como prioridad cuando es una necesidad corporal. De ahí que los juguetes sexuales sean un producto que ayuda a aumentar la parte lúdica de la relación sexual, así como para aumentar la libido en los encuentros pasionales… Y sacarle más jugo al momento, claro.

Los problemas sexuales no requieren atención. Se sabe que parte del placer sexual está en tener buena salud, y no es verdad que los problemas sexuales se quiten solos. Entonces, que no te de pena pedir ayuda, para eso están los especialistas. Es normal, si tienes dudas o una enfermedad detectada, acude al médico… Y dale con fe.

Si te casas se acaba la libido. Hay un mito que corre por todos lados diciendo que las personas que ya están casadas son las mismas que van perdiendo interés en el sexo; sin embargo, un estudio de la “London School of Hygiene and Tropical Medicine”, que se realizó en 59 países, comprobó que no es cierto que las parejas casadas tengan relaciones sexuales con menor frecuencia que las personas solteras… Pues al final todo depende con quien te casaste.

A los 40… Ya no se para. Es un mito que las erecciones dejen de ser posibles al llegar a determinada edad. El paraíso sexual se puede disfrutar por muchos años; y aunque los encuentros ya no sean tan intensos, sí son memorables. Aunque, no se puede descartar que factores biológicos como la obesidad, la hipertensión, la diabetes y otras enfermedades, que también están ligadas a la edad adulta, pueden traer problemas sexuales… Pero para ello siempre existen las pildoritas mágicas que te pueden sacar del apuro.

El sabio lector ya concibe que lo que de hecho fomenta mis grandes momentos creativos, siempre proviene de lo Real, que como se sabe, posee muchas virtudes entorpecedoras. De lo contrario, sería como matar la gallina de los huevos de oro, y es por ello que jamás dejo que ese estado aparentemente semicataléptico me aparte del todo de la Realidad insidiosa… ¡Fabuloso!

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: