La Reencarnación del Amor


Por veces personas suelen echar mano de conductas asombrosas. Por ejemplo, cierto día mi vecino le dijo a su media naranja: “Mi amor, dime algo con amor”… Ella, más que alígera, le respondió: “Amortiguador”, y ahí todo comenzó… Una lástima, ya que ellos se amaban tanto.

Otros apelan para diferentes recursos, y eso lleva a una pregunta que no puede callar: ¿Cuál es el precio a ser pago para tener de vuelta la persona amada? Pues bien, ese vecino mío respondería que pagaría cualquier cuantía, por lo que deduzco que él podría hacer parte del “selecto club” del británico Niall Rice, de 33 años, ya que éste gastó una verdadera fortuna con esa intención.

El caso es que con la disculpa de hacer con que una ex novia reencarnase y volviese a sus brazos, Rice gastó el equivalente, en dinero vivo -pues para muerto llegaba con ella-, U$ 1 millón. Ese montón de dinero fue parar en las manos de dos médiums que le garantizaron al apasionado Rice, que esos ahorros serían bien investidos… Pienso que en ropas, alhajas, fiestas y otras cositas por el estilo.

Todo comenzó, claro, con la muerte de la novia, sino no habría historia para contar. Disgustado y solo, Rice recurrió a las actividades paranormales para, en principio, tener nuevamente contacto con su amada. Como primera condición, comenzó por dar un anillo evaluado en U$ 50 mil para una médium.

En ese primer trabajo, Rice afirma que tuvo algunos “encuentros” etéreos con su ex. En todos, no obstante, afirma que no consiguió que su relación reatase como en los viejos tiempos. No satisfecho en sus deseos contenidos -e incontenidos también-, resolvió visitar otra persona que daba garantía de sus poderes paranormales y con ella intentar una vez más el contacto, no obstante con una diferencia que resultó primordial.

Al investigar un poco más las causas de la muerte de su ex, Rice descubrió que ella muriera de “overdosis”. Fue cuando decidió, entonces, que omitiría ese dato de la nueva médium. Para trabajar, no obstante -si es que se puede llamar de trabajo a esa labor-, Christina, el nombre de la nueva médium en cuestión, de cara le pidió U$ 135 mil, que serían destinados para la “construcción de un puente que lo llevaría hasta otra dimensión para encontrarse con la ex”.

Niall hesitó por pensar que el puente no necesitaba ser de oro ya que de madera serviría igual, pero al fin acabó cediendo. Tanto cedió que en pocos meses él acabó envolviéndose sexualmente con la médium, lo que sólo hizo aumentar sus problemas amorosos mal resueltos.

Al percibir que estaba siendo engañado, Niall rompió relaciones con Christina -que no era la Kirchner- y entró con un pedido en la Justicia para rever su rico dinero. El abogado de Christina, sin embargo, usa la excusa de las relaciones sexuales para decir que todo el dinero gasto fue “regalos” de un corazón apasionado.

Luego de abandonar la idea de reencarnar a su ex novia y resolver problemas del pasado, Niall mudó su foco y quiere ahora es algo por lo menos más mundano y plausible: “Todo lo que solamente quiero ahora es justicia”, afirmó este descornado de corazón vacío y bolsillo también.

En tiempo, pienso que habrá existido un diálogo previo con la médium en el presente caso: “Nosotros iremos observando la acogida de esa alma perdida, las reacciones de nuestras intenciones, los comentarios explícitos e implícitos, incluso nos daría tiempo a promover algunos sondeos, orientados según dos vertientes, en primer lugar, la situación previa a la muerte, es decir, el interés, la apetencia, la voluntad espontánea o motivada del muerto; en segundo lugar, la situación resultante del uso, es decir, el placer obtenido, la utilidad reconocida, la satisfacción del amor propio, tanto desde un punto de vista personal como desde un punto de vista grupal, sea familiar, profesional, o cualquier otro, pues la cuestión, para nosotros esencialísima, consiste en averiguar si el deseo, elemento fluctuante, inestable, subjetivo por excelencia, se sitúa demasiado por debajo o demasiado por encima del valor de cambio… ¿Alguien lo duda?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Exorcizan a un Demonio Argentino


Ya no me sorprende que una infinidad viva repitiendo: “pienso, luego existo”, no obstante eso me incite a considerar que si piensan, es porque en el cráneo tienen algo más que un alambre entre orejas… Con todo, reconozco es que lo que sí asusta, son esos casos de embrujo y encantamiento mal resueltos.

Elemental que muy famoso en filmes de terror, el exorcismo existe en la vida real para solucionar ese tipo de asuntos mágicos… No necesariamente de cuño electoral. Y mismo que sea una técnica antigua, ella tiene por costumbre ser la salida de personas que andan desesperadas con “entes poseídos” o casas mal asombradas a su alrededor… Y hasta acosados por lúdicas promesas electorales.

Pues fue exactamente eso que aconteció en una casa de la pequeña Castelar, ciudad de la provincia de Buenos Aires, Argentina, mismo estando el país en plena campaña para elecciones presidenciales.

¿Qué tiene a ver eso con el exorcismo? Nada, a no ser que por allí, un obispo necesitó ser llamado para dar un basta final en las supuestas actividades paranormales que estaban aterrorizando los moradores de la casa… Que no se saben si eran peronistas o qué.

Excepto eso y de acuerdo con los mayores de la casa, todo comenzó con su hijo, por lo que los padres empezaron a preocuparse cuando el nene comenzó a dibujar: eran diversos crucifijos que él delineaba en los más diversos lugares de la casa. A más, el niño también decía cosas extrañas y afirmaba ver espíritus… Salvo que fuese una antigua música de Palito Ortega mal interpretada que nadie la recordaba.

Pues bien, de inicio, los padres llamaron a un sacerdote local, pero éste no dio cuenta de resolver los recónditos problemas que la pareja decía estar viviendo. A causa de la ineptitud del cura, los padres consideraron mudarse de casa, tamaño era el problema que aquella residencia mostraba para ellos. Pero luego siguieron el consejo de otros y del cura para encontrar la solución, y a la sazón llamaron a alguien con más estudios cabalísticos capaz de exorcizar el ambiente.

Fue la vez del obispo Manuel Acuña entrar en escena, que, no obstante con las barbas en remojo, por las dudas no se animó a hacer el trabajo él solo y lo hizo acompañado del especialista en campos electromagnéticos, Gustavo Farías. Y así, literalmente de manos dadas, los dos entraron en la casa dispuestos a acabar con los problemas.

El técnico, que es uruguayo, confirmó que existía una especie de energía bastante extraña en el lugar que se movía junto con la atmosfera -por lo que probó meter los dedos en el enchufe y notó que no era eléctrica-. Como sea, luego que entraron, diversas sombras luminosas sin explicación alguna fueron vistas en la casa, y mismo con un julepe bárbaro, el obispo cuidó de la parte religiosa del pleito y el perito en electromagnética quedó responsable por la parte tecnológica do proceso.

Después de permanecer más de una hora dentro de la casa -no se sabe haciendo el qué-sacerdote y especialista afirmaron que ahora la familia deberá vivir en paz.

Sin nunca haber trabajado antes con ese tipo de “energía”, Farías se mostró bien sorprendido con los resultados que su trabajo aportó al lado del religioso… “Ya realicé muchas cosas dentro de mi campo de trabajo, algunas de ellas las personas pueden hasta considerarlas extrañas, pero nunca antes había lidiado con exorcismo. Y eso es algo definitivamente interesante, para decir lo mínimo”, llegó a contar Gustavo, que se dispuso a trabajar al lado del obispo en más oportunidades como esa… Evidente que no manera gratuita.

Incuestionable que los vecinos tejieron sus propias teorías escatológicas. Mientras algunos decían tratarse de la sombra de Mauricio Macri, otros afirmaban que era la Daniel Scioli, aunque un montón pensaba tratarse de Cristina, “la bruja”, que no era la del 71 como lo afirmaba “el chavo del 8”… ¡Asustador!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

A %d blogueros les gusta esto: