Alarmas del Alma


Nos acostumbramos a vivir de alarma en alarma, al punto de inventar para nuestro estilo de vida los propios alertas emocionales capaces de enfrentar los desvaríos humanos.

Durante el transcurso de la vida, el sosiego y la inocencia de nuestra primera infancia se alteró por las peores alarmas de espanto, hasta que finalmente vemos que está implícito que no hay tiempo a perder en tonterías.

Cuando llegamos cerca de la mitad de la vida, digamos entre los cuarenta y los cincuenta, al fin aceptamos que la eternidad no existe. Es entonces cuando suele aparecer un sentimiento inmenso y notable llamado aceptación.

Pasamos a conocernos más que nadie, a saber quiénes somos y que nadie vendrá ya a contar un cuento chino o un sueño de Disney, y surge esa gloriosa sensación de decir lo que nos viene en mente y aliviar el alma sin guardar formas.

Es un tiempo en que hemos ido acumulado mil historias privadas que nos causan risas inesperadas, y que nos hacen revivir el brillo que tenían las travesuras de niño… Pero eso sí, ahora con intemperancia de adulto.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: