Virtud


Hay momentos en que debemos cerrar la ventana del alma o, como austera prevención, entornar los postigos que la encierra y abriga, ya que en su sutil esencia no existen puertas lacradas.

Nos basta con un descuido para que se nos meta en los ojos las hojarascas de los ayeres, nos oprima el pecho los desencantos y sus dramas, nos sometan los resquicios de amores que ya partieron a otros brazos, a otros besos.

Es una virtud muy complicada. Requiere sencillez de espíritu para enfrentar las exuberancias del corazón, los amores furtivos, los breves instantes de una felicidad que un día despertaron dentro de nosotros como si fuera un motín de estremecimientos de la cabeza a los pies.

Que no nos abandone la perseverancia. La dificultad es un muro de contención que nos priva de cambiar por completo nuestra concepción del mundo. No se puede abandonar la vida por la puerta falsa. Hay que vivirla llevando de la mano nuestros fantasmas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: