Somos Efecto de la Mera Exposición


Unos dirán que es inaudito o extravagante, pero el caso es que todos tenemos esa manía de nunca salir de casa sin antes dar una última mirada en el espejo para verificar la apariencia, o el maquillaje caso se trate de una fémina coqueta. Por tanto, una vez que comprobamos que el visual está perfecto, salimos contentos porque nuestra imagen es digna de ser inmortalizada en nuestra ya extensa galería de selfies. Enajenado al extremo, uno da un toque leve en la tela del Smartphone, escucha el leve “clic” familiar y… ¡misión cumplida!

Como la vida es dura y no dura, uno no tiene tiempo de verificar si la selfie que tiramos realmente refleja la diosa o el adonis que vimos en el espejo, pues ya es tarde y es necesario correr para no llegar tarde al trabajo o donde sea.

Más tarde, cuando alguien nos pide para ver nuevas fotos nuestras, uno se pone a recorrer la galería de imágenes para encontrar esa selfie que hizo antes de salir de casa y luego le da un patatús: la imagen de la foto no corresponde a aquella que uno vio reflejada en el espejo.

Entonces es inevitable que uno se pregunte: ¿Será que soy así? La imagen que uno pensó que estaba perfecta resultó ser un completo desastre. O se cuestiona: ¿Cómo no fui capaz de percibir esto? ¿Por qué detesto ver mis propias fotos?

El problema, mi querido selfista leyente, es que la mayoría de nosotros tiene por costumbre ver nuestra propia imagen reflejada en espejos e, infelizmente, los espejos mienten más que nosotros mismos. Cuando nos miramos en el espejo, pensamos que estamos viendo nuestra imagen real, pero en verdad lo que vemos es una imagen invertida de nosotros mismos.

El rostro humano no es totalmente simétrico, y si bien no hay nada de malo en ello, solamente algunas personas perciben naturalmente que su ojo izquierdo es ligeramente mayor que el derecho o que sus labios tienden a curvarse para abajo cuando sonríe. Después de años viendo nuestra imagen en espejos (los pre adolescentes pasan mitad del tiempo haciendo eso mismo), nos acostumbramos con el rostro familiar que mira para nosotros del otro lado del vidrio. Eso se llama “efecto de la mera exposición”.

El efecto de la “mera exposición” fue creado por el psicólogo Robert Zajonc, y por su intermedio él muestra que las personas reaccionan mejor a cosas que ven con más frecuencia. De hecho, Zajonc descubrió que la mera exposición incide en todo, desde las expresiones faciales hasta en palabras sin sentido.

A nosotros nos gusta todo aquello que estamos acostumbrados a ver, y eso hace sentido que prefiramos una imagen familiar de nosotros, mismo que sea una imagen que exhibe nuestras imperfecciones faciales totalmente invertidas.

De acuerdo con el “efecto de la mera exposición”, cuando vemos una representación fotográfica de nuestro rostro, y ese rostro no fue invertido por un espejo, la imagen de la fotografía nos parecerá extraña, ya que no corresponderá a la imagen cotidiana que tenemos de nosotros mismos… O sea, seríamos como la sombra del otro yo.

En todo caso, el bonito lector no necesita jurar que nunca más irá tirar selfies en su vida. Por tanto, ¿qué tal tirar sus selfies usando el aplicativo Snapchat? Es que como el “Snapchat” no invierte nuevamente la imagen, sus fotos exhibirán el rostro que Dios le dio y que usted conoce tan bien y tanto ama… ¡Sonría!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: