Las Monjitas de Satanás


Para facilitar la comprensión de todo corto de ideas, aclaro que una “monja” es una mujer que ha sido consagrada dentro de una orden religiosa que sigue habitualmente una vida monástica, y se acoge a una serie de reglas, entre las cuales suelen estar el celibato, la obediencia, la pobreza, la castidad y, en algunos casos, aislamiento total de la vida civil, conocida como clausura… No obstante las confiese un cura.

Normalmente estas suelen vivir en monasterios o conventos, si bien hay casos en que ellas viven en comunidades insertadas dentro de la sociedad en la que trabajan y rezan. Incluso, como existen monjas que participan de la sociedad, ocupándose desde esfuerzos altruistas, hasta la dirección de organizaciones sociales y caritativas o administración de universidades y establecimientos de enseñanza, para este tipo de monjas de “vida activa” sería más correcto utilizar la palabra religiosa, ya que la palabra “monja” es más propia de las hermanas contemplativas.

Pues bien, como el mundo está mudando a zancadas, para no caer en el ostracismo, maldito primo hermano de la relegación, ahora ha surgido un ejército de fervorosas monjas religiosas que acabó por ser transformado en un gran grupo de “falsas prostitutas” con el objetivo de infiltrarlas en burdeles y prostíbulos para descubrir lugares que realizan trabajo esclavo y tráfico de niños… Y de paso, aprender esas cosas que no se cuentan en detalles en el catecismo.

Excepto los que los ojos de ellas ven y otras partes registran envidiosas, en la actualidad, esa organización de pías y caritativas monjitas ya se expandió para 140 países, de acuerdo con une declaración dada por el presidente de esa entidad.

Diferente de esos suspicaces que piensan y dicen lo contrario, John Studzinski en un banquero y filántropo lleno de plata y no un cura experto. Por tanto, como decía antes, John preside la “Talitha Kum”, y apuntó que una red de 1.100 piadosas monjitas del Señor opera actualmente junto a 80 países, aunque la demanda por esfuerzos para combatir el tráfico y le esclavitud está subiendo globalmente… No necesariamente a causa de la carestía.

Con todo, el grupo, creado en 2004, estima que 1% de la población del mundo es traficada de alguna forma -inclusive por los políticos coimeros-, lo que representa un total de 73 millones de personas en números estimados. De esos, el 70% son mujeres y más de la mitad tienen 16 años o son aún más jóvenes.

“Yo no estoy queriendo ser sensacionalista, estoy intentando destacar el hecho de que este es un mundo que ya perdió la inocencia… -¡Increíble que recién lo haya descubierto ahora!-… Donde las fuerzas de las tinieblas está activa”, afirmó Studzinski en su soflama.

“Estos son los problemas causados por la pobreza y la falta de igualdad, pero no nos engañemos porque van mucho más allá de eso”, dijo él en la “Conferencia de Confianza a las Mujeres” durante una entrevista concedida a la agencia “Reuters”.

Al detallar algunos casos envolviendo tráfico y esclavitud, Studzinski dijo que el tratamiento de algunas víctimas es horrible. Citó, por ejemplo, una prostituta esclavizada que estaba presa desde hacía una semana sin comida al punto de verse forzada a comer sus heces, cuando ella dejó de tener relaciones sexuales y no alcanzó más la meta de 12 clientes por día… Porque en época de vacas flacas una docena ya es suficiente.

Aun así, Studzinski indicó que las monjas religiosas que están trabajando para combatir el tráfico van a todos los lugares para rescatar esas mujeres, muchas veces vistiéndose como prostitutas y salen a la calle para integrarse en los burdeles… Sólo que no se persignan para que no las deschaven.

“Estas hermanas no confían en nadie. Ellas no confían en gobiernos, ellas no confían en corporaciones y no confían ni en la policía local. En algunos casos, ellas no pueden confiar ni en el propio clero masculino”… Y pienso que mucho menos en el diablo.

Como sea y fuere, Studzinski acrecentó que el grupo prefirió concentrarse en su trabajo de rescate en vez de la promoción… “Ellas trabajan en burdeles. Nadie sabe que ellas están allí”, completó.

Asombrado, esas que de lejos se nota que no son carmelitas descalzas y si unas pías espías que por acaso veo entrar en el lupanar, y por ese mismo acaso me veo frente a estas monjas disfrazadas usando un sombrerito a la 14-Bis observándome obsesivamente, ya temeroso de que esa visión medieval me traiga futuras molestias persecutorias, en una actitud corajosa me siento obligado a caer de rodillas inflando el pecho y escondiendo la barriga, entonando todo el segundo acto de “Rigoletto”, que es para ver si me salvo de sus miradas atávicas, piadosas, extasiadas y devocionales contra mi humilde persona… ¡Excéntrico tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: