El Whisky Resulta Peor que la Vodka


Teniendo siempre en cuenta la famosa ley de las probabilidades, si repentinamente un individuo que está dirigiendo en el tránsito callejero llega a ver delante de él a una mujer que está manejando un coche que de repente prende los limpiaparabrisas sin que esté lloviendo, él tiene que precaverse con cuidado, porque seguramente ella está avisando que va a dar vuelta en la próxima esquina…

La historia muestra que muchos choferes subestiman el peligro de distraerse mientras dirigen, porque normalmente asocian la distracción solamente al ato de hacer llamadas por el telefonito. Con todo, ha quedado comprobado que existen otras fuentes de distracción que se esconden en muchas otras actividades que, frecuentemente, no son consideradas importantes… Como suele ser cruzarse con una mujer de minifalda.

Especialistas que estudian a fondo esa carnosidad empotrada entre el volante y el asiento de un vehículo, alertan que el riesgo de ocurrir un accidente aumenta a partir del momento en que los ojos se desvían da vía, las manos quedan fuera del volante y los pensamientos se dispersan para lejos de lo que está aconteciendo mientras dirige.

Otro punto importante, es que a pesar del alcohol poseer gran aceptación social y su consumo ser estimulado por la sociedad, éste es una droga psicotrópica que actúa en el sistema nervioso central que puede causar dependencia y mudanza de comportamiento. Cuando consumido en exceso, el alcohol es visto como un problema de salud, pues el exceso está directamente ligado a accidentes de tránsito, violencia y alcoholismo.

En realidad, los efectos del alcohol son percibidos en dos periodos, uno que estimula y otro que deprime. En el primero puede ocurrir euforia y desinhibición. Ya en el segundo ocurre descontrol, una falta de coordinación motora y sueño. A más, los efectos agudos del consumo de alcohol son sentidos en órganos como hígado, corazón, vasos y estómago… Y conforme lo que beba, en el bolsillo también.

Enterados de esas ocurrencias líquidas y de acuerdo con la información divulgada por el “The Independent”, quedó registrado para la posteridad que un navío carguero de aproximadamente 130 metros encalló mientras navegaba en alta velocidad por las aguas de Escocia. En ese momento la embarcación estaba realizando el trayecto entre Belfast y Skogn, en Noruega, llevando en sus bodegas una carga de papel -que no se sabe si era del tipo higiénico, aunque igual sirviera en ese momento-. Sin embargo, la nave quedó presa en la costa este de Escocia, más exactamente en las proximidades de la ciudad de Kichoan, en la península de Ardamurchan.

El accidente por si sólo suena a algo bastante impresionante, teniendo en cuenta las colosales dimensiones del barco que llegaba a pesar 70 toneladas. Empero, la causa de él chocarse resulta sorprendente, ya que el oficial responsable por comandar la embarcación, de nombre “Lyblink Seaways”, ese día había bebido media botella de whisky antes de asumir su puesto. El dipsómano hombre de 36 años que era ruso de nacimiento no fue identificado, si bien se sabe que se mostrara desatento debido al consumo de alcohol poco antes de asumir su turno.

El resultado de su irresponsabilidad no alcanzó solamente al navío, que tuvo que ser desmantelado después que tumbara. El mar de la región también fue perjudicado, ya que cerca de 25 toneladas de combustible basaron hacia el agua, conforme lo registra un documento de la “Marine Accidente Investigation Branch”.

A pesar de la política de tolerancia cero cuanto al consumo de alcohol de la compañía DFDS, la responsable por el transporte naval, el oficial había bebido lo suficiente para quedar ocho veces por arriba del límite alcohólico que puede ser soportado por un individuo. La investigación también descubrió que otros tripulantes no se dieron cuenta de la incapacidad do comandante, ya que la alarma no fue accionada.

Un portavoz de la empresa comentó que el acontecimiento de irresponsabilidad por parte de un funcionario fue el primero en la historia de la empresa y que la población no necesita alarmarse… “Esperamos que esto no lance dudas sobre nuestros demás funcionarios, ya que disfrutamos de una muy buena reputación”, llegó a registrar la empresa en el informe final.

Sabiendo que en la Roma Antigua el emperador Pertinax reinó solamente 87 días, pero que igual le diera tiempo a sentarse en el trono nocturno para, aparentemente, navegar sin rumbo, éste jamás abrió mano de la Filosofía, del Vino y de las Artes para avanzar noche adentro en investigaciones que sería inútil querer explicarlas ahora… ¡Espeluznante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: