Volver de Espíritu Renovado


Nada que tenga una correlación directa con los recientes festejos del día de Halloween que acontecieron por el orbe en la noche de ayer, aunque en los agasajos a muchos se les haya dado por afirmar a boca llena: “No creo en brujas, pero que ellas existen…” y se entregasen a festejar la efemérides con desmedida algarabía.

Como sea, esa frase ya famosa, en el siglo XVI, sería completada con un: “Sí, ellas existen”. Al final de cuentas en aquella época era normal que las mujeres fuesen acusadas de practicar brujerías y, en diversos casos, condenadas a muerte… Que no era exactamente “la chiquita” como muchos pueden sentirse inducidos a pensar.

Para ser más correcto, el caso que hoy se trata habría acontecido en Inglaterra, en 1612, más específicamente en Pendle Hill, pueblo que está situado en la región Lancashire. Es que allí, durante el transcurso de ese año, 12 mujeres acusadas de brujería fueron juzgadas, siendo diez de ellas condenadas a la muerte por ahorcamiento. Con todo, resulta que a una de esas brujas se le ha antojado “volver”… No necesariamente disfrazada de suegra y montada en una escoba.

Pues bien, a quien se le ha dado por afirmar tal novedad espectral sin escobajo ni plumero, ha sido a la médium Christine Hamlett, de 58 años, que afirma ser una “paparazzi” de los espíritus, justamente a quien se le antojó decir que ha fotografiado el espíritu de una de las brujas fallecidas en aquel año. Por ende, dicha imagen traería a flote el fantasma de Jennet Preston, quien fuera condenada a muerte a los nueve años durante el juicio en cuestión… Lo que desmentiría el dicho que las brujas son viejas y suegras.

Por supuesto que fue la misma Christine quien afirmó al reportero del “Mirror” lo siguiente: “Yo estaba en Pendle cuando sentí que allí había una presencia, algo que me llamaba -y por suerte no le tirara del tobillo para arrastrarla hacia la cueva-… Usted mismo puede ver en la fotografía la figura de una chica joven -le dijera al cronista-. A mí siempre me gustó este lugar por causa de sus historias, por el aura que posee. Ahora, la prueba de que estaba cierta la tengo en mi foto”.

Las indicaciones de la médium, no en tanto, no pararon por ahí. Según ella, la imagen contiene el fantasma de una de las brujas de 1612, y quien prueba eso es… “Otro espíritu”. En este caso, lo que ella afirma, es que lo que está presente en la misma imagen es el espíritu que pertenece al juez que condenó a las mujeres en aquel año.

Después de divulgar las fotos para el mundo -y ganar algunos pesos con ello-, la médium explicó su fama de “paparazzi” de los espíritus. Según Christine, ese es el apodo que sus amigos le dan, una vez que siempre que ella va a los cementerios, consigue convencer los espíritus a dejarse fotografiar.

Juzgo que una importante duda quedará sin aclaración para siempre jamás, esto es, si Christine, en el caso de haber podido hablar aunque fuera dos minutos con el juez, se hubiera entrado en este caso hablando de muertos, humos, ollas enormes y crematorios, o si, al contrario, el placer de una amena conversación entre puertas o tumbas, tanto da, habría hecho acudir a su espíritu algún tema más apacible, como el regreso de las golondrinas o la abundancia de las flores que normalmente se observan en todos los camposantos… ¡Maquiavélico!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: