Los Depravados Continúan Sueltos


Es más que lamentable, o mejor dicho, atroz. Sin embargo suele suceder en todas las familias, inclusive en las que tienen alcurnia -cosa que suena ultrapasada-. Con todo, cada trastorno mental es conceptualizado como un síndrome o un patrón comportamental o psicológico de significación clínica que aparece asociado a un malestar que puede atacar a cualquiera. Por tanto, un trastorno mental o del comportamiento se caracteriza por una perturbación de la actividad intelectual, el estado de ánimo o el comportamiento que no se ajusta a las creencias y las normas culturales mismo que estas ya estén ultrapasadas.

Especialistas en asuntos cerebrales afirman que en la mayoría de los casos, los síntomas van acompañados de angustia e interferencia con las funciones personales. Empero, ellos afirman que los signos precoces específicos varían de un trastorno mental a otro. En consecuencia, las personas que presentan uno o varios de los síntomas enumerados deben consultar cuanto antes a un profesional si esos síntomas persisten, ya que estos provocan un sufrimiento importante o interfieren con las tareas cotidianas.

Además de los nombrados, están los otros, los tarados, pervertidos, ninfomaníacos, depravados. Rótulos como estos son comúnmente usados para definir personas que presentan algún tipo de patología de sexo. Aunque sea más conocida como compulsión sexual, ese trastorno alcanza a hombres y mujeres, sin distinción de edad y alcurnia. Por eso que el tarado sexual tiene un disturbio mucho más grave de lo que las personas imaginan, y el que generalmente ataca a los jóvenes… Algo que suena axiomático, ya que los viejos solo lo tienen de adorno.

Según una encuesta publicada por el psiquiatra norteamericano Martin Kafka, de la “Universidad de Harvard”, el 95% de los individuos que sufren con esa exacerbación de la libido son hombres. Lógicamente que debido a ello, el terapeuta sexual Sergio Savian, alerta: “Tal vez ese número sea aún tan alto entre el género masculino por una cuestión cultural”… Lo que se podría traducir en: “nos enseñaron a ser tarados desde chicos”.

Ejemplos sobre lo dicho son abundantes, y sin necesidad de ir más lejos, sólo hasta la China, allí encontramos un video que muestra un caso de abuso sexual aconteciendo en medio de un vagón del subterráneo y el cual llegó a viralizar en las redes sociales a inicios de este mes, al mostrar un hombre refregando la región más protuberante de su ingle en una mujer desconocida. El caso aconteció en Shenzhen, al sudeste del país.

Las nítidas imágenes muestran al pervertido individuo aproximándose de una mujer que usa pollera, aparentemente desavisada y cándida. Pero cuando él comienza a realizar movimientos sospechosos contra su cuerpo, la joven acaba percibiendo la maniática actitud y deja el local para procurar otro lugar donde continuar el viaje sin ser molestada.

Sin embargo, cuando la mujer finalmente sale de la frente del pervertido tarado, éste rápidamente se mueve para sacar su mochila a fin de disfrazar el “farol alto”, sin saber que el crimen ya había sido filmado.

De acuerdo con el sitio del periódico local “People’s Daily”, el caso ocurrió el último miércoles 7 del presente mes. En el sitio “QQ.com”, una de las principales direcciones visitadas por los internautas en China, el registro ya había alcanzado casi 15 millones de visualizaciones.

La psicóloga Xu Guolo llegó a explicar en el mencionado sitio: “Ese hombre debería procurar tratamiento psicológico en cuanto hay tiempo. Caso sea necesario, él debería tomar algún tipo de medicamento -que no sea el Viagra-, porque si continuar con eso, está infringiendo la ley”.

No obstante y a pesar de las especulaciones en torno de las condiciones mentales del individuo, los periódicos chinos no informaron si la víctima irá prestar queja contra él. Es que en China no existen leyes específicas en relación al abuso sexual, pero las ocurrencias son encuadradas en la “Ley Civil de Derecho General” chino.

Ahora bien, si hasta incluso los ánimos más fuertes tienen momentos de irresistible debilidad, que es cuando el cuerpo no consigue comportarse con la reserva y la discreción que la ha sido enseñado, no debemos extrañarnos que los tarados y pervertidos se acerquen a los incautos tocando la cuerda más sensible del ser humano… ¡Es más que lamentable!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: