Surge un Nuevo Placer Aeronáutico


He oído durante mucho tiempo, que los factores que llevaban a la prostitución eran de carácter biológico debido a que la mujer estaba llena de sexualidad, o como símbolo de decadencia general, mientras otros pensaban que lo que llevaba a la prostitución era la falta de madurez sexual. Sin embargo, hoy en día se sabe que hay muchos tipos de factores que pueden inducir a la prostitución.

Dudo que el gentío ya no lo sepa, pero arriesgo y digo que la prostitución consiste en la venta de servicios sexuales a cambio de dinero u otro tipo de retribución. Y cuando la mujer es quien otorga el servicio -con o sin placer-, vulgarmente desde lo antiguo suele denominársele “prostituta”, “dama de compañía”, o simplemente “ramera”.

Etimológicamente, una disciplina relacionada con la filología y con la lingüística histórica -no necesariamente utilizada durante el acto carnal-, se sabe que el término “prostitución” viene del latín “prostituiré”, que literalmente significa “estar expuesto a las miradas del público, estar en venta, traficar con el cuerpo”. Cuanto al término “ramera”, éste tiene su origen en los adornos colocados en una rama de árbol que se instalaba en el frontis de las casas donde se ejercía la prostitución… Pero como hoy vale eso de querer preservar la naturaleza, ahora le ponen sólo una lucecita roja.

Evidente que como nada es nuevo en el huerto del Señor, parecería que el origen de la prostitución en la historia se ubica en la época en que se efectúo el cambio de la “Familia Matriarcal” a la “Familia Patriarcal”; época en que la mujer sufre una pérdida total del poder que poseía, pues anteriormente era ella, como “Jefa de Familia”, la encargada del sustento y protección de los hijos. Como consecuencia de este cambio, la mujer perdió el derecho de ejercer alguna profesión que no sea la de atender al esposo y los hijos, aunque por suerte en gran parte del mundo eso ya mudó bastante.

Con todo, el periódico “Sada” acaba de divulgar esta semana, una materia periodística que informaba el caso de una comisaria de bordo que consiguió facturar nada menos que cerca de un millón de dólares nada más que practicando sexo con los pasajeros dentro de los baños de los aviones durante los viajes… Divertimiento no incluido en el coste del billete, obvio.

Según la publicación, y para desconsuelo de muchos provisionales viajantes que les gusta andar en esos modernos pájaros fierro con alas, el nombre de la funcionaria, bien como el de la empresa en la cual ella trabajaba, no fue divulgado. Entre tanto, ellos mencionan que la ruta realizada era entre los Estados Unidos y la región del Golfo Pérsico, donde obviamente están localizados países como los Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Catar, Bahréin, Kuwait, Irak e Irán, donde abundan los petrodólares.

Como sea y fuere, parece que cada programa lujurioso y carnal, a ella le rendía por lo menos U$ 2 mil, aproximadamente. A más, en cálculos superficiales, estiman que la comisaria habría mantenido esa rutina -placentera pero desgastante- entre las dos jornadas de trabajo durante el periodo de dos años.

Esto da que pensar que la cosa anda realmente difícil en esa profesión, y todo hace creer que los sueldos no son tan buenos como parece. Por ejemplo, este mismo año, otro caso de prostitución envolviendo funcionarias de empresas aéreas llegó a ser ventilado, cuando el periódico nipón “Shukan Post” notició que algunas aeromozas en Japón estarían precisando recurrir al meretricio para complementar su renta. De acuerdo con el periódico japonés, 90 minutos de sexo podría llegar a rendirles hasta mil dólares.

Enterado de estas cosas, se hace difícil poder identificar claramente cuál es el factor que induce al acto, pero, ¿es entonces el dominio del varón quien empuja a la mujer a ejercer el único oficio que le place: la prostitución?

No tengo una respuesta clara para esto, pero cuando la noche llega, en el momento más íntimo dedicado a visiones y otros cocodrilos surreales, pienso que la musa colocará, así como lo hacía Vermeer, headphones en sus oídos, y se pondrá a contar paisajes interiores hasta ambos desfallecer, virtualmente consumidos por lo que los franceses llaman simplemente de “rien, bon-songes”… ¡Cosas típicas del Mago de Oz!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: