Plétora de Copas Puede Ser Mortal


Aparte de esos asuntos de carácter líquido-estimulante que surgen de vez en cuando, juzgo que si existe un problema gravísimo que la humanidad necesita resolver lo antes posible, nada más es que el desprecio por la vida ajena. Principalmente en la India, país que tiene por costumbre estar siempre en el foco de las entidades defensoras de los derechos humanos, ya que allí se ha vivido recientemente una nueva situación surreal relacionada a esa falta de atención.

En todo caso, en este último escenario está de por medio la bebida, puesto que muchos caminantes de nuestro bucólico planeta piensan que tomar alcohol tranquiliza, le genera cierto placer, llega a desinhibir y facilita la socialización y comunicación. Sin embargo, está comprobado que tomar alcohol es causa eventual del alcoholismo. Eso se debe a que la preferencia por el alcohol como droga adictiva es una cuestión de disponibilidad y de aceptación en una sociedad cada vez más desequilibrada. Con todo, no deja de ser una enfermedad crónica que daña el organismo, el funcionamiento familiar y social y puede ser causa de violencia, conductas antisociales, desavenencias familiares, accidentes e incluso de homicidios. Por tanto, el alcoholismo no es más que una enfermedad que ocasiona trastornos en el funcionamiento normal del organismo, en sus relaciones familiares y sociales.

Opino que este es exactamente el caso del ciudadano hindú Latori Barman, de 45 años, que ya no podrá contarnos el cuento. Ergo, todo comenzó cuando él salió del trabajo y fue sediento directo para un bar próximo. Por allí inició una bebedera que terminó horas más tarde de manera trágica y bizarra. Es que al intentar volver para casa, Latori acabó siendo víctima del descaso de funcionarios que reformaban el pavimento de una calle.

No es necesario imaginar la tambaleante escena de intentar caminar en línea recta, pero ya bastante mamado, a causa de un viento rastrero, Latori acabó por entrar en uno tremendo bache de la calle antes que este fuese reformado y por allí mismo se entregó a los brazos de Morfeo.

Poco más tarde los empleados de una empresa de pavimentación llegaron al local y no realizaron ningún tipo de revisión previa, gestión que es obligatoria, y por de pronto comenzaron a despejar asfalto para cubrir el agujero. ¿Consecuencias? El mamado de Latori simplemente quedó allí enterrado bajo el alquitrán.

Algunas horas después del ex agujero quedar completamente cubierto, un morador de la región se deparó con un nuevo y excéntrico “detalle” en el asfalto, que de por sí le pareció bastante extraño. Se trataba de un brazo humano saliendo del betún de Judea, pero sin vida. Cuando avisadas, las autoridades locales fueron al lugar, abrieron el agujero y encontraron el cuerpo sin vida del pobre Latori.

No es por nada que el develamiento del cuerpo llegó a causar un absurdo alboroto en la población de los alrededores. No demoró mucho y los vecinos partieron para el ataque contra los operarios responsables por tal descaso, los que solamente fueron contenidos por la policía con la promesa de que la empresa responsable por la obra sería procesada judicialmente.

Poco más tarde la Justicia local acabó decretando la prisión del chofer del camión y del hombre que retiró el asfalto del vehículo para cubrir el hoyo. Ahora ambos responderán por homicidio culposo, sin intención de matar.

Sin embargo, lo que causó más insidia, no en tanto, fue la indemnización que recibirá la familia del ex mamado. De acuerdo con el periódico local “Indian Times”, la familia fue accionada por el gobierno y recibirá una cuantía en dinero por la muerte. El valor, no obstante, resultó absurdamente bajo: el equivalente, en moneda local, a U$ 1000. Según especialistas, ese valor difícilmente aumentará llevando en cuenta las leyes locales… Y se dice que ni dará para quitar la cuenta que quedó colgada en el boliche.

Mi amigo, mismo que todo lo ocurrido llegue a sonar fantástico, por alguna razón, ebrio de indignación, me encuentro a un paso de la locura total y ya no consigo discernir la verdadera geometría surreal que orientará prosélitos por las sendas de la abstracción descriptiva… ¡Hic, hic, hic!… ¡Salu!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: