El Impactante Sexo con Olas


-¿Qué tal, como le va, mi amigo?… ¿Ya se enteró de la última?

-¿Qué?… ¿Cayó el gobierno?… Eso sí que sería extraordinario, doctor.

-¡Cómo usted es ingenuo, hombre!… Esos que están ahí, no van a largar el hueso así nomás. Todavía nos ha de doler bastante, antes que el agua se lleve esa escoria.

-Aunque creo que dará igual, doctor, porque de la manera que votamos, cambiaremos seis por media docena…

-Por fin lo escucho decir algo sensato, ¡hombre!

-Está bien, pero déjese de comadreos políticos, doctor, y vaya directo al grano. ¿Qué noticia tenía para contarme?

-Una pavadita, nomás, mi amigo. Pero ya que usted insiste, acabo de ver las escenas de una pareja de ballenas que fue filmada mientras hacía sexo, y, de por sí, eso se tornó un descubrimiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de los mayores mamíferos del mundo.

-¡Qué viejo verde! ¿No me diga que ahora se le ha dado por ver filmes porno con escenas de sexo explícito?

-No me confunda, que nosotros no somos astilla del mismo palo.

-Fue usted, quien comenzó, doctor.

-Mi amigo, sólo quise comentarle un tema que me impactó bastante, pero usted ya agarró para el otro lado… Como siempre.

-¡Ya sabía! Usted primero muestra el caramelo, y enseguida lo esconde… ¿Por qué no termina de contar lo que vio?… O, entonces, no diga nada.

-Usted, que es un jodón, hombre. Siempre interrumpiendo lo que pretendo contar.

-Está bien, cuente nomás. Me quedé curioso para saber que ocurrió con las ballenas.

-Parece que esta pareja de ballenas fue filmada en cuanto hacía sexo, y eso se tornó un develamiento que puede mudar lo que se pensaba sobre la vida sexual de estos mamíferos.

-Sí, ¿pero a dónde fue? ¿O es un truque cinematográfico?

-Calma, que ya le digo. El registro es verídico y fue realizado por biólogos, y las imágenes de las dos gigantes de los mares en su momento íntimo de apareamiento, fueron captadas en el mar de Argentina.

-La costa Argentina es muy grande, doctor. ¿Podría ser más específico?… Si sigue así, su chisme será más largo que esperanza de pobre.

-Pues le digo que el grupo de científicos realizaba estudios en la región sur del país, en Puerto Pirámides, cerca de la provincia de Chubut. Pero mientras filmaban, una de las biólogas dejó escapar un: “¡Increíble!”, en un suspiro atónito que en ese momento quedó registrado en el video.

-Me imagino cual no habrá sido la estupefacción de su suspiro, especialmente, porque esa mujer se habrá asustado con el tamaño del “birgulino” de la ballena.

-No sea mentecato, hombre. Usted tiene cada ocurrencia…

-Fue usted quien dijo que ella se impactara bastante. Yo sólo supuse lo podría haber sido… Nada más.

-Yo lo dije, porque la filmación es importante debido a un detalle de la escena, que no era exactamente esa parte que usted pensó.

-Ah, no… ¿Cuál, entonces?

-Es que uno de los hijos menores de la madre estaba presente, y eso contraría lo que se pensaba al respecto sobre el periodo de reproducción de las ballenas.

¿Se puede saber lo que esos doctos pensaban? Y no me venga con que ellos creían que los hijos se los traía una cigüeña ballenera.

-No joda, hombre. Antes, los científicos opinaban que estos animales sólo se reproducían de cuatro en cuatro años, pero, con la presencia del pequeño bebe ballena junto a la hembra más vieja, es bastante probable que la madre haya apareado con más frecuencia de lo que se pensaba hasta este momento.

-¡Una crueldad!… Algo así como la hiena. ¿Ya pensó doctor?

-¿Pensar, el qué, exactamente?

-En la hiena… Me gustaría verlo a usted en esa situación.

-Lo mínimo, debe ser alguna gansada suya, mi amigo.

-Es que yo no sé bien de qué se ríe la hiena, ya que come mierda y sólo copula una vez por año… Ni que decir de la pobre ballena… A cada cuatro años…

-¡Yo sabía!… Sí, que lo sabía… De la boca de un menguado como usted, sólo podrían salir tales cosas… Déjese de joder… Chau, me voy.

-Vaya con Dios, doctor… Y, de paso, pídale que lo absuelva de sus pecados morbos… ¿Dónde se vio, impactarse con esas cosas? De mi parte, opino que esos animales le estaban dando un aula práctica de sexo a su crío.

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: