Los Sobrinos de Matusalén


-¿Cómo le va, doctor? ¡Qué día espléndido tenemos hoy!

-¡Es verdad! Por eso dicen que siempre que llovió, paró…

-Ya sale usted con esas quisicosas de siempre. ¿Será que no tiene nada mejor a decir?

-Claro que sí, que luego, luego, me convertiré en un nuevo Matusalén, mi amigo.

-¿Vio? ¿Vio?… Después usted sale con eso de que soy yo el lelo, el mentecato, el menguado que anda repitiendo cosas sin nexo… ¿Se puede saber de dónde sacó esa ridiculez que anda diciendo, doctor?

-Sepa que no son inventos, hombre, pues, según lo indican, el tan soñado elixir de la juventud está muy próximo de dejar la ficción para tornarse realidad.

-¿Y por acaso usted piensa que yo me lo voy a creer, doctor?

-No pongo en tela de juicio su ignorancia, mi amigo. Yo me baso en un estudio que ha sido realizado por científicos españoles, quienes han dado con una fórmula que, ya experimentada en animales, aumentó en 65% las expectativas de vida.

-Eso quiere decir que usted tiene un chisme nuevo… ¿Por qué no me lo cuenta?

-Usted, ¿siempre curioso, no?… Bueno, no importa. Le cuento que unos especialistas de la “Universidad de Oviedo” llegaron a la tan soñada fórmula “sin querer”; pues ellos estudiaban nuevos medicamentos para enfermedades raras relacionadas al envejecimiento, y parece que durante el proceso introdujeron dos moléculas especiales en ratas.

-No crea que es pura curiosidad de mi parte, doctor, pero me interesan esas hablillas que usted siempre descubre.

-Si usted leyese más, las descubriría al igual que yo.

-¿Me lo va a contar, o va a empezar a filosofar al igual que siempre?

-Al diablo con su impertinencia, mi amigo. Pero si está curioso, le indico que esas moléculas que servían para bloquear la acción de una proteína capaz de inhibir la formación de células tronco, dio un resultado sorprendente. Rejuvenecieron las células del organismo. Por tanto, como resultado, la expectativa de vida de las ratas creció así que las moléculas actuaron en su organismo.

-¿Y usted atina que yo me voy a comer ese cuento, doctor?

-Mi amigo, usted crea o reviente, que a mí me da lo mismo. Pero, para que sepa, esos científicos publicaron los datos en la revista “Nature Cell Biology”, por lo que ahora buscan mejorar los ensayos para que ellos puedan ser realizados en humanos.

-¿No se da cuenta que son sólo ensayos? Qué cándido es usted, doctor.

-Ingenuo, no. Yo le doy la mano palmatoria a la investigación científica.

-Para mí, ¿qué quiere que le diga?… Me parece que usted es muy confiado y a la vez necio con esa gente de delantal blanco.

-En la vida hay que creer o reventar, pues si ellos obtén el éxito que se proponen con los sondeos que están realizando, la expectativa es que las personas puedan pasar a vivir hasta los 135 años sin mayores problemas, aunque algunos, claro, hasta podrían superar esa edad.

-Mire, doctor, me voy antes que me cague de risa aquí en la silla… ¿Por acaso usted sueña que un individuo logrará vivir tantos años con esa jubilación de morondanga que el gobierno paga?

-Esa es otra cuestión que…

-No me importa. Por hoy, basta, chau, ¡fui!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: