Hitchcock Activa la Fisura Calcarina


No llega a ser un tema que nos haga temblar de miedo, pero un reciente estudio estadounidense acaba de comprobar que al ver películas de suspenso, la actividad cerebral de las personas mientras miraban las imágenes de esos filmes, le afinaba su atención y se “olvidaba” del entorno… Excepto aquellas que se comieron las uñas.

Me explico. Resulta que los investigadores del “Instituto Tecnológico de Georgia” han descubierto cómo los films de suspenso captan la atención del público… Y enriquecen a los estudios y productoras de películas.

Como sea, para alcanzar tal conclusión paradójica, sólo necesitaron medir la actividad cerebral de espectadores mientras ellos veían fragmentos de películas del género. Es que en las escenas donde el suspenso se disparaba, el cerebro reducía lo que la gente veía y se concentraba en el argumento de la película. Por el contrario, en los fragmentos en que el interés de la trama se reducía, los espectadores consagraban mayor atención a su entorno… Algo más o menos parecido con lo que ocurre con los films “XXX”.

Con todo, el estudio que ha sido publicado en la revista “Neuroscience”, incluye otra investigación adicional en la que los autores sugieren que este interés mayor en el suspense conllevaría un incremento de la memoria relativa a la trama.

Matt Bezdek, coordinador del estudio e investigador posdoctoral de psicología en el mencionado Instituto, afirma que “muchas personas tienen la sensación de que se está perdiendo algo de la historia mientras están viendo una buena película, y todo lo que está alrededor desaparece”. En su opinión, la investigación que coordinó, aportó “evidencias en el cerebro, para apoyar la idea de que la gente, en sentido metafórico, se ve transportada dentro de la narrativa”, informa el periódico español ABC.

Los participantes del estudio se introdujeron en una máquina de resonancia magnética, mientras miraban -gratis- escenas de una decena de películas de suspense, donde se incluían algunos títulos de Hitchcock como “Con la muerte en los talones” (North by Northwest) y “El hombre que sabía demasiado” (The Man who knew too much), así como otros largos conocidos del género como “Alien” o “Misery”. A más, las películas se proyectaban en el centro de la pantalla, y una suerte de patrón de tablero de ajedrez aparecía intermitente alrededor de los bordes.

Durante la sección -que no era matiné ni le ofrecían pop acaramelado- los investigadores descubrieron la existencia de caídas e incrementos en la actividad cerebral, concretamente en el surco o fisura calcarina, que es el primer sector en recibir y procesar la mayoría de la información visual que capta el cerebro… Del que lo tiene.

En consecuencia, cuando el suspense crecía, la actividad en las áreas de procesamiento periférico visual del surco caían y la actividad en las áreas centrales de procesamiento se incrementaba. Por ejemplo, durante la famosa escena del avión en “Con la muerte en los talones”, el cerebro redujo su foco visual al avión que se precipita contra Cary Grant. En cambio, cuando el personaje de Gran se escondía en el campo de maíz y el suspense caía, el comportamiento neuronal revertía su curso y la atención ampliaba su abanico… Quizás por ellos pensar que el actor daría otro fin a las espigas… ¡Pura suposición!

En esencia, cuando el suspenso es mayor, el cerebro desplaza la actividad en el surco calcarina para procesar información crucial e ignora el contenido periférico de menor interés.

Eric Schumacher, un profesor asociado de la “Escuela de Psicología del Instituto Tecnológico de Georgia”, afirmó que el mecanismo es “un distintivo neuronal del túnel de visión”, agregando que “durante los momentos en que la trama concita el mayor interés, los espectadores se concentran en la película y subconscientemente ignoraron los bordes en forma de tablero de ajedrez. Por tanto, el cerebro redujo la atención de los participantes en el experimento conduciéndoles al centro de la pantalla y dentro de la trama”.

Puede parecer lúdico, pero las imágenes en los bordes con forma de tablero de ajedrez, fueron usadas porque las neuronas en la fisura calcarina son atraídas por este tipo de movimientos. Mantener estas imágenes en los bordes sirviera a los investigadores para probar la idea de que en los momentos de tensión de la trama, se suprime temporalmente la respuesta usual de la neurona, y estas imágenes marginales se vuelven virtualmente invisibles para el espectador.

Para enfrentar tales suplicios, Plinio dijo: ¡Disciplina! Sí, porque frente a la enérgica e imperativa autoridad de su prescripción, el sabio latino y autor de “Naturalis historia” no nos pasó solamente la grande verdad comportamental, sino que también cayó fulminado tal cual Blancanieves luego que fue abandonada en la floresta… Por lo menos así lo cuenta la película al mostrar todo lo paradisiaco y calmo de los paisajes rafaelescos… ¡Cinematográfico tema!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: