¿Maniático o Masoquista?


No hay caso, todo el mundo tiene sus propias manías. Por ejemplo: verificar si el gas está desligado, sumar los números de la chapa del auto que está a su frente, organizar ciertos objetos con simetría y por ahí va. Un sujeto original en estos asuntos es el jugador y galán inglés David Beckham, quien tiene por manía, a más de coleccionar enamoradas indiscretas, la costumbre de guardar siempre en su heladera un número par de latas de refresco. Por tanto, las manías son una especie de atavismo.

Bajo la óptica de las teorías evolucionistas, algunas de ellas fueron esenciales para el desenvolvimiento y la preservación de la especie humana… Mismo que esto nos deje la impresión que no ha servido de nada.

A mayor sensación de incertidumbre, es más probable que aparezcan las manías. Generalmente, y especialmente en psicología, todo está bien hasta que algo se convierte en un exceso; así, tener ciertas manías es completamente normal. El problema surge cuando empiezan a coartar el tiempo y la estabilidad de la persona.

Doctos afirman que las manías son consecuencia de los pensamientos obsesivos que previamente circulan por la mente. Esto hace que la ansiedad aumente y se generen una serie de comportamientos contra los pensamientos obsesivos y así disminuir la ansiedad. De hecho, cualquier tipo de manías suele ir acompañada de otras acciones igualmente exigentes, por lo que la vida cotidiana de cualquiera acabará plagándose de comportamientos esclavizantes.

Una muestra exacta de lo aquí registrado, mi sensato leyente, surgió hace más de dos años en Corea, donde germinó un fenómeno que quedó conocido como “mukbang”, que consiste en grabarse comiendo y pasarlo en vivo en la web… Antes de ir al retrete para aliviarse, obvio.

Quien mejor representa este prototipo es Park Seo-Yeon, una mujer coreana de 33 años que se convirtió en una de las principales celebridades del mukbang. Conocida como Diva, ella se dedica todas la noches a preparar cenas como para toda una familia y comerlas sola enfrente a una cámara para el asombro o delicia de miles de estólidos espectadores de la web.

En un reportaje con la “BBC”, Diva cuenta cómo el mukbang pasó a ser uno de sus principales ingresos financieros. Esta actividad que la lleva a comerse desde tres pizzas hasta tres kilos de carne en una única noche le significa un sueldo de hasta 9.300 dólares por mes. No obstante los gastos para realizar esos banquetes le cuesten hasta 3.000 dólares por mes… El resto e para caramelos y papel blanco en rollitos.

El programa de Diva consta de tres partes, una donde cocina la cena, después otra donde come, y una última donde se dedica a hablar con sus espectadores a través de un chat que acompaña el “streaming”. Cada una de esas partes tiene una duración de aproximadamente 1 hora… ¡Haya aguante!

A pesar de que Diva cocina ella misma un tercio de sus cenas, todo el resto le llega a través del delivery. Como consecuencia, muchas marcas se han ofrecido como “sponsors” de su streaming. No obstante, Diva primero pruebe la comida para luego decidir si acepta la oferta de la empresa.

La reina del mukbang explica que sus fans la siguen por causa de las gustosas comidas que muestra en pantalla y por el gusto con el que las come. Muchos de ellos son personas que están a dieta y encuentran una satisfacción masoquista en verla comer. Asimismo, otro tipo de masoquista son los pacientes que se encuentran internados y miran su show para contrarrestar las comidas poco gustosas que tienen que consumir en el hospital. Una vez, incluso, recibió el agradecimiento de una fan que dijo haber superado su anorexia gracias a que la veía comer.

En todo caso, los fans agradecidos pueden realizar donaciones a través de la web donde se publica el streaming. La plataforma se queda con una comisión de entre el 30 y 40% de éstas, y Diva utiliza el resto para engordar su cuenta bancaria… Lo que no deja de ser una manía especulativa.

En fin, ni filosofías ni manías sirven para remendar zapatos. Por tanto, lo que resta es meter el pecho del pie en la carretera y providenciar que las amenidades de los terráqueos resulten simples, surreales e indoloras… ¡Delirante!

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: