En Medio a la Hoguera de la Estulticia


Dese cuenta al punto que llegan los malos ejemplos dados por los adultos, que ahora en Oriente Medio los niños fingen ser terroristas y juegan de decapitación. Nascidas en países donde el terror hace parte de la rutina de la población, estos transforman prácticas macabras en retozados divertimientos. De acuerdo con videos divulgados en internet, ellos aparecen fingiendo ser terroristas y simulando decapitaciones, como si estuviesen jugando a la pelota o brincando de pique-esconde.

El Irak y en Siria, donde el grupo extremista Estado Islámico (EI) ha capturado vastas franjas territoriales, los niños presencian inocentes como algunos seres humanos son decapitados en plaza pública, crucificados, lanzados de altos edificios y asesinados a sangre frio.

Para algunos de esos niños, los integrantes de los grupos yihadistas ya son sus héroes tipo Batman, Superhombre, Capitán América, aunque en Paquistán los niños brincan de auto explotarse.

Evidente que muchos dirán que esas son cosas de niños y que no importan mucho cuales sean sus juegos ya que la vida humana vale un comino. Pero creo que es de preocuparse cuando esos mismos niños tuvieron la oportunidad de presenciar el domingo pasado, a los militantes del Estado Islámico quemando por lo menos 8 mil libros y manuscritos raros de la biblioteca pública de Mosul, en Irak.

De acuerdo con el director del local, moradores de la ciudad intentaron convencer a los radicales a no destruir las instalaciones de la biblioteca, pero ellos acabaron por hacer explotar prácticamente todo el acervo. A seguir, hicieron una gran hoguera con los libros culturales y científicos, y se llevaron de allí libros infantiles y religiosos, según los testigos del hecho. El “EI” también destruyó, ese domingo, una iglesia y el teatro de la universidad local.

La biblioteca, que fue fundada en 1921 después del nacimiento del Estado iraquí moderno, contaba en su contenido con manuscritos que databan del 5000 a.C., libros sirios impresos en la primera gráfica del país, títulos que datan del Imperio Otomano, periódicos locales de muchas décadas anteriores y antigüedades como astrolabios. El acervo de familias de la alta sociedad de la región también era hospedado en la referida biblioteca, y gran parte de todo eso era considerado patrimonio raro por la Unesco.

“Es una pena. Tenía por costumbre pasar por allí en los años 1970. Era uno de los grandes lugares de Mosul. Aún recuerdo la lista alfabética de los libros”, lamentó Akil Kata, que se exiló de la ciudad hace años, por cuenta de la inestabilidad en la región.

En 2003, invasores habían destruido gran parte del local, robando varios libros y manuscritos. El contenido acabó por ser recuperado y devuelto al lugar, según el ex director adjunto de la institución, Qusai al-Faraj. Quien agregó que Irak es considerada la cuna de la civilización.

Evidente que mucha gente considera la práctica de quema de libros como algo ofensivo por diferentes razones: para algunos, es una forma de censura que los líderes políticos o religiosos aplican contra aquéllos que se oponen a sus ideas. El ejemplo más famoso y triste fue el de la quema de libros durante el régimen de Hitler en la Alemania nazi acaecido en la Bebelplatz de Berlín, el 10 de mayo de 1933.

Ergo, aquéllos que se oponen a la quema de libros generalmente comparan este hecho con lo ocurrido durante el gobierno de los nazis. Para otros, la quema pública de libros significa una publicidad gratuita cuyo efecto es atraer la atención sobre libros que de otra manera quizá no habrían llegado a conocerse ampliamente. Por eso algunas autoridades prefieren la destrucción privada de los libros.

En todo caso, la quema de libros y la destrucción de bibliotecas tienen una larga historia y pertenece a los lamentables capítulos de la censura, el fanatismo, la guerra y la estulticia. Pero esa no es una práctica reciente que se la pueda atribuir gratuitamente a los chiflados de éste y del pasado siglo. Algunos de los sucesos documentados muestran que la existencia de quema de libros y asesinato de académicos en la China de Qin Shi Huang en el año 212 a. C., donde muchos intelectuales que desobedecieron la orden fueron enterrados vivos. Luego, los libros de alquimia de la enciclopedia de Alejandría fueron quemados en 292 por el emperador Diocleciano… Entonces, ¿qué podemos esperar mañana de estos niños que fingen ser terroristas y juegan de decapitación?… ¿Alguien tiene la respuesta?

(*) Libros y e-book disponibles en: Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; Livraria Siciliano: http://www.siciliano.com.br; www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante; y en: Plataforma editorial Bubok: http://www.bubok.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: