¿Es Posible Ostentar la Crueldad?


Quizás se haya olvidado esto, pero acaso vale recordar que en el siglo XI, el emperador bizantino hizo cegar a 14 mil prisioneros búlgaros capturados en la batalla de Kleidión. La orden de Basilio II establecía que a uno de cada cien había que dejarle un ojo, para que los tuertos pudieran guiar la multitud de ciegos de regreso a Bulgaria.

¿El objetivo de tanta crueldad? Aterrorizar al enemigo de Constantinopla.

Eso deja evidenciado que la brutalidad para amedrentar al prójimo es una práctica que desde hace mucho recorre la historia. También hay ejemplos más recientes: en las guerras decimonónicas argentinas decapitaban a los vencidos y colgaban las cabezas en lanzas para aterrar al otro bando.

Juzgo que hoy día lo mismo busca el Estado Islámico (ISIS) con sus decapitaciones exhibidas en Internet. Eso, porque batallones enteros de los ejércitos de Irak y Siria huyeron despavoridos, los que en lugar de combatir dejaron blindados y artillería en manos de los yihadistas.

Pero a diferencia con el pasado, el ISIS lo hace en un tiempo en el que la crueldad aún continúa siendo practicada pero ésta no era ostentada. Por lo que deja en abierto la pregunta: ¿Cómo puede justificarse la ostentación de la crueldad en pleno siglo XXI?

En verdad, en las regiones afganas y paquistaníes de la etnia pashtún, el talibán lo hace desde el rígido código “pashtunwalí”, mientras que el “califato” establecido entre Irak y Siria lo hace desde las suras y los hádices, o sea aplicando literalmente los 114 capítulos del Corán y las acciones y dichos atribuidos al profeta.

Se afirma que como Mahoma fue también combatiente y gobernante en un tiempo de guerras, y como los primeros califas (Abú Bakr, Omar, Otman, Alí y los Omeyas) expandieron el Islam mediante la conquista, esas páginas contienen relatos, simbolismos y proclamas guerreras. Por tanto, así como ocurre en otras religiones, fueron cruciales los teólogos que interpretan en distintos tiempos y circunstancias los textos sagrados del Islam.

Pero otros teólogos, como Muhammad ibn Abd al-Wahab, consideraron que toda interpretación del Corán y de los hádices es una tergiversación. De aquel predicador del siglo XVIII viene el wahabismo, vertiente coránica oficial en Arabia Saudita y fundamento ideológico de Al Qaeda y del ISIS, aunque ahora en una versión aún más extrema y de crueldad requintada.

Para esa versión, los chiitas, alauitas y drusos profesan herejías que deben ser erradicadas en tierras mahometanas, mientras que el cristianismo de caldeos, asirios y siríacos, además de los cultos pre-islámicos como el yazidismo, son creencias “infieles” que también deben ser exterminadas.

Al igual como lo hacía el emperador bizantino que devolvió a Bulgaria un ejército de ciegos, en la actualidad el cuchillo yihadista decapita para aterrorizar. A su cruzada la sobrevuela el pasado remoto. Claro que también los recientes siglos plagados de tiranías, invasiones y guerras, además de un presente mundial ensombrecido de incertidumbres y fanatismos inquietantes.

Y ahora: ¿qué novedad surgirá en el 2015?… No perdemos nada por esperar… Salvo la vida, claro.

(*) Si le parece bien, visite el blog “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, http://guillermobasanez.blogspot.com.br/… Libros y e-book disponibles en Livraria Saraiva: http://www.saraiva.com.br; y en: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: