Mi Vida por un Reino


¿Sabe de aquella historia del hombre que quería ser rey? Es que ese asunto me recuerda de inmediato la película “The Man Who Would Be King” en su original, o “El hombre que sería rey”, como se intituló a éste por toda Hispanoamérica. A bien verdad, me refiero al contenido del excelente filme británico de 1975 que está basado en el cuento homónimo escrito por Rudyard Kipling en 1888.

Quizás algunos no lo recuerden -no por culpa del alzhéimer-, pero existe una cita que relata: “La Ley establece una justa norma de vida que no es fácil de seguir. He sido muchas veces amigo de un mendigo, en circunstancias que a ambos nos impedían descubrir si el otro era digno… Todavía me falta ser hermano de un príncipe, aunque en una ocasión conocí de cerca a quien pudo haber sido un verdadero rey, y me prometieron la posesión de un reino: un ejército, un tribunal de justicia, rentas y principios políticos, todo de una vez. Pero ahora mucho me temo que mi rey esté muerto, y si quiero una corona tengo que buscarla por mi cuenta”…

El desempeño de insuperables actores de la talla de Sean Connery y Michael Caine da una mayor inspiración al cinéfilo espectador, cuando éstos interpretan de manera excelente lo que un día escribiera Kipling; por lo que opino que no fueron pocos -por diversos plectros- los que acabaron dando rienda suelta a su imaginación y soñaron con ellos propios vivir esa imponderable realidad que los excluye de la monarquía por causa del color de su sangre.

Pues juzgo que inspirado en la oportunidad que se presentó y el influjo que le causó tan magistral filme, mi cineasta lector, resultó en que un ciudadano marroquí de 30 años acabase por ser condenado a tres años de prisión por “usurpación de identidad de un líder de alto escalón”, después de él haber sido acusado de abusar de su semejanza con el rey de Marruecos, Mohamed VI.

En realidad, la justicia de dicho país condenó el lunes pasado a Sbai, en la ciudad de Tetouan (norte del país), según lo anunció Mohamed Benaisa, integrante de la ONG “Observatorio del Norte para los Derechos Humanos” (ONDH), lo que no hace más que confirmar las informaciones de la prensa local.

Para entender mejor este reinado asunto, Sbai había sido detenido el día 20 de agosto en Rabat, después de él abandonar rápidamente su automóvil cerca de Tetouan y picar la mula… Si es que me entiende.

Motivos para ello tenía, y muchos, pues algunos días antes, queriendo aprovechar su semejanza con el rey Mohamed VI, Sbai conducía tranquilamente su automóvil de lujo, -lo que es normal si uno tiene dinero para comprarlo-, no obstante dejara que varios policiales le abriesen camino entre una multitud de caminantes que no tuvieron su misma suerte ni plata para comprar un coche cualquiera por más rotoso que fuese; y allá marchó aquel séquito en cuanto curiosos lo aclamaban a viva voz. Empero, no demoró mucho para la policía descubrir el engaño y una investigación fue abierta.

Por su vez, como quien busca echar más leña a la hoguera de las vanidades, los medios de comunicación locales indicaron que esa no habría sido la primera vez que él se hizo pasar por el rey, y afirman que Sbai tenía por costumbre saludar a las personas por la ventanilla de su coche y hasta posaba para fotos como si fuese el monarca.

No sé, pero como ya se van casi cuarenta años de la película y muchísimos más desde que Kipling escribió su obra, hallé mejor concentrarme en el tema de la memoria ya que esta suele ser un gran problema: es tal la falta de rigor en nuestro propio archivo cerebral, disco rígido o memoria emotiva, o como se le quiera denominar, que una vez abierto el baúl de los recuerdos es imposible cerrarlo de inmediato una vez conseguido el dato buscado en las brumas engañosas de la mente… ¡Latoso comportamiento!

(*) Por si está dispuesto, pase por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”. Allí lo aguardan algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Además, mis libros están en www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: