Salga de lo Mismo… Invente en la Cocina


Confieso que algo sé cocinar, no mucho, pues al igual que cuantiosos mortales, yo nunca he participado de cursos de cocina. En todo caso, de chico me gustaba leer y mirar las fotos del libro de recetas de “Doña Petrona”. Evidente que existen muchas otras igual o mejor que Petrona C. de Gandulfo, quienes también dictaron muy buena cátedra en el arte de la culinaria y gastronomía doméstica.

Sin embargo, lo que se puede observar, mismo con la extensa presencia de buenos Chef de moda alrededor del mundo, es que hasta el día de hoy a nadie se le había ocurrido señalar una nueva etapa en el arte culinario, recomendándonos una receta de por sí muy sencilla y económica… Pero eso ya es pasado y pisado.

De por sí, vale decir que cuando uno aprende a cocinar, es más bien para mostrar las cosas que más nos gustan de la cocina. No solo lo que nos gustaría cocinar y por ende, comer, pero también cómo nos gustaría servir, las maneras de presentar los platos, la posibilidad de probar… Y un montón de mañas más que posiblemente incitaran un día el desenvolvimiento de nuestra creatividad personal… El llamado: “toque único”.

Puede que esa misma índole creativa estuviese escondida dentro del alma de un individuo chino de 30 años que ahora está siendo acusado de haber matado sus padres, despedazar los cuerpos y después cocinarlos con sal… Una receta sencillísima.

Y ésta fue tan simple y neta, que hace un par de días la promotora de acusación llegó a indicar durante el juicio, que poco más tarde, este amateur de la cocina tendría colocado los pedazos en recipientes como si fuesen “carne para churrasco”,

El caso es que las cabezas de Chau Wing-ki, de 65 años, y de su esposa Siu Yuet-yee, de 62, fueron encontradas el último mes de marzo, pocos días después del desaparecimiento de ambos, en dos heladeras que estaban en un apartamento atiborrado de sangre. Los otros pedazos de sus cuerpos fueron encontrados en un receptáculo de basura, cocidos y guardados en recipientes con arroz, como tentativa de los asesinos para encubrir el crimen.

Por ende, Henry Chau, de 30 años, pasó a ser acusado de cometer el crimen con ayuda de un amigo, Tse Chun-kei, de 36 años. Independiente de ello, el periódico “South China Morning Post” informa que Chau ya se declaró culpado de homicidio culposo (sin intención de matar) por responsabilidad disminuida, al mismo tiempo en que Tse negó las dos acusaciones de asesinato; aunque los dos hombres admitieron haber impedido el entierro decente de la pareja.

Por su vez, la promotora afirma que Chau y Tse planearon el asesinato durante meses, comprando cuchillos, heladeras, microondas y una olla de arroz… Y la sal.

Inicialmente, Chau informara a la policía que sus padres habían viajado para China continental, pero de próximo admitió el asesinato en un grupo de mensajes en internet. De acuerdo con el texto que fue leído a viva voz en el tribunal de la ciudad, él escribió que planeó despistar la policía para ganar tiempo y poder despedirse de sus amigos… Sin confirmar si su deseo era hacerles degustar su nueva receta.

Mismo así, Chau declaró en un grupo de mensajes: “Mi compañero de asesinato y yo, teníamos planeado convertir esto en un caso de desaparecimiento y nos desprender de los cuerpos pedazo a pedazo”, quien también admitió ser un psicópata, al indicar: “No puedo simpatizar con el dolor de las personas debido a mi experiencia durante la infancia y adolescencia”.

Según menciona el periódico Post, Chau dijo haber matado a sus padres con la ayuda de Tse en un ataque de rabia, pero la acusación considera que los asesinatos fueron premeditados.

Frente a este clima profundo y sofocado de horror aquí relatado, me entrego a recapacitar sobre la cualidades culinarias de santa Teresa de Jesús, también conocida como Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, quien haciendo justicia a su apellido, mismo imposibilitada de moverse a causa de un ataque de paroxismo que la dejara paralítica, entró un día en la cocina, se sentó en un caballete en llamas y comenzó a imaginar la flamígera pintura “El jardín de las delicias” de Hieronymus Bosch (El Bosco), mientras escuchaba “Orfeo en el infierno”, de Offenbach… ¡Otra receta ecuánime!

(*) Si le parece, de una vueltita por http://guillermobasanez.blogspot.com.br/ “Infraganti!!! Imágenes sin retoque”, un blog con algunas imágenes instantáneas del cotidiano. Mis libros están en el sitio: www.clubedeautores.com.br/carlosdelfante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: